viernes, 1 marzo 2024 |

Actualizado a las

18:28

h CEST

11.9 C
Madrid

Hnefatafl: qué es, historia, reglas, tableros, cuál comprar, estrategias y consejos para jugar al adictivo ajedrez vikingo

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Hnefatafl, el ajedrez vikingo, tenía un gran significado simbólico y religioso para los nórdicos. Es un juego en el que los oscuros se encargan de proteger al rey y los blancos atacan a los enemigos.

En la antigüedad, las diferentes culturas tenían varias formas de entretenimiento y una de ellas fueron los juegos de mesa como el ludus latrunculorum de la Antigua Roma. Por ejemplo, en el Antiguo Egipto (3000 a 2050 a.C.) existió senet, un juego similar al backgammon de Mesopotamia (3500-2100 a.C.), ambos con la premisa de eliminar: sacar las fichas del tablero antes que el oponente. Años más tarde, en 400 d.C., las tierras de Escandinavia estaban dominadas por hnefatafl, el ajedrez vikingo; a continuación, se presenta su historia, su jugabilidad y las mejores estrategias para ganar. 

Culturas antiguas del mundo:
Origen y características de las primeras civilizaciones de la humanidad

Leer artículo

¿Qué es hnefatafl?

Hnefatafl (pronunciado neffa-tafel) es un antiguo juego que se redescubrió en el siglo XIX. Se cree que los vikingos llevaron el tablero a sus expediciones para distraerse mientras recorrían nuevos destinos. En Inglaterra, se han encontrado varias partes de este ajedrez vikingo, así como también en Irlanda y Ucrania.

El hnefatafl es un juego de guerra táctica similar al ajedrez y, de hecho, el modo de juego está a la par con este. Es fácil de aprender a jugarlo y no es necesario ser un jugador experto del ajedrez para disfrutar de “la mesa del rey”. 

Historia del hnefatafl

Hnefatafl forma parte del grupo de juegos Tafl como el halatafl, freystafl, skaktafl y tabult y muchos otros que tienen su origen el norte de Europa. 

El juego hnefatafl existió bajo muchos nombres variantes en la época medieval, según su región geográfica. Es decir, el juego celta brandubh, el tawlbwrdd de Gales y el juego cristiano Alea Evangelii son versiones de “la mesa del rey”. 

El juego de mesa vikingo (o kubb) alcanzó su punto máximo de popularidad alrededor del año 400 d.C., pero se jugaba desde hace mucho antes.

Su fama como juego de mesa de guerra y estrategia reinó en el norte europeo desde el siglo VII hasta el siglo XI, hasta la llegada del ajedrez a Noruega. 

Hnefatafl, juego de “determinar estrategias”

“Según algunos historiadores, el nombre hnefatafl, se refiere a “tablero del puño» o “juego del puño». No obstante, en algunas representaciones el hnefatafl se escribe con k (knefatafl), lo que puede estar relacionado con el verbo nórdico antiguo «knefa», que significa determinar.

Es posible que el antiguo juego se haya utilizado no solo para divertirse, sino para determinar estrategias en el campo de batalla. En la actualidad, existe el hnefatafl para aprender sobre su historia y jugabilidad. 

El juego adornado con la clásica cenefa vikinga se registró por última vez en los países nórdicos en 1732, cuando el famoso naturalista Carl von Linné se topó con el juego mientras visitaba a los lapones en el norte de Suecia. Lo bautizó como “tablut”.

La comandante y el hnefatafl

En una tumba de Birka (Suecia), que data del siglo IX, encontraron los restos del “último guerrero vikingo”, donde reposaban unas armas y también algunas piezas del juego. Después de una prueba de ADN se supo que en realidad se trataba de una mujer que era parte de la élite. 

De acuerdo con el historiador de juegos académicos Eddie Duggan, las piezas del juego “están asociadas con la estrategia, lo que implica que la guerrera también habría sido líder o comandante militar”. 

Reglas del hnefatafl 

Casi todo lo que se sabe sobre las reglas de Hnefatafl proviene de los pocos manuscritos en nórdico antiguo que aún se conservan como la saga de Fridthjof el Temerario y la de Hervör, pero también por las anotaciones de Carl Linnaeus, un botánico sueco que viajó a Laponia en el siglo XVIII y vio cómo jugaban el ajedrez vikingo. A continuación, se describen las reglas de hnefatafl:

Objetivo del ajedrez vikingo

Las piezas oscuras deben atacar y capturar al rey. Las piezas claras se encargan de debilitar el asedio y poner a salvo a su soberano.

Inicio

Un jugador representa el lado que ataca y cuenta con el doble de piezas con respecto a los defensores del rey. 

El lado de los atacantes hace el primer movimiento y después los jugadores se turnan. Las piezas se desplazan por las casillas vacías a lo largo de una fila o columna, como las torres del ajedrez.

Captura

Todas las piezas, a excepción de la del rey, se capturan si se van intercalando entre dos enemigas, o entre una pieza enemiga y una casilla restringida. 

Las dos piezas atacantes deben estar en la casilla de arriba o de abajo, o en las casillas izquierda y derecha de la pieza atacada, pero no se pueden colocar en forma diagonal.

Para ejecutar la captura de una pieza, la trampa debe cerrar con el movimiento del agresor, es decir, es posible hacer un movimiento entre dos piezas enemigas.

Casillas restringidas

Las casillas restringidas pertenecen al rey. El cuadrado restringido central es el trono y se permite que la pieza del rey vuelva a entrar en el trono si llegase a salir. 

Todas las piezas pueden pasar por el trono cuando está vacío. Sin embargo, estas casillas son hostiles, lo que significa que es posible reemplazar una de las dos piezas que forman parte de una captura.

El trono siempre hostil a los atacantes y, en el caso de los defensores, solo cuando el rey no lo ocupa. 

Victoria de los defensores y el rey

Si el rey logra llegar al borde, escapa y ganan los defensores. 

Los atacantes ganan

Los atacantes ganan si logran capturar al rey. Deben ejecutar su captura si la pieza no está sobre o al lado del trono.

En el trono, a los atacantes se les permite rodearlo por los cuatro puntos cardinales. En caso de que el rey esté al lado del trono, deben colocarse las piezas en las tres casillas restantes a su alrededor.

Si los atacantes rodean al rey ganan la partida, puesto que han logrado impedir que escape del trono. 

No se pueden realizar repeticiones en todo el juego

Un jugador que mantiene consecutivamente una repetición (pieza agresiva) en su desplazamiento en el tablero debe encontrar otro movimiento para romper la repetición, de lo contrario pierde el juego.  

Es decir, si un jugador ataca dando un paso lateral de forma repetitiva para encontrar un camino abierto tiene posibilidades de perder, puesto que el oponente también alineará su pieza con la “pieza agresiva” para bloquearle el camino. 

En el caso de la pieza rey, también debe encontrar otro movimiento. Si no lo logra o prefiere no hacerlo, pierde.  Si una posición del tablero se repite tres veces y si un jugador no puede moverse, pierde la partida. 

Tablero del hnefatafl: 4 tipos diferentes 

Hnefatafl y sus variantes se jugaban en tableros que permitían que un solo cuadrado estuviera para que el rey pudiera llegar al trono. Existen cuatro tipos de tableros comunes en el ajedrez vikingo, siendo el 11×11 el más popular y comercializado. 

La versión del Museo Nacional de Escocia es una de las más solicitadas y presenta piezas marrones y blancas, con un estilo artesanal sobre un tablero de lino natural. 

Tablero de ajedrez vikingo con sus piezas.
El tablero 11×11 es el más poular para jugar el ajedrez vikingo (© NMS)

Tablero 7×7

El tablero Ard Ri (7×7) es una de las variantes del ajedrez vikingo que se jugaba en Irlanda, a mediados del siglo X. Cuenta con 16 atacantes y ocho defensores del rey. 

El primer jugador tendrá la ficha rey en un castillo rodeado por 8 defensores que lo ayudarán a llegar hasta una esquina. 

Por su parte, los 16 atacantes lucharán por capturar al rey. En este tablero el rey tiene cuatro posibilidades de escapar, es por ello que se necesita de una buena estrategia militar para defender o atacar. 

Ilustración del tablero Ard Ri.
En el Ard Ri 16 jugadores atacan y solo 8 defienden (François Haffner, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Tablero 9×9

Brandub es un tablero de 9×9 que se popularizó en la Edad Media en Irlanda. Los jugadores que atacan tienen ocho piezas y los que defienden solo tienen cuatro para lograr que el rey no sea capturado.

Las piezas se posicionan en forma de cruz y se desplazan como las torres del ajedrez. El objetivo de las blancas es que el rey llegue a la esquina, mientras que las piezas negras deben capturarlo. 

Ilustración del tablero Brandub.
Brandub es el nombre del tablero 9×9 (Luis Dantas, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Tablut es la versión de Laponia y es una de las mejores documentadas. Este tablero cuenta con 16 piezas o “moscovitas” que están en busca del rey o “sueco”, pieza que tiene ocho soldados a su disposición. 

Las piezas blancas se posicionan en forma de cruz mientras que las negras se quedan (4×4) en los cuatro extremos. El objetivo del juego se mantiene. 

Ilustración del tablero Tablut.
Tablut es el ajedrez vikingo en su versión finlandesa (Wilhelm meis, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Tablero 11×11

Hnefatafl es el tablero 11×11 y el más conocido. Contiene 24 soldados atacantes y 12 defensores del rey. 

Ilustración del tablero 11x11.
El tablero 11×11 representa al hnefatafl original (Wilhelm meis, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Otro tablero que mantiene el objetivo y las dimensiones es el tawlbwrdd, de origen galés, que tiene 24 piezas para los atacantes y 12 soldados que definen al rey. Las blancas rodean el trono en el medio, mientras que las oscuras se mantienen en los cuatro extremos. 

Ilustración del tablero tawlbwrdd.
El tawlbwrdd es la versión inglesa del ajedrez vikingo (François Haffner, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Tablero 19×19

Alea evangelii es el tablero de 19×19 que se popularizó en la Alta Edad Media. Era el juego predilecto de la Inglaterra sajona que presenta la versión más compleja del ajedrez vikingo, puesto que contiene 48 piezas atacantes y 24 que defienden al rey.

A pesar de su complejidad, mantiene el mismo objetivo, pero la distribución en el tablero es diferente a las demás versiones. Las fichas blancas forman un diamante que rodea al rey con 16 piezas, mientras que forman una defensa de cuatro frentes. 

Por su parte, las piezas oscuras forman una muralla y cubren las salidas del tablero para evitar el escape del rey. 

Ilustración del tablero alea evangelii.
El alea evangelii es uno de los más difíciles de jugar (Rsalen, Dominio público, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Consejos y estrategias para ganar el ajedrez vikingo

A continuación, se despliegan algunos consejos clave que pueden ayudar a jugadores principiantes a ganar partidas del juego vikingo.

Bloqueo del rey

Si el rey queda posicionado contra el borde al lado de la esquina y está rodeado por los defensores, no puede hacer nada más. Cuando dos piezas enemigas arrinconan al rey, significa que ha perdido la partida, puesto que evitaron su escape. 

Sin embargo, si el rey está acompañado de un defensor en ese espacio, no es capturado.

Participación del rey

El rey no necesariamente debe quedarse inmóvil en el tablero y esperar que actúen sus soldados. Puede participar en una captura de los atacantes como si fuera un peón normal. 

Capturas múltiples

Si un movimiento logra encerrar con tres piezas a dos contrarias, estas se pueden capturar en un solo movimiento. Así se obtiene más ventaja sobre el oponente. 

Cerrar el círculo

Los atacantes pueden formar un bloqueo para contener al rey y sus defensores. Lo ideal es que cierren gradualmente el círculo para sofocar y debilitar las fuerzas defensoras y, finalmente, quedarse con el rey.

Abrir espacios

Los defensores pueden abrir agujeros en el bloqueo de los atacantes, atacándolos por la espalda para romper el bloqueo y permitir que el rey se libere.

Algunos de los aspectos del ajedrez vikingo son parecidos al del tablero de ajedrez del siglo XV, pero también guardan sus diferencias como, por ejemplo, la asimetría, para hacer del hnefatafl un juego único. En todas sus variantes, hasta en el hnefatafl online, el ataque ocurre por los cuatro costados y si bien las reglas son simples, se requiere de pensamiento crítico y estratégico para ganarle al oponente. Si lo que se quiere es aprender nuevas estrategias de guerra con hnefatafl, comprar algunas de sus versiones es una buena opción. 

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Rodríguez, Yossimar. (2023, 18 agosto). Hnefatafl: qué es, historia, reglas, tableros, cuál comprar, estrategias y consejos para jugar al adictivo ajedrez vikingo. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/hnefatafl/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Yossimar Rodríguez
Yossimar Rodríguez
Periodista licenciada en Comunicación Social por la Universidad Católica Andrés Bello, Venezuela..
Cinco Noticias / Variedades / Hnefatafl: qué es, historia, reglas, tableros, cuál comprar, estrategias y consejos para jugar al adictivo ajedrez vikingo

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre