lunes, 16 mayo 2022 |

Actualizado a las

23:42

h CEST

21.1 C
Madrid

Retrofuturismo: qué es, características, vertientes y subgéneros del estilo retrofuturista (arte, cine, moda…)

5
(1)

El retrofuturismo es una corriente que supo posicionarse en la historia, es un movimiento que tiende a utilizar elementos del pasado y representarlos en el futuro. El estilo retro evidencia la clara necesidad de los seres humanos de saberlo todo.

Retrofuturismo no es una palabra nueva ni recién inventada, es una corriente que ha fascinado a la humanidad desde tiempos inmemoriales. ¿Una sociedad que se transporta en autos voladores? Es una escena que se ha transmitido en el cine durante años y pensar que –algún día- pueda suceder causa gran furor, ¡sorpresa! El estilo retro es esto y mucho más.

Dieselpunk:
Qué es, mundo, estilo, ejemplos y diferencias con cyberpunk, clockpunk, biopunk, solarpunk…

Leer artículo

¿Qué es el retrofuturismo?

De retrofuturismo hay diversos conceptos vagando por Internet, esto evidencia que aún existen muchos debates al respecto. Aunque, ¡alto! No significa que sea complejo de entender.

Se puede decir que el retrofuturismo o estilo retro es una mezcla de ciencia, arte y ficción. Es la nostalgia del pasado traída al futuro y también la posibilidad de sentir el futuro en el presente. Es utilizar elementos que ya existieron, transformarlos e imaginar un mundo de posibilidades.

Del mismo modo, también se define como un estilo o movimiento artístico que es capaz de representar combinaciones estilísticas y estilos antiguos, usando tecnología futurista y vestimenta futurista.

El retrofuturismo representado en el arte

El estilo retro está presente en el arte, cine, en la moda y en la vida diaria, aunque muchos no se den cuenta.

De hecho, el retrofuturismo tiene diferentes vertientes y corrientes. En la moda del retrofuturismo, las vestimentas se ven representadas con elementos victorianos o típicos del siglo XIX acompañado de tecnología futurista.

En el cine hacen uso de estéticas vintage para dar un aire de nostalgia, pero representando hazañas futuras.

Una película capaz de ilustrar este ejemplo es “Viaje a la luna” de George Méliès (1902). En esa época no se pensaba que el hombre sería capaz de viajar a la luna, pero antes de que sucediera, el cine hizo su magia de plasmarlo. Por supuesto, en los años venideros la ficción fue superada por la realidad.

El estilo retro o retrofuturista también ha sido representado con elegancia en las artes plásticas. Hay piezas que retratan diseño de retrofuturismo, quizás unas de las más icónicas son las esculturas de Umberto Boccioni. El nombre de la serie es “Formas únicas de continuidad en el espacio”.

Historia del retrofuturismo

Es probable que la gente se haya imaginado cómo sería el futuro desde que tiene consciencia. Sin embargo, la corriente retrofuturista no es tan antigua como muchos creen. El concepto se acuñó, por primera vez, en los años 80, aproximadamente.

Aunque algunos libros de historia hablan del retrofuturismo de los 50, retrofuturismo de los 60 y retrofuturismo de los 80, aún no se conoce con exactitud cuándo apareció el término.  No obstante, muchos años antes, el arte, el cine y la literatura plasmaban esa necesidad de visualizar cómo sería el futuro.

En el año 1936, una revista japonesa llamada Shonen Club publicó “World Transportation Invention Competition”, una serie ilustrada en la que se observa lo que sería el futuro de los medios de transporte, basándose en conceptos de inventores de esa época.

Dentro de la serie, se observan inventos que existen en la actualidad, tales como un automóvil con ruedas esféricas y barcos de combate con forma de tanque.

El primer artículo sobre retrofuturismo

La primera vez que se habló en un medio de comunicación masiva sobre el “retrofuturismo”, fue un anuncio de Bloomingdale de The New York Times en el año 1983. El artículo describía un acero plateado con una elegante apariencia retrofuturista.

El Oxford English Dictionary registra dicho anuncio como el primero en el que se usa la palabra, por esta razón se convierte en un artículo con gran relevancia cuando se habla de estilo retro o retrofuturismo.  

Pese a esto, el movimiento se fue gestando con fuerza una década anterior, gracias a los avances tecnológicos. En la época de los 70s, apareció el primer ordenador personal, un hecho histórico para aquel entonces.

Desde esa oportunidad, el retrofuturismo continúa inspirando diferentes corrientes de pensamientos, además de influir de manera frontal en el arte, el cine, la literatura y la moda.

Características del retrofuturismo

Como todo movimiento o corriente, el retrofuturismo posee algunas características que lo representan. Entre las más comunes destacan las estéticas vintage que se utiliza en la vestimenta futurista, los colores y los elementos espaciales.

El retrofuturismo y el tiempo

La característica más importante del retrofuturismo es cómo utiliza lo que sucedió en el pasado para dar una idea de cómo sería el futuro, mientras los espectadores lo miran desde el presente. El tiempo es vital para plasmar esta corriente artística y de pensamiento.

Es decir, el estilo retro deja en evidencia cómo las decisiones humanas cambian con el tiempo y cómo esto puede afectar o mejorar la vida de las personas de las siguientes generaciones.

Colores con estilo retro  

La necesidad de representar el pasado en el futuro se evidencia a través de los colores. Por lo general, cuando se trata de retrofuturismo, las paletas de colores juegan un papel fundamental.

Los colores que representan al estilo retro vienen en variedades de tonos y así son plasmados en los diferentes subgéneros retrofuturistas.

En primera instancia, no se basan en colores primarios sino en tonos cremas y marrones amarillentos hasta llegar a los azules, verde azulado, verde salvia para finalmente variar hacia tonos como el melocotón y rosa pálido.

Cabe destacar que dependiendo del subgénero, la tonalidad de los colores aumentará o se mantendrán. En el caso del cyberpunk, estos suelen ser mucho más sobrios y en algunos casos varían hacia el neón.

Estéticas vintage

En la moda retrofuturista, uno de los principales elementos presente son: las estéticas vintages combinadas con colores retros platinados.

Es fácil reconocer un atuendo con estilo retro porque suelen ser de una pieza. En los diseños las figuras geométricas son las protagonistas, además de hacer uso de lentejuelas y gafas de sol que parecen espejos.

Por supuesto, estos atuendos son acompañados –generalmente- por botas que hacen alusión a la era espacial.

El retrofuturismo y la era espacial

Un elemento presente en casi todos los subgéneros retrofuturistas es hacer alusión al espacio o el universo.

Es común observar, por ejemplo, en el cine naves espaciales, robots y futuros distópicos sobre la humanidad, además de utilizar objetos como autos voladores, rascacielos gigantes, entre otros.

Elementos geométricos

Como se mencionó en un apartado anterior, cuando se trata de diseño de retrofuturismo las figuras geométricas tienen un espacio importante.

En las artes visuales se representa el estilo retro con figuras curvilíneas, una apariencia minimalista, pero sin dejar de lado los colores característicos, además de los elementos puntiagudos que suelen decir “presente”.  

En la arquitectura retrofuturista son comunes los ángulos dramáticos, el uso de materiales como el plástico y neón, no dejando de lado la tecnología y la inspiración de sueños espaciales y cohetes.

Una clara representación de esto es la conocida “Aguja Espacial”, ubicada en Seattle, Estados Unidos.

Subgéneros retrofuturistas

El retrofuturismo es una corriente o un movimiento que se continúa gestando, pero no se puede dejar de lado que surgió hace décadas y por esa razón se categoriza en vertientes, debido al desarrollo que ha tenido.

Steampunk

¿Es posible unir la época victoriana con la era actual? La respuesta es “sí” y el movimiento steampunk es la muestra. Pero, ¿qué es el steampunk? Según datos históricos, inició en la década de 1970, pero antes de ver en la moda a las conocidas chicas steampunk, fue una corriente que comenzó en las letras, es decir, en la literatura.

El estilo steampunk está influenciado por varias corrientes y pensadores. Esta vertiente de retrofuturismo muestra que sí es posible tener un futuro usando escenarios del siglo XIX. Algunos libros que han inspirado a la literatura steampunk de hoy son “Frankenstein” de Mary Shelley y el “Retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde.

Retrofuturismo-Steampunk
El arte steampunk muestra elementos típicos de la época victoriana. (Viki_B, Pixabay).

Asimismo, el steampunk y retrofuturismo combinan la filosofía de la era victoriana con la creatividad moderna acompañado de la autosuficiencia, un ejemplo de esta última afirmación es la creación de un robot steampunk que ha servido para reivindicar este movimiento.

Dentro del movimiento o moda steampunk también hay divergencias o estilos muy propios como el steamgoth, el cual se basa en una versión más oscura del arte steampunk.

Atompunk

La era de los 50 inspiró lo que conoce en la actualidad como el movimiento atompunk. Dicha vertiente, utiliza su propio diseño de retrofuturismo y ha sabido mantener su lugar a través del tiempo.

La inspiración de dicho subgénero está en la era atómica, la era espacial, la conocida arquitectura Googie y el desarrollo tan rápido de las potencias tanto espaciales como industriales en Estados Unidos.

Retrofuturismo-Atompunk
(RoySnyder, Pixabay).

Hablar de atompunk es también mencionar la importancia de las maquinarias e imaginar la posibilidad de que los pájaros de trueno vuelen y vivir en mundo con máquinas del tiempo.

Cyberpunk

Dentro del cyberpunk el surrealismo es uno de los ingredientes principales. Se caracteriza por los antihéroes, atrapados en un mundo lleno de maldad, desidia y tecnología avanzada.

De acuerdo al diccionario “Britannica”, el término fue acuñado por primera vez por el escritor Bruce Bethke, él se encargó de escribir una novela con ese término en 1982. ¿De dónde viene el nombre? Proviene de la palabra “cibernética” y punk, un tipo de música cacofónica que se volvió muy popular en los 70.

Retrofuturismo-Cyberpunk
(thisisorka, Pixabay).

El cyberpunk se puede ver reflejado en series como Blade Runner, películas como Ghost in the Shell, en la música electrónica y por último en la moda estilo funky.

Bitpunk

Al unir elementos del steampunk con el cyperpunk nació el bitpunk. Esta vertiente del restrofuturismo combina la tecnología y la nostalgia que resuena en las generaciones actuales y sí se trata de la Gen X y millennial.

Retrofuturismo-Bitpunk
(crow_imagenes, Pixabay).

Para ubicarse mejor en dicha vertiente, los críticos consideran que la película Spork de 2009 pertenece al movimiento bitpunk, al igual que las cintas Tron y Tron Legacy.

Dieselpunk

En el dieselpunk hay un elemento clave: los motores diesel, es probable que de ahí provenga su nombre. Sus inicios se remontan en la Primera Guerra Mundial, pero el movimiento se consolidó un poco más en la segunda.

Retrofuturismo-Dieselpunk
Ejemplo de arte del dieselpunk (Stefan Prohaczka, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

El acero, la arena, el cromo y la suciedad son componentes claves de ese subgénero del retrofuturismo. Sobre el dieselpunk se puede mencionar la nostalgia que refleja, el patriotismo sin ironía y un pavor por el crecimiento del modernismo.

Solarpunk

El solarpunk –también llamado greenpunk- es uno de los movimientos retrofuturistas más nuevos. Este término se dio a conocer en el 2008. Plantea un futuro casi perfecto: En armonía con el medio ambiente, los animales y mucho más igualitario.

Al mismo tiempo, abarca la tecnología impulsada por la energía renovable y plantea las ventajas de la economía circular.

Retrofuturismo-Solarpunk
(Stergo, Pixabay).

Este movimiento artístico intenta adentrase en temáticas muy actuales como lo es el cambio climático, la igualdad de género y la brecha salarial.

El retrofuturismo en el cine

Sin lugar a dudas, el cine ha servido como plataforma para mostrar el retrofuturismo y el estilo retro a la perfección.

A lo largo de los años, diversos largometrajes han tratado de plasmar el futuro y la evolución de la humanidad. A continuación, una lista de las películas steampunk y de retrofuturismo en general.

Trilogía Regreso al futuro (1985 – 1990)

En el primer lugar está la trilogía de “Regreso al futuro”, un conjunto de viajes al pasado y al futuro que marcaron a toda una generación. La cinta es conocida por sus “predicciones”, entre ellas están: el sensor de huellas y las gafas inteligentes.

Regreso al futuro enmarca esa necesidad de averiguar qué tecnología gobernará en el futuro

Metropolis (1927)

Fritz Lang siempre será reconocido por traer al mundo del cine “Metropolis”, una cinta muda con un gran despliegue de elementos visuales y bastantes adelantados para esa época. Muestra un mundo distópico futurista y surrealista, cuyo elemento principal es la industrialización y los robots malvados.

En Metropolis el ingrediente principal son los robots malvados

Fuerza vital (1985)

Una de las cintas con más aires retrofuturistas es “Fuerza vital”, es basada en el libro The Space Vampires de Colin Wilson y fue dirigida en la gran pantalla por Tobe Hooper. El argumento se basa en una tripulación de astronautas que descubren a unos humanoides.

Lo más llamativo de la película es el maquillaje y la edición. Es una joya del cine de estilo retro.

“Fuerza vital” es un clásico dentro de la corriente retrofuturista

La invención de Hugo (2011)

Dentro de las películas steampumk destaca “La invención de Hugo” de 2011, convirtiéndose en una de las más exitosas de esta corriente. Tiene todos los ingredientes para el éxito: superación, ingenio y la nostalgia victoriana típica de la vertiente steampumk.

Y en caso de que no recuerdes qué es steampunk: Es un subgénero retrofuturista que utiliza elementos característicos del siglo XIX.

Cómo crear tu propio mundo retrofuturista

Ahora bien, en el cine están presentes muchas vertientes retrofuturistas, pero no hay que olvidar que el movimiento también está muy presente en otras corrientes artísticas como lo son las artes plásticas, las letras y la moda.

Si te apetece crear un mundo retrofuturista y adentrarte en una de las vertientes. Solo es importante tomar en consideración todos los elementos que acompañan al estilo retro.

Paso uno: Una época

El primer paso para lograr iniciar con tu mundo futurista es ubicar la época en la que deseas narrar la historia o el arte que desees plasmar. Debes elegir la época perfecta para ti y que sea del pasado mirando al futuro o un futuro bastante lejano.

Deben ser dos épocas que –al mismo tiempo- puedan complementarse. En sí, una debe depender de la otra.

Ten presente que puedes conseguir inspiración en la música, en películas o en libros.

Paso dos: Haz una lista de elementos a usar

Después de definir las épocas y las fechas, es recomendable hacer una lista de los elementos que deseas que compongan tu obra, es decir, estilo de vestimenta, armaduras, medios de transporte y la vertiente retrofuturista o si deseas una combinación de ambas.

Por ejemplo, puedes usar elementos típicos steampunk y unirlos con la vertiente solarpunk.

Paso tres: ¡Comienza la historia!

Después de tener claro las fechas, las épocas y la vertiente futurista es momento de elegir: ¡La historia!

La historia es quizás lo más importante del mundo futurista, debes ambientar todos los elementos. Colocar nombre a los personajes, sus gustos, sus nombres, su forma de pensar.

Y por último, no se debe dejar de lado que el retrofuturismo o estilo retro es una corriente que continuará con gran presencia, ya que los seres humanos sienten gran atracción por las predicciones y por saber cómo lucirá el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre