domingo, 22 mayo 2022 |

Actualizado a las

14:30

h CEST

24.5 C
Madrid

Emociones negativas: listado, origen, cualidades, ejemplos y cómo controlar las emociones aflictivas

5
(2)

La psicología siempre ha tenido un gran interés en el estudio de la amplia gama de las emociones, debido a como influyen en los pensamientos, conductas y hasta la salud mental. Ante un suceso inesperado, se pueden experimentar una variedad de emociones negativas, también llamadas emociones aflictivas que pueden afectar el bienestar de quien las siente.

Cuando se habla de emociones negativas son el conjunto que estimula sentimientos desagradables y consideran las circunstancias como dañinas, obligando al individuo a activar sus mecanismos de afrontamiento. Las emociones aflictivas se encargan de advertir cuando algunas situaciones se consideran como un desafío o amenaza.

Niveles de autoestima:
Definición y características de todos los tipos de autoestima (alta, baja, estable…)

Leer artículo

¿Qué son las emociones negativas?

Antes que nada ¿Qué es una emoción negativa? son aquellas que ocasionan malestar, además que reducen la confianza y autoestima en uno mismo. Es completamente natural sentir estas emociones, aunque es cierto que los malestares que generan pueden llegar a interferir con un adecuado desenvolvimiento de otros ámbitos de la vida cotidiana.

Cabe destacar, que las emociones aflictivas cumplen con advertir de circunstancias específicas que pueden percibirse como una amenaza.  Permiten aumentar la consciencia, ayudando al individuo a focalizar su atención en el problema que se presenta, actuando como una fuerza movilizadora. No obstante, este estado emocional a corto, mediano y hasta largo plazo repercute en el bienestar.

Estos estados emocionales tienen consecuencias como, privar a la persona para pensar y actuar, nublar la capacidad para discernir y agitarlos internamente. Las emociones aflictivas afectan las conductas y manera de sentir e interpretar lo que sucede alrededor.

Una constante presencia de emociones negativas pueda conllevar a generar altos niveles de estrés y angustia, por lo que, en lugar de resolver el problema, el mismo se intensifique. Además de alterar la capacidad de hacer juicios de forma racional, el individuo no es capaz de pensar claramente.

Origen

Todas las emociones se producen como respuesta psicofisiológica, conductual y cognitiva frente a un suceso externo interno. Son reacciones ocasionadas de manera involuntaria y con origen biológico. Las emociones pueden ser vistas como un motor interno que empuja a las personas a vivir, siendo su misión principal procurar su supervivencia. El área del cerebro con la tarea de crear estas reacciones es el sistema límbico.

A pesar de que puedan resultar desagradables, es preferible enseñar que son las emociones negativas para niños, con fin de que a temprana edad entiendan el rol que cumplen, y puedan entenderse mejor a sí mismo y pueda relacionarse mejor dentro de su entorno. Por tanto, ignorar o reprimir, aunque sean estrategias comunes, no suele funcionar.

Función

¿Quién no ha deseado encontrar la felicidad? No obstante, la función de las emociones aflictivas es relevante, ya que se encargan de integrar las vivencias y permitir una mejor adaptación al entorno.

Toda emoción es una reacción psicofisiológica que ayuda al ser humano a adaptarse adecuadamente al medio que lo rodea. Proporcionan información crucial sobre lo que sucede les sucede frente a estas cosas negativas y los motiva a actuar.

Debido a esto, hay que tomar consciencia de que las emociones negativas deben ser considerados como ciudadanos de pleno derecho en la mente humana. Son necesarias, naturales y beneficiosas. Transmiten mensajes cruciales acerca de lo que sucede, lo más recomendable es aceptarlas y escuchar que quieren decir.

Listado de emociones negativas

A pesar del malestar que generan, las emociones aflictivas suelen ser necesarias y hasta útiles, de modo que iría en contra del individuo eliminarlas por completo. Quizás aún siga la duda de ¿cuáles son las emociones negativas?

El listado de emociones negativas, implica sensaciones que forman parte de la experiencia de todo individuo, teniendo cada una función en particular, por lo que es recomendable aceptarlas. A continuación, se mostrará lista de emociones aflictivas para comprender mejor como se presentan:

Miedo

Esta emoción básica y universal, consiste en una señal para advertir la proximidad de un reto o peligro, de una situación complicada o que implique un daño psicológico o físico. Esta emoción puede llegar a ser muy intensa y aparecer por un peligro real o ficticio, presente o futuro. Los animales también lo sienten.

Su función es activar el instinto de supervivencia en los seres humanos y animales ante la aparición de cualquier estímulo que implique un peligro. Una vez que la amenaza pasa, el miedo se disipa. Pero cuando esta sensación es por algo ficticio o a fututo, y el estado de alarma se vuelve constante, puede generar enfermedades como trastornos de ansiedad.

Ira

La ira es una de las emociones más complicadas de controlar, la misma indica un gran enfado contra una persona o situación. Cuando las personas se ven inmersos por la ira, son propenso a decir y hacer cosas impensables y normalmente pueden terminar arrepentidos posteriormente. 

Se origina principalmente en circunstancias como fracturas de compromisos, expectativas, promesas y todo lo que se sienta relacionado con la libertad personal. Es una emoción aflictiva que puede demandar un gran esfuerzo para ser controlada.

Tristeza

La tristeza es una sensación de dolor emocional, que se produce como reacción a situaciones que no son placenteras y denotan melancolía o pesadumbre. Esta emoción negativa se ocupa de una función adaptativa fundamental: hacer ver a las personas cuando alguien muestra una cara de tristeza es porque está pasando por un mal momento y necesita ayuda o apoyo.

Esta emoción se asocia frecuentemente con el llanto, para esto existe una secuencia casi precisa en que la tristeza es la razón principal para que una persona llore. Otra función que tiene es la de conservar energía para que el individuo logre reponerse después de sufrir una separación (psicológica o física), fracaso, decepción y/o algún evento traumático.

Asco

Se trata de una emoción de disgusto y desagrado hacia cosas que producen asco como orina, excrementos, algunos alimentos, olores, materiales podridos. Muchos se preguntan ¿Para qué nos sirve la emoción del asco?  Esta emoción básica también cumple con el fin de asegurar la supervivencia de las personas.

Cuando esta sensación se vuelve muy intensa, la lengua empieza a asomarse entre los labios como acto reflejo. Ayuda a proteger de alimentos venenosos o en estado de descomposición, cosas desagradables, la persona al sentir aversión, buscará evitar alguna situación que pueda perjudicarlo.

Ejemplos concretos de situaciones donde se expresen las emociones negativas

Como ya se ha podido observar, En los siguientes ejemplos de emociones negativas se busca que el lector noté más sobre como las emociones son experiencias conscientes, creando una sensación intensa de displacer, que puede ser acompañadas de algunas reacciones fisiológicas.

Tristeza

Comenzando con los ejemplos de emociones aflictivas, se encuentra la tristeza que se da al perder un ser querido. Ante esta pérdida se inicia un período de duelo, en el cual se sentirá melancolía, falta de ánimo y pérdida de energía. La persona no se sentirá capaz de realizar las tareas que acostumbraban en su día a día, ya que su atención estará más focalizada en su interior.

Esto ayuda a prevenir que viva otras situaciones traumáticas y restaura poco a poco su energía. Quiénes pierden a alguien al mostrar caras tristes, reflejan un llamado de ayuda, captarán atención de otras y despertar simpatía.

Miedo

Cuando alguien se ve en una situación amenazante como un asalto, el cerebro se encarga de preparar al cuerpo para: buscar la decisión que sea más conveniente para no sufrir ningún daño y que el delincuente no atente contra su vida. Puede ser correr, buscar un escondite o pelear para defenderse. La respiración y ritmo cardíaco se aceleran, provocando un aumento de energía.

Ira

Un escenario frecuente es cuando el típico vecino decide hacer una barbacoa en su terraza y la misma emana muchísimo humo. La persona se queja, pero el vecino lo ignora y no le importa si lo molesta con el humo, seguramente este individuo se sentirá agredido y con dificultad para pensar claramente.

Esta emoción origina una gran movilización de la energía para reaccionar a modo de autodefensa o ataque, caracterizado por fuerza, vigor y resistencia. El protagonista del ejemplo, probablemente al ser ignorado por su vecino, tendrá deseos de seguir discutiendo o hasta atacarlo. Para no dejarse llevar por cualidades negativas, él deberá distanciar de esta situación para así calmarse y evitar cometer alguna acción de la que pueda arrepentirse.

Asco

Se ve el caso de un joven que decide ir con su pareja a cenar en un restaurante conocido. A los pocos minutos de llegar, mientras observan el menú en la mesa de al lado uno de los clientes, luce enfermo y se agarra el estómago con mucha fuerza. El mismo trata de levantarse para ir al baño, pero termina por inclinarse en el piso y vomita.

La pareja se repugna al contemplar este escenario, pasan de un hambre voraz a no poder ir otra vez a ese restaurante que les encantaba otra vez, e incluso no se sentirán capaz de comer esa noche.

Técnicas, estrategias y consejos para gestionar las emociones negativas

Una adecuada inteligencia emocional significa entender y reconocer los nombres de emociones. Es decir, ser capaz de entender por qué se siente miedo, tristeza, enojo o asco y actuar sobre el origen de las emociones, y no exclusivamente en los síntomas.

No obstante, en aquellas situaciones en las que sea imposible evitar emociones aflictivas, existen varias técnicas y estrategias acerca de cómo controlar las emociones negativas.

Recuerda tus éxitos y virtudes

Reafirmar puntos fuertes y virtudes ha resultado como una de las mejores estrategias al momento de gestionar emociones negativas. Implica pensar como se originó la emoción, pero disminuyendo su connotación negativa.

Quiénes poseen un mayor dominio de sus emociones, han recurrido a la autoafirmación cuando el nivel de intensidad de sus emociones no ha crecido y siguen a tiempo para enfocarse en una perspectiva distinta de la situación. Cuando alguien siente que pierde control de lo que siente, se recomienda recordad aquellas cualidades y momentos de los que se enorgullecen en sus vidas.

Enfoca tu atención en otro asunto

Aquellos individuos que han mostrado una adecuada gestión de emociones, es porque aprendieron a identificar correctamente estas emociones con nombres para luego encontrar distracciones para bloquearlas, antes de que hagan algo de lo que puedan arrepentirse.

Y se ha visto que los resultados son bastante eficaces, cuando pueden prever que están a punto de sentir emociones aflictivas y no cuentan con el tiempo suficiente para recurrir a otras estrategias.

Meditación

Se ha demostrado científicamente, que practicar la meditación por 20 minutos ayuda a la prevención de pensamientos negativos y reduce la ansiedad. No solo al momento de meditar, sino inclusive a mediano y largo plazo.

Tratar de relajarse en momentos donde se invadan las emociones aflictivas no resulta muy efectivo. Aunque, se ha comprobado que una meditación constante y respiración adecuada, pueden disminuir el nivel de intensidad de estas emociones.

Escribe un diario con tus emociones

La escritura emocional o terapéutica es una estrategia en la que la persona escribe acerca de sus sentimientos y pensamientos de una situación dolorosa o complicada. Esta permite que la persona pueda entenderse mejor y adquirir una perspectiva diferente y racional de lo que está viviendo.

Es una herramienta que se ha comprobado funciona de forma eficaz no solo a nivel psicológico sino también físico. Tener un diario emocional sobre se depositen emociones fuertes en varias situaciones, sin duda, ha reducido la frecuencia de los pensamientos negativos.

Lo importante a tener en cuenta sobre las emociones negativas, es que, en baja intensidad, no son perjudiciales. En realidad, son una parte de los procesos de aprendizajes, gracias a las emociones aflictivas, la memoria emocional logra recordar posteriormente las posibles consecuencias que pueden darse de ciertas conductas o situaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre