jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

10:13

h CEST

16.7 C
Madrid

Reglas mnemotécnicas: qué son, método y ejemplos de técnicas mnemotécnicas efectivas (loci, cadena…) 

Puntuación media: 3 | Votos: 2

¿Conoces las reglas mnemotécnicas? Quizás el nombre no te sea familiar, pero las técnicas mnemotécnicas te han ayudado a memorizar cosas sin que te dieras cuenta.

Es seguro que te hayas preguntado alguna vez cómo es que recuerdas cosas de la educación primaria, que nunca volviste a revisar, pero no puedes retener el nombre de la persona que acaba de llegar a la oficina. Esto es porque el cerebro trabaja de formas especiales, y es probable que en tu infancia emplearas reglas mnemotécnicas (sin saberlo) para memorizar muchas ideas. Para ayudarte a comprender mejor este tema, en este artículo podrás encontrar qué son las técnicas mnemotécnicas, para qué sirven, cómo se aplican y dónde pueden ser útiles.

Funciones de la memoria:
Cuáles son, características, objetivo y ejemplos de los procesos de memoria

Leer artículo

¿Qué son las reglas mnemotécnicas?

Primero hay que definir qué es mnemotecnia. El significado nemotécnico se asocia al arte de la memoria. Por lo tanto, las normas nemotécnicas son aquellas que ayudan a memorizar o recordar fácilmente las cosas.

En esencia, se trata de un sistema práctico, sencillo y breve que se utiliza para recordar información determinada. Puede ser un nombre, secuencia de datos, números, direcciones, entre otros. Sirven para facilitar la memorización y pueden aplicarse en cualquier ámbito, pero son más comunes en el mundo académico, médico e informático.

Es una técnica de entrenamiento que tiene como fin lograr la memorización a medio o largo plazo. Para esto se emplean asociaciones, reglas adaptables y repeticiones. Es importante mencionar que las asociaciones no tienen por qué estar directamente entre sí, ni siquiera tener un sentido aparente. Basta con el hecho de que una imagen, frase, palabra o conjunto de palabras sirva para recordar otro concepto en especial.

Por ejemplo, una regla mnemotécnica común (y que muchos no saben que es parte de esta categoría) es el uso de los nudillos de las manos para recordar cuáles meses del año tienen 31 días en total. Las extremidades y el calendario no tienen nada que ver, aparentemente, pero gracias a la mnemotecnia pueden conectarse.

Origen de los métodos mnemotécnicos

Según los historiadores, se reconoce a Simónides de Ceos como creador de reglas mnemotécnicas. Este fue un poeta griego nacido en el año 556 a.C. Se le considera el padre de la mnemotecnia debido a sus sistemas para ubicar y localizar recuerdos, lo que le permitía a él y a sus oradores recitar largos cánticos y poemas de memoria.

Simónides da origen a la técnica de loci o “palacio de memoria”.

¿Qué es la técnica loci?

Hay varios tipos de reglas mnemotécnicas. El más antiguo es el creado por Simónides, conocido como Palacio de Memoria. Se basa en el ejercicio de la memoria espacial del ser humano, al crear un recorrido mental a través de un espacio imaginario que sirve para almacenar información.

En este lugar cada rincón está lleno de características, descripciones, referencias, imágenes y detalles. Y cada dormitorio o sala es diferente a las demás, y sirven para categorizar la información. La clave está en realizar un recorrido a través de este sitio siempre siguiendo la misma ruta, para poder asociar cada dato (o grupos de datos) a una determinada habitación.

De esta manera, para “extraer” la información la persona debe entrar a su palacio mental y ubicar el cuarto que contiene las temáticas similares, para entrar allí y poder encontrar el recuerdo exacto que se necesita.

Parece complejo e incluso algo fantasioso, pero es bastante simple. Los modelos clásicos de familia pueden servir de ejemplos del método loci y su funcionamiento. Si una madre tiene dos hijos de diferentes edades, gustos y necesidades, cuando necesite ubicar pertenencias específicas de uno de los hijos, sabrá exactamente en cuál habitación de la casa lo puede hallar.

También está la técnica de la cadena

El método de la cadena para la memoria consiste en enlazar conceptos con imágenes. Es de las técnicas más sencillas y la más fácil de replicar. Es una técnica de memorización patentada por Harry Lorayne en 1961, un mnemonista estadounidense conocido como “el Yoda del entrenamiento de memoria”.

Se trata de enlistar conceptos, nombres o datos y asignarle a cada uno una imagen mental (no debe ser una asociación lógica). Esta imagen debe ser lo más exacta, creativa, detallada y única posible, ya que mientras más particular sea más fácil será de recordar. Luego se deben ordenar en cadena, sin entrelazar, y luego repasar mentalmente la cadena de ideas que se ha creado.

Para ubicar la información específica que se necesita, hay que recurrir a la primera imagen mental de la cadena. A partir de allí se debe seguir la secuencia creada hasta llegar al punto que busca.

Importancia de las técnicas mnemotécnicas

Las técnicas de estudio mnemotécnicas ayudan a la capacidad de memorización y cumplen una doble función. Primero ayudan a relacionar conceptos, por lo que hace que sea más fácil recordar un dato en específico. Y segundo, los ejercicios de mnemotecnia sirven para estimular la mente, entrenar el cerebro y desarrollar destrezas cognitivas.

Reglas comunes de la mnemotecnia

Hay muchos ejemplos de reglas mnemotécnicas. Las más importantes son la técnica loci, técnica de cadena, pero también existen los casilleros mentales, iniciales, la historia creativa y las conversiones numéricas.

  • Técnica loci: consiste en crear un palacio mental con distintas habitaciones. Cada una de estas contiene información determinada y se llega a ella a través de una ruta específica e inflexible.
  • Técnica de cadena: se basa en asociar imágenes y conceptos en forma de cadena, priorizando y organizando la información para su fácil reconocimiento.
  • Casilleros mentales: tiene algunas similitudes con la técnica loci, pero en lugar de un palacio mental lo que se construye en el imaginario es un casillero. Cada una de las casillas tiene una categoría específica, por lo que los nuevos conceptos se irán guardando bajo una palabra a memorizar que irá en la casilla del tema correspondiente.
  • Método de las iniciales: funciona para recordar frases o un listado de palabras. La metodología es muy fácil, ya que se identifica la primera letra de cada palabra que se quiera memorizar para así transformar una información compleja en una sigla.
  • La historia creativa: es conocido que la mente humana suele recordar con facilidad todas aquellas cosas que llaman especialmente la atención, lo nuevo, lo extraño, lo raro y lo divertido. Es por esto que esta técnica mnemotécnica es bastante popular. Con ella se transforman los datos más difíciles de recordar para construir una historia inventada. La narrativa debe ser breve, como para poder memorizarla completa con facilidad, pero necesita ser creativa, atractiva e incluso puede carecer de sentido común.
  • Conversión numérica: esta es una técnica más compleja ya que se utiliza para memorizar números. Se le asigna una letra a cada número, en forma de código, y se forma una palabra que se memoriza y sirve para asociarla con el conjunto numérico que se necesita.

Cómo se aplican las estrategias mnemotécnicas

Poner en práctica los ejemplos de mnemotécnica no es tan difícil como muchos se imaginan. Para aplicar los ejercicios nemotécnicos basta con reconocer cuál es el tipo de información que se quiere memorizar, para así saber qué técnica podría funcionar de mejor manera.

Hay muchísimas reglas en la mnemotecnia, pero las nombradas anteriormente son las seis reglas más comunes. Aquí tienes una explicación de cómo ponerlas en práctica.

Técnica loci

Esta es la regla mnemotécnica original, y la clave es imaginar un lugar familiar (mansión, casa, palacio) en la que cada imagen se relacione con un concepto a recordar. Para que esta técnica tenga éxito, se debe repasar este espacio siguiendo siempre la misma ruta.

Como ejemplo está la tarea de memorizar alfabéticamente los nombres de los 197 países del mundo. Si se quiere aplicar la técnica loci, se puede imaginar una gran casa con jardín delantero y un buzón vintage decorado. En la puerta hay un cerrojo dorado y un pestillo con forma de flor, al abrirla lo primero que se ve es un tapete blanco con líneas verdes.

El buzón se asocia con Afganistán, la puerta con Albania, el pestillo con Alemania y el tapete con Andorra. Y así sucesivamente, hasta que cada elemento del hogar (decoración, paredes, habitaciones, techos) esté relacionado con una idea en específico. Lo importante es que en todo momento hay que recorrer ese “palacio mental” en el mismo orden, y de esta manera los conceptos se mantendrán organizados y podrán recordarse con facilidad.

Técnica de cadena

Para poner en práctica esta técnica hace falta ordenar la lista de conceptos según la jerarquía que resulte más cómoda de recordar, asociando palabras entre sí a modo de “cadena” para facilitar la memorización. Las ideas se agrupan en eslabones organizados uno detrás del otro porque así es posible acceder a la información gracias al efecto de “desencadenar”.

En palabras más sencillas, una vez que se tiene claro cuál es la primera palabra/imagen, es muy probable que se recuerde la segunda. Una vez que se recuerde la segunda, aparecerá la tercera y así sucesivamente. El producto final es una frase completa y llamativa, que desencadene la memoria.

Si la necesidad fuera memorizar las palabras huevo, pollo, casa, automóvil y verduras, una forma de “encadenar” los conceptos sería la siguiente oración: “Voy en el automóvil a comprar verduras para el almuerzo, en la casa hay pollo y huevo” o incluso “Dentro del automóvil hay una bolsa con verduras, pollo y huevo para la casa”.

Casilleros mentales

Esta técnica es simple, basta con imaginar diferentes casillas mentales, cada una con una lista específica de palabras o conceptos. La información que se quiere almacenar se ordena siempre en los casilleros con palabras, temáticas o ideas similares, de manera de que siempre estén ordenadas las asociaciones.

Es muy práctico para las actividades cotidianas. Por ejemplo, una casilla del hogar y otra del trabajo. En la primera se van agrupando las palabras claves relacionadas con pendientes, compras, necesidades, entre otros, y en la segunda se dejan las cosas profesionales a memorizar, como fechas de reuniones, nombres de clientes, temas de presentaciones, ideas de negocio, etc.

Método de las iniciales

Esta es bastante sencilla, consiste en tomar las iniciales del listado de palabras que se quiere memorizar y agruparlas. Por ejemplo, en el caso de querer recordar las ocho provincias de Andalucía (Almería, Granada, Málaga, Jaén, Córdoba, Sevilla, Cádiz, Huelva) se toman las primeras letras de cada localidad (A,G,M,J,C,S,C) para formar una palabra o código corto, como “JSAGMCC”.

La historia creativa

La idea con este tipo de reglas es dar rienda suelta a la creatividad, la incoherencia y la imaginación, ya que esos son los pilares que harán que la historia sea fácil de recordar.  También es importante que la narración no siga una lógica determinada, ya que el objetivo es que llame tanto la atención que se convierta en algo imposible de olvidar.

Imagina que quieres recordar dos datos curiosos de Napoleón Bonaparte: su altura (1,68cm) y su miedo a los gatos. La historia podría quedar así: “una vez fui de paseo a Buena Parte, en un gato volador con seis cabezas y ocho patas. Al llegar me recibió un señor francés vestido de hawaiano”

Conversión numérica

Para poner en marcha esta regla es necesario asociar números y letras, bajo una codificación especial. En este caso se convierten los números en grupos de consonantes, siguiendo esta lógica 1=I,D – 2=N,Ñ – 3=E – 4=C – 5=S – 6=S,Z – 7=L – 8=B – 9=P,V,B – 0=O.

Si el número que se quiere memorizar es el 935 (9=B, 3=E, 5=S) quedarían las letras BES. Esto puede relacionarse con la palabra “beso”.  Al recordar “beso”, se descifra 935.

La memoria nemotécnica es un mundo amplio, interesante y de gran utilidad. Especialmente para todas aquellas personas que necesitan recordar mucha información a la vez, o para quienes quieran ejercitar la mente. Al revisar estas normas es seguro determinar que al cerebro le divierten los códigos y conceptos llamativos. Entender qué son las técnicas mnemotécnicas, cómo se aplican y cuáles son las reglas mnemotécnicas más fáciles permite poner a trabajar la memoria y el almacenamiento mental de una forma más eficaz, lo que trae consigo muchísimos beneficios.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre