miércoles, 5 octubre 2022 |

Actualizado a las

10:40

h CEST

17.1 C
Madrid

Optimismo y pesimismo: definición, características, ejemplos y diferencias entre las personas optimistas y pesimistas

Puntuación media: 5 | Votos: 1

El optimismo y pesimismo son características de la personalidad que juegan un papel importante en la perspectiva de las personas. El optimista y pesimista puede encontrarse diariamente en cualquier círculo social pero ¿qué significa ser optimista? Y ¿qué significa ser pesimista?

El optimismo y pesimismo son dos caras de la misma moneda que ayudan a determinar cómo actuar ante alguna situación, ambos tienen sus funciones pero uno es claramente más perseguido que el otro sin embargo el optimista y el pesimista pueden convivir y complementarse.

¿Qué es optimismo?

¿Qué es ser una persona optimista? Es una pregunta compleja de responder debido a la cantidad de factores que entran en juego a la hora de evaluar a alguien que se define optimista. A continuación, se hablará de los pensamientos y filosofías para poder dar un ejemplo de optimista.

¿Qué es ser optimista?

El optimismo se entiende como la tendencia generalizada de algunas personas a esperar los mejores resultados posibles en la vida. Popularmente es descrito con metáforas como “ver el vaso medio lleno”. Otra definición es una respuesta cognitiva constructiva y adaptativa, que hace que las personas vean las adversidades como desafíos.

Características de una persona optimista

Una de las características que responde a la pregunta ¿qué es optimista? es que las personas con esta tendencia suelen tener una mayor confianza en sus propias habilidades, creen que su autoeficacia es suficiente para superar las adversidades.

Un mito común es creer que las personas optimistas son soñadoras y no toman en cuenta la realidad tachándolos de ingenuos. Pero en realidad, un verdadero optimista comprende las circunstancias que lo rodean y si un problema requiere mucho tiempo y esfuerzo, ellos entenderán y procederán con la tarea en lugar de quedarse esperando a que el problema se resuelva por sí solo.

Existen estudios que apuntan a la posibilidad de que una parte considerable del optimismo es heredada genéticamente, lógicamente no existe un “gen del optimismo” pero en Suecia se realizó un experimento con gemelos monocigóticos adoptados (cada uno por familias diferentes) y vieron el desarrollo de actitudes optimistas, de ahí el nacimiento de esta teoría aunque aún faltan estudios que terminen de confirmar la influencia genética sobre el optimismo.

El pensamiento optimista

Uno de los pensamientos positivos ya fue mencionado, las personas optimistas tienen confianza en sus capacidades, es decir, piensan que son capaces de superar obstáculos con sus habilidades, aunque implique un esfuerzo considerable.

Otro pensamiento clave del optimista ocurre después de obtener sus resultados, los optimistas evalúan de forma favorable los resultados de sus acciones. Después de experimentar el fracaso el optimista tiende a enfocar su atención en lo que hizo bien, en qué aprendió o algún tipo de pensamiento similar a “pudo ser peor”.

Ejemplos de filosofías de una vida optimista

Claramente una filosofía de vida es algo altamente personal, es decir que cada persona optimista tiene sus propios ideales y filosofías que no son iguales a las de otro optimista. La experiencia, la crianza y la cultura son variables que alteran significativamente a cada individuo en el planeta, pero estos son ejemplos que intentan responder a la duda de ¿cómo es una persona optimista?

El optimista intentará dar su mejor esfuerzo siempre que sea posible (y necesario) ya sea para alcanzar un objetivo, solucionar un problema, aprender algo nuevo o causar una buena impresión.

Como se mencionó anteriormente, los optimistas tienen el hábito de observar los resultados en búsqueda de mejorar. Aprender de los errores es una de las filosofías más importantes y fructíferas que cualquier persona (optimista o no) puede adoptar.

El último ejemplo de optimismo es ver las capacidades de otras personas, si un ser querido es el que está enfrentando un problema una persona optimista generalmente sentirá (y en algunas ocasiones emitirá) confianza en que el ser querido salga adelante, ofreciendo ayuda en caso de ser necesario.

¿Qué es el pesimismo?

La actitud pesimista es de interés también, tiene muchas connotaciones negativas que serán explicadas, pero también se exploraran algunos casos en los que será beneficiosa y cómo pudiese usarse y entender ¿qué es una persona pesimista?

¿Qué es ser pesimista?

Al otro lado de la moneda está la definición de pesimismo, esta es la tendencia generalizada de las personas a esperar los peores resultados posibles en sus vidas. Utilizando la misma metáfora como ejemplo, los pesimistas tienden a “ver el vaso medio vacío”. Su otra definición es una respuesta cognitiva inhibidora, que hace que las personas vean los problemas como amenazas.

Características de una persona pesimista

La primera y principal característica de la definición de pesimismo es la resignación, la tendencia a esperar los peores resultados tiene como efecto que el pesimista evite involucrarse en muchas situaciones por la creencia de que no vale la pena. Esto ocurre también durante la resolución de un problema, si al evaluar el problema el pesimista llega a la conclusión de que no será resuelto es probable que el pesimista se rinda.

Una característica curiosa es que el pesimismo puede a veces ser positivo, irónicamente una persona pesimista que espere el peor resultado posible puede por ese mismo hecho prepararse mejor que un optimista.

En el apartado del optimismo se habló de un posible factor genético, pero en el caso del pesimismo la experiencia es considerablemente más influyente. Si en el pasado se tuvo una experiencia negativa con un problema, en el futuro cuando se vuelva a presentar un problema similar es probable que el pesimista recuerde lo ocurrido y baje sus expectativas.

El pensamiento pesimista

¿Qué significa pesimista? el pensamiento más representativo de los pesimistas es, de nuevo, la duda sobre las propias capacidades. El creer que no se es capaz de afrontar una situación hace que estas personas se sientan frustradas y en algunos casos los problemas y las resistencias en el camino generan una gran irritabilidad y molestia en las personas.

Ya se explicó cómo los optimistas aprenden de los errores, en el caso de los pesimistas es común que no vean los errores como material de aprendizaje sino como una validación de sus pensamientos. Esto puede ser peligroso porque puede crear un círculo vicioso en el que se esperan malos resultados, lo que hace que la persona no se esfuerce y como resultado obtenga malos resultados repitiendo así el patrón una y otra vez.

Ejemplos de filosofía de una vida pesimista

De nuevo, todas las personas son diferentes y sus experiencias de vida modifican las filosofías con las que se enfrentaran al futuro, así que los ejemplos de este artículo no aplican para todas las personas pesimistas del mundo pero son algunos de los casos más comunes que ayuda a entender ¿qué significa pesimismo?

Algo regularmente observado en pesimistas es el sentimiento o pensamiento de que el mundo está en su contra de cierta forma, de nuevo la falta de confianza en las propias capacidades es algo difícil (y a veces dolorosos) de admitir y procesar, así que a veces en lugar de hacer esa introspección desvían la culpa hacía el exterior. En resumen, cuando fracasan en lugar de aceptar la culpa correspondiente culpan a cualquier otra cosa menos ellos.

Otra especie de filosofía (o inseguridad para ser exactos) es el miedo al fracaso, una de las razones por las cuales algunos evitan nuevas situaciones u oportunidades es porque consideran que les irá mal o fallarán, pero ¿realmente eso debería ser suficiente para detenerlos? Entrar a una situación en la que se está seguro del fracaso puede ser bueno por la experiencia, el aprendizaje o la posibilidad de conocer gente nueva, entonces algunos pesimistas ignoran todos estos factores y deciden evitar todas estas situaciones porque fracasar es muy difícil de lidiar para ellos.

Diferencias entre el pesimista y optimista

OptimismoPesimismo
Es de naturaleza adaptativaEs de naturaleza inhibitoria
Es socialmente atractivaEs socialmente desagradable
El optimista es propenso a apoyarEl pesimista es propenso a no apoyar
Está asociado positivamente con el sistema inmuneEstá asociado negativamente con el sistema inmune
Fuente: Elaboración propia

Adaptativa vs inhibitoria

En las definiciones de optimismo y pesimismo se mencionaron que eran adaptativas e inhibitorias respectivamente. Esto quiere decir que el optimismo ayuda a la persona a encajar y adaptarse a su ambiente, mientras que el pesimismo ayuda al individuo a cohibirse y aislarse de este, uno lleva y promueve la acción y el otro la frena.

Atractiva vs desagradable

Anteriormente se habló de cómo una de las filosofías del optimista es ver las capacidades del resto, lo que crea un ambiente agradable en el que muchas personas desean estar. Algo similar puede ocurrir con los pesimistas, pero en el sentido opuesto en el que ven y señalan todas las cosas que pueden salir mal a sus allegados y esto los desmotiva creando un ambiente negativo.

Es importante aclarar que no todos los optimistas crean ambientes agradables y no todos los pesimistas crean ambientes desagradables, este es solo uno de los aspectos de la personalidad y también depende mucho del contexto. Un grupo de pesimistas pudiesen disfrutar de la compañía mutua porque sienten que sus perspectivas son entendidas y apoyadas, así como un optimista puede disfrutar de la convivencia con un pesimista porque siente que les ayuda a “poner los pies en la tierra” o les ayuda a prepararse en elementos que no habían considerado antes.

Apoya vs no apoya

Esta distinción va de la mano con la anterior, en el aspecto social no solo existe el ambiente que se crea alrededor de cada uno, sino que también está el paso siguiente, la acción. Cando alguien comparte un proyecto o busca el consejo de algún conocido es más probable que un optimista se ponga a disposición de ayudar a su conocido porque creen que estos pueden legrar sus objetivos. Mientras que por otro lado es más probable que el pesimista termine desmotivando a la misma persona y no ofrecerá su ayuda por el pensamiento de que no tiene sentido ayudar a alguien que va a fallar viéndolo como una “pérdida de tiempo”.

Salud vs enfermedad

La última diferencia en el cuadro del pesimismo y optimismo está relacionado al sistema neuroinmunológico, en resumen este sistema explica la conexión entre la mente (haciendo referencia a pensamientos y emociones) y el cuerpo (específicamente el sistema inmunológico). Algunos teóricos han publicado estudios que demuestran relaciones entre los pensamientos y la salud, en otras palabras las personas optimistas tienen una mayor posibilidad de tener un sistema inmune más fuerte que el de un pesimista.

Sin embargo, hay que aclarar que esta relación no es la principal forma de cuidar de la salud, la medicina es la primera opción siempre a la hora de cuidar del sistema inmune y el resto de sistemas en el cuerpo.

Otras diferencias

Uno de los hechos es que el optimismo da una perspectiva más positiva de la vida, esto da como resultado una mayor posibilidad de tomar las oportunidades que se presenten. Si una oportunidad de trabajo es puesta frente a un optimista es más probable que se vea capaz y dispuesto a tomarla mientras que un pesimista consideraría que no está lo suficientemente capacitado o que será vencido por la competencia y por eso no tiene sentido tomarla.

Otro factor importante es que es más probable que los optimistas se expongan a nuevas experiencias, lo que quiere decir que tienen más oportunidades de aprender nuevas habilidades y conocer nuevas personas. Estos elementos hacen a los optimistas personas más propensas a cumplir sus metas y crear nuevos lazos interpersonales.

Similitudes

Por último, es importante aclarar que ambas perspectivas no se excluyen, una persona puede ser optimista y pesimista a la vez. Por ejemplo, una persona puede ser optimista en situaciones en las que tiene experiencias previas y pesimista en las que desconoce, o por otro lado puede haber un optimista en general que sea pesimista en un área específica debido a una experiencia negativa pasada.

Otro aspecto importante es que ambas son necesarias, hay situaciones en las que es conveniente ser optimista y otras en las que es mejor ser pesimista. Así como en el mundo es necesario que haya pesimistas y optimistas para una convivencia balanceada.

Test de optimismo (o pesimismo)

Existe un test psicométrico diseñado para medir el optimismo y el pesimismo se le conoce como el Life Orientation Test – Revised (o más comúnmente como LOT-R), este consta de diez afirmaciones en las que la persona deberá responder en una escala de “muy en desacuerdo” (o 0 puntos) a “muy de acuerdo” (o 4 puntos) y posteriormente se suman y restan los puntos de las respuestas para determinar si esta persona tiene una predisposición hacia el optimismo o el pesimismo.

Se adjuntarán las preguntas en una tabla y posteriormente se explicará vagamente como interpretar los resultados, pero es importante tener en cuenta que este no es el test original y que en realidad debe ser aplicado por un profesional. El test que se presentará es solo para tener una idea de cuál es la inclinación y poder investigar más.

Versión en español del LOT-R

ÍtemMuy en desacuerdoEn desacuerdoNeutralDe acuerdoMuy de acuerdo
En la incertidumbre usualmente espero lo mejor01234
Es fácil para mi relajarme01234
Si algo malo me pudiese pasar, eso va a suceder01234
Siempre soy optimista respecto a mi futuro01234
Disfruto mucho mis amigos01234
Es importante para mi mantenerme ocupado01234
Rara vez espero que las cosas sucedan a mi manera01234
No me disgusto tan fácilmente01234
Rara vez espero que me sucedan cosas buenas01234
En general, espero que me ocurran más cosas venas que malas01234
Fuente: Elaboración propia

Una vez respondidas las afirmaciones y anotados los puntajes se procede al análisis de resultados, primero que nada los ítems 2, 5, 6 y 8 son distractores, estos son utilizados para evitar que la persona manipule los resultados por lo tanto los puntajes de esos ítems no son tomados en cuenta. El segundo paso es sumar los puntajes de los ítems 1, 4 y 10 estos son los ítems relacionados al optimismo y por último se restan los resultados de los ítems 3, 7 y 9 que son los relacionados al pesimismo.

El punto medio sería 0 por lo tanto mientras más puntos sobre cero obtenga la persona (como 5 por ejemplo) tendrá más predisposición al optimismo, mientras que mientras más se aleje del cero por debajo (números negativos como, por ejemplo -6) tendrá más predisposición al pesimismo.

El optimista y pesimista tienen sus características y filosofías respectivas cada uno. Mientras que el optimista es generalmente más popular el optimista tiene su lugar en el mundo y es importante entender el funcionamiento y el beneficio del optimismo y pesimismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre