lunes, 5 diciembre 2022 |

Actualizado a las

17:57

h CEST

8.6 C
Madrid

Separación de poderes: qué es, antecedentes, teoría y cómo contribuye la división de poderes a la legalidad

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Los abusos de poder del Estado pueden poner en riesgo las libertades ciudadanas. Por ello, la separación de poderes juega un papel fundamental en la participación y el control del Estado sobre las personas. De esta forma, la teoría de división de poderes permite garantizar la legalidad y la libertad.

Los pilares de la democracia se encuentran asentados en la división de poderes del Estado. Los ciudadanos pueden correr peligro cuando el poder se encuentra concentrado en una sola persona o un grupo de ellas, por lo que el sistema de separación de poderes es fundamental para garantizar el Estado de Derecho y proteger la libertad de las personas. ¿Pero, en qué consiste la división de poderes para un Estado y cuáles son los poderes de gobierno y la ciudadanía? Descúbrelo aquí.

Reglas jurídicas:
Definición, características, elementos, tipos y ejemplos de normas jurídicas en derecho

Leer artículo

 ¿Qué es la separación de poderes?

La idea de la división de poderes del Estado se encuentra relacionada con la separación de las responsabilidades y facultades de los distintos órganos estatales. Esto con la intención de permitir la delimitación del ejercicio de cada uno de los poderes, de modo que no se puedan sobreponer en sus funciones centrales.

Con la implementación de una efectiva división de poderes estatales se puede evitar que el poder se concentre en un solo órgano y sea posible brindar los factores de control y equilibrios entre las distintas ramas del Estado, como el sistema de frenos y contrapesos.

Las competencias asignadas a las distintas instituciones del Estado permiten delimitar el poder y facilita el control entre ellas para que restrinjan el ejercicio excesivo del poder de una sobra la otra o sobre los ciudadanos.

¿Cuáles son los poderes involucrados?

El Estado moderno divide, por tanto, el poder del gobierno en tres ramas fundamentales que permiten la distribución de las competencias que garanticen un ejercicio del poder de forma equilibrada y justa. ¿Pero, cuáles son los tres poderes del Estado involucrados? Las tres ramas principales se conocen como el legislativo, ejecutivo y judicial.

Poder Legislativo

El poder legislativo es el poder encargado de la creación y promulgación de las leyes del Estado. También es el responsable de dictar las competencias de otros órganos estatales y de asignar y delimitar el presupuesto anual para que pueda operar el gobierno. Los miembros del Poder Legislativo son electos por los ciudadanos para que representen sus intereses ante el órgano deliberante.

Poder Ejecutivo

Por su parte, el Poder Ejecutivo es el poder encargado de administrar las políticas públicas, que han sido aprobadas y presupuestadas previamente por el Poder Legislativo. El Ejecutivo se encarga de ejecutar las políticas públicas para llevar adelante la administración de las funciones del Estado.

Poder Judicial

El Poder judicial es ejercido por las cortes y los tribunales del país. Los jueces son los encargados de impartir justicia, de resolver los conflictos entre los particulares, a través del dictado de sentencias con fuerza de verdad legal. El poder judicial también tiene competencia para determinar cuándo una ley va en contra de la Constitución y, como consecuencia, declarar su nulidad o inaplicabilidad.

Disciplinas involucradas con la separación de poderes

A la luz del derecho constitucional, las ciencias políticas o la economía, la división de los poderes ejerce una función primordial para el ejercicio efectivo de las competencias estatales y de las organizaciones.

División de poderes en Derecho

De acuerdo con el Derecho Constitucional cuando se habla de separación de poderes no se hace referencia a la existencia de varios poderes independientes o de una fragmentación propiamente dicha. El poder del Estado es un solo pero se manifiesta desde distintas maneras y, conforme, a diferentes modos de ejercerlo.

Es decir, que la división de poderes en derecho constitucional viene a ser una distribución de competencias del Estado en los órganos que lo conforman. Así, el Parlamento legisla; la Corte imparte justicia y el Ejecutivo administra; pero es el Estado quien lo hace, a través de estos.

En definitiva, para el Derecho Constitucional, el Estado debe cumplir los mandatos constitucionales respetando los parámetros que está imponga, procurando siempre el beneficio de los ciudadanos y del interés público.

División de poderes en los negocios

La división de poderes también se puede encontrar en la economía y en los negocios. De este modo, un sistema de separación de poderes en una organización permite delegar la autoridad y determinadas facultades en los distintos grupos u organismos que forman parte de la corporación, de modo que se pueda alcanzar un nivel de gestión más controlado y moderado.

Evolución histórica de la separación de poderes

De acuerdo con las doctrinas de las teorías antiguas del gobierno mixto, los antecedentes de la división de poderes y los procesos de gobierno debían involucrar elementos de la sociedad como los intereses de la monarquía, la aristocracia y elementos democráticos.

Hasta el XVII, poco después de configurarse la caída del Imperio Romano, la estructura gubernamental que dominante en gran parte de Europa era un poder concentrado en un gobierno hereditario. Con la excepción del Parlamento de Inglaterra que suponía un órgano más democrático.

Francia

Jean Jacques Rousseau, en Francia del siglo XVII, sostenía que el poder soberano no podía dividirse, delegarse ni enajenarse, ya que la ley era la expresión del poder general del pueblo representado por el Legislativo. Sin embargo, en 1789, con la Asamblea Constituyente se instauró un efectiva separación de poderes que superó la trinidad política dominante conformada por nobleza, iglesia y pueblo.

En principio, solo se reconocían dos poderes: legislativo y ejecutivo. La justicia, en aquel momento, era considerado una garantía judicial y no un poder propiamente dicho.

Norteamérica

Para el año 1781, casi al final de la guerra de independencia, las colonias norteamericanas ratificaron un pacto conocido como “Artículos de Confederación” que regulaba la relación entre los estados. Cuando descubrieron que este documento no era suficiente para el mantenimiento de la “unión”, decidieron crear una Constitución.

James Madison, considerado uno de los padres de la constitución norteamericana, sostuvo en sus trabajos “El Federalista”, que los poderes del Estado no se encontraban en total independencia el uno del otro; sino que existía una intervención necesaria y una relación “intima” entre cada uno que les permitía ejercer cierta injerencia constitucional sobre el otro. En ese sentido, Madison teorizaba sobre el sistema de contrapesos que permitía una serie de medidas prácticas dirigidas a la defensa de un poder sobre las extralimitaciones del otro.

México

La historia de la división de poderes en México se puede observar con la Constitución de Cádiz en 1812, inspirada en las ideas de la “Ilustración” que también dieron origen a Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en Francia.

Años más tarde a través de importantes instrumentos jurídicos y constitucionales como el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana de 1824, la Constitución Federal de 1824 y la Constitución de 1857 se consolidó la divisiones de poderes en México del Supremo Poder de la Federación en Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Las disposiciones constitucionales, además, prohibieron la concentración en una sola persona o corporación de dos o más de los poderes estatales.

India

A diferencia de otros países, en India no se encuentra presente el principio de separación de poderes de forma rígida. Allí se hace énfasis en las funciones estatales para determinar cómo se divide el poder en ese país. Por lo tanto, no se trata de una separación de poderes propiamente dicha sino de una separación de funciones.

Las disposiciones constitucionales de la India han delimitado con precisión las funciones de las distintas ramas de los estados y establecen un sistema de control que le brinda la competencia a los tribunales de derogar o declarar la nulidad de cualquier enmienda inconstitucional que realice el legislativo.

Por otra parte se distingue el jefe de estado del jefe de gobierno. El ejecutivo está conformado por el presidente, y el legislativo por el parlamento que incluye el Lok Sabha y el Rajya Sabha. Finalmente, la Justicia está integrada por el Tribunal Supremo, los Tribunales Superiores y  los juzgados inferiores.

Teorías sobre la separación de poderes

Uno de los primeros en escribir y proponer la separación de poderes en el ejercicio del Estado fue Aristóteles, quien distinguió las tres direcciones del gobierno: la deliberativa que correspondía a los asuntos de la guerra y la paz, las leyes y las penas de muerte, entre otros; las magistraturas se referían a los ingresos de la Polis, a asuntos de defensa y a los contratos relativos al mercado.

El tercer poder, representaría al actual poder judicial, y para Aristóteles representaba los que estaban armados, las cuestiones de sus decisiones y la forma cómo eran nombrados. Sobre la división de poderes existen también otras dos teorías fundamentales: la de Locke y la de Montesquieu.

Teoría de Montesquieu

Otra de las principales teorías sobre la división de poderes fue la propuesta por el filosofo francés Montesquieu en su libro “El espíritu de las leyes” de 1748. La separación de poderes según Montesquieu hacía énfasis en la libertad política de los ciudadanos.

Consideró, por tanto, que para poder salvaguardar la libertad humana era necesaria limitar la concentración de los poderes en una sola persona o en un grupo de personas. Para Montesquieu los individuos se encontraría en peligro frente al Estado cuando el Legislativo se unía con el Judicial; mientras que la fusión entre el Ejecutivo con el Legislativo implicaría un terrible despotismo en el gobierno.

Teoría de Locke

Por su parte, el filosofo inglés John Locke presentó su teoría de la división de poderes en 1689. De conformidad con su libro “Dos tratados del gobierno civil”, Locke se refería a las tres principales ramas del Estado como legislativo, ejecutivo y federativo; pero a diferencia de la postura de Montesquieu, estas ramas no eran tomadas como iguales. ¿Entonces, qué es la división de poderes para Locke? Según el filósofo inglés, el Poder Legislativo era superior frente al ejecutivo y al federativo. Estas últimas eran facultades o poderes ejercidos por el Monarca. A la luz de esta teoría el modelo de gobierno era un sistema dual, en el cual la soberanía recaía en el Parlamento y la Monarquía.

Importancia de la separación de poderes

La división de poderes es un elemento esencial del Estado de Derecho y se encuentra regulada en la Constitución. Pero, ¿por qué es importante la división de poderes en nuestra constitución? La constitución al ser la norma máxima de un Estado es quién define qué es el poder y quién lo organiza.

En ese sentido,  establece, entre otras cosas, las competencias de sus poderes principales de modo que no exista una intromisión de facultades en el ejercicio de las funciones. Por ende, la importancia de la separación de poderes radica en la posibilidad de ejecutar y administrar las leyes de una forma equilibrada y justa que no ponga en riesgo las individualidades de los ciudadanos. Esta es una forma de cómo

Con la separación de poderes se alcanza poner límite a los excesos y actuaciones arbitrarias del Estado sobre los ciudadanos. Esto ocurre porque el Estado necesita la intervención de los tres poderes del gobierno en ejercicio armónico y congruente para el cumplimiento de las leyes y la Constitución. Así es cómo contribuye la división de poderes a la legalidad y el respeto de los derechos humanos de los ciudadanos de ese Estado.

Además, por medio de la división de poderes se puede ejercer el sistema de frenos y contrapesos que garantiza una interacción equitativa y equilibrada de cada una de las ramas del Estado. Bajo ese sistema, los distintos poderes tienen una forma práctica de contrarrestar los posibles abusos de los otros dos poderes. Así, el Ejecutivo puede limitar el abuso del poder del Legislativo cuando declara la inconstitucionalidad de una norma o ley; mientras que el Legislativo puede controlar los excesos o desvíos de poder del Ejecutivo por medio de los juicios políticos.

En definitiva, para garantizar la libertad de los ciudadanos es importante que exista dentro de la estructura del Estado una separación de poderes bien definida. El poder del Estado debe ser desconcentrado en sus distintas ramas para que se contrarresten y exista un equilibrio para garantizar los derechos de los ciudadanos. Entonces, si consideras necesaria la división de poderes del gobierno eres un defensor de la democracia y la libertad individual.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Soto, Ángel Andrés. (2022, 20 mayo). Separación de poderes: qué es, antecedentes, teoría y cómo contribuye la división de poderes a la legalidad. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/separacion-de-poderes/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Ángel Andrés Soto
Ángel Andrés Soto
Abogado licenciado por la Universidad Central de Venezuela, convalidado por la Universidad de Buenos Aires. Diplomado en Marketing Digital por el Instituto Internacional de Marketing UCV. Locutor, escritor y especialista en TRX y pilates.
Cinco Noticias / Variedades / Separación de poderes: qué es, antecedentes, teoría y cómo contribuye la división de poderes a la legalidad

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre