lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

13:58

h CEST

22.8 C
Madrid

Relaciones familiares: características, tipos, importancia y ejemplos de relaciones positivas en la familia

4
(3)

Las relaciones familiares son indispensables para el buen desarrollo de los individuos de una familia. Cuando existe armonía en los miembros de un núcleo familiar, esto se transmite en los valores que expresan cada uno.

Al referirnos a relaciones familiares, hablamos del trato e interacción que existe entre los miembros de una familia. Estas relaciones pueden darse entre padres e hijos, esposos, hermanos, tíos y cualquier otro miembro consanguíneo. En este artículo te aclararemos qué son las relaciones intrafamiliares y todo lo que conllevan.

Dinámicas familiares:
Qué son, tipos, influencia y 25 juegos familiares divertidos para reforzar la integración

Leer artículo

¿Qué son las relaciones familiares?

Según la psicología, la definición de relaciones familiares es que son uno de los pilares más importantes para la correcta educación de los niños. Cuando los integrantes más pequeños de la familia conviven con personas que fomentan el respeto, el amor y los buenos valores, seguirá el mismo ejemplo cuando sea adulto.

Al googlear, encontramos que a la experiencia que se construye a partir de un tema o situación social se le conoce como relaciones familiares. Las mismas se basan en la convivencia, bien sea que solo vivan los padres con los hijos, o que viva toda la familia en un mismo lugar, o solo sea mamá o papá con el niño. Independientemente del tipo familia que sea, existirá una relación entre los individuos y la misma despenderá de los valores y creencias que promuevan.

Características de buenas relaciones familiares

Inicialmente, se pueden identificar una serie de características comunes en todas las relaciones familiares, o por lo menos aquellas que son saludables.

Creen en el compromiso

Las familias que tienen buenas relaciones intrafamiliares creen en el compromiso. Suelen promover la felicidad para que todos los miembros se sientan bien y confiados con cada persona que integra el núcleo. Cuando las familias se comprometen a fomentar las buenas costumbres se ve reflejado en los logros individuales de cada miembro.

Expresan sus sentimientos

Dentro de una familia unida y comprometida, existe el aprecio. Una familia saludable siempre manifiesta su aprecio por los demás, bien sea directa o indirectamente.  

Comparten tiempo juntos

Una familia con buenas relaciones siempre busca la forma de compartir y crear momentos. Suelen encontrarse para comer, hacen reuniones, celebran cumpleaños o cualquier otra actividad donde puedan estar todos y conectar.

En los momentos difíciles se apoyan

Así como los integrantes de una familia comparten buenos momentos, también se apoyan en los tiempos difíciles. Cuando un integrante de la familia o todos atraviesan por un momento duro, el apoyo que se dan les da a entender que no están solos y las personas se sentirán queridas y apoyadas.

Tienen buena comunicación

Otra de las características de las relaciones humanas más importantes sobre las relaciones de familia, es que mantienen una buena comunicación. Y es que, cómo consideras que se llevarán a cabo las relaciones sociales en el futuro sin la comunicación. Sin ella no podrían ser un núcleo unido y comprometido.

Los miembros de las familias saludables tienen patrones de comunicación familiar para cuando algo les incomoda o no les gusta, buscando solucionar lo que pasa y que eso no afecta la relación.

Existe aceptación del individuo

Porque a pesar de ser familiares, cada integrante tiene su personalidad y forma de ser. En tanto, en una familia que se lleva bien y tiene buenas relaciones, respetan la posición de cada integrante y todos se sienten en la libertad de ser ellos mismos. Saben que no serán juzgados, ni criticados por los demás.

Saben perdonar

Cómo seres sociales, la familia también comete errores. Sin embargo, cuando predomina el amor y la compresión, se da el perdón. Las buenas relaciones en la familia buscan sanar heridas, malos entendidos o errores cometidos. Se concentran en aprender de ellos y perdonar para seguir adelante y seguir siendo una familia feliz y sólida.

Razones por las que las relaciones familiares son importantes

Son muchas las razones que podríamos nombrarte, por las que las relaciones familiares son importantes. Especialmente para los niños, porque es bueno crecer alrededor de personas que transmiten calidez, armonía y afecto.  

Se fomentan los valores

¿!ué relación tiene la identidad con la vivencia de los valores? En una familia con buenas relaciones se promueve el respeto, el compromiso, la gratitud, paciencia y todos esos valores positivos que al ponerse en práctica se transmiten de generación en generación.

Los miembros no tienen problemas de autoestima

La visión que tiene cada integrante de sí mismo, es importante para su correcto desarrollo en la sociedad y todos los aspectos de su vida. Al contar con un pilar familiar fuerte, logra desenvolverse bien en el mundo, siendo positivo, amándose y siendo feliz con quien es, sin importar nada.

Las relaciones facilitan la resolución de conflictos

En las familias pueden existir problemas en algún momento, debido a que las personas no son perfectas y se pueden cometer errores. Sobre todo, cuando en la familia hay jóvenes, niños y personas de todas las edades. Sin embargo, al mantener una buena relación y comunicación, son capaces de sentarse a conversar y solucionar cualquier malentendido o conflicto que tengan entre ellos mismos.

De igual forma, ese estilo de crianza les ayudará con los conflictos externos que tengas y siempre buscarán resolver los problemas de la mejor forma posible.

Los niños se sienten amados y comprendidos

Otra razón importante para crear un ambiente de respeto y armonía en la familia, son los hijos o cualquier niño que sea parte de la familia.

La concepción del niño como parte integral de una familia y su entorno es indispensable. Estos reflejan lo que ven en el hogar, por lo tanto, si se sienten amados, escuchados, comprendidos, transmitirán lo mismo y al ser adultos transmitirán lo mismo.

Los integrantes aprenden a respetar las opiniones de otros

Dentro de la familia siempre existen opiniones encontradas, debido a que no todos comparten los mismos gustos o intereses. Es algo normal que se da en todas las familias, sin embargo, para que no exista una mala relación, se debe fomentar el respeto entre todos. Así no existirá la desestimación y nadie se sentirá ofendido por pensar diferente.

Para desarrollar las buenas relaciones en la familia, no necesitas dejar de trabajar, de salir o de dedicarte tiempo a ti mismo. Lo importante es promover el amor, la conexión, la seguridad y comunicación, a través de rutinas, espacios específicos de tu tiempo donde puedas estar con los tuyos.

Tipos de relaciones familiares

Varios son los tipos de relaciones o conformaciones familiares que podemos identificar y que pueden ayudar a responder preguntas cómo qué relación tiene la identidad con la vivencia de los valores.

Familia nuclear

Una familia nuclear está compuesta por los padres y los hijos que tengan, puede ser uno o más hijos. Las relaciones que se dan en este grupo familiar son de esposo a esposa, hermanos, padres – hijos y viceversa.

En una familia nuclear todo el grupo se apoya, mientras los padres son la figura de autoridad y de ejemplo para los hijos. Suelen vivir todos en una misma vivienda, respetando la privacidad de cada quien.

Familia extensa

Es otro de los ejemplos de relaciones familiares más comunes. Las familias extensas, además de los padres e hijos, también están compuestas por abuelos, tíos, tías, primos y cualquier otro familiar consanguíneo. Generalmente, se crean relaciones fuertes entre los miembros, porque viven todos juntos.

Al compartir una misma vivienda, los lazos son más estrechos, hay más confianza y las amistades entre la familia y familiares.

Familia monoparental

Este tipo de familia está compuesta por una solo figura paterna y los hijos. Es decir, que solo existe la mamá o el papá. En este tipo de relaciones suelen haber fallas de comunicación entre padres e hijos, porque al ser de una sola persona la carga económica de la familia y, en parte, también la emocional, puede llegar a ser difícil la crianza de niños o jóvenes en plena adolescencia.

Familia homoparental

Es cuando una pareja de hombres o de mujeres se convierten en papás de uno o más hijos. Los hijos pueden ser a través de adopción, inseminación, alquiler de vientre o cualquier otro proceso in vitro.

Legalmente, estas familias no son consideradas como tal en todos los países del mundo. Por lo tanto, suelen recibir muchos ataques homofóbicos y racistas, de las personas externas a la familia. Sin embargo, las relaciones internas, se manejan como cualquier otra familia que te hayamos mencionado.

Familia de padres separados

Son familias donde los hijos viven con uno de los dos progenitores o se alternan la convivencia, ya que no son pareja y tienen un régimen de custodia para cuidar a los niños o jóvenes.

Son relaciones en las que se pueden crear conflictos si los padres no comparten una misma línea de crianza. Sin embargo, para los hijos, las relaciones familiares son diversas porque tienen la oportunidad de compartir con los familiares de ambos padres (de haberlos).

Familia ensamblada, reconstituida o mixta

En estos casos las parejas, tienen hijos de relaciones anteriores. Existen casos donde ambos tienen hijos de otras relaciones y, además, tienen uno o más en común. También donde solo uno de la pareja tiene hijos externos.

Estas relaciones suelen ser iguales a cualquier otra familia que te hayamos mencionado. En el caso que, el otro padre o madre del hijo externo aún viva o forme parte de la vida de su hijo, se debe fomentar el respeto para que la actual pareja se sienta cómoda con la persona.

Familia de acogida

Son familias donde los hijos no son descendientes directos de los adultos, es decir, no comparten la misma sangre. Las relaciones son parecidas a las familias que te hemos mencionado anteriormente.  

Familia sin hijos por elección

Son familias donde las parejas deciden no tener hijos. Generalmente, las relaciones de este tipo no tienen conflictos, porque los integrantes llegan a un acuerdo sobre lo que quieren.

Influencia positiva de las relaciones familiares en las personas

Cada familia es única y crea sus propias dinámicas, de acuerdo a la cultura o creencias familiares que tengan. A pesar de esto, todas tienen como principal objetivo formar individuos con buenos valores, bajo ciertas normas. Entonces, las relaciones familiares influyen directamente en el desarrollo cerebral de una persona desde sus primeros años de vida.

Por eso, es necesario que las relaciones de los hijos y padres o tutores, sea positiva y constructiva durante los inicios de su vida. Todas las experiencias de los niños y jóvenes en una familia, deben ser constructivas, llenas de respeto, comunicación y confianza para favorecer la sana convivencia y la satisfacción familiar entre todos los integrantes.

Si eres adulto, probablemente, en algún momento de tu vida te has detenido a preguntarte “¿Cuál es la historia de mi familia?” y te has puesto a indagar sobre tus antepasados y el porqué de las conductas que tiene cada integrante de su círculo.

Y es que, expertos han comprobado que la importancia de la convivencia familiar o las influencias positivas que tienen los padres o cuidadores durante la infancia de sus hijos es determinante en el comportamiento de los mismos cuando sean adultos. Por eso, es tan importante que exista los padres tengan autoridad sin excederse y sin ser permisivos para crear jóvenes empáticos y sociables.

Ejemplos para mejorar las relaciones familiares

¿Cómo podemos mejorar nuestros vínculos con las familias? Entre los ejemplos de acuerdos familiares más comunes están:

Mejora la comunicación con los integrantes de la familia

La falta de comunicación familiar es uno de los principales problemas que tienen las familias tóxicas o poco saludables. Para mejorar esta falla, puedes sentarte a conversar con quién tengas un problema o con quién sientas tensión y conversar sobre lo que sucede o te incomoda sin ser hostil.

Si el problema no es contigo, sino que lo tienen otras dos o más personas que pertenecen a la familia, puedes invitarlos de forma amena a conversa y que todos expongan sus sentimientos para buscarle solución a lo que ocurra.  

Crear una mejor conexión con los hijos

Existen etapas donde los niños o jóvenes no se sienten comprendidos por sus padres y empiezan los problemas familiares. También hay casos donde los padres se separan o inician nuevas relaciones y los hijos llegan a sentirse excluidos o fuera del núcleo familiar.

¿Para qué sirven los acuerdos en casa? Para la comunicación y la confianza. Tu hijo debe sentir que puede contarte todo, así sea contigo el problema. Además, debe sentir que respetas sus opiniones y no invades su espacio personal. Es necesario que no impongas tus opiniones o ideas y apóyalo en lo que está transmitiéndote y siempre háblale con la verdad.

Crea conexiones

A pesar de los malos momentos del día o lo difícil que pueda estar resultando la vida para ti, recuérdale a tus familiares que los aprecias, que los amas y que significan algo importante para ti.

Son detalles que ayudarán a crear una conexión real con tus familiares y podrán sentirse identificados y acompañados en el mismo sentimiento. La familia indiferente suele tener problemas y poco interés en las personas a su alrededor, por eso también es importante conectar con otros.

Realicen actividades juntos

Seguramente, todos los adultos trabajan, los niños van a la escuela y los jóvenes exploran el mundo a su alrededor.

Sin embargo, nada de eso debe ser excusa para apreciar la naturaleza, salir a comerse un helado, ir a un sitio a distraerse o ir al parque a una tarde de picnic. Lo importante es buscar ejemplos de intereses familiares o actividades donde todos puedan relajarse y compartir anécdotas que luego se volverán en momentos inolvidables.

Las relaciones familiares son necesarias para la vida y para el adecuado desarrollo del ser humano. Por eso valora tu familia y a cada uno de los integrantes del núcleo y crees esas relaciones intrafamiliares positivas, ya que siempre podemos encontrar un amigo o confidente en esa persona con la que compartimos el hogar.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre