jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

6:08

h CEST

18.8 C
Madrid

Recursos narrativos: tipos, características y elementos de los recursos literarios más usados

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Los recursos narrativos o recursos literarios son herramientas necesarias en las que se apoyan los escritores para poder desarrollar el tema, hacer insinuaciones, generar ideas y ofrecer significados más amplios que forman parte de una historia, poema o alguna pieza escrita.

Hay muchos estilos de recursos narrativos, cada uno con un propósito distintos y, a su vez, estos recursos literarios están distribuidos en tres tipos de recursos del texto narrativo, los cuales definiremos en esta entrada. Algunos de los elementos narratológicos incluidos en este listado funcionan en el ámbito de la oración, el sonido y la gramática. 

Géneros mayores:
Cuáles son los tipos de géneros dramáticos más importantes de la literatura y sus subgéneros

Leer artículo

Recursos narrativos fónicos 

Una de las principales características del texto narrativo es el uso de recursos literarios fónicos para poder reproducir en la mente del lector los sonidos, los cuales pueden ser similares, diferentes, repetitivos, irregulares, etc. Por lo general, los poetas y escritores se valen de estos dispositivos literarios de sonido de forma natural o intencional, para poder enriquecer el texto. 

Aliteración

Un usual recurso literario de un cuento es la aliteración, un dispositivo literario que consiste en la repetición de un sonido consonántico al inicio de cada una de las palabras que están muy próximas entre sí. 

Proximidad

En este caso, la proximidad tiene que ver con el sonido cercano entre las palabras, pero no necesariamente deben ser consecutivas. Por ejemplo:

  • “María es madre, mira la Luna y manda abrazos al Sol”
  • “En el silencio solo silba el viento silente que pasa por el sonido de las hojas”

Repetición

La aliteración es un recurso muy utilizado por los escritores de cuentos infantiles, sobre todo, porque la repetición del sonido (rima inicial) permite que exista ritmo y consonancia en la lectura. Entonces, podemos definir a la aliteración como la repetición de un sonido al principio de dos o más palabras. Se trata del sonido y de la forma que le da a las palabras. 

Onomatopeya

Otro de los recursos literarios en un cuento es la onomatopeya. Sin darte cuenta, las onomatopeyas forman parte de tu vocabulario diario, sobre todo si eres una persona muy expresiva; una onomatopeya es una palabra que suena tal cual el ruido que describe y su función es transmitir un mensaje por medio del lenguaje lúdico, pero también aporta al lector las sensaciones que se describen en la historia.

Imitación

Las onomatopeyas son palabras que imitan los sonidos naturales de una cosa y para efectos literarios, estas imitaciones le dan vida a esas palabras que buscan describir efectos, movimientos y expresiones. 

La imitación, por ejemplo, es aquella se emplea para indicar que la explosión sonó como un “boom” estruendoso, que los gatos maullaban “miau, miau” o los perros “guau, guau”. Tan sencillo es el uso de la onomatopeya, pero puede ayudar a que la lectura sea más expresiva e interesante.

Lenguaje común

Si hablamos de qué significa recursos expresivos en la literatura, las onomatopeyas, como hemos dicho anteriormente, se usan con mayor frecuencia en poesía, prosa, en cuentos y cómics, pero también forma parte del lenguaje común de las personas, ya que las emplean para darle peso a sus descripciones. 

Paranomasia

A la lista de recursos literarios en la narración añadimos la paronomasia, la cual puede definirse como frase que se utiliza de manera intencional para crear la confusión entre palabras que tienen sonidos similares pero que no significan lo mismo. La paranomasia también se conoce como juego de palabras.

Paronomasia tipográfica

La paronomasia tipográfica está orientada hacia el uso de los juegos de palabras en los textos de un autor y puede clasificarse en cinco categorías:

  • Homofónico: Se refiere a la utilización de palabras que tienen un sonido parecido, pero tienen diferentes significados. Por ejemplo: Mi tío tuvo dos carros / Cada tubo es de un color diferente. 
  • Homográfico: En este caso, son palabras que se escriben igual pero tienen significados distintos. Ejemplo: Me río mucho de mis pesares / El río es azul y está frío.
  • Homonímico: Es una mezcla de homógrafos y homófonos. Por ejemplo: Banco (fotos), Banco (entidad), Banco (asiento).
  • Compuesto: Se emplean dos o más juegos de palabras en una oración. Ejemplo: Hoy voy al banco, pero antes reviso el banco de fotos y me río de tus locuras en el río.
  • Recursivo: En este caso, la segunda parte de un juego de palabras depende del significado de la primera. Ejemplo “El infinito no es finito”.

Recursos literarios morfosintácticos

Para saber qué recursos emplea el autor en sus textos es necesario hablar de los recursos literarios morfosintácticos o gramaticales, los cuales consisten en la adición, repetición de las palabras o la alteración de las mismas que forman parte de una oración o texto literario. A continuación, definimos algunos de los recursos linguisticos de la novela, cuento o cualquier tipo de texto narrativo.

Anáfora

Si te preguntas qué recursos literarios se utilizan en un cuento o poema, puedes contar con la anáfora, que es un dispositivo retórico que se utiliza para la repetición de una palabra o frase al comienzo de oraciones; pueden ser frases o palabras sucesivas.

Énfasis

La anáfora es una forma de hacer énfasis en la escritura. Esto le permite a los escritores poder transmitir un significado, enfatizarlo y reforzarlo por medio de la repetición de palabras al comienzo de cada frase, y esto puede aplicar en discursos, cuentos, poesía y prosa. Un ejemplo claro del énfasis se evidencia con “fue” y “era” en el comienzo de Historia de dos ciudades de Charles Dickens (1859):

Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos, fue la era de la sabiduría, fue la era de la necedad, fue la época de la creencia, fue la época de la incredulidad, fue la estación de la Luz, era la estación de la Oscuridad … ”.

Conexión

El hecho de que se puedan repetir varias veces las palabras en una oración o texto completo hace posible que los lectores puedan conectar con la historia, el cuento o la poesía a causa del énfasis que se le imprime en las palabras. Puede ser para reforzar una idea o para negarla. 

Concatenación

En la literatura, especialmente en la poesía, hay diferentes recursos literarios del cuento y de textos literarios. Los recursos narrativos pueden dar forma, movimiento y belleza, y en este caso, la concatenación se utiliza para dar con la repetición de palabras o versos que generalmente están enlazados o encadenados.

Unión

En síntesis, este es uno de los recursos literarios que se emplea para unir o concatenar (enlazar) los conceptos creando una secuencia. En el ámbito de la literatura, la concatenación se enfoca en la unión de elementos que forman una cadena por medio de la repetición constante de la última palabra o frase de la oración anterior; por ejemplo, en un verso, la concatenación se da cuando un verso comienza de la misma manera que terminó el verso que le antecede.

Polisíndeton

Otro de los recursos literarios de un cuento o texto narrativo es el polisíndeton, que es una técnica retórica y literaria que consiste en una conjunción repetitiva para conectar distintos pensamientos en una misma frase. Por lo general, el polisíndeton se evidencia en historias largas.

Conjunciones coordinantes

El polisíndeton hace uso de varias conjunciones coordinantes (y, ni, o, o sea) de forma sucesiva para lograr un “efecto artístico” en el texto, pero también se utiliza en las conversaciones cotidianas de las personas. Aunque puede verse como exagerado, el uso del polisíndeton tiene un sentido y es no dejar por fuera los elementos que podrían ser importantes o no en la oración; por ejemplo: “Teníamos en lista dos barcos y un cofre con oro y plata y muchos objetos históricos”.

Rápida sucesión

La finalidad del polisíndeton es poder hacer uso de la rápida sucesión de palabras o frases para crear un efecto retórico en la escritura de la sensación de rapidez y carencia de pausas. Son varios pensamientos, uno tras otro, y esto puede generar emociones como la desesperación, la euforia o las ansias.

Recursos narrativos léxico-semánticos

En esta sección definiremos algunos de los recursos narrativos léxicos-semánticos, los cuales están orientados hacia el significado de las palabras que forman parte de una oración o de un texto narrativo. Los tipos de recursos literarios para la descripción de personajes forman parte del listado que desarrollaremos a continuación.

Antítesis

Si alguna vez te preguntaste “¿Con qué recursos cuento para escribir una historia?”, debes saber que la antítesis es uno de los más empleados por los autores al momento de darle forma a sus textos. La antítesis es yuxtaposición de dos elementos diferentes a través de paralelismos gramaticales; es un contraste directo sobre una persona, cosa o situación.

Emparejar ideas

La antítesis es un recurso literario efectivo que permite emparejar ideas evidentemente opuestas para ayudar a los lectores a tener dos visiones de una situación, pero también para crear conceptos por medio del contraste. De esta forma se puede generar una mayor comprensión de algún tema o situación al definir su opuesto.

Comparación o símil

La lista de recursos narrativos continúa con el símil, que es una figura retórica en la que dos objetos o conceptos distintos son comparados entre sí mediante el uso de conectores como “como”, “tal” o “cual”.

Afirmación de la similitud

El símil o comparación se utiliza para poder hacer la afirmación de la similitud que existe entre las personas y/o las cosas. La comparación es esencialmente explícita, pero a su vez, hace que sea poco probable a simple vista. Por ejemplo, decir “sus palabras fueron una puñalada al corazón” o “su belleza era tan increíble que me dolía verla”, son claras situaciones de un símil bien ejecutado.

Hipérbole

Seguidamente, la hipérbole es una figura retórica, pero también es un dispositivo literario que permite al escritor exagerar de forma deliberada y por lo general, se presenta como una afirmación o declaración para hacer énfasis sin la intención de ser certero de forma literal. Dicho esto, una hipérbole se puede utilizar con fines serios, cómicos o irónicos.

Exageración cotidiana

Una hipérbole, al igual que las onomatopeyas, forma parte del habla cotidiana. En este sentido, las personas suelen exagerar con respecto a sus sentimientos cuando se expresan, sea de forma escrita u oral; por ejemplo: “Tengo tanta hambre que me comería una vaca”, “Dormí tan mal que siento que me pasó un camión por encima”. 

Metáfora

Cerramos la lista de recursos narrativos con la metáfora, que es otro de los recursos literarios más comunes en las historias y textos narrativos como novelas o cuentos. Una metáfora busca hacer una comparación entre dos cosas que no son similares con la idea de sembrar un mensaje en el lector. En este caso, la metáfora genera comparaciones implícitas sin el uso de conectores, como en el símil.

Simbolismo

Tras lo anteriormente dicho podemos decir que las metáforas tienen el objetivo de describir una cosa o una acción de una forma que no es literalmente cierta, pero aún así puede ayudar a explicar una idea y permite hacer una comparación. 

Es decir, una metáfora dice ser una cosa que no es porque se trata de un simbolismo; es una forma de hablar para poder enviar un mensaje y, por lo general, se utiliza en poesía, literatura y para dar “color” a las expresiones básicas del lenguaje cotidiano. Por ejemplo: “El amor es un campo de batalla”, porque en la guerra y en el amor todo se vale. 

Los recursos narrativos o recursos literarios que pudimos desarrollar en esta entrada son solo la punta del iceberg, ya que la literatura tiene más de 60 tipos de recursos literarios que ayudan a desarrollar y a enriquecer las historias que se quieren contar. 

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre