Guía a una ruta inolvidable: qué ver en Barcelona por primera vez

5
(1)

Fue colonia romana, sede de diversos eventos internacionales y actualmente, la segunda ciudad más importante de España. Sin duda, Barcelona marca un antes y un después para cualquier turista. La capital de la comunidad autónoma de Cataluña ha albergado desde su fundación a las más diversas culturas y también es reconocida como uno de los destinos turísticos más importantes de la Unión Europea.

En esta breve guía haremos mención a cuatro lugares imperdibles de la Ciudad Condal y que son perfectos para los turistas que la visitan por primera vez. Un viaje inolvidable te espera después de esta lectura.

Paseo por las Ramblas

Una de las mejores maneras de empezar la ruta es dar un paseo por Las Ramblas y conocer el vibrante ritmo que esconde. Esta extensa ruta de 1,2 kilómetros fue fundada en el siglo XV y conecta el antiguo puerto con el centro de la urbe. Sus llamativos edificios, restaurantes y comercios cuentan una historia con más de tres siglos.

Llama mucho la atención la estatua dedicada a Cristóbal Colón, en el puerto antiguo. También merece la pena extender la ruta hasta el Museo Marítimo, donde se exhibe la reproducción fiel de una galera de combate. La plaza de San Jaime y la vista del Ayuntamiento también son un punto de referencia en esta parte del trayecto.

Lo más recomendable es visitar la ciudad con un coche de alquiler, ya que el viajero podrá ir a su ritmo por los lugares más turísticos. Existen muchas opciones, así que elegir un buen alquiler de coches en Barcelona no será difícil. 

Caminata por el Barrio Gótico

La plaza de San Jaime también es el punto de entrada a uno de los lugares más encantadores. Allí se demarca la entrada al Barrio Gótico, en el núcleo del centro histórico.

En esta parte de la ciudad el viajero podrá visitar más de un lugar emblemático, como por ejemplo la antigua judería o la catedral de la Seu. Pero el encanto que envuelve a más de un caminante está en sus angostas calles medievales. Si hay un lugar donde el pasado y el presente de la urbe se unen, sin duda es entre estos muros.

Históricamente, la estructura y el trazado de esta parte de la ciudad se mantuvieron igual hasta el siglo XIX. Por otro lado, no hay que dejar este tramo sin antes ir a la Plaza Nova, aquí se conservan los restos de dos antiguas torres romanas y es un sitio ideal para hacer fotos.

Tour en el Museu Picasso

Está situado en la calle de Montcada, y es fácil acceder en coche. La sede de este museo incluye a los palacios de Castellet, Meca, Finestres y Maurí, y desde 1963 es el hogar de 3.500 obras. En concreto, aquí está la colección más completa del conocido pintor malagueño.

La exposición permanente se divide en dieciocho salas diferentes, e incluye diferentes etapas, como el periodo azul, el barcelonés y algunos grabados de la Suite Vollard. Aparte, las instalaciones disponen de una gran biblioteca referencial, enfocada en el arte de vanguardia.

Algunas de las obras más resaltantes son Arlequín, que el artista realizó durante su estancia en la ciudad y la serie de Las Meninas, del año 1957. También destacan del periodo barcelonés el cuadro Retrato de la tía Pepa y posteriormente, la pintura Poeta decadente. En resumen, se trata de una visita ideal para todos los amantes del arte.

Cierre con broche de oro: visita a La Sagrada Familia

A veinte minutos en coche se encuentra una de las joyas de la arquitectura catalana. El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia es la basílica católica más grande del mundo, aún en construcción. También se trata de la obra más importante de Antonio Gaudí, y está ubicada en la calle de Mallorca. Cuenta con siete capillas, tres naves y dispondrá de dos sacristías.

Uno de los aspectos más resaltantes es la fachada, dividida en tres temas diferentes, que representan la vida y muerte de Jesús de Nazareth. Se estima que cuando la construcción concluya tendrá una altura de casi 173 metros desde el suelo.

Como dato curioso, es un proyecto tan ambicioso que el propio Gaudí afirmó que su construcción llevaría siglos. Afortunadamente existe una fecha probable de culminación: el año 2026.

Es recomendable reservar las entradas con antelación antes de viajar, ya que por lo general es un monumento con gran afluencia turística. Una vez dentro del templo, merece mucho la pena contemplar el cuadro La catedral de los pobres, de Joaquín Mir. El título de la obra dio a conocer la catedral con este mismo nombre.

Un recuerdo para toda la vida

Su rico valor cultural, la importancia histórica y gran cantidad de sitios de interés, hacen de Barcelona uno de los destinos turísticos por excelencia de toda España. Conocer esta ciudad no solo es animarse a ir a los sitios más representativos. También es tomar el tiempo necesario para disfrutar de su gastronomía, su gente y la cultura. Una cosa sí es segura. Llegar a esta ciudad por primera vez, también significa regresar.  Y es que todos los caminos conducen de vuelta a su misterioso encanto. ¡Benvinguts!

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Julia Cotino
Julia Cotino
Diplomada en Literatura Hispánica y Máster en Literatura Creativa por la Universidad Autónoma de Barcelona. Apasionada de los libros en papel y del color rosa. Escribo para diversos medios online y blogs especializados.

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre