martes, 17 mayo 2022 |

Actualizado a las

0:45

h CEST

21.1 C
Madrid

Futurismo literario: qué es, etapas, temas y obras literarias del movimiento de vanguardia futurista

5
(2)

Hablar de futurismo literario es hablar de sentimientos intensos, posibilidades surreales y expresiones grotescas en algunas ocasiones. La corriente artística futurista o vanguardia futurista marcó una era importante en la literatura europea dejando la puerta abierta a un mundo alternativo.

El futurismo literario nació con la fiel necesidad de no solo quedarse plasmado en las artes plásticas. Los escritores que decidieron adentrarse en dicha corriente encontraron en la vanguardia futurista un método de escape para dejar ir sus emociones, utilizando un lenguaje bastante avanzado para su época. En esta entrada, develaremos todo acerca del futurismo en la literatura.

Dadaísmo literario:
Características, historia, autores y obras de los principales movimientos de la literatura dadaísta

Leer artículo

¿Qué es el futurismo literario?

Muchos se preguntan, ¿en qué consiste el futurismo literario? Y la respuesta es simple: es un género literario que se basó en introducir un nuevo lenguaje, incluyendo más descripción de hechos sin un hilo conductor definido mediante el uso de las nuevas tecnologías de la época. El futurismo como concepto surgió a mediados del siglo XX y se interpuso como una nueva vertiente de la corriente artística futurista. En aquel momento, el futurismo ya se estaba haciendo conocido en otras ramas como en las artes plásticas, aunque no se nombrara como tal.  

Entre la población de Italia resonaba la interrogante qué es futurismo, hasta que el movimiento en general fijó su postura: surgió de la urgencia de dejar atrás a la literatura y poesía convencional, luego llegó a ser parte de otras corrientes del arte. por ejemplo, el futurismo en la poesía abarcó temáticas que iban más allá de amor. La política, la intelectualidad y la moral eran tópicos con fuerte presencia entre el movimiento vanguardista del futurismo.

La vanguardista futurista inició en Italia y con el tiempo influyó en otros países de Europa, en especial en Rusia. Es también conocido como el futurismo en 1909, puesto que en ese año se consolidó como una corriente artística en el ámbito de la literatura.

Épocas de auge de la corriente literaria del futurismo

La historia reconoce que el editor y crítico italiano, Filippo Tommaso Marinetti fue el creador del futurismo literario. El movimiento se consolidó –finalmente- en 1909, pero aunque existen interrogantes acerca de dónde surgió el futurismo, este se originó en Italia, pero se dio a conocer también en Francia y otros países europeos.

Al principio, llamó la atención de los jóvenes, ya que era un llamado abierto a arropar lo que se conocía como la modernidad y los nuevos avances de la sociedad, además de atacar directamente a las instituciones culturales tradicionales como los museos y los teatros. En la primera era, los temas del futurismo eran tajantes, con algunos matices de violencia y con una clara postura a otras dinámicas que estaban surgiendo como la feminidad, el esteticismo vano y el moralismo.

Desde el primer manifiesto publicado por Marinetti, el movimiento atrajo un gran número de intelectuales. Para la época de 1910, el movimiento poético del futurismo era un poco más sólido.

La vanguardia y futurismo llegaron a otras aristas artísticas como lo son la música, la arquitectura, la escultura e incluso se escribieron manifiestos sobre la lujuria y la feminidad. Incluso, para la Primera Guerra Mundial (1914), esa época del futurismo, el movimiento estableció una postura firme y aplaudió la incursión de Italia a la guerra. De hecho, publicaron algunos manifiestos con la finalidad de crear una fuerte reacción en los pobladores.

Declive del periodo del futurismo literario

Para los años siguientes, las obras futuristas tomaron matices diferentes. Un ejemplo claro, es el manifiesto que se denominó –tiempo después- “Remodelación futurista del universo”, publicado por Giacomo Balla y Fortunato Depero en 1915, en él dejaron claro que tenían el objetivo principal de hacer cambios profundos en la humanidad desde la rama psicológica, fisiológicas hasta en el área social.

Después de la Primera Guerra Mundial, para el año 1919, el movimiento futurista se enfocó en la política, cambiando su agenda y establecieron un breve pacto con Fasci di Combattimento (Fasces Italianos de Combate), una organización política creada por Benito Mussolini en Milán.

Dicho hecho desencadenó otras alianzas políticas, cambiando un poco el rumbo inicial del movimiento vanguardista del futurismo.

Fue así como en el año 1922, escribieron una nueva publicación contunden que habla sobre el nuevo giro del movimiento “Manifiesto del Arte Mecánico Futurista”, firmado por Ivo Pannaggi y Vinicio Paladini, esto les permitió que más personas ligadas a la política se acercaran.

En esa época de futurismo, algunos miembros dejaron el movimiento y nuevas caras aparecieron, aun así su influencia continuaba con gran presencia en Italia. Fue hasta 1930 que el futurismo literario perdió su fuerza y esto se debe a que las generaciones futuras del movimiento no jugaron un papel tan activo y otros miembros perdieron su vida en guerras y enfrentamientos.

Algunos libros de historia se señalan que el movimiento terminó para el año de 1944, mientras que otros dicen que unos años antes. No obstante, no se puede dejar de lado que existen obras futuristas que se mantienen vigentes en la actualidad.

Origen del futurismo

Todavía existen algunas dudas sobre cuándo surgió el futurismo o cómo surgió el futurismo, lo cierto es que los registros históricos señalan que Filippo Tommaso Marinetti –el creador de la corriente artística del futurismo- escribió el primer manifiesto en 1908, pero no fue hasta 1909 que se hizo conocido.

La primera vez que se habló en un medio de comunicación sobre la corriente literaria, fue el 20 de febrero de 1909 que apareció en una publicación del diario Le Figaro, originario de París. En dicha publicación se mostró una imagen de su creador.

Entonces, ¿dónde surge el futurismo literario? En Italia y se extendió a otros países de Europa, en especial en Rusia, nación en la cual se creó una vanguardia futurista con una fuerte exposición.

Por su parte, el futurismo literario ruso se originó en 1910, pero –rápidamente- marcó una distancia entre el futurismo italiano, dejando de lado el interés por la tecnología, las máquinas y el afán de cambiar el pensamiento de las masas.

El movimiento vanguardista del futurismo ruso centró sus esfuerzos en la prosa, el verso, el uso creativo de la rima. Aunque, no pasó desapercibido en la política, puesto que algunos miembros escribieron literatura y poesía a favor de la revolución bolchevique.

Historia del futurismo

Como hemos mencionado antes, el creador del futurismo literario fue Filippo Tommaso Marinetti (1876–1944), pero para contar la historia del futurismo es importante hablar sobre los comienzos de Marinetti y qué lo impulsó a crear dicha corriente de pensamiento.

Estudió Derecho entre los años 1895 y 1899, esto le permitió tener acceso a muchos escritos, libros y forjar ideas sólidas sobre las teorías relacionadas a la política moderna. Después de esto, se interesó por la política práctica de Italia, es decir, se involucró más en ese ámbito de lo que ocurría en su país.

Tiempo después, Marinetti comenzó a interesarse un poco más por la literatura, pero nunca se desvinculó de su interés por la política. Existen obras futuristas –hoy conocidas así- escritas por él que sirven como testimonio de su evolución ideológica y en los que figuran los manifiestos futuristas de los años posteriores.

Asimismo, el ímpetu de crear un movimiento literario de tal magnitud pudo haber sido influenciado por su estilo de vida. Nació en Alejandría, Egipto y también tuvo una breve parada en París en 1894, de esa oportunidad, pudo observar los avances modernos de dicha civilización.

Es importante mencionar que: Italia no se estaba quedando atrás, dentro del país se estaban gestando grandes cambios y con la llegada del capitalismo industrial, la nación europea vio grandes cambios en algunos aspectos.  

Un ejemplo claro fueron las ciudades de Turín, Milán y Génova que fueron las primeras en tener sistemas de transporte público.

En aquel entonces, el contexto histórico y social del futurismo era difuso porque de un lado había cambios industriales y por el otro la mentalidad de la sociedad estaba quedando en el pasado.

Esta última situación encendió las alarmas de Marinetti, quien pensaba que los artistas de la época no estaban aprovechando los logros del Renacimiento, entonces fue cuando ideó la manera de que eso cambiara.

Etapas del futurismo literario

Antes de llegar al futurismo en 1909, hubo varias etapas del futurismo literario. Se puede decir que la primera fue en 1908, antes de la fundación formal de la corriente vanguardista, en ese año Marinetti tuvo un intento de fundar una escuela artística con la que tenía la clara intención de derrotar lo que se conocía como el Dinamismo –un movimiento filosófico con mucha presencia en la época-.

Después de eso, viene la segunda etapa de la vanguardia futurista: Presencia en los medios masivos. Como Marinetti era editor de una revista llamada “Poesía”, tenía una plataforma de contactos y así fue como llegó al diario parisino “Le Figaro” y el futurismo como concepto cobró fuerza.

Fue así como el creador del futurismo como movimiento literario aseguró que recibió más de 8.500 cartas de afiliación. Los jóvenes eran los que tenían mayor intención de ser futuristas.

En 1909, el futurismo tenía pocos miembros y solo eran escritores. A parte de Marinetti, también estaban Paolo Buzzi, Enrico Cavacchioli, Corrado Govoni, Libero Altomare, Federico de Maria y en ese momento había dos secretarios: Decio Cinti y Lisa Spada.

Al año siguiente, la historia del movimiento futurista era otra: se había convertido en la corriente artística del futurismo, ¿Por qué? Porque se unieron otras vertientes del arte. Es decir, ya la vanguardia futurista no estaba compuesta por poetas y escritores, se unieron músicos, pintores y otros artistas.

De pasar de tener su centro principal en la ciudad de Milán, el futurismo literario echó raíces en otras ciudades y se fue expandiendo por el resto de Italia con excelente receptividad.

Incluso, años después se hablaba de un futurismo que llegó fuera de las fronteras europeas, se extendió hasta en América Latina.

Del mismo modo, el futurismo literario se fue dividiendo en diferentes ramas, perdiendo el sentido original de su creación.

Características del movimiento del futurismo literario

Como se trata de un movimiento que tuvo varias etapas, es lógico que tenga características que lo diferencian y le permitieron dejar una huella en la era artísticas de Europa.

Urbanismo y modernidad 

Dentro del futurismo literario, el urbanismo y la modernidad se unían. Es decir, ambos elementos estaban presentes en el movimiento artístico. Recordemos que siempre intentaron mirar más allá e imaginar un mundo de posibilidades, a nivel arquitectónico e industrial.

Medios alternativos de difusión

¿Medios alternativos? Sí, el futurismo en la historia demostró que para sobrevivir tantos años debían crear medios alternativos para contar lo que querían decir. Realizaban eventos de diferentes magnitudes para darse a conocer, tales como “tardes futuristas”, en las cuales sus exponentes se encargaban de hablar de las obras más resaltantes.

Del mismo modo, creaban panfletos con los manifiestos que repartían por las calles de Italia, hicieron carteles con poesía futurista y más adelante aparecieron en revistas mostrando la combinación del movimiento artístico futurista. En una misma publicación se podían incluir tanto pintura, como poesía y pronunciamiento de origen teórico.

Un lenguaje propio

Para resaltar de los diferentes movimientos literarios que se estaban formando en aquel entonces, los escritores futuristas recurrieron a crear un lenguaje propio que logrará impactar en los lectores.

Dejaron de lado los eufemismos y apostaron por un lenguaje tajante, tanto que para algunos era considerado violento.

Características de las obras del futurismo literario

Las obras literarias del futurismo tienen cualidades únicas, las cuales les permitió al movimiento tener un hueco en la historia. La vanguardia futurista no era típica y rompió con todos los paradigmas que se tenían en aquella época –mediados del siglo XX-, a pesar de que para muchos fue una corriente que se caracterizó por la violencia y por su postura a favor de la guerra, los escritores lograron reunir un gran número de seguidores.

Innovación

El movimiento poético del futurismo se caracterizó por la innovación y la originalidad. Esa posibilidad de imaginar un futuro y no hablar de lo que sucedía en el presente. Dejar de lado sensaciones de la vida cotidiana para hablar de aquellas que la gente no solía describir como la agresividad, el odio hacia ciertas cúpulas de la sociedad, la necesidad de incorporarse a la guerra y experimentar la exaltación de matar en nombre de tu país.

No mencionar el pasado

Entre los temas del futurismo no era común mencionar el pasado. Los futuristas –desde el principio- se divorciaron del pasado y decidieron enfocarse en el futuro. Dejaron claro en evidencia su rechazo a las formas de artes tradicionales y manifestaron su necesidad cambio.

Por esta razón, las obras literarias del futurismo rompen con los elementos tradicionales de creación y en algunos libros o poemas se evidencia que no hay un hilo conductor de los hechos.

La necesidad de hacer revolución

El futurismo literario se creó con el único propósito de crear una revolución. Esa necesidad de romper con el molde y de tratar temas pocos comunes. La vanguardia futurista creó sus propias reglas y el idealismo influyó en gran parte de las obras.

Adoración por las máquinas

Vanguardia y futurismo: Dos palabras que el movimiento futurista unió para siempre y esto lo demostró en sus obras literarias, ya que expresaban una gran adoración por las máquinas.

Los escritores y artistas futuristas veían con ojos de gloria la aceleración de la industrialización e imaginaban cómo las máquinas podían influir en la vida cotidiana. Sin embargo, dicha situación atrajo diversas críticas, en especial de la zona más conservadora de la población europea.

Sentimiento nacionalista

Entre los temas que aborda el futurismo está el nacionalismo. Las obras y los manifiestos futuristas dejaron claro su posición desde el primer momento. Quizás por esta razón, algunos expertos señalan que al futurismo como un antecedente del fascismo.

Entre las obras futuristas se mencionaban tópicos relacionados al militarismo y la guerra, para ellos los enfrentamientos eran necesarios. 

El tiempo como mecanismo de inspiración

El modernismo y la tecnología eran dos temas apasionaban a los futuristas o a los escritores del movimiento literario del futurismo, es por ello que en sus obras estaban muy presentes elementos que forman parte del tiempo como los son el movimiento, tiempo, fuerza, la energía y la velocidad.

Estos últimos, eran necesario para mostrarle a los lectores o espectadores cómo sería el futuro.

Principales representantes de la vanguardia futurista

El movimiento artístico futurista se extendió por diferentes países de Europa y muchos escritores, poetas, pintores y músicas se unieron a él, existen figuras que forjaron la corriente y estuvieron desde su creación. Es por eso, que reunimos un listado de los principales representantes del futurismo literario.

Filippo Tommaso Marinetti

Por supuesto, en el primer lugar del listado está Filippo Tommaso Marinetti, quien fue el fundador de la corriente literaria del futurismo. Nació en Alejandría, Egipto en el año 1876 y falleció en Italia, en la ciudad de Bellagio, Italia en 1944.

futurismo-literario-filippo-tommaso-marinetti
Retrato de Marinett de 1913 (it:Emilio Sommariva, Public domain, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Gracias a su Manifiesto del Futurismo, se dio a conocer el movimiento artístico del futurismo, recordemos que fue publicado en 1909. En él hablaba de las “reglas” del futurismo y entre ellas resaltan controversiales afirmaciones como: “Pretendemos glorificar la acción agresiva, la vigilia inquieta, la vida al doble, la bofetada y el puñetazo”.

Su poesía es considerada anárquica y tocó temas controversiales –incluso en esta época- como el racismo y la misoginia.

El estilo de escritora de Marinetti inspiró a otros artistas y su ideología quedó grabada en la historia.

Guillaume Apollinaire

El verdadero nombre de este pensador futurista era: Wilhelm Apollinaris de Kostrowitzky y nació en Roma, Italia en el año 1880 y falleció en París en 1918. Guillermo Apollinaire se convirtió en uno de los pilares de la poesía futurista y formó un papel importante en otros movimientos vanguardista del siglo XX.

futurismo-literario-guillaume-apollinaire
Placa mortuoria de Apollinaire en el bulevar de París (Wikimedia Commons / Mu, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

De sus aportaciones más importantes destacan la elaboración de poemas gráficos utilizando un género futurista llamado caligrama.

Del mismo modo, entre sus publicaciones populares destacan su obra futurista “El poeta asesinado”, la cual era un manifiesto para eliminar a los poetas que no profesaran las hazañas que traería el futuro consigo.

Giovanni Papini

Y entre los pensadores futuristas más importantes, no podría faltar Giovanni Papini. Este autor nació en Florencia, Italia en el año de 1881 y murió –en la misma ciudad-, en 1956. Fue un ferviente ateo en su juventud, sin embargo, después cambió sus ideales y se incorporó en la religión católica. Defendió las ideologías del creador del movimiento futurista y era conocido por sus publicaciones que iban en contra de las tradiciones. Es uno de los autores más principales de la literatura del futurismo.

futurismo-literario-giovanni-papini
La tumba de Papini en el cementario de la Puerta Santa en Florencia, Italia ( Clara Polo Sabat, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Entre sus obras más importantes se pueden mencionar: “Un hombre acabado” en 1913. Como dato curioso, el escritor argentino, Jorge Luis Borges, sentía gran admiración por Papini.

Obras del futurismo literario

Durante los años del movimiento del futurismo, nacieron muchas obras y manifiestos, sin embargo, en esta selección hay tres que son un clásico dentro de la corriente artística del futurismo.

Mafarka el futurista (1909)

Mafarka el futurista fue la primera obra escrita por Filippo Tommaso Marinetti desde que inició el movimiento artístico.

Es un libro indispensable si se quiere entender más a profundidad qué es futurismo, en ella expresa los primeros manifiesto y establece su posición clara sobre las tradiciones y el futuro.

futurismo-literario-mafarka-el-futurista
Editorial Doble.

El bestiario o el cortejo de Orfeo (1911)

El bestario o el cortejo de Orfeo es un libro que forma parte del movimiento poético futurista y se trata de poemas cortos con una carga de elementos simbólicos y que está acompañado de xilografías hechas por el conocido pinto de la corriente fauvista, Raoul Duf.

Es una obra que forma parte del arte del futurismo en sus primeros años, además que Apollinaire es uno de los escritores más destacados del movimiento.

futurismo-literario-bestiario
Editorial El Desvelo.

Gog (1931)

Esta obra fue escrita por Giovanni Papini y se convirtió en una lectura indispensable al ahora de hablar de futurismo literario. Es considerada por los expertos uno de sus mejores libros.

Se trata de una serie de argumentos filosóficos en los que incorpora elementos del futuro, pero usando un lenguaje clásico de los artes de los distintos futurismos: La sátira, dejando de lado los eufemismos y lo surreal.

futurismo-literario-gog
Editorial EPOCA.

El futurismo literario se quedó impregnado en la historia como un movimiento de vanguardia futurista que rompió paradigmas y en las que sus autores no tuvieron miedo para expresar sus emociones de las maneras más cruda posible, además de elevar su voz a favor de posturas poco conocidas y aceptadas en la Europa del siglo XX.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre