sábado, 25 junio 2022 |

Actualizado a las

2:03

h CEST

22.9 C
Madrid

Pecados capitales: cuáles son, significado, historia y ejemplos de los pecados mortales (lujuria, gula, soberbia…)

5
(3)

Los pecados capitales son una clasificación hecha por la iglesia católica en el siglo III d.C. con el propósito de enumerar y describir los errores humanos que son causantes de otras faltas condenables desde el punto de vista cristiano. El enfoque y clasificación de los pecados mortales cambió a través de la historia, modificándose el orden, número e importancia, de acuerdo a la visión de los diferentes representantes de la iglesia católica que tuvieron influencia en el tema

Los pecados capitales son los vicios y deseos del cuerpo y del espíritu que la iglesia católica ha catalogado en siete principales males: lujuria, gula, ira, avaricia, pereza, envidia y soberbia. A pesar de que el cristianismo ha usado esta clasificación de los pecados mortales para moderar el comportamiento de sus fieles seguidores, en la Biblia no están descritos u ordenados como tal, solo se citan o se hacen referencias a lo largo del texto.

Ética cristiana:
Qué es, fundamentos teóricos y relación de la ética del cristianismo con la teología moral

Leer artículo

¿Qué son los pecados capitales?

El catolicismo, al igual que otras religiones, condiciona el comportamiento de sus fieles y enumera una serie de conductas que define como pecados capitales, que se consideran negativos y en consecuencia deben evitarse. Se denominan capitales porque de ellos se derivan los demás pecados.

Los pecados capitales, también conocidos como pecados cardinales, son siete y fueron definidos por Tomás de Aquino como: pereza, soberbia, gula (este incluye la ebriedad y la glotonería), ira, lujuria, avaricia y envidia. Según él, algunos de los siete pecados son vicios o tendencias al pecado. La soberbia y la envidia serían los dos principales que ocasionarían todos los demás. 

El papa Gregorio primero los especificó hace 1500 años reduciéndolos a siete. También Dante, en la Divina comedia, los refiere y describe. Peter Binsfeld, obispo y teólogo alemán, en 1589, hizo una lista de los 7 demonios capitales asociados a cada pecado, con la siguiente clasificación:

  • Lujuria: Asmodeo
  • Gula: Belcebú
  • Pereza: Belfegor
  • Ira: Amon
  • Avaricia: Mammon
  • Envidia: Leviatán
  • Soberbia,»orgullo»: Lucifer

¿Cuáles son los 7 pecados capitales?

Según el catolicismo, quien es dominado por alguno de estos pecados se deshumaniza y en ocasiones deshumaniza a los que se encuentran en su entorno, al reducirlos a objetos de su deseo. Dos de ellos están directamente relacionados con los deseos del cuerpo, como son gula y lujuria, mientras que los cinco restantes (ira, pereza, avaricia, soberbia y envidia) son vicios del alma.

Los 7 pecados capitales y su significado

Soberbia

Es una sobrevaloración del yo, colocándolo por encima de los demás. Estas personas se otorgan excesiva importancia, ya sea por sus conocimientos, posición social o cualquier otro motivo, y pueden considerar inferiores a sus semejantes. La vanidad y el narcisismo son formas de soberbia. Es un pecado contra la propia religión, ya que el soberbio no cree que nadie pueda estar sobre él, ni siquiera Dios.

Cuadro Mesa de los Pecados Mortales dedicado a la soberbia
Cuadro Mesa de los Pecados Mortales: Soberbia (jerónimo bosco, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Gula

¿Qué significa gula? El pecado gula se relaciona con la ingesta de bebidas y alimentos de forma desmedida, muchas veces en ausencia de apetito. Se conoce también como glotonería y se considera vicio capital.

Pintura del autor Jheronimus Bosch dedicada al pecado capital de la gula
Pintura del autor Jheronimus Bosch Mesa de los Pecados Mortales (Gula) (jerónimo bosco, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Avaricia

¿Cuál es el significado de avaricia? Este es un vicio capital por deseo excesivo, y se refiere a la ambición de bienes y riquezas materiales. En general los avaros se valen de cualquier medio para obtener las grandes riquezas que poseen.   

Obra de Herman Hahn dedicada al pecado capital de la codicia
Obra Alegoría de la codicia de Herman Hahn (Herman Hahn, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Pereza

Es la falta de fuerza de voluntad para realizar incluso las tareas más básicas. Los perezosos por lo general son incapaces de hacerse cargo de su propia existencia, incluso pueden descuidar el aseo personal y pueden caer en un estado grave de aislamiento y desgano.

Cuadro de Hieronymus Bosch dedicado  al pecado capital de la pereza
Cuadro de Hieronymus Bosch – Los Siete Pecados Capitales – Pereza (jerónimo bosco, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Ira

Es un sentimiento desmedido de enojo o rabia. Esta emoción, cuando se desborda, puede tener como resultado el deseo de venganza y la toma de justicia por la propia mano, sin ajustarse a la ley.

Cuadro de Hieronymus Bosch dedicado a la ira
Hieronymus Bosch – Los siete pecados capitales y las cuatro últimas cosas (jerónimo bosco, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Por otra parte, las palabras que se pronuncian en momentos de ira son desgarradoras e hirientes y pueden ofender de tal manera que no exista forma de reparar el daño causado. La definición moderna del pecado de la ira incluye el racismo o la intolerancia hacia otras personas a causa de su religión, condición social, etc. generando discriminación.

Envidia

Es un sentimiento que genera tristeza o rabia cuando se observa el bien ajeno o las pertenecías de los demás, sean materiales o no: posesiones, talentos, trabajos, popularidad, apariencia… Los envidiosos desean poseer aquello que otros tienen y muchas veces quieren el mal para sus semejantes.

Cuadro sobre la envidia según Bruegel
Van der Heyden según Bruegel, Envidia (Invidia), 1558 (Karmakolle, CC0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Lujuria

¿Qué es lujuria según la Biblia? Son pensamientos o actos de naturaleza sexual. El deseo carnal excesivo, incontrolable y desordenado se considera un pecado capital. El adulterio entra en esta categoría. Actualmente la adicción a las relaciones sexuales es considerada lujuria. 

Obra de  Jacques de Backer sobre la lujuria
Obra de  Jacques de Backer, fue un pintor flamenco de la segunda mitad del siglo XVI (Mentnafunangann, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original)

Pecados de la Biblia, pecados veniales y mortales

¿Cuáles son los 7 pecados veniales? ¿Qué es el pecado? La iglesia católica define los pecados veniales como pecados leves, por ejemplo, pelear y golpear a alguien, aunque no está bien, no rompe la relación con Dios, a diferencia de los pecados mortales, como el asesinato.

¿Cuáles son los pecados mortales? Los pecados mortales son los pecados graves que infringen la ley de Dios plasmada en la Biblia. Algunos ejemplos de pecados mortales son: el asesinato, el incesto, el secuestro, el robo, la violación, el adulterio, etc.

Historia de los pecados capitales

El origen e historia se remonta a la época del Imperio romano con la categorización de ocho pecados capitales. El primero en plasmar el concepto fue Cipriano de Cartago (258) con la obra De Mortalitate. Luego Evagrio Póntico (345-399) con su tratado Sobre los ocho vicios malvados y posteriormente San Juan Casiano (360-435) con Colaciones.

A pesar de que el tema del pecado fue expuesto por diferentes autores, la primera elaboración formal sobre los pecados capitales fue hecha por Evagrio Póntico. Finalmente, el papa Gregorio I en el año 590 d.C. reduce los ocho pecados a siete. En ese tiempo, la iglesia de la Edad Media enseñaba a sus fieles siete virtudes que podían contrarrestar el poder de los 7 pecados capitales: humildad, generosidad, castidad, templanza, caridad, paciencia  y diligencia.

Durante el período de la Ilustración, los conceptos de virtud y vicio, y otros principios morales del pasado, perdieron importancia. La Antropología pragmática planteada por Kant veía el vicio como una expresión del ser humano. En la visión ilustrada, tanto las virtudes como los vicios ocupaban una posición necesaria para la evolución y desarrollo social, económico, comercial e industrial. También para el progreso mental y material del ser humano. La forma de cómo ver los 7 pecados capitales en orden natural cambia radicalmente en esa época.

En los siglos XIX, XX y en la actualidad, los vicios capitales son objeto de interesantes debates, reflexiones y estudios por parte de la teología, la filosofía moral y la psicología. También se publican diferentes obras, como el libro de los 7 pecados capitales de Fernando Savater, con el análisis sobre la vigencia de estos males en la sociedad actual, con claras explicaciones e imágenes de los 7 pecados capitales.

Evagrio Póntico y los pecados capitales

El término “pecado capital” tiene su origen en el año 375 d.C. con Evagrio Póntico, un monje cristiano apodado El solitario, conocido como orador, pensador y escritor, el primero en hacer una lista de los 8 pecados capitales. Estos fueron: gula, avaricia, pereza, tristeza, lujuria, ira, vanidad y orgullo. Este monje era seguidor de la corriente filosófica asceta, una doctrina que se basa en la purificación y limpieza del espíritu mediante la negación de los placeres.   

Gregorio I y los pecados capitales

El papa Gregorio I, considerado como uno de los grandes padres de la iglesia de occidente, redujo la lista de los pecados capitales a siete en el año 590 (siglo VI d.C.). Este representante de la iglesia católica fue profundamente místico, y gracias a él, la iglesia romana adquirió gran prestigio en occidente. Reelaboró la lista de la siguiente manera: lujuria, ira, soberbia, avaricia, pereza, envidia y gula.

Santo Tomás de Aquino y los pecados capitales

En el siglo XIV Santo Tomás de Aquino habla sobre los pecados capitales en su obra Suma teológica y afirma que el vicio capital es aquel que produce un deseo irresistible y hace cometer al hombre muchos pecados producto de ese deseo. De esta forma, el término “capital” hace referencia a la consecuencia del pecado y no a la magnitud de este. Santo Tomás respeta la lista, pero hace cambios en el orden de los 7 pecados capitales.

Los pecados capitales y la cultura popular

Entre los años 1304-1321, Dante Alighieri escribe La Divina comedia, una poesía épica que narra diversas hazañas de héroes en forma de verso. Esta obra es un compendio del conocimiento y la cultura medieval en lo moral, lo religioso, lo filosófico y lo científico. Dante en su conocida obra literaria, de las más importantes de la historia, aborda el tema de los pecados capitales para convertirlos en una referencia de la cultura popular.

El poeta de Florencia describió los castigos impuestos a terribles pecadores de todos los tiempos, que fueron culpables de uno o varios pecados capitales y de algunos delitos, como la tiranía y el asesinato. De esta forma Dante arrojó a los infiernos de su obra a personajes literarios que no eran de su agrado, como Aquiles, héroe de Troya, y a su hijo Pirro Neoptólemo, y a personas reales como el sacerdote Catalano dei Malevolti o el político italiano Venedico Caccianemico.

Pecados capitales contemporáneos

En la actualidad existen cientos de referencias cinematográficas, literarias e históricas relacionadas con el concepto de los 12 pecados capitales. Estos se han mantenido inalterados por cientos de años, sin embargo, en el año 2008 el Vaticano lanzó, a través del tribunal penitenciario apostólico, una lista nueva de pecados capitales contemporáneos. Entre ellos están los llamados pecados sociales que incluyen: manipulaciones genéticas, contaminación del medio ambiente, experimentos con seres humanos, corrupción, consumo de drogas, injusticia social, etc.

Ejemplos de pecados capitales

Según el catolicismo, quien es dominado por alguno de estos 7 pecados capitales de la Biblia, se deshumaniza y en ocasiones deshumaniza a los que se encuentran en su entorno, al reducirlos a objetos de su deseo. Los pecados capitales se manifiestan en la vida cotidiana de diferentes maneras.

Soberbia

El amor desmedido hacia el propio yo puede generar los siguientes pecados capitales:

  • Menospreciar la opinión de los demás.
  • Tomar decisiones o impartir órdenes sin consultar.
  • Actuar en función del beneficio propio.
  • Discriminar a los semejantes por diferencias en relación a la religión, condición social, raza, etc.

Gula

Comer o beber en exceso. Este pecado capital puede conducir a actitudes como las siguientes:

  • Volverse adicto al alcohol u otras sustancias psicotrópicas.
  • Comer en forma desmedida y enfermar el cuerpo con diferentes padecimientos, como por ejemplo la obesidad.
  • Anular la inteligencia ocupando siempre los pensamientos en el consumo de bebidas o comidas.

Avaricia

La excesiva necesidad de poseer cosas materiales puede repercutir en valores como la honradez. Algunos ejemplos de este pecado capital son:

  • Acumulación excesiva de cosas innecesarias.
  • Cometer actos ilícitos, como corrupción, para lograr acumular dinero.
  • Adquisición de joyas y otros bienes que no son necesarios para cubrir las necesidades básicas de subsistencia.
  • Comprar objetos (adornos, ropa, zapatos) para luego desecharlos sin uso.  

Pereza

Algunos ejemplos de este pecado capital son:

  • Comportarse de forma irresponsable en el trabajo llegando tarde o faltando con frecuencia.
  • Delegar las responsabilidades propias en otros.
  • Vivir en el desorden.
  • Descuidar el propio aseo personal.

Ira

El enfado descontrolado puede conducir a los siguientes ejemplos de pecados capitales:

  • Cometer actos fuera de la ley debido a la necesidad de venganza que la ira genera.   
  • Dañar significativamente a alguien de forma física o verbal.
  • Cometer actos en momentos de ira de los que después podemos arrepentirnos.

Envidia

Algunos ejemplos de pecados capitales cometidos debido a la envidia son:

  • Tener sentimientos de odio por causa del bienestar ajeno.
  • Desear de forma desmedida objetos o cualidades que los otros poseen.
  • Actuar de forma desleal en contra de alguien para que le vaya mal.

Lujuria

Los deseos compulsivos y excesivos de carácter sexual pueden conducir a los siguientes ejemplos de pecados capitales:

  • Adicción al coito.
  • Violación.
  • Adulterio.
  • Anulación de la inteligencia debido a las ideas fijas y constantes respecto al sexo.

Los  pecados capitales son una serie de vicios que el catolicismo ha catalogado como los generadores de otros pecados contrarios a la moral de la comunidad cristiana. Estos pecados mortales son siete (gula, lujuria, pereza, ira, envidia, avaricia y soberbia) y en años relativamente recientes se han anexado otra serie de pecados, llamados sociales, relacionados con el accionar y la dinámica de la vida moderna.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre