martes, 17 mayo 2022 |

Actualizado a las

9:10

h CEST

15.1 C
Madrid

Tipos de relaciones humanas: definición, características y ejemplos de todos los tipos de relaciones sociales

5
(4)

Las relaciones humanas contemplan la capacidad de interactuar de manera saludable con nuestros semejantes para la satisfacción mutua de necesidades básicas físicas y psicológicas. Los tipos de relaciones humanas pueden tratarse desde un vínculo íntimo y cercano con nuestros hijos, hasta la conversación que iniciamos con un desconocido en el metro. Veamos las diferencias que existen entre los diversos tipos de relaciones sociales.

El ser humano es un ser social, se comunica con sus semejantes para su supervivencia y desarrollo físico, mental y emocional. En ese transcurrir forja relaciones humanas que dependen esencialmente de la confianza, la reciprocidad y el interés común. Algunas con altos niveles de afecto e intimidad a las que suele llamar familia o amistad. Pero existen dos tipos de relaciones humanas o tipos de relaciones sociales, denominadas según la sociología, como primarias y secundarias, de las que daremos detalles a continuación. Asimismo, algunas características de las relaciones humanas; concepto de relaciones interpersonales y cómo se vincula la comunicación con las relaciones interpersonales.

Inteligencia interpersonal:
Qué es, características, ejemplos y actividades para desarrollar la inteligencia social

Leer artículo

Relaciones humanas primarias

De acuerdo a las características de las relaciones interpersonales y el concepto de relaciones humanas, cuando dos personas se sienten cómodas estando juntas y deciden voluntariamente compartir intereses y objetivos se denomina relación primaria. Estas relaciones la conforman grupos pequeños y de interacción cercana, profundamente personales y permanentes en el tiempo.

Conservan una comunicación voluntaria regular e informal, así como una cultura compartida por lo que participan en actividades compatibles y frecuentes. Los lazos afectivos que unen estas relaciones primarias son amor, confianza, preocupación, lealtad y apoyo.

Este tipo de relación es importante en la formación de la identidad de las personas y se desarrollan desde temprana edad, ya que influyen en el desarrollo de valores, normas morales, creencias y comportamientos o prácticas cotidianas. Por ende, en el proceso de socialización.

También colaboran con el el bienestar físico y mental general. Según cuáles son las relaciones interpersonales que otorgan salud emocional son: familiares, amigos y parejas románticas. Conozcamos en detalle los ejemplos de relaciones humanas primarias:

Relaciones familiares

Las personas relacionadas por sangre o matrimonio forman una familia y son el principal ejemplo de lo qué significa relaciones interpersonales. Conforme a la definición de relaciones humanas, son los primeros vínculos que formamos y con los que hacemos ligaduras estrechas o lazos que pueden durar toda la vida.

Las relaciones familiares resultan del intercambio permanente con personas de un mismo hogar que comparten la misma sangre, como padres; hijos biológicos; tíos; primos; abuelos, o una relación legal, como una pareja en matrimonio o padre e hijo adoptivo.

Este tipo de relación primaria es esencial para el desarrollo intelectual y físico de toda persona, ya que desde la infancia son la base para satisfacer las necesidades primordiales de supervivencia, como alimentación y refugio. También las pautas de formación y orientación para la socialización, la adquisición del lenguaje y el desarrollo cognitivo; así como los valores e ideales.

Relaciones de amistad

Casi nunca se puede elegir a la familia, pero sí a los amigos.  Según la definición de relaciones interpersonales y a diferencia de las relaciones familiares, las amistades son vínculos voluntarios que se forman con personas que no son necesariamente parientes consanguíneos o que comparten el mismo hogar.

Estas suelen concebirse a partir de intereses y creencias compartidas  por lo que a veces logran un nivel de intimidad superior a las familiares; convirtiéndose a veces en parientes ficticios con los títulos como hermanos, primos o tíos.  De lo qué son las relaciones humanas, las relaciones de amistad se basan en los valores de compañerismo, lealtad, cariño, honestidad, confianza.

Los amigos influyen potencialmente en la formación de nuestra personalidad y algunos  lazos resisten el paso del tiempo y los cambios de las experiencias individuales. Generalmente se trata de una relación interpersonal incondicional, informal y por elección propia, en la que una persona disfruta de la presencia y compañía del otro. Pueden formarse de la comunicación entre un hombre y una mujer; dos hombres; o dos mujeres y otros tipos de relaciones entre personas.

Relación platónica

En este tipo de relaciones de amistad, las personas son íntimas y están unidas sin ningún sentimiento o deseo sexual. El término deriva de la descripción dada por el filósofo griego Platón para quien el amor no sexual puede inspirar ideas y conectar a las personas con lo divino.  Las relaciones con las personas a nivel platónico pueden terminar en una relación romántica.

Relaciones románticas

Se diferencian de las relaciones familiares y de amistad porque habitualmente tienen niveles más intensos de intimidad física y se caracterizan por el amor romántico. El psicólogo Robert Sternberg asegura que estas relaciones humanas afectivas o el denominado amor romántico, se identifica por tres componentes interconectados:

  • Intimidad: De acuerdo a las relaciones humanas en psicología, se refiere al sentimiento de cercanía, unión y apego.
  • Pasión: Se trata de un sentimiento intenso de excitación emocional y sexual por otra persona,  distingue al amor romántico de otros tipos.
  • Compromiso: Es el sentido de lealtad, obligación y permanencia.

Similar a las amistades, los romances son una fuente de bienestar y desarrollo personal, muchos de los cuales  se forman familias a través del matrimonio y la procreación. Una relación romántica puede comenzar de una amistad y transformarse para expresarse mediante en contacto físico y sexual.

Las bases de este, entre los tipos de relaciones afectivas son la pasión, reciprocidad, admiración, intimidad, confianza y el respeto. Las personas en una relación romántica están profundamente unidas entre sí y comparten un vínculo especial, que puede pactarse en el tiempo: Uno, en matrimonio cuando dos personas enamoradas formalizan su unión legal, social y moralmente o dos, en concubinato, si deciden no casarse pero convivir juntos.

Relaciones humanas secundarias

Este tipo de relaciones involucra vínculos impersonales y temporales orientados a objetivos o tareas específicas, generalmente en entornos laborales, educativos, comunitarios o comerciales.

Se crean en torno a niveles mínimos de intereses u objetivos prácticos compartidos para lograr una meta y aunque la unión es voluntaria estas relaciones a menudo se disuelven después de completar la tarea o el proyecto.

Una relación humana secundaria no ejerce influencia primaria, pues las personas cumplen un papel afectivo pasivo y ausente de calidez de las relaciones. También es normal que una relación no progrese más allá de la etapa de conocimiento y tienen un límite de tiempo, pues cumplen una función instrumental más que expresiva.

Algunos ejemplos comunes de estas relaciones son: colegas o compañeros de trabajo o estudio;  vecinos de una comunidad; algún vendedor o prestador de servicio frecuente como médico, maestro, panadero, etc;  miembros de un club o sindicato al que pertenecemos; amigos de amigos o conocidos eventualmente en una cola, evento o taller.

Relaciones circunstanciales o laborales

Pueden ser compañeros de trabajo, el médico familiar, los vecinos de la urbanización, la niñera  o el jardinero favorito. Se trata de las relaciones a medio camino, en medio de las relaciones superficiales y las relaciones de amistad. No son personas desconocidas pues compartimos tiempo con esas personas frecuentemente, pero no existe un apego, afecto o interés profundo.

Aunque de nuestro circulo profesional pueden surgir amistades o relaciones románticas, estas son interacciones formales creadas para tareas laborales u objetivos concretos.  Tienen un nivel de formalidad y jerarquía, por ejemplo, un gerente tiene poder sobre la toma de decisiones propias.

En ocasiones, como en el caso de los compañeros de trabajo, la frecuencia de interacción es superior a la que tenemos con amistades y familiares; pero a un nivel superficial o profesional; sin embargo se conserva los niveles de respeto, comunicación y empatía, importante de toda relación.

Como en este tipo de relaciones humanas secundarias se comparte tiempo, espacio y experiencias, es posible en que algunos se conviertan en amigos y pasen a un nivel primario de intimidad, por lo que se celebra un equilibrio entre lo personal y lo profesional. Leamos sobre el segundo de los tipos de relaciones interpersonales y sus características:

Relaciones superficiales o con desconocidos

Aquí también se incluyen algunos vecinos, los amigos de los amigos o personas con las que se interactúa de forma ocasional. Con ellos se intercambian anécdotas, cortesías  y conversaciones informales, pero no logran el nivel de amistad o intimidad de una relación primaria.

Son relaciones en las que no hay profundidad en la comunicación, son breves y pasajeras, por ejemplo al puede tratarse de alguien que conocimos en el metro o en la sala de espera. Pero son cortas no solo en el tiempo, sino además en el afecto, emoción  y la intimidad, cualidades que no están presentes. Suelen darse en momentos en el que se conoce a otra persona.

Como se trata de relaciones con desconocidos,  de carácter efímero y breve; son altas las probabilidades de que no se repitan la interacción, más allá de situaciones concretas de interés mutuo o necesidad momentánea de tiempo, experiencia o recurso.

Relaciones de rivalidad

Según los tipos y formas de relaciones humanas, estas pueden tratarse de relaciones sociales o laborales; colegas de alguna organización profesional;  sindicato o club temático; estudiantes o trabajadores y sus supervisores.  Otros ejemplos son los comités de planificación de eventos, un equipo atlético, un club de fans o una organización benéfica.

Estas relaciones son experimentadas por todas las personas en algún momento, ya que son voluntarias y se basan en intereses mutuos pero que alientan la competitividad. Muchas de ellas parten de la enemistad, la rivalidad e incluso en rencor.

Este tipo de interacción comparte un propósito y trabaja en función de un interés u objetivo común,  pero a menudo requiere que las personas sigan conjuntos formales de reglas establecidas y administradas por una figura de autoridad; y trabajar con personas no relacionadas que no comparten ninguna conexión emocional para lograr un resultado.

Relaciones en línea

Este es otro tipo de relación humana secundaria que puede llegar a convertirse en primaria, conforme a las circunstancias.

Las redes sociales incrementan cada día su popularidad, así como la frecuencia de su uso, por lo que las relaciones en línea son más comunes y regulares. A través de este medio digital podemos lograr conectarnos con personas que comparten intereses similares a los nuestros y de allí, nacen nuevas amistades e incluso relaciones románticas.

Los riesgos así como los beneficios de esta práctica son conocidos ya por todos en el mundo entero, pero la digitalización a través de sus herramientas nos permite sentirnos cada vez más en confianza al momento de entablar comunicación con un desconocido.

De esta manera las relaciones que entablamos con las personas que conocemos en línea pueden ser tan significativas y satisfactorias como las que tenemos con las personas que conocemos en la vida real.

Los tipos de relaciones sociales o tipos de relaciones humanas, así como las distinciones entre vínculos primarios y secundarios; nos revelan como los grupos sociales interactúan y comparten un sentido de unidad e identidad común. Algunas duraderas, otras no tanto; algunas profundamente afectivas otras impersonales; formales o informales; que nos hacen crecer o no tanto. Las relaciones humanas contemplan la capacidad de interactuar de manera saludable con nuestros semejantes para la satisfacción mutua de necesidades básicas físicas y psicológicas, aunque dicha dinámica varía conforme a las culturas y objetivos personales.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre