domingo, 26 junio 2022 |

Actualizado a las

22:24

h CEST

25.5 C
Madrid

Pecados veniales: cuáles son, ejemplos y diferencias entre los pecados leves y pecados mortales según la iglesia católica

Puntuación media: 4.7 | Votos: 3

Para los católicos, los pecados veniales son pensamientos o acciones que desafían sus leyes y atentan contra la voluntad divina. A pesar de que alejan al individuo del camino de Dios especificado en la Biblia, son considerados pecados leves, en ocasiones negligencias o tropiezos, que pueden redimirse mediante el arrepentimiento sincero

Los pecados veniales y los pecados mortales son faltas a la ley de Dios que solo pueden ser absueltos a través del arrepentimiento. Cuando ese momento llega debe ser un acto sincero y una toma de conciencia real. En este sentido, no importa si se trata de pecados leves o graves, para los católicos el verdadero arrepentimiento es un aspecto clave en el acercamiento a Dios y el perdón de los pecados.

Pecados capitales:
Cuáles son, significado, historia y ejemplos de los pecados mortales (lujuria, gula, soberbia…)

Leer artículo

¿Qué son los pecados veniales?

Según la Iglesia Católica Romana los pecados se clasifican en dos categorías: pecados mortales y pecados veniales. En la Biblia habla sobre el pecado como un aspecto fundamental que debe conocer y respetar todo cristiano en su vida.

El pecado venial se define como aquel que no excluye al que lo comete del reino de Dios, es decir, son pecados de menor gravedad o que son cometidos sin tener plena consciencia de ello. La religión católica lo describe como un pecado que no separa al individuo de Dios (de su amistad y gracia) y no causa la muerte del alma.

¿Cuáles son pecados mortales según la Iglesia católica? ¿Con qué pecados no se puede comulgar? Los cristianos durante la confesión pueden revelar sus pecados veniales, pero (a diferencia de lo que sucede con los pecados mortales), no es obligatorio, ya que durante la Eucaristía los pecados veniales son perdonados. Si los pecados cometidos se consideran mortales, los cristianos deben revelarlos en confesión antes de comulgar.    

Ejemplos de pecados veniales

Cuando el pecado venial se comete sin consentimiento o sin conocimiento, se considera leve. El  pecado venial realizado de forma deliberada, y si además no existe arrepentimiento, se considera de mayor gravedad, y puede conducir a cometer pecados mortales, aunque sigue siendo reparable y no rompe la relación con Dios.

Algunos ejemplos de estos pecados considerados veniales por los cristianos son:

  • Tomar alcohol en forma desmedida, con desconocimiento de que esa práctica puede conducir a la muerte.
  • Hacer un disparo para ahuyentar a algún animal peligroso y que el resultado sea la muerte de ese animal, o de otro, por un desvío en la trayectoria de la bala. En este caso no hubo intencionalidad en el hecho.
  • Sucumbir ante la pereza y permanecer por largas horas sin hacer nada.
  • Asistir a los encuentros religiosos, misas, sin prestar atención a la palabra de Dios expresada a través de sus sacerdotes.  
  • Las mentiras piadosas son consideradas pecados de la iglesia, a pesar de que se puedan hacer con buena intención.  
  • Gritarle a alguien.
  • Fumar y comer en exceso son pecados en la religión católica.  

Tipos de pecados veniales

Aunque las infracciones puedan ser leves, si se cometen una y otra vez, pueden resultar muy dañinas para el espíritu y para el cuerpo. En la catequesis sobre el pecado todos los cristianos aceptan la palabra contenida en la Biblia y el compromiso adquirido de respetarla y honrarla. El arrepentimiento debe conducir al cese de la práctica indebida que contradice los mandatos de Dios. Algunos tipos de pecados veniales se describen a continuación.

Vicios

Se refiere a todas aquellas actividades que causan dependencia y desarrollan un estado de ansiedad en el espíritu de la persona cuando no se realizan. Algunas de ellas pueden ser: los juegos de azar, fumar, comer en exceso, relaciones sexuales, entre otros.

Superstición

Poner la fe sobre ídolos falsos o creer en deidades diferentes a Dios es un pecado para los cristianos, ya que son creencias que no se encuentran sustentadas en las Sagradas Escrituras.

Mentiras

Una mentira no es solo una versión tergiversada de los hechos. Omitir u ocultar la verdad también se considera mentira. Existen las llamadas “mentiras piadosas” que, a pesar de ser consideradas pecados veniales, contradicen las enseñanzas de Cristo y son pecados para la Iglesia católica.  

No asistir a misa

Ir a misa es uno de los deberes religiosos de los cristianos. La asistencia a los actos religiosos es una muestra de devoción y fe. No hacerlo es considerado un acto de rebeldía a la autoridad divina.

Juzgar

Solo Dios puede juzgar nuestros actos. Las personas no tienen autoridad para juzgar, ya que no es una tarea propia del ser humano. Solo se puede mostrar cuál es el camino según la ley de Dios, con amor y humildad. Existe una frase bíblica que dice “no mires la paja en el ojo ajeno”.

Maldecir

Maldecir o desearle mal a alguien es alejarse de Dios. Para los católicos estas actitudes, cuando se mantienen en el tiempo, pueden conducir a ser un vehículo del mal y a la fragilidad del alma. El corazón se expresa a través de la palabra, por eso maldecir es propio de personas con mal corazón.

Abuso verbal

Toda acción que dañe a otro ser vivo se considera pecado. Las palabras pueden causar mucho daño psicológico en las personas que resultan ofendidas.

Diferencias entre pecados mortales y veniales

¿Qué es el pecado mortal? ¿Qué pecados son mortales? Esta clasificación se encuentra de forma explícita en las Escrituras. Según el Antiguo Testamento algunos pecados eran merecedores de pena de muerte, mientras que otros se expiaban con las ofrendas. En el Nuevo Testamento la muerte física (o pena de muerte) se cambió por  la muerte espiritual.

En la lista de pecados mortales y veniales todos se consideran faltas a la ley divina y cuando llega el arrepentimiento debe ser sincero, un auténtico dolor debido a la culpa, sin importar si es un pecado venial leve o grave, o si es un pecado mortal.

Por otra parte, en algunos casos es difícil distinguir cuando un pecado deja de ser venial para ser mortal, ya que existen pecados, como los juicios, murmuraciones, insultos, calumnias, etc. que pueden convertirse en hechos fatales y en consecuencia en pecados mortales. 

¿Cuáles son los pecados mortales según la Iglesia católica? ¿Cuáles son los pecados mortales más frecuentes? Algunos pecados mortales católicos en la actualidad son el robo, el adulterio, el suicidio, el secuestro…

PECADO VENIALPECADO MORTAL
Es un pecado leveEs un pecado grave
Se comete sin conocimiento o sin consentimientoSe comete de forma deliberada y con conocimiento
El pecado es perdonado con la confesión o el arrepentimientoEl pecado mortal puede conducir a la condenación eterna
Fuente: Elaboración propia

La gravedad del pecado

El grado de gravedad del pecado es la principal diferencia entre mortal y venial. El pecado mortal puede (aunque no siempre es así) romper los vínculos con Dios, incluso de forma definitiva, haciendo de la persona un vehículo del mal. El pecado venial en cambio se considera una falta leve, que puede dañar la relación con Dios, pero no la termina. Aunque todos se consideran malos, los pecados veniales son leves, mientras que los mortales son los pecados más graves.  

El conocimiento y el consentimiento

Para que el pecado se considere mortal debe ser cometido con deliberado consentimiento y pleno conocimiento. El acto es una decisión personal tomada conociendo las consecuencias y las implicaciones que conlleva.

El pecado venial se comete sin intención deliberada o sin conocimiento, o sin entero conocimiento de sus implicaciones. Se puede considerar una vacilación, negligencia o tropiezo en el seguimiento del camino correcto.

La condenación eterna

Para los cristianos el pecado venial no conduce a la condenación eterna. Es un acto que puede ser perdonado a través del arrepentimiento y la confesión. El pecado mortal puede romper para siempre la relación con Dios y conducir a la eterna condena del alma, especialmente si no existe arrepentimiento. El cristiano siempre puede arrepentirse sinceramente de todos sus pecados para lograr el perdón e ir al reino de Dios.

Los cristianos definen los pecados veniales como pecados leves que no rompen la relación con Dios. Aunque tienen diferentes niveles de gravedad, en general son considerados negligencias o tropiezos no cometidos de forma deliberada o con entero conocimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre