martes, 17 mayo 2022 |

Actualizado a las

6:46

h CEST

16.5 C
Madrid

Relaciones tóxicas: definición, efectos, tipos de parejas tóxicas y cómo terminar una relación destructiva

5
(1)

Las relaciones tóxicas son aquellas donde uno de los involucrados no puede evitar hacer daño al otro. Aunque es más común conocer parejas tóxicas en el plano romántico, es normal que se den entre amigos, relaciones de trabajo y hasta entre familiares.

Las relaciones tóxicas se dan cuando una de las dos personas involucradas le hace daño a la otra, a pesar de expresar sentir “amor o afecto”. El maltrato que suele presentarse en estas relaciones llega a ser psicológico o físico. En los peores casos de parejas tóxicas, la víctima es asesinada. En este artículo vamos a darte las respuestas para que entiendas qué es una persona tóxica en el amor.

Relaciones interpersonales:
Qué son, características, tipos y cómo tener relaciones humanas saludables

Leer artículo

¿Qué es una relación tóxica?

La definición de tóxica o definición de tóxico, según la Real Academia Española (RAE), especifica que se trata de algo venenoso que causa trastornos y hasta la muerte. Y también indica que suele ser producido por sustancias tóxicas.

En tanto, al responder qué son las relaciones destructivas, qué significa persona tóxica o qué es tóxico en una relación, determinamos que estas relaciones siempre han estado presentes en la vida de las personas, solo que es un tema muy poco tratado y del que las víctimas hablan muy poco. Además, son pocas las personas que están en este tipo de relaciones, que lo aceptan y toman la decisión de salir de ellas.

Si en algún momento de tu vida te has sentido juzgado, manipulado, amenazado, acosado, maltratado, desvalorizado o simplemente sientes una sensación de vacío cuando estás o ves a una persona especial para ti (no necesariamente tu pareja). Es momento de que evalúes tus emociones y te preguntes si eres estás en relaciones tóxicas de pareja.

Cómo se originan las relaciones tóxicas

Las relaciones tóxicas en psicología suelen tener que ver con experiencias que han vivido los maltratadores y que los llevan a menospreciar o maltratar a otra persona. Los factores que originan las relaciones tóxicas pueden ser experiencias familiares, vividas en la infancia, o la influencia cultural que tenga la persona.

En el primer factor, los maltratadores suelen haber sufrido experiencias abusivas en la infancia que son reflejadas en la adultez, al ser abusivos o violentos con otros. Mientras que, en el factor cultural, influye las creencias como el machismo, feminismo y alguna otra ideología que los haga actuar de manera impulsiva.

Existen personas más permisivas que otras, por eso también hay diferentes tipos de parejas tóxicas y niveles de agresividad y maltrato. Aunque los factores que te mencionamos no son los únicos, son los más comunes en estos tipos de relaciones. Para determinar realmente que hace a una persona ser tóxica, debe acudir con un profesional y este analizará lo que sucede.  

Los expertos en psicología de las personas tóxicas indican que son personas que no tienen la madurez suficiente para estar con alguien, también son inseguras y egoístas que tiene la necesidad de estar en una relación para descargar sus frustraciones.

Cómo saber si estás en una relación tóxica

Llega a ser difícil detectar cuando se está dentro de una relación tóxica o cómo es una persona tóxica en una relación. Sin embargo, no es imposible. Lo importante es estar atento a todas las señales y tener la valentía de enfrentar lo que sucede. Entre las señales más comunes para determinar si tu relación es tóxica están:

  • No le gusta que estés con tus amistades.
  • Es una persona controladora (sobre todo con los gastos que tengas).
  • No te pide tu opinión al momento de planificar tu día a día.
  • Revisa tu teléfono móvil, las redes sociales y hasta llega a prohibirte el uso de las mismas.
  • Te exige compensaciones de forma inmediata por los favores que te hace.
  • Te expresa de diferentes formas que sin él/ella no serías nadie.
  • Cuando das tu opinión frente a amigos o familiares te reprende.
  • Suele utilizar el chantaje emocional.
  • Son personas celosas, de tal manera que te prohíben compartir con otros.
  • Suelen ser paternalistas.
  • Busca influenciar tu forma de vestir o de ser.
  • Minimiza tus virtudes y logros.
  • No le importan tus problemas o sentimientos.
  • No te apoya en tus proyectos o ambiciones que tengas, incluso llega a minimizarlas.
  • Cuando discuten sueles ser tú quién cede, de lo contrario te pueden ignorar por días.
  • Te llega a culpar de sus problemas laborales o personales.
  • Siempre te recuerda las fallas que has tenido en el pasado.
  • Se molesta si cuentas tus problemas a familiares o amigos.
  • Dejas de socializar para evitar represalías
  • Dejas de tocar temas que te importan para evitar problemas.
  • Sentirse ignorado por tu pareja
  • En una relación de pareja, tienes intimidad solo para satisfacer al otro y que no se enfade.
  • Te chantajea para que hagas lo que desea.
  • Te compara con parejas, amistades o familiares para recriminar tu comportamiento.

Al tener una o más señales de estas que te hemos mencionado, son suficientes razones para terminar una relación, bien sea amorosa, de amistad o familiar. Sin embargo, el miedo y la falta de seguridad que llegan a sentir las víctimas les impide salir de ese círculo abusivo en el que se encuentran y no saben cómo terminar con una relación tóxica.

Por otra parte, existen encuestas por profesionales de la salud, realizadas a mujeres para saber que piensan sobre qué es ser tóxica en una relación. A esto, las mismas responden que se trata de ser celoso con la pareja, poco permisivo y en muchos casos falta de respeto.

Efectos negativos asociados a las parejas tóxicas

Naturalmente, estar en una relación tóxica genera consecuencias negativas a las personas que la integran, y también al entorno de la relación. Esos son algunos de los efectos más resaltantes.

Estrés postraumático

Cuando las relaciones obsesivas superan todos los límites del maltrato físico y psicológico, las secuelas pueden estar presentes en la víctima día a día. El estrés postraumático (TEPT) es un trastorno que se origina después de sufrir eventos muy estresantes. Los seres humanos son capaces de sufrir TEPT después de una violación, tortura, maltrato continuo, entre otros factores.

Entre los síntomas de este efecto negativo de las relaciones enfermizas, están: Los flashbacks, que consiste en revivir los momentos dolorosos. Evitar los estímulos que estén asociados con el trauma. Las víctimas presentan poco interés en actividades importantes de la vida. Las personas viven con un sentimiento de desapego hacia su propia vida.  

Además, también llegan a sufrir de depresión y ansiedad y otras dificultades de adaptación que les dificulta tomar la decisión de buscar ayuda.  

Poca autoestima

Para el ser humano, la autoestima es una necesidad y contribuye en el proceso de la vida y en un sano y normal desarrollo. Las personas que están o han estado en una relación tóxico, lo primero que ven afectado es su autoestima. Al no tener una autoestima elevada, las ganas de hacer frente a las adversidades disminuyen considerablemente.

Un ejemplo que genera estos efectos, es un novio tóxico que impida a su pareja ser quién es, decirle que la ropa que usa es inadecuada para su cuerpo (aunque no sea así), que la minimice y no apoye sus sueños y metas, entre otras cosas.

Secuestro emocional

Las personas que salen de relaciones de parejas tóxicas llegan a sentir que no son dueños de sus emociones y sienten culpa o desconfianza de lo que valen como persona. Esto se debe a que los maltratadores los hacen creer que no eran merecedores de sentir algo por sí solos y se vuelven personas dependientes.

El secuestro emocional puede derivar en una pérdida de confianza que, a su vez lleva a sufrir episodios de ansiedad que deben ser tratados por profesionales.

Temor al futuro

Las víctimas de relaciones tóxicas llegan a creer que hagan lo que hagan no podrán salir o escapar de las situaciones que les hacen daño. Esto puede marcar el futuro de las personas que, aunque hayan salido de una pareja tóxica, tendrán temor sobre el futuro y sentirán angustia antes las nuevas situaciones al pensar que se repetirá lo vivido.

Tipos de relaciones tóxicas

Varios son los tipos de relaciones tóxicas que puede haber. Las siguientes son solo algunas de ellas.

Relación basada en el chantaje

En este tipo de relación, el amor o el afecto se convierten en chantaje que alarga la vida de las relaciones, pero de forma artificial y dañina. El chantaje en las relaciones se presenta como una persona que le tiene lástima a su pareja y lo trata de forma privilegiada. La víctima suele ceder constantemente a las peticiones de su maltratador.

Mientras el maltratador actúa de forma controlada para que la víctima tome decisiones diferentes a las que realmente desea. Un ejemplo de las relaciones tóxicas basadas en el chantaje, es cuando una persona hace sentir mal a otra por haber salido solo o sola o haya realizado algo que al maltratador no le gusta, sin necesidad de ser abusivo verbalmente o físicamente.

Relación idealizada

Estas relaciones se dan cuando una de las dos partes de la pareja se ha creado una idea sobre lo que será su pareja o la relación y no resulta de esa forma. En estos casos, los problemas no se presentan en los primeros meses de la relación, porque la persona puede llegar a generar una expectativa de cambio. Sin embargo, cuando este cambio no llega es que aparece el rencor. Un ejemplo de estas relaciones es cuando una persona genera presión sobre otra para que cambie y al no ver resultados se llega al maltrato físico y verbal.

Relaciones basadas en el miedo

Cuando el miedo es el sentimiento que domina la relación, lo tóxico está presente en el día a día de la pareja. Las relaciones existen para disfrutar, por lo tanto, si una persona siente miedo de reír, de estar al lado de una persona cuando se molesta o incluso le da miedo dormir al lado de esa persona o miedo a comportarse de cierta manera, no es una relación sana.

Estas situaciones se presentan cuando el maltratador inflige el miedo y le hace sentir a su pareja que no es nada o que todo lo que hace está mal. Toma actitudes que menosprecian a la pareja, llega a realizar amenazas o incluso golpear para inducir el miedo.

Relaciones basadas en mentiras

Al omitir, ocultar o mentir sobre cualquier situación que se viva dentro de la pareja, no es signo de que será una relación sana. Las mentiras, solo crean barreras, conflictos y dudas en las relaciones.

Este tipo de relación puede darse en todo tipo de parejas tóxicas, sea entre familiares, amigos, novios o esposos.

Relaciones que viven en el pasado

Cuando se toma la decisión de confiar en alguien, se aceptan sus experiencias, anécdotas y vivencias. Estar en una relación donde uno de los dos se enfoca en el pasado del otro, no es sano, ni productivo.

Enfocarse en el pasado del otro solo genera rabia resentimiento, dolor, culpa y daño. Aceptar los errores y todo lo que completa a esa otra persona es lo mejor para evitar caer en la toxicidad.

Cómo dejar una relación tóxica

Dejar una relación tóxica es difícil, hay sentimientos y emociones de por medio, pero se hace una necesidad al momento de llegar a un punto de no retorno. Los siguientes son algunos de los pasos que pueden ayudar a orientar a las personas en una situación similar.

1. Aceptar que estás en una relación tóxica

Es el primer paso y el más importante para salir del círculo de toxicidad donde te encuentras y buscar la forma de cómo terminar una relación de este tipo. Es indispensable que aceptes que la relación no te hace bien a ti, ni a tu pareja y que no son felices.

2. Suelta los miedos

Cuando hayas aceptado soltar la relación, debes enfrentarte a los miedos y también dejarlos atrás. No estar con esa persona o no tener cerca a esa persona que te causa daño, no significa que estarás solo. Debes buscar apoyo en familiares que te demuestren afecto positivamente y te tiendan la mano en estos momentos duros.

Si dentro de tus miedos está, que temes por tu vida, que existen amenazas que te preocupan, lo mejor es acudir a las autoridades y presentar denuncias formales.  

3. Es mejor estar solo

A veces el miedo no te dejará avanzar, por eso es importante que recuerdes que nunca estarás solo y que existen millones de personas que atraviesan por lo mismo en todo el mundo. Encuentra el apoyo en familiares y amigos que si te demuestren afecto y te abracen cuando lo necesites y hagan ver las imágenes de parejas tóxicas para poder afrontar lo que se viene.

No vale la pena estar con alguien o convivir con alguien por el simple hecho de sentirte acompañado, eso solo conlleva tristeza y desilusión.

4. Trabaja en tu autoestima

Para volver a amar a otros de una forma sana, es necesario construir la autoestima. La mejor forma de lograr es amándote a ti mismo y fortaleciendo los sentimientos positivos que tienes sobre ti y lo que eres. Enfócate en recuperar todo lo que has perdido y el tiempo invertido en ti.

5. Acepta todas tus emociones

Es normal que, durante todo el proceso de aceptación y liberación, tus emociones estén revueltas y no sepas bien qué hacer con ellas. Sin embargo, debes enfocarte en el momento y recordar que todo pasará y todo lleva su tiempo. Tu objetivo es volver a ser feliz y tener un mejor futuro.

6. Busca ayuda profesional

Buscar ayuda profesional es una gran opción para las personas que han sufrido abusos psicológicos o físicos en cualquier relación tóxica. A veces es necesario contar con esta ayuda para tener la determinación y fortaleza de lograr los nuevos objetivos trazados para tu vida.

Existen diferentes formas de actuar para salir de una relación tóxica. Si eres padre, quizás te pregunte ¿Cómo salir de una relación tóxica cuando hay hijos?

Lo primero que debes tomar en cuenta es, que por más que se separen, la relación de padres debe prevalecer. Siempre debe existir una buena comunicación cuando se trate de educar y criar a los niños. Además, de eliminar las frases que minimicen o desprestigien al otro padre.

5 pasos para arreglar una relación tóxica

No todas las relaciones tóxicas están deben serlo por siempre, algunas pueden ser salvadas. No obstante, no siempre es sencillo. Por eso, los siguientes son pasos elementales en el proceso de recuperación.

1. Enfócate en ti

No tienes que buscar arreglar a la otra persona, siempre debes enfocarte en ti, por muy tentador que sea influenciar a tu pareja, familiar o amigo. Pero no podrás cambiar sus pensamientos u opiniones, por eso debes controlar cómo reacciones ante los conflictos para tener un impacto positivo en la relación.  

2. Busca apoyo en familiares y amigos

Lo ideal es que sean personas de confianza, que puedas conversar con ellos sobre lo que estás viviendo. Es una forma de canalizar todo lo que sientes y poder escuchar consejos. Lo ideal es que no sean personas que te juzguen o critiquen y tampoco busques poner a los demás en contra de la persona tóxica. Llegará el punto donde te aconsejarán y verás reflejado en las palabras un poco de apoyo.

3. Sé tú mismo

Es necesario que seas tú mismo en cualquier tipo de relación. Cuando una persona deja der ella misma y siente que depende del otro para satisfacer necesidades, entonces ha cruzado el límite. Para evitar esto trabaja en tu autoestima y trabaja en ti mismo. Busca tener un pasatiempo, leer, hacer ejercicios. Enfocar tu mente en actividades positivas se verá reflejado en la relación.

4. Escribe lo que piensas

Otra buena forma de drenar todo lo que sientes es escribiendo un diario. Además, es una buena forma de evaluar qué es lo que te molesta de tu pareja. Puedes escribir en un diario de papel, o un diario digital, en donde quieras, mientras plasmes lo que sientes para luego autoevaluarte.

5. Aprende a manejar tus emociones

No se puede controlar lo que haga otra persona, pero si como reacciones ante sus actos. Por eso, contar con habilidades sanas para manejar situaciones de estrés o intensas es una buena opción para demostrarle a la otra persona que estás dispuesto a escuchar y comprender su posición sin necesidad de recaer en maltrato.

No todas las relaciones tóxicas son iguales, tampoco las parejas tóxicas. Lo importante es saber identificarlas a tiempo y enfocarse en salir de ellas o hacerles entender a los maltratadores que lo que hacen está mal y te hacen sentir mal. Cuando algo no tiene remedio es mejor cortarlo por lo sano y evitar desgracias irreversibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre