jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

1:39

h CEST

21.2 C
Madrid

Responsabilidad penal: qué es, causas, consecuencias y ejemplos de responsabilidad criminal en el derecho

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Para garantizar la paz, el derecho establece un marco de conducta en sociedad. Cuando las personas actúan fuera de ese marco pueden incurrir en ilícitos que generen una responsabilidad penal, civil o administrativa. ¿Pero, qué significa penal en los casos de responsabilidad? ¿Solo las personas naturales pueden tener responsabilidad criminal en derecho? Las respuestas más adelante

La comisión de delitos no solo afecta a la víctima que sufre el daño; sino que es una afrenta en contra de toda la sociedad. Por ello, el Estado debe velar por la seguridad de las personas y la protección del bien común. Por medio de la responsabilidad penal, la ley aplica medidas y sanciones que buscan prevenir o detener los delitos y actos ilícitos. ¿Pero, qué es la responsabilidad jurídica penal y quién la determina? ¿Qué elementos definen la responsabilidad criminal de las personas?

Funciones de un juez
Definición y características de todas las responsabilidades de los jueces

Leer artículo

¿Qué es la responsabilidad penal?

El concepto de responsabilidad penal se encuentra vinculado con la consecuencia jurídica directa que se deriva de la comisión de un delito por parte de una persona, ya sea que tal delito se haya cometido con intención, imprudencia o negligencia.

El Derecho Penal es la rama del derecho público que se encarga, entre otros aspectos, de regular las conductas calificadas como delito y sus penas correspondientes; es decir la ley penal es la que va a determinar las sanciones y consecuencias que se le van a aplicar a una persona que cometa un delito; así como los procedimientos que deben cumplir las empresas para evitar la incurrir en actos ilícitos; por lo tanto, la responsabilidad criminal de las personas naturales y jurídicas también determina qué estudia el derecho penal.

Elementos de la responsabilidad penal

Existen determinados presupuestos que permiten distinguir qué es responsabilidad penal según el sistema jurídico del cual se trate. En el derecho anglosajón, la responsabilidad penal puede estar compuesta por dos elementos principales. Por un lado, el actus reus que comprende un elemento objetivo del delito y consiste en el acto u omisión culpable y, por otro lado, el mens rea que se refiere al conocimiento, ánimos o conciencia que tiene la persona en el momento de llevar adelante la conducta ilícita.

De otro lado, en los sistemas de derecho continental, la responsabilidad criminal puede determinar conforme a la Teoría del Delito, la cual analiza otros elementos como la acción, la tipicidad, la antijuridicidad, la culpabilidad y la punibilidad. Esto es, a grandes rasgos, que la persona ejecute una acción u omisión voluntaria que esté tipificada por la ley como delito y que no represente o contenga alguna causa justificante o eximiente de culpa.

Responsabilidad penal en personal naturales

Para que se configure la responsabilidad penal en la persona natural deben concurrir, por tanto, esos determinados presupuestos. En principio, el sujeto debe ejecutar una acción voluntaria que produzca un cambio en el mundo exterior, resultando ese cambio como una lesión a un bien jurídico protegido por la norma. La acción, omisión o deber de actuar debe estar, previamente, definida por la ley penal como delito. Es decir, no puede existir responsabilidad criminal si la ley no ha determinada que determinada conducta representa un delito.

De igual forma, la norma penal especifica algunas causas de justificación o inculpabilidad de las conductas, que pueden eximir a la persona de ser penalmente responsable; tal es el caos, de la legitima defensa, el estado de necesidad, el error, el miedo insuperable, entre otros. En todo caso, el juez penal es el encargado de analizar todos los elementos disponibles para alcanzar una conclusión de la responsabilidad penal del individuo que ha cometido el hecho.

Responsabilidad penal en personas jurídicas

Por su parte, la responsabilidad penal de las personas jurídicas ocurre cuando las empresas intervienen, directa o indirectamente, en la comisión de un delito o cuando obtienen beneficios o ventajas por la ejecución de un acto criminal.

Originalmente, la idea de responsabilidad criminal de una persona moral no era factible, ya que, al considerarse a la persona jurídica como una ficción legal, esta no podía delinquir. En el juicio penal, por lo tanto, debía correrse el velo societario para determinar cuáles personas naturales habían cometido el delito, escudándose en la figura de la empresa.

En la actualidad, el Derecho reconoce posibles consecuencias penales de las empresas cuando realizan actos ilícitos. Sin embargo, estas consecuencias pueden tratarse de sanciones económicas o administrativas.

En ese sentido, los abogados corporativos son especialistas en el ejercicio del Compliance en las empresas. El Compliance se refiere a los procesos que llevan adelante las personas jurídicas para organizar su estructura de modo que puedan cumplir a cabalidad las leyes, reglamentos y practicas éticas para evitar la comisión de delitos o ilícitos que produzcan una responsabilidad criminal.

Tipos de responsabilidad penal

De acuerdo con el derecho penal de cada país, se pueden distinguir los tipos de responsabilidad penal que conforman el régimen criminal y penal de ese ordenamiento jurídico. De este modo, la ley puede distinguir qué es una responsabilidad penal especial y qué una responsabilidad común, según la condición de la persona que cometa el delito. Según el tipo de responsabilidad, la ley define excluir o no, determinadas medidas, procedimientos y sanciones.

Responsabilidad penal común

La responsabilidad criminal común se refiere a la comisión de delitos por parte de cualquier persona física. Es decir, cuando un individuo común es capaz de cometer un delito contemplado en las leyes penales, como por ejemplo un robo, homicidio, estafa, abuso sexual, entre otros. En estos casos, se activa el sistema penal ordinario para el procesamiento del imputado y la determinación de su responsabilidad y culpabilidad en el crimen cometido.

Responsabilidad penal juvenil

Dentro de los tipos de responsabilidad criminal o penal se encuentra la responsabilidad penal juvenil. Esta se refiere a los conflictos de los jóvenes con las leyes y normas penales. El sistema de responsabilidad juvenil permite un tratamiento especial en cuanto a penas, sanciones y procedimientos penales. El enfoque que da el Estado a responsabilidad criminal se encuentra bajo una perspectiva socio-educativa que garantice los derechos de los niños y adolescentes con causas penales para su orientación y rehabilitación. Ene se sentido, no se habla de sanciones o penas sino de medidas correctivas.

Responsabilidad penal especial

Otro de los tipos de responsabilidad criminal es la responsabilidad penal especial, relacionada con el desempeño de los funcionarios públicos. Esto ocurre cuando el funcionario público, aprovechándose de su condición o en virtud del ejercicio de sus atribuciones, comete por acción u omisión un hecho ilícito.  

Entre los delitos contemplados por la ley, los funcionarios públicos pueden ser responsables penalmente por abuso de autoridad, cohecho, malversación de fondos o de enriquecimiento ilícito.

Diferencias entre responsabilidad penal y responsabilidad civil

La responsabilidad penal puede distinguirse de la responsabilidad civil si se observan determinados elementos que las componentes. Así, por ejemplo, las consecuencias derivadas de los actos de las personas pueden tener una naturaleza meramente civil o un significado penal de acuerdo con el tipo de lesión o daño causado. Aunque en algunos casos, pueden concurrir ambas responsabilidades, cada una de ellas se rigen por las normas jurídicas que regulan tanto la materia civil como la materia penal. A continuación, tres principales diferencias entre responsabilidad civil y penal.

Tipo de sanción

Una de las principales diferencias entre la responsabilidad civil y penal se encuentra en el tipo de sanción. Mientras que en la responsabilidad civil se trata de una sanción pecuniaria; en la responsabilidad criminal o penal la sanción puede consistir en la privación de libertad de la persona.

Tiempo de prescripción

Los plazos de prescripción de la responsabilidad también permiten distinguir la civil de la penal. Las leyes civiles de la mayoría de los países contemplan un único lapso de prescripción para la responsabilidad civil extracontractual; mientras que la prescripción de la responsabilidad penal dependerá del tipo de delito del cual se trate. Existen delitos que no prescriben como los de lesa humanidad, genocidios o actos de terrorismo.

Cumplimiento de la sanción

La persona obligada a responder también implica una diferencia entre responsabilidad criminal y civil. En la responsabilidad penal, el individuo que cometió el delito es sobre quien va a recaer la pena; sin embargo, en los casos de responsabilidad civil quien repare el daño puede ser una persona distinta a quien lo ocasionó, tal es el caso de las aseguradoras o fiadores.

Ejemplos de responsabilidad penal

Cuando se produce una lesión en un bien jurídico tutelado por el Derecho como la vida, la salud o el patrimonio de las personas, se puede producir la responsabilidad criminal, penal o civil del individuo que ha cometido el acto lesivo. Estos son algunos ejemplos de responsabilidad criminal.

Mala praxis

La mala praxis médica puede representar uno de los ejemplos de responsabilidad individual más significativos en la profesión. Las normas penales establecen consecuencias penales cuando los médicos omiten por culpa, negligencia o impericia, los procedimientos necesarios para la preservación de la vida o la salud del paciente. Un profesional de la salud puede ser penalmente responsable si ha ocasionado lesiones a un paciente por la ejecución de un procedimiento incorrecto, negligente o ha omitido tomar todas las previsiones necesarias para minimizar el riesgo vinculado con la intervención o practica médica.

Delitos contra el ambiente

Uno de los principales ejemplos de responsabilidad penal de una empresa se puede observar en los delitos ambientales. Entre los casos ejemplares de este tipo de responsabilidad penal se puede recordar la condena por delito ecológico interpuesta por la justicia francesa a la empresa Total en 2008. La empresa fue hallada culpable del naufragio del buque Erika, que derramó unas 20 mil toneladas de crudo en costas inglesas.

Accidentes de trabajo por culpa del empleador

Existe responsabilidad criminal o penal por parte del empleador cuando este no tomase las medidas de higiene y seguridad pertinentes para resguardar la seguridad de sus empleados, y que en virtud de lo cual se haya producido un accidente laboral que haya culminado en la muerte del trabajador. De igual forma, existirá responsabilidad penal del empleador si la omisión de adoptar los medios idóneos de resguardo coloque a los trabajadores en una situación de riesgo.

Finalmente, las normas jurídicas permiten garantizar la reparación de los daños causados por las personas, ya sea por culpa, dolo o imprudencia. La responsabilidad criminal se determina, una vez configurados los elementos objetivos y subjetivos del delito, para imponer el castigo o el correctivo pertinente al delincuente. De igual forma, la responsabilidad penal alcanza tanto a personas naturales como a las personas jurídicas que hayan cometido o intervenido en actos ilícitos. Con esto, el Derecho intenta prevenir la comisión de delitos para garantizar la paz social y la protección de los distintos bienes jurídicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre