miércoles, 17 agosto 2022 |

Actualizado a las

9:01

h CEST

17.7 C
Madrid

Tipos de públicos: clasificación, concepto y ejemplos de los diferentes públicos objetivo de una empresa

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Una empresa dentro de su rol como agente productor e impulsador de la economía, en su día a día se ve obligada a interactuar y mantener contacto constante con distintos tipos de públicos. Cada uno de estos públicos objetivos, representan a individuos e instituciones cuya presencia dentro del mercado posee cierta relevancia dentro de cada una de las actividades y procesos que la empresa lleva a cabo para poder ofertar bienes y servicios.

Algo que siempre tenemos que tener muy presente al hablar específicamente de la economía como especialidad dentro las ciencias sociales, es que muchos de los fenómenos y principios teóricos asociados a ella están directamente conectadas a las influencias de los seres humanos. Esto puede verse perfectamente reflejado en principios tan elementales dentro de esta ciencia como los tipos de públicos y en qué forma las interacciones con estos públicos objetivos se manifiesta a través de los insumos y recursos destinados para la elaboración, comercialización e introducción de productos en el mercado competitivo.

Mercado meta:
Qué es, características, tipos y criterios para identificar el mercado objetivo en marketing (análisis…)

Leer artículo

Público interno

Antes de comenzar a hablar directamente sobre los públicos objetivos y su rol dentro de cada una de las etapas de un producto, primero es necesario estar más familiarizados con la propia definición de qué es público.

En términos simples, podemos entender público como un grupo de individuos e instituciones cuya presencia e interacción con los mismos es clave para el desarrollo y el cumplimiento de actividades específicas. Por lo tanto, podemos definir a los tipos de público como cualquier tipo de interacción que está de alguna manera conectada con todas las actividades y procedimientos que realiza la empresa para generar y comercializar sus productos.

Teniendo en consideración este sistema de clasificación de público objetivo, encontramos que existen tres tipos de clasificaciones para los tipos de públicos con los que interactúa una empresa. En primer lugar, tenemos al público interno en donde encontramos a todas las personas que están directamente conectadas con las actividades y procedimientos que ejecuta la empresa.

Directivos

Cuando hablamos de los tipos de público interno, obligatoriamente se tiene que iniciar con los individuos que asumen responsabilidades directivas dentro del organigrama de la empresa. Pues dentro de este tipo de públicos objetivo, se encuentran las personas encargadas de aportar recursos y capital para poder cubrir con los requerimientos operativos de la empresa.

Trabajadores

Para poder definir a los públicos de una empresa dentro de una división, es necesario tener en consideración el conocimiento de las funciones operativas y productivas de uno de los tipos de públicos con los que interactúa la empresa. Por este motivo, los trabajadores representan otra división de gran importancia dentro de la clasificación interna de los públicos objetivos.

Contratistas

Un contratista representa a una persona que se encarga de suplir a la compañía de mano de obra especializada para el cumplimiento de tareas puntuales dentro de la empresa. Esto convierte automáticamente a los contratistas, en otro buen ejemplo de qué son los públicos internos de una empresa y su relevancia dentro de cada uno de los procesos y operaciones requeridas para cubrir la demanda de productos dentro del mercado competitivo por medio de la elaboración de bienes y servicios.

Público externo

Según la clasificación de las relaciones públicas que existe en la actualidad, tenemos que el público externo son todos aquellos o individuos que no cumplen ningún rol operacional dentro de la empresa. Más, sin embargo, estos se encargan de cumplir con otro tipo de servicios que también son determinantes dentro del ciclo de vida de un producto.

A medida que nos acercamos más al público externo de una empresa, empieza a cobrar mucha más relevancia aspectos como las cualidades únicas de un producto y a qué público va dirigido el mismo dentro del mercado.

Otro aspecto que siempre tenemos que tener en consideración a la hora de plantear las diferencias entre los públicos internos y externos de una organización, es el nivel de conocimiento del área operacional. Mientras que el público interno posee un conocimiento mucho más profundo de cada una de las etapas necesarias para la elaboración de un producto ya terminado, el conocimiento de los actores que forman parte de los públicos objetivos externos van más enfocados hacia aspectos como la distribución y comercialización del producto. 

Clientes

En el mapa de público, según el departamento de relaciones públicas de una empresa, los clientes son parte de los públicos objetivos cuya principal labor consiste en la adquisición de productos a gran escala, para posteriormente encargarse de su distribución y comercialización en puntos específicos dentro del mercado. Dentro de esta división, encontramos a tipos de públicos externos muy específicos como son las empresas mayoristas o los representantes de ventas independientes.

Proveedores

No existe mejor ejemplo para entender realmente que la influencia de los públicos objetivos externos dentro de una compañía, que analizando el papel que cumplen los proveedores de la misma. Si bien estos son los encargados de administrar recursos y materias primas a la empresa para que la misma pueda mantenerse operativa, su responsabilidad con las operaciones internas de la misma concluyen una vez se concluye la entrega de dichos insumos.

Prensa

La imagen pública de una empresa es tan importante como la calidad y funcionalidad de los propios bienes o servicios que esta ofrece dentro del mercado. Por lo tanto, los medios de comunicación representan otro punto muy relevante cuando estudiamos a los tipos de público con los que una empresa interactúa; especialmente cuando nos enfocamos en aspectos tan delicados como qué es la publicidad interna y de qué forma la misma puede influir sobre la opinión pública.

Gobierno

Todos sabemos que cuando una empresa empieza a operar oficialmente dentro del mercado, esta asume todas las responsabilidades legales y jurídicas que el estado le impone como actor económico. Y es justo en este punto, den donde el gobierno empieza a hacerse presente dentro de la clasificación de tipos de públicos externos.

Comunidad

Una comunidad está representada por cada uno de los grupos sociales que hacen vida dentro del territorio geográfico en donde se encuentra ubicada la empresa. Como el resto de los tipos de públicos perteneciente a la categoría externa, la empresa asume la responsabilidad de realizar algún tipo de compensación a este grupo, en particular como retribución por las consecuencias de sus actividades dentro de la zona; por lo general, esto se realiza a través del pago de impuesto y el financiamiento de obras públicas.  

Instituciones educativas

Con instituciones educativas, se hace una referencia a los tipos de públicos externos cuya finalidad es la de formar y brindar la acreditación necesaria a las personas para que tengan la capacidad de contribuir con la economía a través de una especialización laboral. Aquí podemos encontrar a las universidades y los institutos de formación dentro de los públicos objetivos externos.

Público mixto

Finalmente, encontramos al público mixto dentro del concepto de públicos de la empresa. Estos tipos de públicos están representados principalmente por individuos que no ejecutan ningún tipo de rol productivo dentro de la empresa, sin embargo, las actividades operacionales de la compañía ejercen una cierta influencia dentro de su estilo de vida.

A diferencia del público interno y externo, el público mixto no siempre recibe algún beneficio o estímulo económico como resultado de las actividades que ejecuta la empresa cada día. Sin embargo, esto no quiere decir que estos públicos objetivos no reciben compensación por parte de la compañía.

Para muchos expertos en desarrollo industrial, la eficiencia y capacidad del departamento de relaciones públicas de una empresa se ve directamente reflejado en el tipo de trato y el desarrollo de las actividades enfocadas en cada uno de los actores que forman parte de los tipos de público mixto.

Familia

El núcleo familiar de las personas que trabajan dentro de la empresa, representa el mejor ejemplo de público mixto. Pues estos tipos de públicos están constituidos por personas que no necesariamente están relacionadas con las actividades de la empresa, pero son capaces de recibir algún tipo de retribución de la misma por el hecho de pertenecer al círculo familiar de una persona que ejecuta labores operacionales dentro de la empresa.

Accionistas

A pesar de que un accionista es una persona que está dispuesta a invertir capital en la empresa, esta no necesariamente puede estar vinculada de forma directa con las actividades relacionadas con la empresa. Un inversionista que vive en el extranjero es una figura que representa a la perfección el rol de esta figura dentro de los públicos objetivos de carácter mixto.

Distribuidores

Dentro del esquema económico, los distribuidores están representados por compañías que se especializan en ofrecer servicios relacionados con el transporte y almacenamiento de mercancía. Al ser instituciones cuya única responsabilidad con la compañía es el traslado de productos, los distribuidores representan una parte crucial dentro de los tipos de públicos de carácter mixto de una empresa.

Target group

Si analizamos todo lo relacionado con los tipos de públicos de una empresa desde una perspectiva más relacionada con el marketing, encontraremos otra división de públicos objetivos que va mucho más enfocada a qué público se dirige un determinado bien o servicio.

Traducido como “Grupo objetivo” o “Público objetivo”; el target group es una categoría que no solo le permite a la empresa determinar cuál sector del mercado es el que mejor se ajusta a las características específicas de su producto. Si no que además, les brinda la oportunidad de construir un perfil mucho más definido de las cualidades y particularidades de sus consumidores finales.

La cruda realidad dentro del mundo de los negocios, es que no existe ningún producto capaz de satisfacer las necesidades de todos. Por eso, el target group se convierte en un elemento tan vital para muchas empresas, especialmente cuando hablamos de los públicos objetivos en mercados competitivos.

Público objetivo

El público objetivo es básicamente un grupo de individuos que poseen ciertas características comunes, las cuales los convierte en posibles consumidores de un determinado bien o servicio. La forma más rápida de identificar a las personas que forman parte de estos tipos de públicos, es reconociendo cuál es la necesidad que puede ser satisfecha a través del producto y a qué tipo de público al que va dirigido.

Publico real

Dentro del sistema de categorización de los públicos objetivos, el público real está representado principalmente por aquellos consumidores que están familiarizados con el producto e incluso hacen uso del mismo para satisfacer sus necesidades específicas. Las expectativas y necesidades de las personas que se encuentran dentro de esta categoría, son el punto de partida para el desarrollo de estrategias de marketing enfocadas en la fidelización de clientes.

Público potencial

Con público potencia, nos referimos a aquellos tipos de público, los cuales cumplen con todas las características para ser posibles consumidores del bien o servicio que oferta la empresa. Aquí podemos encontrar tanto a compradores indiferentes como a cierto a un número considerable de individuos que están más familiarizados con los productos que ofrece la competencia.

Aunque la mayoría de las personas no están consientes de ello, mantener una relación estable y armoniosa con cada uno de los tipos de público con los que interactúa la empresa es algo de vital importancia dentro del mundo de los negocios. Justamente de aquí nace la necesidad de contar con un departamento encargado específicamente del área de las relaciones públicas dentro de la empresa, compuesto principalmente por un grupo de profesionales que no solo están consientes de la existencia de públicos objetivos dentro del entorno de la compañía; sino que además, han sido preparados para diseñar estrategias comunicacionales y sociales, las cuales le permiten a la empresa cumplir con sus responsabilidades con cada uno de los elementos que forman parte de su entorno.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre