sábado, 25 junio 2022 |

Actualizado a las

1:07

h CEST

22.9 C
Madrid

Convivencia familiar: qué es, importancia y ejemplos de normas y actitudes que facilitan convivir en familia

5
(2)

Tener una buena convivencia familiar es indispensable para poder relacionarse dentro del grupo familiar como en la sociedad, adecuadamente. Teniendo siempre como prioridad, fomentar vínculos basados en el respeto, gratitud, humildad, entre otros valores importantes al momento de convivir en familia.

La forma de convivir en familia será la misma con la que se desenvuelva en la sociedad. Por eso, es tan importante promover una buena convivencia familiar. Uno de los términos que define qué es una buena convivencia indica que es esa capacidad que tiene un grupo unido por la sangre, de vivir juntos y compartir sanamente entre todos los integrantes. Poder tener una sana convivencia en familia es indispensable para desarrollar un buen ambiente familiar, que sea incluyente y estimulante. Si sigues leyendo este artículo podrás encontrar el significado de convivencia familiar, sus características, cómo debe ser la convivencia en la familia y qué es la sana convivencia familiar.

Sana convivencia:
Definición, importancia y ejemplos de acciones que fomentan una convivencia pacífica

Leer artículo

¿Qué es la convivencia familiar?

La Real Academia Española (Rae) tiene la definición de la convivencia familiar como la acción de convivir o compartir junto a otro grupo de personas. En este caso sería con la familia, que puede ser papá, mamá y hermanos o algún otro integrante como tíos, abuelos, primos, sobrinos, entre otros.

¿Cómo debe ser la convivencia familiar? Una buena convivencia familiar inicia en el hogar, porque es el sitio que le brinda a los niños, seguridad, contención emocional, confianza y todas las herramientas necesarias para enfrentar el mundo exterior como seres humanos seguros de sí mismos.

Por lo tanto, contar con este sano convivir en familia asegura el bienestar psicológico y emocional de cada integrante de la familia y será un ejemplo para los más pequeños cuando llegue el momento de construir su propia familia y decidir que quieren transmitirles a las nuevas generaciones.

La importancia de convivir en familia

La importancia de la convivencia en casa es la clave para que los integrantes de una familia tengan éxito en sus relaciones interpersonales al socializar. Lograr una buena cooperación, vivir en armonía con tolerancia y honestidad, ayudarán a desarrollar valores basados en el amor y se podrán respetar los espacios individuales de cada integrante.  

¿Para qué es importante la convivencia? El principal objetivo de cómo es la convivencia familiar, es el bienestar psicológico de todos, ya que así es que lograrán vincularse de manera positiva con las personas a su alrededor y, además, crearán redes de apoyo.

Esto no implica que las peleas o malos momentos no existan en estas familias, pero si tienen la capacidad de afrontar los problemas, de una forma que no afecta negativamente a nadie, ni tampoco se llegue a sentir menospreciado por su propio grupo familiar.

La comunicación se ve afectada por una mala convivencia

¿Por qué es importante la convivencia familiar? Cuando en un grupo familiar no hay valores positivos o una sana relación entre todos, no se comunican los problemas, ni expresan sus sentimientos correctamente.

Esto luego se refleja en integrantes irritados, molestos por cualquier mínimo detalle o que simplemente no soportan al otro.

Sin embargo, al promover la buena convivencia familiar, en especial la convivencia familiar para niños, si se llega a presentar algún problema entre los integrantes, estos expresarán lo que sucede buscando encontrar la mejor solución posible si dañar o herir los sentimientos de otros.

Factores que impiden una sana convivencia

A grandes rasgos, hay factores que son habituales al momento de entender por qué no hay una buena convivencia dentro de un entorno familiar.

No escuchar

Uno de los principales aspectos que influyen en la mala convivencia familiar, es no escuchar al resto de os integrantes del grupo. Cuando una persona no tiene una actitud abierta y dispuesta a escuchar, la comunicación estará entorpecida.

Siempre se debe estar dispuesto a escuchar y entender los problemas que tenga cada integrante de la familia o cualquier inquietud o lo que sea que tenga para decir. La empatía influye mucho en este aspecto y es uno de los valores que más debe prevalecer para que el grupo familiar respete las opiniones de todos, así no compartan los mismos puntos de vista.

Juzgar sin criterio

En todas las familias debe existir empatía y humildad, sin ellas es muy difícil comprender las razones que hacen actuar a alguien de cierta forma. En todos los grupos familiares existen algún momento de evaluación y, probablemente, más de uno juzgue sin previo conocimiento el accionar de otro.

Son actitudes que se deben evitar en la familia, porque no es un grupo que exista para atacar o hacer daño a los mismos integrantes. Al contrario, son el apoyo y la base del crecimiento de todos, por eso se deben crear normas de convivencia en la familia.

Insultar

Tratarse con respeto es uno de los principales puntos para lograr una buena convivencia familiar. Cuando en una familia se insultan, se gritan, se agreden física o verbalmente, todo el respeto se ha perdido y eso no deriva a nada bueno.

Burlarse de las opiniones ajenas

Cuando un integrante de la familia expresa su opinión y los demás se burlan, en vez de ofrecer el apoyo adecuado, se está demostrando que su punto de vista, emociones y sentimientos no tienen validez en el grupo familiar. Entonces, eso afectará la comunicación, ya que la persona que se sienta burlada se alejará y se sentirá excluida del núcleo.

Tener poca paciencia

 Cultivar la paciencia es otro aspecto importante si se convive debajo de un mismo techo. Cuando no se tiene paciencia y se explota delante de los demás integrantes del grupo familiar, por cualquier mínimo contratiempo, lo primero que se verá afectado será la comunicación.

Ser intolerante dificultad que los demás se expresen y que la persona con poca paciencia se ponga en los zapatos de su familiar para comprender la situación por la que está atravesando.

Imponer reglas

Aunque en todas las familias, los padres o tutores son los que imponen normas, excederse con la actitud autoritaria no contribuye a tener una buena comunicación en la familia. Lo mejor es tener conversaciones donde se planteen las ventajas y desventajas de las situaciones o problemas que se presenten en el núcleo y llegar a acuerdos de convivencia en familia.

No ser claros

Al no ser claro con lo que se quiere transmitir, la comunicación empezará a presentar fallas y no se dará de manera exitosa. Las imágenes de convivencia familiar deben transmitir seguridad.

Es necesario utilizar palabras adecuadas, de forma empática y respetuosa que los mensajes lleguen como debe ser y todos entiendan las opiniones de los demás.

Valores que facilitan la convivencia familiar

Respeto

Con el respeto se busca crear reconocimiento, atención y consideración hacia las otras personas. Es indispensable que dentro de una familia predomine el respeto para que todos puedan entenderse y aceptarse a pesar de las diferencias.

Empatía

Ser empático es la capacidad que tienen las personas de ponerse en el lugar de otras. Cuando en el seno familiar existe este valor, los sentimientos de cada integrante serán validados y acompañados cuando lo necesiten.

Tolerancia

Ser tolerante es otro valor que conecta con el respeto y ayuda a respetar las ideas o creencias que tengan los familiares. Ya que, a pesar de ser una familia, cada ser humano es diferente y forja su propia personalidad y costumbres.

Solidaridad

Ser solidario es poder ayudar a otros y hacerlo desde el corazón. Las familias que se forman en base a este tipo de valores suele estar presente cuando alguien más lo necesita o pasa por momentos difíciles, donde la simple presencia de alguien es necesaria.

Responsabilidad

Es cuando dentro del grupo familiar cada quien cumple con sus obligaciones y tiene la capacidad de tomar decisiones conscientes y que contribuyan a todos. Ser responsable es uno de los valores que se aprende del ejemplo y cada persona debe interiorizar para aplicarlo.

Diálogo

El diálogo, la buena comunicación. Este recurso es indispensable para el éxito de la convivencia que ya hemos entendido no es algo establecido, sino que se aprende desde el hogar. Poder comprender y entender a los demás es el primer gran paso para el éxito de la convivencia.

Actitudes que fortalecen la convivencia familiar

Cuando no sabes cómo convivir en familia o por dónde empezar te haces la pregunta de qué actitudes facilitan la convivencia y cuáles la dificultan. Ya te mencionamos las que pueden afectarte, a continuación, te mencionaremos esas actividades que serán beneficiosas para la convivencia.

Pasar tiempo en familia

Una familia no solo consiste en respetar al otro y tolerarlo, todos los miembros deben conocerse y para eso es necesario que compartan tiempo de ocio y puedan participar en actividades que promuevan la alegría y el disfrute colectivo.

Entre las diferentes actividades que pueden planear están las noches familiares, tarde de videojuegos, viernes platicar o jugar algún juego de mesa. No importa la actividad o los ejemplos de convivencia familiar que se menciones, mientras todos comparten y se dediquen tiempo y lo vuelvan tan importante como ir al trabajo o a la escuela.

Respetar la intimidad

Así como es importante crear momentos familiares, también es necesario que se respeta la intimidad de los miembros. Cada integrante de la familia debe tener derecho a su propio espacio ya que existirán momentos, días u ocasiones donde algún individuo del núcleo quiera estar solo.

Son casos que se pueden dar cuando las personas atraviesan momentos duros o complicados y, antes de dar apoyo se debe esperar un tiempo prudente para intervenir.

Celebrar juntos los éxitos

Celebrar los pequeños logros debe ser prioridad en todas las familias. No es necesario realizar una fiesta o agasajo muy grande para felicitar o sentirse feliz por lo que un familiar haya logrado.

Con solo compartir el sentimiento de orgullo y alegría es suficiente para que una persona se sienta especial. Compartir y celebrar los buenos momentos eleva la unión familiar y ayuda a los integrantes a sobrellevar mejor los malos momentos.

Pedir disculpas

Equivocarse es de humanos, pero saber pedir disculpas te hará una mejor persona. Vencer el orgullo, sobre todo en las familias es necesario para romper con malos entendidos y dejar de lado la mala convivencia.

Cuando hay armonía en un grupo familiar la comprensión y los buenos momentos llegan solos. Además, cuando las personas aceptan sus errores y piden disculpan desarrolla aún más la empatía y compasión.

No perder nunca el respeto

Sin respeto la familia se quiebra. Por eso es importante enseñarles a los niños a respetar a los adultos y establecer límites que los hagan entender que, aunque sean familia deben comportarse adecuadamente y tratar a los mayores del hogar con respeto, educación y tolerancia.

De igual forma, los adultos también deben respetar a los menores y entender sus procesos y cada etapa de crecimiento.

Convivir en familia es lo más sano que existe para el ser humano. Sin la convivencia familiar las personas no sabrían desenvolverse en la sociedad y no lograrían conectar con los individuos que los rodean y crear relaciones interpersonales que contribuyan a su crecimiento y empoderamiento individual.  

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre