martes, 17 mayo 2022 |

Actualizado a las

8:45

h CEST

15.1 C
Madrid

Inteligencia interpersonal: qué es, características, ejemplos y actividades para desarrollar la inteligencia social

5
(1)

En este mundo cada vez más complicado, la inteligencia social se ha vuelto una aptitud indispensable. No en vano, muchas empresas y personas han mostrado gran interés en entender más sobre este concepto y comenzando a fomentar más el uso de la inteligencia interpersonal en los profesionales. Si te encuentras con deseos de saber acerca de ¿Qué es la inteligencia interpersonal?, ¿Qué es desarrollo interpersonal? En el presente artículo se explicarán estas interrogantes

La inteligencia interpersonal (también conocida como inteligencia social) es una capacidad que ha permitido la supervivencia de los seres humanos, quiénes se encuentran programados para conectarse entre ellos mismos, al estar diseñados para ser sociables, existiendo una dinámica neuronal subyacente en las relaciones sociales.

Conocimiento intuitivo:
Qué es, características, importancia, método y ejemplos de pensamiento intuitivo

Leer artículo

¿Qué es la inteligencia interpersonal?

Primero que nada, ¿en qué consiste la inteligencia interpersonal? Es una concepción proveniente de la Teoría de Inteligencias Múltiples propuesta por el psicólogo Howard Gardner, quien planteó la existencia de ocho tipos de inteligencia, incluyendo el objeto central de la lectura, la inteligencia social.

Este tipo de inteligencia, que permite entender a otras personas, sentir empatía y lograr una mejor adaptación al entorno, ha sido comparada por el mismo Gardner como similar a la inteligencia emocional. Es bastante útil para quiénes frecuenten trabajar con grupos de varias personas.

De manera concreta, el concepto de inteligencia interpersonal es la que define el grado en que el ser humano logra hacer una estimación acerca de los estados de ánimo y mentales de otras personas. Es decir, entender e interpretar las intenciones y emociones de los demás, no solo de forma verbal, sino también descifrar movimientos, expresiones faciales o patrones de conducta.

Aquellos que ejerzan profesiones como pedagogos, terapeutas, abogados, psicólogos y profesores, son quién pueden reflejar un nivel más alto dentro de este tipo descrito en la Teoría de Inteligencias Múltiples.

Áreas donde se aplica la inteligencia social

En esta parte se menciona cuáles son las áreas o profesiones que requieren de un nivel alto de inteligencia interpersonal. Es decir, donde se refleja la capacidad para percibir, comprender emociones, motivaciones y deseos de los demás.

Recursos humanos

La carrera en recursos humanos cuenta con un amplio abanico laboral asociado a la gestión y dirección de personas. Entre las características de la inteligencia interpersonal que deben poseer quiénes se desempeñen en esta área son: resolución de conflictos, capacidad de comunicación, escucha activa, trabajo en equipo, negociación, liderazgo, entre otras.

Psicología

Es la ciencia que estudia las conductas del ser humano, busca no solo solucionar trastornos, también se enfoca en la prevención y promoción de la salud mental. Por consiguiente, la inteligencia social es un factor clave al momento de interpretar las conductas humanas. Todo psicólogo debe saber escuchar, ser flexible, mostrar empatía, y comprender lenguaje verbal y corporal.

Sociología

La inteligencia social deberá estar presente en esta carrera encargada del estudio de los comportamientos sociales, tanto de personas y organizaciones pertenecientes a la sociedad. Es fundamental que estos profesionales reflejen capacidad de reflexión, habilidad analítica y empatía.

Medicina

Es difícil imaginar a un médico que no tenga una buena capacidad para relacionarse con sus pacientes. Es indispensable que logren un contacto visual, interpretar lenguaje verbal y corporal, hablar usando un tono de voz sereno y seguro, siendo algunos rasgos de quien posee una adecuada inteligencia interpersonal.

Derecho

Los abogados que tienen una alta inteligencia social son capaces de negociar exitosamente, ofrecer asesorías a todo tipo de problemas legales y defender derechos e intereses de sus clientes. Por supuesto, es un requerimiento que se relacionen positivamente con las personas que representan, ya que estos les están confiando su patrimonio, liberad o custodia de sus hijos.

Entre los tipos de inteligencia

Cuando se pregunta por los tipos de inteligencia interpersonal, es necesario recordar que ya de por sí la inteligencia social, es, en sí, una de las 9 inteligencias que conformas la Teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, siendo las siguientes: musical, visual-espacial, lingüístico-verbal, naturalista, lógico-matemático e intrapersonal.

¿Qué es la inteligencia intrapersonal? En ocasiones considerada como opuesta a la inteligencia social, este tipo de inteligencia es el grado en que el individuo conoce los aspectos internos de su propia mente de sentir, pensar y actuar.

Si bien existen investigaciones que dictan que esta puede verse más en los individuos extrovertidos. Con frecuencia, las personas introvertidas, no tienen tan desarrollada esta inteligencia, pero es posible que inteligencias interpersonal-intrapersonal se presenten de forma conjunta en cualquier tipo de individuo.

Características que componen la inteligencia interpersonal

Los seres humanos que tengan un buen dominio en el área interpersonal, con frecuencia muestran una serie de rasgos en común. A continuación, se detallan características interpersonales y sociales de una persona

Comprender a otras personas

Es la capacidad para identificarse con otras personas y entender cómo sería estar en su situación, siendo también una habilidad de la inteligencia emocional. Es un rasgo fundamental para quiénes ejerzan un rol de liderazgo, ya que esta les permitiría comprender de forma óptima a los miembros de su equipo y trabajar de manera más armoniosa con ellos.

Esta habilidad también permite la evaluación de fortalezas y debilidades únicas. Al trabajar de forma conjunta con un grupo, comprender a otros contribuye a la construcción de relaciones interpersonales.

Destacar dentro de una multitud

Son pocas las personas que son capaces de comprender la situación vivida por otros. Lograr pensar en los demás no es algo usual, particularmente dentro de un mundo en el que la competencia empuja a las personas para que alcancen sus objetivos. La inteligencia social atrae a las personas porque consiguen comodidad al sentirse acompañados.

Escuchar con empatía

Cuando el individuo consigue contactar con las emociones y sentimientos de otras personas, habrá mayor probabilidad de que las escuchen con empatía. Lo cual significa que pueden sentir las emociones o sentimientos de la otra persona e inclusive anticipar lo que va a decir. A los compañeros de trabajo suele resultarles más sencillo conectar con quiénes, hagan un espacio de escucha para ellos, por tanto, trabajar de forma óptima y sin conflictos.

Buenas habilidades de comunicación

Una buena capacidad de comunicación es equivalente a una habilidad interpersonal. El respeto, tacto y cooperación son factores que convierten al individuo en un jugador de equipo en digno de confianza.

 Dentro de los espacios de trabajos, las habilidades de comunicación son un punto clave a la hora de formar equipos de trabajo. Si un individuo se ve en la necesidad de pedir ayuda para completar una tarea, seguramente una persona con quien se lleve bien podrá ayudarlo de forma eficiente a cumplir sus metas.

Capacidad de liderazgo

Pese a que no suceda con todos, en varias ocasiones aquellos individuos con alta inteligencia interpersonal desarrollan una buena habilidad para el liderazgo. En consecuencia, suelen posicionarse en cargos de responsabilidad donde tomen la iniciativa en grupos de trabajo, aun cuando estén rodeados de personas con quienes tengan poca familiaridad.

Diferentes beneficios asociados a la inteligencia interpersonal

Entre los beneficios que otorga la inteligencia múltiple interpersonal se encuentran:

Mejor receptividad social

Una de las claras señales de que la persona muestra una sensibilidad de la inteligencia interpersonal, es cuando manifiesta ser alguien observador y predispuesto, sea cuando estén escuchando y/o comprendiendo a otros, sin necesidad de realizar demasiado esfuerzo.

Desarrollar resiliencia

Entre las imágenes de inteligencia interpersonal que se pueden observar, sería la de una persona resiliente, es decir, la habilidad para sobreponerse frente a una dificultad, se ve fortalecida, cuando la inteligencia social permite al individuo observar la problemática desde distintas perspectivas.

Adquirir experiencia mediando conflictos

Cuando se tiene una alta inteligencia interpersonal, no solo se puede comprender un problema, sino que también el individuo puede observar el panorama completa de una situación de forma objetiva, otorgando una ventaja sobre quiénes estén centrados únicamente en sus propios intereses.

Mejorar la toma de decisiones

Desarrollar la flexibilidad cognitiva permite al ser humano identificar los momentos en que sus comportamientos no son adecuados, para así crear un cambio que sea para beneficio propio y de otras personas.

Situaciones donde se manifiesta la inteligencia interpersonal

Este tipo de inteligencia puede observarse en una gran variedad de aplicaciones prácticas tanto en la vida cotidiana con en distintos escenarios específicos. A continuación, te mostramos algunos ejemplos de la inteligencia interpersonal para dejar en claro en que consiste este término.

Terapia psicológica

Una profesión en la que es esencial la inteligencia emocional e interpersonal es dentro del territorio de la terapia psicológica. Los profesionales de dicho ámbito deben tener la capacidad para escuchar de forma activa a sus pacientes, sacando una interpretación de sus mensajes sin que sus ideas y/o prejuicios propios hagan interfieran en este proceso, además de comunicar claramente los pasos que deberán seguir para trabajar en su salud mental.

Aula de clase

Un requisito necesario para ser un buen educador es hacer un adecuado uso de las habilidades que integran la inteligencia interpersonal para motivar a sus alumnos para que alcancen buenos resultados. Al momento de las clases, es importante que sea capaz de colocarse en la piel de cada uno de sus estudiantes para comprender en donde están sus bloqueos y así desarrollar estrategias personalizadas para cada alumno, algo que sería imposible lograr sin esta habilidad.

Relación de pareja

Otro de los ejemplos de inteligencia interpersonal que se pueden apreciar es en las relaciones de pareja, no cabe duda que quiénes llevan están de manera más sana y madura son lo que posean un nivel adecuado de inteligencia social. La convivencia con otra persona de manera armónica necesita de constante comunicación, escucha activa, empatía, y habilidad para la resolución de conflictos, junto con otras capacidades que los seres humanos con esta inteligencia consiguen con más facilidad.

Actividades que nos ayuden a desarrollar nuestra inteligencia interpersonal

Tal como sucede con otras capacidades, Gardner creía que cada individuo nacía con cierto nivel de inteligencia social que podía diferenciarse con el de otra persona. No obstante, también existe la posibilidad de aumentar esta capacidad por medio de distintas acciones. En este segmento se expondrán varias actividades de inteligencia interpersonal que fomentan un mejor uso de la misma:

Preguntar acerca de lo que uno sabe y otros no

Al momento de interactuar con otras personas, posiblemente se darán casos en los que alguien haga referencia a un hecho o cosa que el resto desconozca. Dar por sentado que los demás manejan la misma información que uno mismo, podría causar que la conversación carezca de fluidez o se presenten algunos momentos incómodos.

Dominar la escucha activa

Al hablar de los factores que componen la definición de inteligencia interpersonal, se encuentra la escucha activa. Al contrario de lo que se pueda pensar, esta capacidad no es tan frecuente en la mayoría de las personas. Pero afortunadamente si se puede practicar.

Para desarrollar esta habilidad solo se requiere cambiar el enfoque que se toma en las conversaciones. Normalmente, las personas buscan pensar lo que quieren decir a su interlocutor, por lo que se aconseja concentrarse en lo que el mismo dice sin hacer juicios de valor. Cada vez que surja algún pensamiento acerca de lo que se está oyendo, es mejor apartarlo y enfocar la atención al presente.

Brindar mayor credibilidad a gestos y no solo palabras

Puede ser muy fácil mentir usando palabras, sin embargo es más complejo mentir con el lenguaje corporal. Por tanto, gestos faciales, posturas, movimientos de la cabeza y brazos pueden brindar información, que en algunas circunstancias puede mostrarse ambigua, resultando más fidedigna que la reflejada por un discurso verbal.

Pensar en cómo te ven los demás

Para conseguir una mejor interpretación lo que hacen las personas que se encuentren alrededor tuyo, es recomendable que pensar de qué manera podrían interpretar lo que tú te encuentres realizando. Se puede hacer un esfuerzo para tomar en cuenta que lo hecho por los demás mayormente va en función de la percepción de los demás.

No sentir miedo al preguntar

Existen diversos aspectos relevantes que ameritan una interrogante. Si la persona al momento de notar si hay algo que se interpone entre sí misma y los demás durante el proceso de comunicación, es aconsejable valorar la posibilidad de averiguar de forma directa de que es lo que trata.

No obstante, también deberás plantearte que algunos temas no es favorable que se traten de manera tan frontal en medio de una conversación, debido a que hay preguntas que podrían desatar una situación violenta o herir la sensibilidad de los demás.

No sentir miedo al preguntar

Existen diversos aspectos relevantes que ameritan una interrogante. Si la persona al momento de notar si hay algo que se interpone entre sí misma y los demás durante el proceso de comunicación, es aconsejable valorar la posibilidad de averiguar de forma directa de que es lo que trata.

No obstante, también deberás plantearte que algunos temas no es favorable que se traten de manera tan frontal en medio de una conversación, debido a que hay preguntas que podrían desatar una situación violenta o herir la sensibilidad de los demás.

En resumen, se puede afirmar que la inteligencia interpersonal es la habilidad del ser humano para comunicarse con los demás de manera óptima, sin agresividad u hostilidad. Además, la inteligencia social es la utilizada para identificar intenciones, motivaciones, estados psicológicos importantes, encontrándose ligada de forma directa con la inteligencia emocional, pese a ser conceptos distintos.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre