miércoles, 17 agosto 2022 |

Actualizado a las

6:19

h CEST

17.7 C
Madrid

Empresas fantasma: qué son, cómo funcionan y lista de ejemplos de empresas fraudulentas

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Es realmente sorprendente como a pesar de todas las herramientas tecnológicas disponibles en la actualidad y la rapidez con la que muchas computadoras son capaces de detectar y registrar cualquier tipo de anomalía fiscal, las empresas fraudulentas sigan siendo un problema tan grande dentro del sistema económico moderno. No por algo una de las características más reconocidas de las empresas fantasmas, es su habilidad para pasar desapercibidas durante años.

Seguramente es muy probable que en alguna oportunidad hayas escuchado mencionar sobre las empresas fantasmas y de qué forma las mismas funcionan como un medio de financiamiento para otras actividades delictivas. Sin embargo, la propia naturaleza de las empresas fraudulentas hacen que sea realmente complicado siquiera identificadas; por qué, al igual que en muchos otros negocios fuera de la ley, existe un enorme interés en este tipo de fachadas por personas e instituciones con el poder adquisitivo y jurídico para asegurar que las mismas permanezcan fuera de la vista del ojo público.

Empresas públicas:
Cuáles son, tipos, ejemplos y características de las empresas estatales (origen, cómo se administran…)

Leer artículo

¿A qué se le conoce como empresa fantasma?

Si nos vamos a una de las definiciones más conocida de compañía fantasma; podríamos verlas como empresas que son utilizadas como herramientas para manipular acciones y hacer grandes movimientos de capital sin cumplir con los requerimientos jurídicos y fiscales que el estado impone. Pero si somos realistas, esto es solo una aproximación demasiado superficial de qué es una empresa fantasma y cómo opera.

Una empresa fantasma es todo un complejo ecosistema financiero que puede tomar años en poder establecerse como una fuente de ingresos considerables para los involucrados; y muchos más todavía, poder ser identificado por las autoridades pertinentes.

Como en cualquier otro negocio ilegal, las empresas fraudulentas existen dentro del sistema económico actual por el simple hecho de que existen un interés por parte de alguna organización o persona natural en mantenerla operativa. En la mayoría de los casos más recientes, incluso se han revelado que existen incluso países completos que ven en a la empresa fantasma como una herramienta para estimular el desarrollo económico dentro de la región.

Pero aunque es bien sabido por todos que las empresas fantasmas son ilegales, lo realmente contradictorio es que la mayoría de las mismas cuentan con muchos de los documentos y acreditaciones legales necesarias para poder operar de forma legal en el país donde se encuentren. Y este suele ser un factor que entorpece mucho algunos procedimientos para detectar cómo saber si una empresa es fantasma y quiénes son los principales benefactores de dicha sociedad.

¿De qué forma opera una empresa fraudulenta?

Al hablar de los fantasmas en comerciales y en el mundo de los negocios, está claro que se hace referencia a una serie de actividades mercantiles que son llevadas a cabo por empresas que permanece con un bajo perfil.

Pero esa misma naturaleza de permanecer anónimas ante el público, es uno de los principales factores que convierten a las empresas fantasmas en un problema tan grande para la economía de cualquier país.  Ya que en muchos de los ejemplos de empresas fantasmas que se conocen en la actualidad, siempre existe algún tipo de conexión entre las actividades realizadas este tipo de sociedades mercantiles y personas vinculadas con organismos del estado.

Cuando se trata de entender cómo funcionan las empresas fantasmas, lo primero que hay que tener en cuenta es que la mayoría de empresas fraudulentas tiene como objetivo principal la financiación de actividades económicas que requieren de una inversión considerable para poder cubrir con los gastos operativos que las mismas producen. Por lo general, este tipo de operaciones están relacionadas con mercados que operan fuera de la ley, como es el tráfico de armas o las drogas.

Aunque a pesar de la creencia popular, para los involucrados en empresas fraudulentas esto se trata de mucho más que solamente adquirir mucho dinero en poco tiempo. Para realmente entender qué es fantasma y su rol como agente impulsor de la economía, hay que estar muy consientes que detrás de ellas existe toda una compleja jerarquía de poder que sirve para hacer de los negocios ilegales una fuente de ingresos extremadamente rentables. 

Las empresas fantasmas y la economía actual

Incluso teniendo una idea bastante elemental de cómo crear empresa fantasma y qué tipos de actividades son las que se ven beneficiada de la creación de este tipo de sociedades, es evidente entender por qué motivo las empresas fantasmas son una amenaza para la economía mundial.

Paradójicamente, la expansión del mundo digital como un estimulante de la actividad económica ha hecho que las empresas fraudulentas estén mucho más presentes en nuestro día a día.

Justamente en este punto, es donde empieza a cobrar mucha más relevancia la información y el educar a las personas sobre cómo trata con posibles empresas fantasmas y a qué organismos es necesario acudir en caso de sospechar de la existencia de una.

A pesar de lo realmente intrincado que pueden resultar las empresas fantasmas, estas no son perfectas. Como hemos podido evidenciar en muchos casos de empresas fantasmas en CDMX, este tipo de organizaciones suelen prácticamente deshacerse solas una vez que las autoridades cuentan con toda la información necesaria para dar inicio a una investigación. 

Las principales características de una empresa fantasma

Una de las grandes contradicciones que existen con respecto a las empresas fantasmas dentro de la economía, es que sus características resultan bastante fáciles de deducir. Pero como obviamente se trata de organizaciones que se mueven en un medioambiente conectado con la clandestinidad, no todo resulta tan evidente como pudiese parecer en la teoría.

Si hay algo que saben hacer a la perfección las empresas fraudulentas, es cómo hacer uso de las herramientas legales y jurídicas para hacer pasar su sociedad fantasma como simplemente una compañía que es conocida dentro de su segmento del mercado.

Esa misma habilidad no solo las convierte en entes económicos realmente difíciles de rastrear, sino que además, le permite contar con toda una serie de recursos para entorpecer el accionar de los organismos dedicados a desmantelarlas. Y si a esto se le suma el hecho de que muchas veces las mismas autoridades del estado están involucrados dentro de las empresas fantasmas, resulta evidente que cada investigación requiere de años de seguimiento constante a las actividades de la sociedad para poder contar con la documentación necesaria para poder proceder.

La mayoría de las características que se reconocen de este tipo de compañías, tiene mucho que ver con cómo crear una empresa fantasma y de qué manera su utilizan los mecanismos legales y jurídicos que les confiere el estado para mantenerse operativas.

No aportan nada a la economía

A pesar de que la mayoría de las empresas fraudulentas están registradas dentro de los organismos encargados de regular la actividad económica del país, las mismas no reportan abiertamente ningún tipo de ingreso de capital que les permita ser consideradas como impulsoras de la economía en la región.

No poseen sedes, ni representantes oficiales

Pese a que es obligatorio que las empresas cuenten con una sede y un representante oficial para que sea posible registrar una compañía, la propia naturaleza de los negocios de las empresas fantasmas hacen que no exista ninguna de estas dos figuras. Esto les brinda una clara ventaja estratégica a la hora de realizar operaciones financieras que involucran grandes sumas de capital. 

Información limitada

Otro aspecto clave de las empresas fantasmas, es que las mismas son extremadamente meticulosas en cuanto a la información que están dispuestas a brindarles a los futuros inversionistas. Por lo general, estas se centran en exponer los beneficios financieros sin dar detalles muy profundos con respecto al tipo de operaciones que estas ejecutan para garantizarlos. 

Bajo perfil

Su propia naturaleza ilícita hace que mantener un perfil bajo sea una de las características que la mayoría de las personas reconocen de las empresas fraudulentas. Esta cualidad incluso les brinda una cierta ventaja estratégica cuando alguno de sus accionistas es procesado por la justicia.

Paraísos fiscales

Un paraíso fiscal es básicamente un país en donde las condiciones que ofrece el estado dotan a las empresas con mecanismos y herramientas legales que les permite conservar cierta confidencialidad con respecto a sus actividades y los ingresos que obtiene procedentes de ellas. Evidentemente, dicha condición hace que el propio país se convierta en tierra fértil para la fundación de empresas fantasmas.

Manejo de activos a gran escala

Para poder garantizar la prosperidad de las empresas fantasmas, es necesario hacer lo necesario para incrementar su atractivo comercial ante posibles inversores. Con el tiempo, esto hace que la propia compañía se convierta en una asociación comercial con una capitalización tan grande, que diariamente realiza enormes transacciones monetarias.

Documentación legal

La gran paradoja sobre las empresas fraudulentas, es que la propia burocracia que existe dentro de la misma hace que las mismas cuenten con una amplia gama de herramientas legales y jurídicas para conservar su operatividad.  De esta forma, las empresas fantasmas se aseguran de crear trabas que postergan y obstaculizan cualquier tipo de investigación por parte de las autoridades. 

Financiamiento  

Actividades delictivas a gran escala, como el comercio de drogas o la venta de armas de fuego, requieren de una enorme inversión de capital para poder prosperar. Aquí es donde entran en juego las empresas fraudulentas dentro del panorama de los negocios ilegales, pues con frecuencia estas asociaciones económicas cumplen con el rol de financiadoras.

4 casos de empresas fraudulentas que quizás conozcas

Tristemente, todo lo relacionado con las empresas fantasmas y su rol como financiadoras de actividades económicas que operan fuera del marco de la legalidad, ya es parte del día a día dentro de muchos países en todo el globo terráqueo.

Jamás debemos olvidar que el principal atractivo que posee este tipo de sociedades, es que sus inversores tienen la posibilidad de acceder a tasas considerablemente más bajas y con un índice de crecimiento acelerado. Esta característica es la que ha convertido a las empresas fantasmas en algo extremadamente atractivo, especialmente en los países emergentes.

Incluso existen estados completos que son internacionalmente reconocidos por ser dependientes de las empresas fantasmas, pues las mismas representan para el gobierno una entrada de capital importante. Panamá, Singapur y las Islas Caimán son algunos de los mejores ejemplos de este tipo de países.

Gracias a las nuevas tecnologías y al fácil acceso a la información que nos brinda la tecnología actual, hoy en día resulta mucho más fácil para las personas estar informadas con respecto a las empresas fraudulentas y los peligros que representan este tipo de sociedades para la economía. Entre los casos más conocidos de empresas fantasmas de la última década tenemos:

Panama Papers

Probablemente, uno de los casos más sonados de los últimos años y que sacado a la luz pública las más crudas verdades del mundo de las empresas fraudulentas. Una investigación de casi 40 años, reveló una gran lista de empresas fantasma que fueron utilizadas como principales financiadoras de estados sometidos a sanciones internacionales como Corea del Norte.

Las empresas fantasmas de Veracruz

México es un país con un mercado bastante atractivo para nuevos inversores, incluso para la fundación de empresas fraudulentas. Uno de los casos más reconocidos de direcciones falsas en CDMX ocurrió en el año 2017, cuando el ex gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte, fue extraditado a México para enfrentar cargos por el desvío de 220 millones de pesos por medio de más de 20 empresas fantasmas en las cuales el gobernador aparecía como el principal beneficiario. 

Odebrecht

Con más de 12 países involucrados y un capital de más de 30 millones de dólares destinados a sobornos a gobernantes y autoridades, el caso de la empresa Odebrecht es uno de los mejores ejemplos en cómo funcionan las empresas fraudulentas y cómo las mismas son capaces de prosperar gracias a la intervención del estado.

Las Islas Vírgenes Británicas

Cuando se habla de direcciones de empresas fantasmas, con frecuencia muchas investigaciones suelen apuntar a las islas del Caribe como el territorio por excelencia para la creación de paraísos fiscales. Un buen ejemplo de esto son las Islas Vírgenes Británicas, que en menos de 10 años se han convertido en el refugio fiscal de miles de empresarios de origen chinos; las empresas fantasmas de la región son sociedades comerciales en donde se hacen transacciones por cientos de miles de dólares todos los días.

En pocas palabras, las empresas fantasmas pueden ser descritas como un ecosistema económico realmente complejo cuya finalidad es la de sacar provecho de los tecnicismos legales de cada país para de esta forma ofrecer le a sus clientes la posibilidad de mantener intactas una parte considerable de sus activos. Pero gracias a la información disponible en la actualidad, las personas cuentan con cada vez más recursos para estar más informadas con respecto a las actividades relacionadas con las empresas fraudulentas y las consecuencias reales que traen consigo este tipo de prácticas dentro de la economía actual.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre