miércoles, 29 junio 2022 |

Actualizado a las

7:56

h CEST

20 C
Madrid

Manipulación mental: qué es, efectos y cómo defenderse de las técnicas de manipulación psicológica

Puntuación media: 5 | Votos: 1

¿Qué es manipular a una persona? Muchos individuos con malas intenciones se preguntan cómo manipular a las personas y cuáles palabras para manipular son más efectivas, lo cierto es que la mayoría ha experimentado la manipulación psicológica (como provocador o victima) en algún momento de sus vidas, pero exactamente ¿qué significa manipular?

La definición de manipulación de personas consiste es aplicar influencia y técnicas para cambiar la conducta o los sentimientos de otra persona, esto puede ocurrir en relaciones cercanas o en grupos grandes como en la manipulación social. Afortunadamente la psicología para manipular también puede ser utilizada para protegerse de ella no importa qué manipulación se intente aplicar.

Gente manipuladora:
Perfil, señales, tipos y cómo actuar frente a las personas manipuladoras

Leer artículo

¿Qué es la manipulación psicológica?

La manipulación mental es exactamente lo que su nombre indica, la definición de manipular es una acción o intervención que se da sobre algo como pudiese ser un material en la física. En el caso de la manipulación emocional se produce en el momento en el que alguien ejerce la intervención o influencia sobre el comportamiento de otra persona o un grupo de personas.

La manipulación emocional comprende un gran conjunto de técnicas psicológicas o tácticas que tienen como finalidad ejercer el control sobre el pensamiento, conducta, emocional de alguien. La manipulación mental como todo puede ser utilizada para ayudar, pero como el lector podrá haber imaginado lo más común es que sea utilizado con malas intenciones, la manipulación mental puede está presente en muchas torturas, relaciones tóxicas, religiones y cultos debido a que es una herramienta de control muy fuerte.

Consecuencias de la manipulación de la mente humana

La manipulación mental y emocional tiene consecuencias bastante serias, la primera es obviamente el cambio de la conducta, pensamiento o emociones, pero además de eso la manipulación puede causar que la persona manipulada desarrolle problemas en su autoestima, su confianza y su autonomía, la manipulación por lo general empeora la autoestima porque el manipulador se beneficia de que sus víctimas se consideren a sí mismas como inferiores o incapaces.

También una consecuencia común es el deterioro de la autonomía, cuando alguien se acostumbra a ser manipulado empieza a depender de su manipulador de varias maneras, por lo tanto si esta persona se aleja de su manipulador al inicio puede notar cierta dificultad para tomar ciertas decisiones o para tener la iniciativa de hacer muchas cosas porque espera a que alguien lo haga por ellos.

Características de la manipulación y control

Existen múltiples características del fenómeno de la manipulación y de sus diversas técnicas, pero en este apartado no solo se hablará de estas, sino también de algunas características que presentan varias personas manipuladoras. Muchas veces es igual de importante poder reconocer a alguien manipulador que reconocer a una técnica como tal, ambas habilidades permiten mantenerse más seguro de personas que quieran aprovecharse de uno.

Funciona mejor con ciertas personas

Entre las consecuencias de la manipulación mental se mencionó la disminución del autoestima, autoconcepto y autonomía esto ocurre debido a que el manipulador trabaja activamente para que su víctima desarrolle estas características porque facilita su trabajo. Ahora pues, esto significa que la manipulación funciona más consistentemente con personas que ya tienen déficits en estas áreas porque el manipulador no necesita atacarlos de esta forma, de hecho muchos de ellos activamente buscan personas así.

Los manipuladores son hábiles con las palabras

Otra característica de una persona manipuladora son sus habilidades sociales, alguien que sea encantador y con una personalidad atractiva que permita que los demás se sientan cómodos a su alrededor tendrá más facilidad de manipular que alguien que no, esto se traduce a buenas habilidades de comunicación tanto verbales como no verbales. Algunos nacen con ciertas facilidades en este ámbito y otras las desarrollan ya sea por necesidad o interés, pero los manipuladores más efectivos suelen manejar la comunicación eficientemente.

La ilusión del libre albedrío

Una característica importante de la manipulación mental es uno de sus objetivos, en muchos casos la manipulación es tan efectiva que la persona considera que está tomando las decisiones por su cuenta o que actúa por su propio libre albedrio, ignorando la influencia que se ha ejercido sobre estas decisiones. Varios manipuladores aspiran lograr este estado porque es otra forma de liberarse de la responsabilidad de sus propias acciones.

El manipulador no queda satisfecho

Finalmente se espera que un manipulador no quede satisfecho o lo haga con poca frecuencia, por supuesto todas las personas son distintas por lo tanto cada manipulador es distinto, no todos comparten todas las características listadas, pero se han documentado suficientes casos como para esperar ciertas conductas y detalles de la personalidad en estas personas.

Uno de estos detalles es una dificultad (o incapacidad) de ser complacido, por eso ocurren tantos casos en los que por ejemplo una relación tóxica en la que alguien manipula a su pareja no se observa que mejoren sino que al contrario con el paso del tiempo la relación y el abuso empeora (siempre que la relación ni sus integrantes no sean tratados con algún terapeuta obviamente).

Técnicas: ¿en qué consiste la manipulación?

Estas son solo algunas de las técnicas más comunes utilizadas por personas que buscan aplicar la manipulación mental y emocional, todas tienen distintos niveles de efectividad y de consecuencias, esto también depende de la persona que se intente manipular. En caso de que no haya quedado claro hasta ahora, estas prácticas casi siempre son muy dañinas para las personas y sus relaciones, no es recomendable utilizarlas para obtener beneficios propios, siempre es preferible hablar honestamente y llegar a algún acuerdo con alguien en lugar de intentar manipular.

Infundir miedo

La primera técnica es quizás la más común debido a que es una de las más sencillas y adaptables, el miedo es una emoción muy importante para los humanos todos le temen a algo y dichos miedos pueden fácilmente motivar y cambiar distintas conductas.

Por lo tanto, cuando un manipulador logra identificar el miedo de la persona que quiere manipular definitivamente lo utilizará para obtener lo que quiere, un ejemplo común en las relaciones dañinas es que el manipulador utilice el miedo al abandono de su pareja para manipular y en otros casos aún más intensos el manipulador utilizará amenazas más fuertes para obtener una respuesta más rápida como un jefe amenazando con despedir a sus empleados constantemente.

El gaslighting

El gaslighting es una práctica que ha estado llegando al conocimiento público en los últimos años, en el pasado se le consideraba como otra mentira, pero es un poco más complejo que eso y es un fuerte indicador para identificar a un manipulador.

Esta técnica de maltrato psicológico tiene la meta de cambiar o distorsionar la realidad de la víctima agregando, o negando detalles de la realidad esperando que la víctima lo crea, un ejemplo pudiese ser que el manipulador haya prometido algo que no cumplió y cuando es confrontado por esto niega rotundamente haber prometido algo en primer lugar, también puede empezar a cultivar ideas en las cabezas de sus víctimas como “tus hermanos te odian” aunque no tenga ninguna evidencia de esto. En algunos de los peores casos de esta técnica la victima duda constantemente de sus recuerdos y prefiere confiar en lo que su manipulador le diga.

El castigo

Una de las técnicas más maliciosas es el castigo, el castigo bajo las manos de un profesional bien entrenado y ético puede ser una herramienta de tratamiento para la mejoría de una persona voluntaria, pero en las manos de un manipulador es una herramienta terrible para lograr que alguien le obedezca. El castigo puede ser psicológico o físico, el castigo físico es sencillo de imaginar, encierro o cambios que incomoden a la víctima.

Sin embargo los casos más comunes son los castigos psicológicos, esto porque suelen pasar más desapercibidos para el resto del mundo, hay muchas formas de castigar emocionalmente entre ellas esta dejar de dirigirle la palabra a la víctima (la conocida como “ley del hielo”) volverse más frio o distante, empezar a compartir con personas que son del desagrado de la víctima o directamente hacer comentarios groseros que hieran a la persona (pasivo agresividad), estos son solo algunos de los casos más comunes.

La violencia

La violencia es una de las prácticas más dañinas para las personas manipuladas y está directamente conectada con 2 técnicas que ya se han explicado (infundir el miedo y el castigo), al igual que en el castigo la violencia puede ser física o psicológica, la violencia psicológica puede consistir en insultos directos o de otras formas como gritarle a la víctima junto con un lenguaje corporal hostil (al mismo tiempo se infunde el miedo porque estás acciones pueden asustar a la víctima). Y la violencia física por supuesto es bien conocida, ha habido muchos casos de violencia domestica que ejemplifican cómo la violencia es utilizada como una herramienta de control en algunas relaciones.

La culpa

La ultima técnica o practica para la manipulación mental y emocional es utilizar la culpa, la culpa es un fuerte sentimiento capaz de movilizar el comportamiento, así que al igual que el miedo la culpa puede ser utilizada para manipular a alguien, esto no solo se suele ver en relaciones de pareja sino que también es utilizado por varios padres que quieren manipular a sus hijos, utilizando frases como “después de que te crie por tantos años…” intentando despertar la culpa en ellos para que hagan lo que quieran. También hay personas que fingen sufrir de algún mal como una enfermedad o de tener un pasado de abuso para generar culpa en las personas y lograr obtener beneficios de los demás.

Consejos para defenderse de gente manipuladora

Después de ver tantas técnicas utilizadas por los abusadores y manipuladores es momento de ver cómo defenderse de ellas para evitar ser manipulado, el primer consejo es uno que posiblemente ya se haya practicado y es que conocer las técnicas que utilizan estas personas ayuda a poder darse cuenta cuando alguien las está utilizando. Si en algún momento se percibe que alguien está utilizando el miedo y la culpa como un arma o si se nota que está haciendo gaslighting es una buena señal de que se está en presencia de un manipulador del cual hay que cuidarse.

Tener conocimientos de los derechos y el valor como persona

Además de tener el conocimiento de las posibles técnicas de manipulación es importante tener el conocimiento acerca de los derechos que todos tienen como persona, derechos legales y también morales como pueden ser el derecho a la libertad y a la educación o el derecho a expresarse por ejemplo. El conocimiento de los derechos es importante para protegerse de la manipulación porque ayuda a identificar situaciones donde se intenta manipular, en el momento en el que alguien sienta que alguien está intentando reducir o distorsionar estos derechos es una señal de alarma pues nadie debería intentar quitarle los derechos a otra persona.

Evaluar la situación (hacerse preguntas)

Después de tener tanto los conocimientos de las técnicas y de los derechos otra cosa que se puede hacer es detenerse y evaluar la situación, muchas veces las personas no se dan cuenta de que están siendo manipuladas porque puede ser un proceso muy gradual (aunque tengan los conocimientos preventivos) así que de vez en cuando tomar tiempo para hacerse preguntas y evaluar la situación puede ayudar mucho. Las preguntas pueden ser “¿me siento bien en esta relación?” (puede ser cualquier tipo de relación romántica, de amistad o familiar) o “¿esta persona realmente se interesa en mí?”.

Analizar los actos y compararlo con las palabras

Otra forma de identificar y posteriormente salir de una situación en la que hay manipulación es comparar las palabras de la persona de quien se sospecha con sus acciones, las mentiras son comunes entre los manipuladores así que utilizar el sentido común para ver si realmente sus acciones son congruentes con las promesas. Algunos ejemplos son jefes o socios de negocios que dicen que la compañía está pasando por un momento difícil y por eso no pueden dar aumentos o beneficios a sus trabajadores, pero claramente esa persona sigue generando grandes ingresos y se costea lujos, o alguien que dice que ama a su pareja, pero en realidad solo abusa de esta, estas incongruencias son señales de manipulación.

Pedir ayuda psicológica

Otra cosa que ayuda es asistir a consulta psicológica, una persona manipulada como se mencionó al inicio posiblemente desarrolle ciertas características o hábitos que la hagan sentir mal, en esos momentos es impórtate escucharse a uno mismo, si alguien siente malestar emocional lo mejor es agendar una consulta con un psicólogo. Hacer esto no solo ayudará a tratar los efectos de la manipulación, sino que también la perspectiva profesional del psicólogo puede ayudar al paciente a darse cuenta de que está siendo manipulada.

Tomar distancias

Finalmente el paso final en muchos casos donde alguien esté relacionado con algún manipulador es terminar esa relación o al menos empezar a implementar distancia, alguien no puede esperar cambiar a otras personas por lo tanto muchas veces la mejor decisión es alejarse de esas personas que están intentando manipular mental y emocionalmente, este proceso puede ser incómodo, difícil y doloroso por eso la compañía de un terapeuta es de gran ayuda en estos casos.

Entendiendo el significado de manipular y algún sinónimo de manipular es momento de preguntar ¿ser manipulador es una enfermedad? Y la respuesta es complicada, algunos casos pueden ser de personas maliciosas con conocimiento total de sus acciones y consecuencias, pero otros manipuladores se desarrollan debido a circunstancias difíciles o el mal manejo de sus asuntos psicológicos personales, por lo cual puede decirse que realmente no es una enfermedad, pero alguien que utilice la manipulación psicológica puede ser ayudado por la terapia o algún fármaco en caso de ser necesario.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre