jueves, 29 septiembre 2022 |

Actualizado a las

10:22

h CEST

13.3 C
Madrid

Embarazo psicológico: qué es, causas, síntomas y cómo saber si es un embarazo mental o real (test)

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Un embarazo mental es un evento poco común sufrido por algunas mujeres alrededor del mundo, estos son bastante complicados de diferenciar sin la presencia de un profesional o de los equipos necesarios lo que genera dudas como ¿cómo detectar un embarazo psicológico? ¿cómo saber si es un embarazo psicológico o cómo saber si no es un embarazo psicológico?

El embarazo mental puede generar mucha ansiedad y miedos en quienes sufren dicho trastorno, hasta el punto de buscar cómo abortar un embarazo psicológico, afortunadamente existen pruebas para descartar si este es el caso y tratamientos para las distintas etapas del proceso, así que hay muchas opciones menos riesgosas en caso de que pienses ¿puedo estar embarazada psicológicamente?

Educación emocional:
Qué es, conceptos, importancia y objetivos del aprendizaje emocional

Leer artículo

¿Qué es un embarazo psicológico?

El embarazo psicológico es definido en el DSM-V como un trastorno o falsa creencia de estar embarazada, está viene acompañada con signos objetivos de embarazo y la comunicación de dichos síntomas. Se le conoce también como pseudociesis y en el manual de criterios diagnósticos está dentro de la categoría de otros trastornos de síntomas somáticos u trastornos relacionados especificados, esta categoría es utilizada para trastornos donde predominan los síntomas de un trastorno somático que causa un malestar clínicamente significativo o algún tipo de deterioro social, laboral o de otras áreas del funcionamiento.

Características ¿cómo es un embarazo psicológico?

Ahora este trastorno o fenómeno es bastante complejo y realmente aún hay cierta incertidumbre acerca de algunos de sus elementos, pero obviamente ha sido estudiado y por eso hay algunas características importantes así como por ejemplo, puede ocurrir a cualquier edad desde la adolescencia hasta la mediana edad, hay casos de pacientes que se han realizado un ligamiento de trompas (proceso de esterilización femenino) y aun así han experimentado un embarazo psicológico.

Otra característica importante es que este trastorno no está compuesto por alucinaciones, muchos confunden los síntomas del embarazo psicológico con alucinaciones, pero esto no es cierto debido a que los síntomas son reales (y las alucinaciones por definición no lo son) la persona realmente experimenta los síntomas de embarazo, no los está “imaginando” por así decirlo. Finalmente es relevante tener en cuenta que este es un trastorno bastante raro, es decir poco común, algunas estadísticas indican que solo 1 de 22.000 embarazos son embarazos psicológicos.

¿Qué causa un embarazo psicológico?

¿Cómo comienza un embarazo psicológico? Las causas de los embarazos psicológicos no han sido definidas específicamente, como muchos otros trastornos hay diversos factores o disparadores que influencian el comienzo y desarrollo del fenómeno. Sin embargo, se ha observado que en la mayoría de casos hay una mentalidad compartida por las mujeres y esta es en resumen un fuerte deseo a quedar embarazada o un fuerte miedo a quedar embarazada.

En general se cree que la causa principal del embarazo psicológico es un extremo nivel de estrés (o distrés para ser más específico) que lleva a la persona a somatizar los síntomas de aquello que le genera el estrés, es decir a somatizar los síntomas del embarazo.

Es de esta lógica junto con la observación clínica que se deduce el miedo o el deseo intenso al embarazo como una causa de embarazo psicológico, pues alguien que tenga un fuerte miedo al embarazo sufrirá de estrés intenso en el momento que sienta que no tomó las medidas necesarias, este miedo puede ser incluso irracional, por ejemplo  es normal que alguien sienta el miedo a embarazarse si mantuvo relaciones sexuales sin ningún tipo de protección o método anticonceptivo, pero  cuando el miedo persiste a pesar de haber tomado todas las medidas necesarias suele haber un problema.

En cuanto al lado del deseo puede ser un poco confuso ya que uno pudiese pensar que intentar quedar embarazada es menos estresante que evitarlo, pero no siempre es el caso, intentar quedar embarazada y no lograrlo puede ser una fuente bastante intensa de estrés y otros sentimientos perjudiciales, puede crear tensión y problemas en la pareja. Además de que existe cierta presión social y biológica de poder lograrlo antes de cierta edad, así que un fuerte deseo por un embarazo puede ser perfectamente una fuente de estrés (y en varios casos lo es).  

Una tercera posible causa sobre la que se ha teorizado es una que mezcla un tipo de estrés junto con el deseo de la concepción, y esta viene de un estado de tensión en la pareja, estos son casos muy específicos donde existen constantes conflictos entre los miembros de la pareja, esta es la causa principal del estrés a la cual se le suma el deseo de tener un hijo como una forma de “salvar” o “consolidar” la relación lo que resulta en el embarazo psicológico.

Por ultimo hay que mencionar que este trastorno ha presentado ciertos niveles de comorbilidad con algunos casos de depresión y ansiedad, si bien esto no significa que la depresión o la ansiedad sean las causantes de un embarazo psicológico es relevante tener en cuenta que a veces se pueden presentar uno cerca de otro.

¿Qué síntomas tiene un embarazo psicológico?

¿Cómo son los embarazos psicológicos? Hay muchos síntomas que pueden o no presentarse en distintos casos, cada persona tiene una mentalidad y fisiología diferente que influye a la hora de desarrollar un trastorno psicológico. De esta manera los síntomas de un embarazo psicológico son sumamente complicados debido a que son los mismos síntomas de un embarazo normal, esto genera un sinfín de confusiones y complicaciones a la hora de descubrir si se trata de un embarazo real o no y de tratarlo en caso de que sea uno psicológico.

Entre los síntomas de embarazo psicológico que se presentan resaltan los más típicos como la amenorrea (es decir la ausencia del periodo menstrual), náuseas y vómitos presentes principalmente a inicios del embarazo en la mayoría de las mujeres, una hinchazón del vientre y el característico crecimiento del área abdominal que se observa durante los embarazos (es decir, crece la panza en un embarazo psicológico).

Entre otros síntomas del embarazo psicológico (y del embarazo normal) se encuentra el cambio en los senos estos cambios afectan principalmente el tamaño y la sensibilidad de ellos. La duración de estos síntomas puede ser de hasta 9 meses, es decir lo mismo que en un embarazo convencional y en algunos casos la paciente puede incluso llegar a sentir dolores de parto.

¿Cómo saber si es embarazo psicológico o real?

Justo se acaba de explicar cómo los síntomas de un embarazo real y uno psicológicos son exactamente los mismos así que ¿cómo se puede diferenciar entre uno y otro? Es bastante complicado, especialmente porque en muchos casos las personas no se esperan o no consideran la posibilidad de tener el trastorno, pero hay una diferencia fundamental que los separa y es que en el embarazo psicológico si bien los síntomas son los mismos, en el embarazo psicológico no hay ningún embrión o feto, o en palabras más simples, no hay ningún bebé formándose dentro de la embarazada.

Test de embarazo psicológico

¿Cómo saber si tengo un embarazo psicológico? Ya que la diferencia fundamental es la existencia o no de un embrión, el mejor método para determinar si un embarazo es psicológico o no es una visita al médico especializado (por lo general será un gineco obstetra) para que realice los exámenes de rutina, de estos exámenes el más importante para el propósito presente es el ecosonograma o ecografía ya que este mostrará si realmente hay un embrión o feto con imágenes proyectadas en tiempo real, esto debería ser suficiente para descarar o confirmar la existencia de un embarazo real.

Obviamente hay más métodos además de la ecografía de un embarazo psicológico para determinar si alguien está embarazada, como pruebas de sangre o las pruebas rápidas que se pueden encontrar en farmacias, sin embargo el método más recomendado para descartar es la ecografía porque alguien con un embarazo psicológico puede convencerse de que los resultados negativos en las otras pruebas se deben a un error y continuar pensando que está embarazada, en cambio al poder ver las imágenes de su cuerpo en tiempo real es más difícil negar la situación.

Durante todo el artículo se ha hablado del embarazo psicológico en mujeres porque es lo más común, pero hay algunos casos en los que se cree que hombres sufren de embarazos psicológicos ¿los hombres pueden tener un embarazo psicológico? Estos hombres expresaron haber sufrido de náuseas, vómitos, antojos, aumento de peso y mayor sensibilidad algo curioso es que estos síntomas empiezan al mismo tiempo que el embarazo de sus parejas.

A pesar de que se han expresado síntomas realmente el embarazo psicológico en hombres no se ha concretado como un trastorno real en el manual de criterios diagnósticos (DSM-V) por lo cual se puede decir que el hombre no padece de embarazos psicológicos.

Aun así, se le conoce en otros círculos de forma un poco más informal como el “síndrome de la covada” el cual es definido como un fenómeno en el que una persona cercana a una embarazada (comúnmente el padre) desarrolla síntomas comunes del embarazo, pero de nuevo este síndrome de la covada no está respaldado por manuales científicos quizás es necesario continuar investigando casos para poder confirmar o desmentir la veracidad del síndrome. Aún queda la pregunta de por qué algunos hombres desarrollan estos síntomas y hay algunos intentos de respuestas, una de estas teoriza que los nervios y la ansiedad de ser padre es la principal causa de los cambios de humor, la sensibilidad y el aumento de peso (y en algunos casos las náuseas y vómitos) otros consideran que es resultado de las neuronas espejo o extremos casos de empatía, sin embargo nada es conclusivo aún.

Terapias o tratamientos ¿cómo salir de un embarazo psicológico?

Para una persona enterarse de que tuvo un embarazo psicológico todo el tiempo suele ser el primer paso, un paso de por sí complicado, pero puede (y es recomendable) brindar ayuda durante el proceso siguiente en el cual la paciente lidie con el hecho de no tener un hijo.

Una persona que haya desarrollado el trastorno por miedo al embarazo puede sentir un nivel de alivio al enterarse de que no está embarazada sin embargo darse cuenta de que su mente se encargó de crear los síntomas puede generar una fuerte inquietud, aun así los casos más delicados son los de las pacientes que lo desarrollan por el deseo intenso de estar embarazada, porque no solo se lidia con la inquietud de haber somatizado síntomas sino que hay una pérdida de algo deseado, esto no quiere decir que los que lo desarrollen por miedo no sientan dolor por una perdida pues siempre existe la posibilidad de que se desarrolle un apego con el inexistente hijo.

Ya se sabe que la noticia de un embarazo psicológico puede ser muy fuerte o a veces devastadora para la paciente, por lo tanto una terapia psicológica de acompañamiento es recomendada para brindarle a la paciente un lugar seguro de entendimiento en el cual pueda expresarse libremente sin miedo a ser juzgada y poder aliviar posibles inquietudes o ansiedades.

Otro tipo de terapia ocurre cuando la paciente incluso después de haber recibido evidencia de que no hay embarazo se niega a aceptar la realidad, en estos casos el psicólogo busca hacer que la paciente haga enmiendas con lo ocurrido y acepte la situación, por lo general el camino para esta meta se da por medio de la psicoeducación y el tratamiento de las causas del embarazo psicológico (miedos o deseos extremadamente fuertes) otra herramienta que a veces se utiliza para el tratamiento de un embarazo psicológico son medicamentos para el control de la menstruación, para intentar que el ciclo de la paciente vuelva a la normalidad.

Al entender cómo se hace un embarazo psicológico se puede realizar una estrategia más efectiva para el tratamiento, si bien este es un trastorno poco común igualmente genera estragos importantes en las vidas de las personas por lo tanto asegurarse de que un embarazo sea real y no se trate de un embarazo mental no está de más, lo bueno es que en la mayoría de los casos esto ocurre naturalmente durante las primeras visitas al gineco obstetra.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre