domingo, 22 mayo 2022 |

Actualizado a las

20:17

h CEST

24.3 C
Madrid

Psicología del vestir: funciones, importancia y qué dice la ropa sobre ti según la psicología de la moda

4.2
(5)

¿Para qué sirve la ropa? ¿Por qué usamos ropa? Las personas con ropa son objeto de interés de la psicología de la moda, alrededor con los actos de engalanarse y arroparse. Un cuerpo vestido implica el uso de un lenguaje por el cual se deja entrever sinfines de características del contexto social y político, en conjunto con la psicología del vestir del individuo que viste.

La Psicología de la moda es la rama que estudia como la indumentaria interviene en las conductas del ser humano. La manera de vestir conlleva a la emisión de juicios, como las personas se van ajustando a diferentes situaciones sociales, además de la expresión de la propia personalidad.

Áreas de oportunidad personales:
Definición, tipos, fortalezas y ejemplos de las áreas de oportunidad de una persona

Leer artículo

¿En qué consiste el estudio sobre la psicología del vestir?

La importancia del vestir sobre como sentirse y mostrarse ante los demás ha originado una materia que abarca el análisis de este asunto: psicología de la ropa. Esta rama de la ciencia puede definirse como un estudio y tratamiento acerca de la imagen, estilo, color, prendas de vestir y belleza influyen en la conducta de la persona dentro de un marco sociocultural específico.

Cabe agregar, esta disciplina continúa siendo desconocido que aún no cuenta con un reconocimiento oficial. Su estudio se ha vuelto más necesario, debido a que los consumidores de la industria de moda se han vuelto más exigentes.

Por lo cual, psicología del vestir es un concepto de uso restringido al contexto coloquial, que hace referencia al mensaje que transmiten los individuos mediante el uso de su vestimenta. Sin embargo, la misma ciencia ha ido demostrando mayor interés en este estudio, por lo que se han realizado algunos análisis.

Los individuos han adquirido una mayor consciencia de cómo saber vestirse no hace referencia únicamente a una cuestión estética, sino que la ropa también condiciona como se están sintiendo.

Desde cuándo se estudia

Durante las épocas del Renacimiento, la sociedad cortesana medieval, a distinción de tiempos posteriores, las vestimentas eran consideradas una forma para mantener las apariencias. No les importaba tanto la realidad de su “yo”, sino la apariencia, la presentación que se da ante la sociedad.

A comparación con las épocas de antes, en las que la vestimenta no se basaba del todo en expresas la personalidad de la persona, con el Romanticismo se había propuso un planteamiento acerca de que, si existía una vida interior, debería tener una relación más directa con el aspecto externo.

El Romanticismo ayudó a construir una perspectiva más psicológica del yo, fomentó la noción de que las prendas para vestir deberían reflejar la personalidad de quien las viste. Sembrando las bases de la relación entre psicología y moda.

Relación tiene la vestimenta con los procesos de transmisión de información

Alguna vez te has preguntado, ¿qué dice tu ropa de ti? La forma de vestir siempre transmite información acerca de quién eres, comunicando aspectos determinados de la personalidad. Se trata de un modo de expresión y darse a conocer frente a otras personas. Por lo que puede considerarse como parte de la comunicación no verbal.

Funciones que puede cumplir la ropa

La función social de la vestimenta en primera instancia era la de proteger de las diversas temperaturas del ambiente, sin embargo, conforme la sociedad ha avanzado, la ropa ha adquirido más funciones.

Necesidad de Adorno

La primera función en la que podemos pensar es la decoración. Siendo una función básica y primordial del vestir de las personas, marcándose como trofeos, sirviendo como una exhibición de rango en una tribu u ocupación en la misma, además de que ostenta la riqueza.

A comparación del resto de las funciones de las vestimentas, la decoración puede reflejar el origen o nacionalización, además de transformarse en una extensión del yo corporal, debido a que las prendas y adornos cuentan con un objetivo de carácter extensivo que se encuentre en plena armonía con los impulsos del individuo.

Como ya se ha visto, la decoración del cuerpo con la ropa adecuada es una función primaria, la manera de vestir junto con el énfasis corporal por medio de la ropa cumple con los siguientes objetivos:

Agresividad

Los trajes se encuentran relacionados con la energía agresiva y defensiva, teniendo su portado la necesidad de prepararse para un ataque o defensa.

Reclamo Sexual

Son varias las vestimentas que tienen un valor erótico, la ropa puede tener un porte exhibicionista tal como se ve en el caso de los escotes, uso de corbatas, entre otros.

Prestigio Social y poder

De acuerdo a la forma de vestir de la persona se puede determinar si pertenece a cierto círculo social, diferenciándose así de otras personas. En otras palabras, puede definir el estatus del individuo.

Riqueza

El tipo de ropa que se utilice puede dar pistas sobre el estado de opulencia de quien la viste.

Extensión del Yo Corporal

Contrario a quiénes se hayan dicho “mi forma de vestir no define quipen soy”, la extensión o expresión del Yo Corporal por medio de las prendas de vestir va más allá de ampliar la imagen óptica de la figura, si no también elaborar psíquicamente las impresiones táctiles que se procura.

Necesidad de Pudor

El concepto del pudor ha estado presente a lo largo del tiempo de distintas formas, aunque en la actualidad se le considera como recato y vergüenza, cuando lo cierto es que la mayoría de las situaciones se asocian más con alguna inhibición con la imagen corporal o sexualidad.

Necesidad de Protección

Si bien la protección es un rasgo del vestir, aunque no predominante en exceso, si es una necesidad primaria. Las vestimentas actúan como un modo de protección de forma automática contra adversidades del tiempo. En otras palabras, da protección contra frío y calor, e inclusive protege de enemigos posibles.

Necesidad de Diferenciación

La manera de vestir demuestra dos planes básicos de diferenciación, la distinción sexual. Esto se relaciona con los roles de género y asimilación de cánones estéticos impuestos por antiguas tradiciones y diferenciación individual, como un deseo inconsciente al ser humano de querer diferenciarse de otros, pero al mismo tiempo, deseando formar parte de un grupo. Es decir, sentir igualdad y aceptación, pero único.

Importancia de los modos de vestir de nosotros mismos como de las otras personas

Cuando se piensa en la importancia del modo en que se visten las personas, esta se relaciona con crear una identidad, tal como se ha visto con el uso de trajes típicos y tradicionales de las comunidades durante las festividades, aunque también se ve en los niveles socioeconómicos, tipos de religión y empleo se ve distinguen a través de la indumentaria.

La comunicación en el vestir

La primera imagen o impresión que se muestra ante alguien desconocido irá en unción de la apariencia física y, por ende, en la forma de vestir. El como se viste un individuo habla de cómo y quién es.

De ahí radica el porqué es esencial vestir de forma adecuada según la situación. Por ejemplo, al momento de asistir a una entrevista de trabajo, generalmente se deberá analizar cuál sería la vestimenta más apropiada y que beneficie mejor el encuentro, ir vestido de una manera u otra de acuerdo al cargo que se aspire, toda persona irá vestida diferente a si va a una entrevista para un trabajo dentro de una discoteca o si es para formar parte de un bufete de abogados.

La ropa como manera de diferenciación

El uso de la ropa implica una búsqueda de identidad o diferenciación con otras personas. De ahí que, la vestimenta cobre mayor importancia para varios adolescentes que buscan definir su identidad personal y pertenencia a un grupo social. Véase el caso de los góticos quienes visten de manera peculiar, usando únicamente prendas de color negro, algo rojo, así como los raperos que usan ropas anchas, gorras y zapatos deportivos.

Como ya se menciono previamente, la ropa denota un status social, sobrevalorando prendas de marcas reconocidas y es sinónimo de la importancia de vestir bien, utilizar ropas de ahora como símbolo de ostentación y riqueza. Mientras que otras personas difieren, opinando que no existe necesidad de pagar más por una prenda solo por pertenecer a una firma, cuando en la gran mayoría de las prendas de vestir no se observa una diferencia notoria en la calidad.

A pesar de lo que pueda dictar la moda en la actualidad, no existe una manera correcta de vestirse, lo recomendable es usar algo acorde a la manera de pensar y brinde comodidad con uno mismo, en lugar de preocuparse por opiniones externas, siempre que la vestimenta se adecue a la situación.

Forma de vestir en la sociedad

La forma de vestirse posee una especial importancia tal como se observa en los casos de personajes públicos, hasta el grado de que algunos cuentan con asesores de imagen para estar bien presentados, siendo muy común en los políticos, presentadores de televisión, altos ejecutivos. Estos profesionales se encargan de indicar que deberán ponerse de acuerdo a la circunstancia y sobre todo cual es el mensaje que se busca transmitir.

Los políticos durante sus mítines frecuentemente utilizan trajes sport para proyectar una imagen familiar y cercana. Los personajes públicos, en su mayoría, usan sus prendas, no con el fin de expresar quienes son, sino para transmitir una imagen que su audiencia quiera percibir en ellos. Los mismos profesionales de la salud como médico y terapeutas, quienes pueden mostrar su propia vestimenta de psicólogo, para ser identificados por sus respectivos trabajos.

Influencia cultural

Varios de los descubrimientos de las investigaciones acerca de la psicología del vestir y elección de prendas de vestir se ha visto muy sujeta a los valores culturales de la sociedad a la que pertenezca el individuo. Las características culturales poseen una gran influencia en la vestimenta. De ahí pues, no en toda cultura se percibe las mismas particularidades asociadas, como un color en específico por poner un ejemplo.

Elementos que conforman el modo de vestir

¿Te ha ocurrido que despiertas una mañana y no te dice no sé cómo vestirme hoy? Al momento de escoger una prenda, es común que la persona no se muestre del todo consciente de algunos elementos comunes que influyen en la decisión de qué indumentaria utilizar.

Subjetividad y cuerpo

Hoy en días las funciones de la vestimenta se diluyen. No es solo una forma de protección frente a las adversidades del tiempo, disfraz o segunda piel, sino que puede tratarse de varias cosas de acuerdo a su contexto. La psicología y moda se entremezclan de un modo que el vestido ha llegado a utilizarse para proteger tanto del frío físico como de la frialdad.

Creatividad y moda

Si las experiencias subjetivas del cuerpo han sido bastante positivas, la vestimenta se transforma en un elemento lúdico que permite un mayor enriquecimiento y diversión en la vida. Compartir, modificar, combinar y compras distintas prendas y accesorios, permiten construir una fuente de creatividad y placer. Los artificios como vestido y adornos se van integrando de manera subjetiva y son interiorizados.

Vestimenta como una afirmación del yo

La subjetividad de las personas que se relacionan con la vestimenta comienza desde que nacen y se mantiene a lo largo de la vida. La razón de por qué usamos ropa se encuentra durante los inicios de la vida, cuando el pequeño, durante su camino a la autonomía, demuestran sus primeros deseos de escoger prendas como una representación personal.

La ropa no solo cubre el cuerpo, también lo modela dentro del espacio que ocupe, en la interacción con los demás. Además, acoge contenidos emocionales como alegrías, tristezas (ropa de luto como ejemplo), seguridad, duda, timidez y status social.

Consejos para mejorar nuestra comunicación a través de la ropa

La imagen personal tiene una gran importancia, ya que, en varios casos, si esta es negativa, no reflejará a un individuo de buena educación, su propio cuidados y conocimientos en su área profesional.

Escoger la vestimenta adecuada para la ocasión

Al igual que es importante saber ser educado en la vida diaria, también lo es saber cómo vestirse, tener idea de que ropa utilizar para cada situación es fundamental. Proyectar una imagen positiva permite dar una apropiada carta de presentación del individuo. La imagen y el estilo son elementos que ayudan a crear una mejor impresión en otras personas.

La ropa no le queda igual a todos

Todo individuo posee sus propias características que lo describen físicamente como peso y altura determinados, forma específica de la cara, color de piel, cabello, ojos y la edad actual. Tomando en cuenta, estas características, hay posibilidad de dar provecho al cuerpo haciendo énfasis en algunas cosas y disminuyéndolo en otras. Armar una buena imagen y estilo propio, ayuda a disimular defectos y potenciar las virtudes.

Vestir con ropa bien cuidada

La vestimenta siempre debe lucir planchada, limpia y en buen estado de conservación. No sirve llevar ropa de marca, cuando se encuentra machada, arrugada o está rota o descosida. De igual modo, hay que tomar en cuenta que se debe considerar la edad al momento de escoger el vestuario. Un ejemplo de mala vestimenta sería una persona de edad avanzada utilizando prendas muy juveniles luciendo no muy adecuadas para ella.

Vestimenta para la mujer

¿Qué dice la forma de vestir de una mujer? Su vestuario acostumbra a ser bastante variado, contando con muchas prendas que le permitan hacer múltiples combinaciones. La mujer puede incorporar a su indumentaria distintas prendas de la vestimenta masculina como pantalones, jersery, camisas, entre otras.

Además, de las propias femeninas como faldas, blusas, vestido de acuerdo al estilo que tenga cada mujer. De acuerdo al tipo de ropa y accesorios que use la mujer se puede determinar que estilos son más femeninos y cuales van un poco más a lo masculino.

Finalmente, se puede ver que la psicología del vestir ayuda a compartir el mensaje correcto, para no reflejar una imagen distinta a la propia, tomando en cuenta el estilo, color, imagen, además de los valores culturales. La psicología de la moda ha buscado señalar que si no hay congruencia con la manera de vestir y estilo de vida, se corre el riesgo de enviar un mensaje equivocado que puede perjudicar a la persona socialmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre