lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

11:51

h CEST

18.2 C
Madrid

Sana convivencia: definición, importancia y ejemplos de acciones que fomentan una convivencia pacífica

5
(1)

Una sociedad llena de valores logra tener una convivencia sana y da paso a la expresión de diferentes pensamientos, sin que las personas se sientan juzgadas y excluidas. La tolerancia, el respeto y la empatía son los principales valores que debe fomentar la sociedad para conseguir la convivencia pacífica.

La sana convivencia es la forma que tienen las personas de vivir y relacionarse sin conflictos o problemas comunicativos. A través de una convivencia pacífica la sociedad es capaz de dialogar, trabajar, socializar, expresarse y resolver conflictos pacíficamente.Las diferencias también estarán presentes en una sociedad que conviven en armonía, la diferencia con las personas que no promueven la sana convivencia son los valores y la forma de resolver los conflictos. En el caso de un conflicto en medio de un grupo que conviven lo más sanamente posible, buscarán dialogar y resolver los problemas de la mejor forma sin recurrir a la violencia.

Agentes de socialización:
Qué son, elementos, influencia y ejemplos de agentes socializantes (familia…)

Leer artículo

Definición de sana convivencia

Al investigar sobre la convivencia sana y pacifica se encuentra que es considerada como una coexistencia física y pacífica entre un grupo de personas que deben compartir en cierto espacio. Por lo tanto, la definición de convivencia sana y pacífica hace referencia a la armonía que se busca y espera de toda relación entre personas que deben estar juntas por determinados períodos de tiempo.  

La Real Academia Española (RAE) no define el si no que nos desglosa cada concepto por separado, dejando claro que la definición de sana o sano, hace referencia a gozar de buena salud y que se puede ser una persona sincera, de buena intención. Mientras que, el significado de convivencia lo define como el acto de convivir, compartir y crear relaciones con terceros.

Entonces, al unir ambas definiciones comprendemos lo qué es convivencia sana y pacífica. Las sociedades donde se da la buena convivencia y brinda mejores oportunidades a los individuos como, por ejemplo, mayor oportunidad de crecimiento personal.

La base de una convivencia pacífica inicia en el hogar, en la educación que ofrezca mamá, papá o el líder de la familia a todos los integrantes. Son ellos los que se encargan de enseñar el valor de la palabra respeto, tolerancia y empatía. De la misma forma, establecen reglas claras y enseñan el concepto de responsabilidad y honestidad que también juegan un papel importante en el buen convivir y son acuerdos de convivencia indispensables en la familia.

En este artículo encontrarás la definición de qué es sana convivencia o qué es una sana convivencia y los beneficios que tiene la sociedad, además de consejos para poder promoverla.

Importancia de la convivencia sana

Aprender a convivir en la sociedad no solo es importante, sino necesario, porque implica aprender a proyectarse y sobrevivir en la comunidad que se desarrolle el individuo, al mismo tiempo que se conecta con otros a través de sus intereses y objetivos.

Cuando una persona no logra desenvolverse correctamente en la sociedad, es porque la convivencia no sana ni el desarrollo y restringe sus oportunidades de crecimiento, tanto personal como profesional.

El proceso de convivencia o los acuerdos para la convivencia ocurren durante toda la vida del ser humano y se caracteriza por toda la influencia que tienen los grupos sociales en los individuos. Es debido a esto que las personas pueden tener una convivencia, no solo social, también sana.

Beneficios de la sana convivencia

Mejora los vínculos afectivos

Una buena convivencia ayuda a construir y reforzar los lazos de amor, empatía y cuidado mutuo que hace que las personas se unan y tengan intereses en común y de afecto. Los vínculos de afecto les brindan a las personas seguridad, bienestar y representan el motor del desarrollo de los seres humanos y es una muestra de la definición de convivencia social.

Mejora la autoestima de los individuos

Las personas con buena autoestima se sienten aceptadas por los demás, queridas, orgullosas y creen en sí mismos. Cuando todas estas características están presentes la convivencia es mucho más fácil. Una buena autoestima influye directamente en la sana convivencia, porque entre mejor autoestima tenga una persona, mejor será su desenvolvimiento en la sociedad.

Potencia el desarrollo global

El buen convivir permite el desarrollo integral de las personas, para que tengan un proceso de integración social satisfactorio en la vida social y puedan participar responsablemente en todos los aspectos de la vida, siendo el proyecto principal la vida de cada individuo.  

Fomenta el aprendizaje en los más pequeños

¿Cómo la convivencia ayuda a los más pequeñas en su aprendizaje? Porque la convivencia es una condición donde influye la tarea pedagógica que se va desarrollando en la escuela. La relación que existe entre las escuelas y lo que los jóvenes aprenden en casa es muy estrecha.

Por tal razón, se indica que los valores se enseñan en casa y la escuela los termina de moldear, ya que les enseñan de forma generalizada como debería ser el comportamiento de los mismo en la sociedad.

Contribuye a una mejor comunicación

El poder conversar y solventar cualquier problema o conflicto desde el diálogo es una mejoría inmensa en la comunicación de las personas. La sana convivencia promueve estos resultados, porque dos personas que crecieron y se formaron con buenos valores no recurrirán a la violencia.

Valores necesarios para lograr una convivencia sana

Respeto

Es necesario entender el concepto de respeto para crear una buena base para la sana convivencia. Este es un valor que le permite al ser humano aceptar, apreciar, reconocer y valorar todas las cualidades y derechos que tiene el prójimo.

Empatía

Es necesario ponerse en el lugar del otro y poder entender cómo piensan y que sienten las demás personas, porque es un valor indispensable para la convivencia. La empatía demuestra que una persona tiene la capacidad de entender lo que sienten alguien más y saber expresarse sin hacer daño o empeorar la situación del mismo.

Humildad

Al comprender el concepto de humildad, las personas aprenden a no sentirse superiores a nadie, en ningún aspecto, así muestre mayor seguridad en sus habilidades o capacidades. Cuando los individuos viven con una actitud humilde está dispuesto a conocer mejor las fortalezas de sí mismo y las de otros y poder mejorar las debilidades.

Autoestima

Valorarse a sí mismo es construir una base para la empatía y una buena forma de crear esta base es fomentar la autoestima, a través del elogio. Ser capaz de dar cumplidos es una herramienta poderosa para el crecimiento en la autoestima de alguien más.

Compromiso

Es un valor que conlleva madurez y responsabilidad y se adquiere con los años. El compromiso se enseña en casa, se fomenta en la escuela y se va puliendo con la experiencia. Además, es una decisión personal ser comprometido con lo que se hace, dice y expresa.

Gratitud

Es indispensable mostrar gratitud, porque es un valor que se acopla con todas las situaciones positivas alrededor de una persona. No solo se trata de dar gracias por un favor o algo relacionado a la ayuda. La gratitud debe nacer del corazón y que todo lo que se aprecie no sea en vano.

Optimismo

Para la vida de cualquier persona es necesario que tenga presente el optimismo y el entusiasmo, porque así busca siempre el lado positivo de todas las cosas, sin pensar en las dificultades que conlleven y se le presenten en la vida. Huir de la negatividad es la mejor estrategia para lograr una buena convivencia.

Acciones que fomentan una sana convivencia

Conversar

Ser comunicativo es vital para fortalecer cualquier vínculo afectivo en la familia, con amigos y en la sociedad general. Siempre que se pueda es necesario compartir un desayuno, una cena, una reunión u ocasión especial con esas personas que integran tu círculo social.

Es uno de los grandes ejemplos de acuerdos de convivencia porque sin comunicación sería imposible conocer las necesidades e inquietudes del otro.

Compartir actividades y aficiones

Poder compartir actividades de interés general, es otra de las acciones para una convivencia sana y pacífica que le da mayor fuerza al vínculo que se está creando. Sobre todo, en las familias es un buen ejemplo para los niños que los padres se involucren en sus intereses y les den importancia. Así podrán reflejar eso en su adultez y brindar estímulos a otros individuos.

Practica actividades de relajación

El estrés del día a día puede crear diferencias en los integrantes de una familia o con los amigos, por eso es necesario que se hagan pausas y se busque crear momentos de relajación ya sea individuales o en grupo. Será otra de las acciones que fomentan la convivencia sana y ayuda a los individuos a relajarse y recordar todo lo positivo que transmiten y volver a tener la armonía con la que viven cada día.

Disfrutar de actividades artísticas

Realizar actividades culturales, involucrarse con recorridos por museos, invitar a alguien a un concierto o hacer manualidades, son momentos de recreación y de disfrute grupal. En esos espacios las personas conversan, disfrutan y comparten.  

Impulsar la pasión por la música

Cuando en el hogar hay niños pequeños, fomentar el amor por la música puede ser una gran herramienta para promover la sana convivencia. La música llega a ser en algunas personas hasta método de terapia y es un potenciador del desarrollo humano.

Admirar la naturaleza

Conectarse con la naturaleza, no solo te dará la oportunidad de sentir el exterior, respirar aire fresco y pensar en todo lo que el planeta te brinda. También es una buena forma de conocer a otras personas y conectar con individuos que también buscan un mejor porvenir para sus vidas y el mundo.

La sana convivencia es tener la capacidad de conocer al otro y poder reconocerse a sí mismo como un individuo social que es capaz de respetar y valor a quienes lo rodean.

El objetivo de la convivencia pacífica es tener el conocimiento para darle oportunidad a la sociedad de conocer los valores y costumbres que tienes y que aprendiste en el hogar. Es con esas características personales que podrás relacionarte con tus semejantes sin necesidad de la violencia o malos ratos, simplemente crean un ambiente adecuado y lleno de armonía, un ambiente de sana convivencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre