martes, 28 junio 2022 |

Actualizado a las

23:35

h CEST

25.9 C
Madrid

Niveles de autoestima: definición y características de todos los tipos de autoestima (alta, baja, estable…)

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Es bastante común acerca oír hablar sobre diferentes tipos de autoestima, pero para empezar ¿Qué es autoestima? ¿Cuáles son los tipos de autoestima? Si te interesa entender más sobre esta temática, a continuación, se hablará más sobre los distintos tipos y niveles de autoestima que existen.

Los niveles de autoestima se ven comprendidos por un conjunto de percepciones, pensamientos, imágenes y juicios sobre uno mismo. Si bien es uno de los términos psicológicos más conocido y estudiado, también puede ser de los más incomprendidos, razón por la que profundizaremos en distintos tipos de autoestima.

Miedo al rechazo:
Definición, signos, ejemplos y cómo superar el temor o fobia al rechazo

Leer artículo

Tipos de autoestima según las clasificaciones de Hornstein

De acuerdo con la Real Academia Española, la definición de autoestima es la valoración, sea positiva o negativa, que hace un individuo sobre sí mismo. En este término sígnica que son las mismas personas las que deciden como tienen su autoestima en función de la percepción, juicios internos, ánimos, respeto y confianza sobre ellos.

Dentro de su obra Autoestima e identidad, Narcisismo y Valores Sociales, el autor Luis Hornstein, reconocido psicoanalista, sostuvo la existencia de 4 niveles de autoestima. De acuerdo con el mismo, estos pueden variar en función de la valoración de la propia persona, puede llegar a ser más o menos estable. En los siguientes apartados se explica cuáles son los tipos de autoestima.

Autoestima alta y estable

Las situaciones externas y ocurrencias de vida poseen poca influencia sobre la autoestima. Los individuos que tengan una autoestima alta y estable se caracterizan por desenvolverse de forma abierta, debido a que no están en necesidad de defender su imagen, sino que son capaces de sostener sus puntos de vista sin alterarse.

Entre las características de una persona con autoestima alta, están la seguridad que muestran de sí mismas, no se ven en la necesidad de hacer entender a otros que la seguridad que tienen, ya que no se dejan afectar por factores externos.

Autoestima alta e inestable

Se asemeja a la anterior, con la distinción de que el entorno si afecta a la persona y podría bajarle en ocasiones donde hubieran mostrado mayor seguridad y firmeza. A causa de esto, tienen a preocuparse de un modo más constate por su concepto de autoestima para ser más positivos.

De modo que, estos tipos de autoestima fácilmente pueden pasar de alta a baja por distintos sucesos que afecten al sujeto. Es decir, no tienen capacidad para mantener este nivel de manera constante.

Por ejemplo, estas personas son propensa a desestabilizarse en situaciones o eventos competitivos. Se muestran críticos ante la posibilidad de fracasar, ya que lo sienten como una amenaza.

La persona reflejará su convicción al exponer su punto de visto, pero se le dificultará aceptar otras perspectivas y será propenso a monopolizar la palabra en medio de una discusión.

Esta inestabilidad puede situar a la autoestima como una preocupación principal, porque se vuelve necesario conservarla a cualquier precio, de modo que la persona puede adoptar una actitud agresiva para promoverla o una pasiva con fin de protegerla.

Autoestima baja y estable

Entre las características de personas con baja autoestima, pero estable, los sucesos externos (favorables o no), no alteran la autovaloración de las personas, no se esfuerzan en promover imágenes de alta autoestima y constantemente infravaloran sus acciones.

Los sujetos que reflejen este nivel son indecisos y con un enorme miedo a cometer errores. No se sienten capaces de defender sus puntos de vista, ya que tienen una visión negativa de ellos mismos, no creen poder estar a la altura.

En personas con tendencias depresivas es muy común observar este tipo de autoestima, debido a su hilo de pensamientos pesimistas, no logran percibir sus logros personales, sino que tienden a atribuir los mismos como casualidad o suerte.

Autoestima baja e inestable

Quiénes tengan este tipo de autoestima, se muestran como seres sensibles y fáciles de influenciar por acontecimientos externos. Cuando les toca de enfrentar una situación exitosa, la misma sube, pero una vez que se pasa el furor del momento esta baja, hay quiénes lo pueden asociar con tener una autoestima alta y baja a la vez.

En resumen, este tipo se haya definido por una falta de solidez e instabilidad frecuentes, volviéndolos sensibles ante todo tipo de situaciones, que por más inofensivas que parezcan desde una perspectiva lógica, para estas personas son difíciles de encarar.

Aunque no se visualice a primera vista, un ejemplo de estos son algunas personas con comportamientos narcisistas que, por tener una autoestima baja, siente mucha dependencia de la opinión que reciben de otras personas.

Autoestima inflada

Como un bonus extra, Hornstein también habló de un tipo de autoestima que ha resultado perjudicial para el bienestar, siendo la autoestima inflada. Siendo las personas que no desean escuchar a nadie y menos reconocer o aceptar cuando se han equivocado.

La autoimagen que poseen estas personas se encuentra tan inflada que se consideran superiores a los demás. Si la situación se complica, se rehúsan a aceptar sus errores y buscan culpar a terceras personas. Es una actitud que origina muchos comportamientos negativos, a causa de que no tienen habilidad de realizar autocrítica y enmendar sus errores.

En su mayoría, se caracterizan por ser individuos que menosprecian a las personas de su alrededor y muestran una actitud hostil hacia los demás.

Factores que pueden generar una autoestima alta y baja

Se pueden hablar de un total de 4 factores que influyen en las características de la autoestima, siendo los siguientes:

  • Historial de triunfos y posición obtenida mediante el reconocimiento de los logros alcanzados.
  • Respeto, interés y aceptación que reciben las personas por parte de quiénes son importantes en sus vidas.
  • Áreas relacionadas con logros, siempre que estos sean relevantes para el individuo.
  • Capacidad para controlar y defenderse frente a situaciones o consecuencias negativas. En otras palabras, atribución o percepción que realiza el sujeto de los sucesos negativos.

Tipos de autoestima según las clasificaciones de Ross

Otro autor que trabajo acerca de este concepto es Martín Ross quien estableció su propia clasificación de los niveles de autoestima, en su libro “El mapa de la autoestima”, explicando cómo la misma se parte de factores exteriores.

Estableció un sencillo esquema, de las imágenes sobre autoestima, que ha sido utilizado por profesionales para profundizar más sobre este término y ofrecer una ayuda a las personas, fomentar una mejoría en sus relaciones interpersonales y a la vez que sean capaces de conocerse mejor a sí mismos. Ross desarrollo su idea del mapa conceptual sobre el autoestima de la siguiente manera:

Autoestima fuerte

Dentro de esta categoría se encuentran las personas que no se dejan influenciar por circunstancias externas. Las mismas cuentan con un autoconcepto lo bastante fuerte, que no sienten temer a equivocarse y frecuentemente se muestran humildes y optimistas.

No se trata de que sean narcisistas, sino de que tienen la capacidad de enfrentar situaciones confiando plenamente en ellos mismos y sus habilidades. De este modo, también gozan de buena salud psicológica y pueden cortar lazos con circunstancias o personas negativas sin dificultad.

Autoestima vulnerable

Dentro de este tipo, se observan individuos con buen autoconcepto, pero muestran una autoestima frágil en momentos difíciles como procesar la muerte de un ser querido.

Esto los ha llevado a la creación de mecanismos de defensa que los ayuden a evitar dichas situaciones o verse en la obligación de tomar algunas decisiones por miedo a cometer errores. De manera que, son personas que pueden tener una alta y baja autoestima en función de los sucesos que se den a su alrededor.

Autoestima derrumbada

Quiénes han mostrado este nivel, no son capaces de valorarse y se ven considerablemente afectados por opiniones de otras personas. Estos individuos incluso son propensos a desarrollar algún trastorno psicológico como ansiedad o depresión.

Son muy sensibles ante los comentarios hagan sobre ellos, si son negativos les hará daño, mientras que, si reciben uno positivo, pueden mostrar una autoestima elevada.

Tienden a sentir lástima y vergüenza de sí mismos, este sentir se ha observado en los tipos de autoestima en adolescentes, quiénes han llegado a sufrir acoso por parte de sus compañeros de colegio.

Factores influyentes en los niveles de autoestima

Existen una variedad de factores que influyen en las características del autoestima, que desarrollen las personas a lo largo de sus vidas. Por tanto, que para trabajar y fomentar la misma, es importante que cada individuo tenga en claro las razones que lo hacen ser quien es.

  • Familia y amistades: diversos estudios han recalcado el rol de los padres del individuo al entender más sobre qué es y cómo se forma la autoestima en los niños. Tan cierto es este hecho, que de acuerdo al trato que se reciba de ellos en la niñez, será determinante para los tipos de autoestima que desarrollen. En los niños, por ejemplo, es fácil detectar sus niveles de valoración, viendo si se relacionan positivamente con otros, en dibujos de autoestima alta, donde se retratan felizmente a sí mismos con sus padres y/o amigos.
  • Incluso los amigos de la infancia y adolescencia pueden influenciar en la formación de la personalidad que se presenta en la adultez.
  • Alcance de objetivos: Cuando alguien cumple con varios de sus objetivos, lo común es que muestre características de una persona con autoestima alta.
  • Atención recibida: cuando alguien se ve aceptado por los demás con todas sus virtudes y defectos, sin duda reflejará tener una autoestima estable y saludable. Debido a esto, el interés y respeto por parte de otros es fundamental para una adecuada autoestima.
  • Enfermedades metales: La depresión, ansiedad u otros trastornos mentales pueden ser derivados por llevar un ritmo de vida muy acelerado, repercutiendo en los niveles de autoestima. De este modo, es esencial disminuir el estrés generado por las rutinas cotidianas para mejorar los tipos de autoestima.
  • Negatividad: Un individuo que se caracterice por un modo de pensar hacia un polo negativo, estará acostumbrado a una autoestima baja. El tipo de pensamientos que se tienen diariamente pueden llegar a generar estragos en la personalidad, por lo que se recomienda una manera de pensar más positiva.

Tipos de autoestima según otros autores

Tal como se ha podido ver, la autoestima es una necesidad crucial para los seres humanos, es básica y desempeña un papel primordial en las decisiones que ayudan a darle forma. Los tipos de autoestima han sido indispensables para un desarrollo adecuado, representan logros individuales y son el resultado de una perseverante labor de conocimientos internos. Además de Hornstein y Ross, existen otros autores que se enfocaron en estudiar acerca de qué significa autoestima.

Según Abraham Maslow

El concepto de autoestima también ha sido estudiado por Abraham Maslow, psicólogo y psiquiatra estadounidense, quien fuera el promotor de la psicología humanista que parte de la autorrealización, niveles de conciencia y trascendencia.

Maslow habló sobre los tipos de autoestima como una necesidad de confianza y respeto en uno mismo. La autoestima es una necesidad básica, todos los seres humanos tienen el deseo de ser valorados y aceptados por los demás. Una vez que se satisface esta necesidad, la persona muestran imágenes de autoestima positiva, sintiéndose más seguras de ellas, en caso de una imposibilidad de no lograr reconocimientos por sus logros, pueden causar que se sienta como alguien inferior.

Según Carl Rogers

Mientras que Carl Rogers, otro fundador de la psicología humanista, se encargó de exponer que la fuente de los problemas de varias personas es su costumbre por auto despreciarse y pensar que son seres indignos de recibir amor.

Su principal objeto de estudio era el autoconcepto, siendo este el conocimiento personal del individuo sobre quien es, el cual abarca todos sus sentimientos y pensamientos sobre ellos mismos personal, social y físicamente.

De acuerdo con Rogers, el autoconcepto se compone de 3 pilares: autoimagen (la manera en que las personas se ven a sí mismas), Yo ideal (lo que les gustaría ser, constituye las metas y ambiciones de vida), finalmente la autoestima como el valor otorgado a uno mismo.

Cuando los seres humanos se comparan con otros y encuentran algo que consideran, es mejor en ellos, y la respuesta es positiva, los niveles de autoestima aumentan. Pero, si en la comparación observan que no son tan exitosos en un área importante para ellos, la respuesta será negativa y la autoestima puede bajar.

Según Morris Rosenberg

Morris Rosenberg, profesor y doctor en sociología, en la Universidad de Columbia, se dedicó por varios años al estudio del autoconcepto y autoestima. Él definió los tipos de autoestima como una totalidad de los sentimientos y pensamientos de las personas con referencia a sí mismas como objetos.

En el año 1965, presentó su propuesta para una escala de medición de la autoestima, presentando 10 enunciados relacionados con la valoración del individuo y satisfacción propia. Los primeros cinco enunciados está formulados de forma positiva, mientras que los cinco restantes están redactados de manera negativa.

Los niveles de autoestima de cada individuo dependerán principalmente de la manera en que ellos se autoevalúen, dichas evaluaciones incluyen la manera en que se comparan con otros junto con las respuestas que reciben de los demás.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre