jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

10:08

h CEST

16.7 C
Madrid

Estrategia de contenidos: claves indispensables para conseguir un crecimiento exponencial

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Una sólida estrategia de contenidos es la base de todo plan de marketing diseñado específicamente para promover el interés y la demanda de un producto a través de los medios digitales. Pero, el marketing de contenidos es más que solamente publicar material de forma constante e implementar software para ayudar a contabilizar el número visitas que recibe un sitio web.

No hace falta tener un diplomado en marketing digital para darnos cuentan que la forma en que se promociona y crea interés entre los consumidores por los bienes y servicios ofertados por una empresa ha cambiado, y el marketing de contenidos es una prueba clara de ello. En la definición literal de qué es una estrategia de contenidos, encontramos que se trata de una herramienta comunicacional que permite despertar el interés sobre un producto a través de la publicación de un material original y tenga algún tipo de valor para el público en general; sin embargo, este es un proceso mucho más complejo de lo que la mayoría de las personas suponen.

Tipos de públicos:
Clasificación, concepto y ejemplos de los diferentes públicos objetivo de una empresa

Leer artículo

¿Cómo reconocer una estrategia de marketing de contenidos?

Algo que tenemos que tener siempre presente es que a pesar de que una estrategia de contenidos se centra casi exclusivamente en lo que es el desarrollo de material exclusivo de la marca para hacer referencia a los bienes o servicios que la empresa ofrece. Es un proceso igual de estructurado y meticuloso que cualquier otro tipo de estrategia asociada con el marketing.

El principio de toda campaña publicitaria es el mismo, independientemente de que se trate de una promoción a través de los medios de comunicación tradicionales o esté más relacionada con el marketing de contenido. Todo inicia con el propio concepto de qué es estrategia.

Y lo primero que hay que señalar, es que toda estrategia está diseñada a través de la ejecución de pasos sistemáticos, los cuales forman parte de un plan general para alcanzar un objetivo establecido, teniendo en consideración el contexto y cada uno de los elementos externos que pueden llegar a influir sobre el mismo. Esto no solo nos da una idea bastante precisa de qué es un plan de marketing; sino también de qué es una estrategia de contenidos y cómo hacer estrategias publicitarias que permitan sacarle el mayor provecho al internet como herramienta de información y difusión.

Por lo general, muchos asocian las estrategias de contenidos con el desarrollo y difusión de material informativo o de entretenimiento, que en sí, conserva cierta relación con el producto que representa la marca. Y si bien describe bastante bien la actividad principal dentro de todo el desarrollo de este tipo de campañas, no deja de ser una visión demasiado superficial de lo que realmente involucra un marketing de contenidos.

Cómo especialidad dentro del mundo de la publicidad, la mercadotecnia de contenidos es un proceso que requiere de una investigación sumamente meticulosa del público actual y de cómo el producto que oferta la empresa a través de la marca posee la capacidad de llamar la atención del público, sin hacer ninguna mención constante o demasiado directa del mismo.

Una estrategia de contenidos consiste en la preparación y publicación de un material que genere interés dentro de una comunidad de usuarios que probablemente pudiesen estar interesados en el bien o servicio ofrecido. Pero, desarrollado a través un material diseñado para abordar temáticas que en donde se hablan de las necesidades para las cuales ha sido diseñado el producto en primer lugar; haciendo que el cliente pueda tener acceso a una fuente de información confiable y relevante que refuerza su interés por el bien o servicio ofertado.

Principales características de las estrategias de contenidos

Las estrategias de contenidos tienen características particulares que las hacen lo que son. Entre ellas tenemos las siguientes.

Masificación

Lo primero que hay que tener siempre consiente en cuanto a una estrategia de marketing de contenidos, es que se trata de un material que ha sido específicamente adaptado para poder llegar a la mayor cantidad de clientes por medio de las herramientas de posicionamiento y de masificación de contenidos que presenta internet como medio de comunicación.

Reforzar la identidad de la marca

Como en cualquier otra estrategia publicitaria, la finalidad del marketing de contenidos es hacerles saber al público que existe una necesidad real dentro del mercado y que la empresa, ha desarrollado un producto específicamente para darle una solución rápida y eficiente a la misma.

Crear comunidades

Ya sea por medio de las redes sociales o por medio de un sistema de marketing de afiliación, lo cierto es que toda estrategia de contenidos forma parte de un plan publicitario cuya finalidad es crear una comunidad de clientes en torno al producto y las cualidades del mismo en comparación con los de la competencia.

Fidelización de clientes

Hacer que un cliente realmente sienta un apego hacia la marca es una estrategia publicitaria que puede ser extremadamente beneficiosa para una compañía, especialmente en el mercado digital. Por eso, es frecuente que una estrategia de contenidos en marketing digital esté diseñada, específicamente, para reforzar el lazo emocional que existe entre el cliente y la empresa.

Promover el interés por el producto

El objetivo de cualquier estrategia de marketing de contenidos, es hacer que el público se interese por el producto. Y esto se logra mediante la difusión de contenido original de la marca que brinde información relevante a los usuarios, dándole una connotación discursiva que permite reforzar las cualidades y ventajas del producto sin la necesidad de tener que hacer una referencia directa al mismo.

Principales objetivos de cualquier estrategia de contenidos

Una vez que empezamos a tener una idea mucho más clara de qué es marketing de contenidos y de cómo planear la estrategia de contenidos realmente atractiva. Empezamos a adquirir una compresión mucho más realistas de lo que es una estrategia de contenidos.

Al igual que cualquier otra actividad relacionada con la difusión de información sobre bienes y servicios, el marketing de contenidos es una herramienta que no posee una sola función específica dentro del plan estratégico de una empresa.

Como especialidad dentro del mundo de los negocios, el marketing es un procedimiento el cual se centra en presentar ideas relacionadas con un producto a través de los medios de difusión masivos y estudiar las reacciones del público ante cada una de las estrategias que forma parte de la campaña.  Al tener presente este principio, lentamente empieza a salir a la luz lo que vendría siendo la finalidad de toda estrategia de contenidos.

Un punto importante con respecto a las herramientas comunicacionales para promover el interés por bienes y servicios, es que cada una de las estrategias que forman parte del plan de acción de la empresa significa un gasto de recursos, tiempo y dinero para la empresa. Por este motivo, no es raro que incluso en campañas que se presentan como alternativas menos costosas, como es el caso específico del marketing de contenidos, sea algo obligatorio contar con objetivos claros para así tener una base con qué medir la eficiencia y el alcance de cada una de las herramientas implementadas en la campaña.

En el caso específico de las estrategias de contenidos, entre los objetivos más comunes de este tipo de campañas encontramos:

Llamar la atención de los usuarios

Para saber cómo crear una estrategia de contenidos, siempre hay que tener muy presente que lo primero que se busca a través del marketing de contenidos es llamar la atención de cualquier usuario que ingrese a la página o a las redes sociales oficiales de la empresa. Con esto en mente no solo se puede precisar el enfoque general de la campaña; también sirve como base para entender a qué tipo de público va dirigido y cómo hacer uso de los recursos publicitarios para que la estrategia de contenidos resulte realmente atractiva.

Definir a la Buyer Persona

Otro aspecto importante sobre cómo hacer una buena estrategia de marketing, consiste en adquirir herramientas las cuales permitan conocer más de cerca el comportamiento real de los posibles consumidores del producto y cómo hace para que el mismo les resulte más atractivo que las opciones que ofrece la competencia. Por este motivo es que la Buyer Persona, es un concepto tan valioso dentro de todo lo relacionado con el marketing de contenidos.

Generar material de interés

Si hay algo que todos los ejemplos de estrategias de contenido tienen en común, es que la eficiencia de cada una de estrategias de contenidos implementadas dentro del plan está directamente asociadas a cuán atractivo resulte para los posibles clientes el material que comparte la empresa.

Ganar notoriedad en el mercado digital

En lo que se refiere al comportamiento de los consumidores dentro del mercado, vemos que existen diferencias muy marcas entre las estrategias para promocionar e incentivar las ventas de un producto en las plazas digitales y físicas. Mismas que están marcadas por la capacidad de los clientes por hacer pública su opinión y las herramientas que los mismos poseen para acceder a los productos que desean adquirir.

Estudiar al público con mayor detenimiento

A diferencia de lo que la mayoría de las personas suponen, el marketing de contenidos no es más que solo publicar material original e incentivar la interactividad de los usuarios. Inevitablemente, cada estrategia de contenidos va a generar una reacción por parte del público; y una parte crucial del departamento encargado del marketing es estudiar el comportamiento del público y entender cómo esto condiciona la percepción que los posibles clientes tienen sobre el bien o servicio ofertado.

Reforzar la relación Consumidor – Empresa

Hoy en día, es bastante frecuente que las empresas recurran a la estrategia de contenidos como una herramienta comunicacional que les brinde la oportunidad de tener una conexión mucho más cercana con sus clientes. Todo esto, a través de un contenido que permita sacar a la luz la cara más humana de la compañía.

Los diferentes tipos de estrategias de marketing de contenidos

Una parte definitoria de cómo desarrollar una estrategia de contenidos, se centra principalmente en reconocer las herramientas que existen dentro del mundo digital y de qué manera hacer uso de las mismas para brindarle mayor relevancia a la marca dentro del mercado.

Y si hay algo que realmente abunda en la actualidad, son herramientas y programas diseñados para elaborar, estudiar y monitorear el desarrollo de una estrategia de contenidos. Pero, esto no quiere decir que el marketing de contenidos que se ajusta a todos los medios digitales.

Al igual que con cualquier otra estrategia de marketing tradicional, una estrategia de contenidos debe ser cuidadosamente estudiada y adaptada para cumplir con el fin que se la ha propuesto. Por eso es que muchos expertos, coinciden en que el sello distintivo de un buen estratega de marketing no es la cantidad de medios de difusión que utilice para llegar a los clientes; si no, qué también bien diseñadas están cada una de las herramientas que forman parte de su plan de acción.

Si bien no se puede negar que resulta tentadora la idea de crear una estrategia de contenidos que permite abordar a la mayor cantidad de posibles clientes, lo cierto es que esto puede convertirse en un desperdicio de tiempo, energía y recursos si no se hace de la manera correcta. De aquí que, el primer paso de cualquier estrategia de contenidos digitales sea identificar al público para el cual está diseñado el producto y descubrir de qué forma despertar su interés por el producto.

Cuando tenemos esto presente; es cuando empieza a parecer todas las estrategias y herramientas comunicativas que son más frecuentemente implementadas por un sitio de contenidos digitales.

Mail Marketing

El marketing por correo electrónico es una estrategia de contenidos web que, a pesar de toda la polémica que exista alrededor de ella, sigue mostrándose como una estrategia de contenidos bastante eficiente cuando se aplica de la manera adecuada. De hecho, el correo electrónico sigue postulándose cómo una de las estrategias de marketing de contenidos más efectivas para fidelizar clientes.

SEO y SEM

Los motores de búsqueda son un elemento clave dentro de todo plan de marketing digital; por lo tanto, no es raro que la estrategia de contenidos de la mayoría de las empresas y compañías que deseen incursionar en este mercado se centren en el uso eficiente de herramientas de SEO y SEM.

Blogging

Con frecuencia suele asociarse al blogging como un buen ejemplo de cómo realizar una estrategia de marketing digital. Ya que, la relevancia y rentabilidad de un blog digital depende exclusivamente de la calidad del contenido que se publique y cómo se estimula la interacción entre los usuarios que lo visitan por medio de la información que se publica dentro de él.

Sitios web

Algo que se tiene que tener muy en consideración cuando se habla de marketing de contenidos, es que cada vez existen más usuarios preocupados por la fuente de información que están consultando y la fiabilidad de la misma. Por lo tanto, contar con un sitio web es vital en donde verificar e incluso encontrar más información sobre el tema es un paso clave dentro de cualquier plan de marketing de medios digitales.

Redes sociales

Resulta algo bastante evidente el motivo por el cual las redes sociales se han convertido en uno de los principales focos de la mayoría de los planes de marketing basados en la estrategia de contenidos como principal herramienta comunicacional. La plataforma no solamente está diseñada para ser una herramienta masificadora de contenidos bastante eficiente, además, brinda la oportunidad de estudiar las reacciones del público en tiempo real.

Casos de éxito

Cualquier documento que sirva para informar a los clientes con respecto a la eficiencia del producto ofertado por la empresa es algo esencial dentro de cualquier estrategia de contenidos. Esto le da a la empresa mayor credibilidad ante los clientes y permite contextualizar situaciones específicas para corroborar cada una de las cualidades atribuidas al producto.

¿Cómo crear una buena estrategia de contenidos? Paso a paso

Al tratarse de campañas publicitarias en donde existe una inversión de capital y recursos para alcanzar un objetivo planteado por la empresa, es lógico deducir que el marketing de contenidos no es algo que  se logra de la noche a la mañana.

Para poder garantizar la eficiencia de cada una de las piezas y hacer que el público empiece a mostrar interés genuino por los beneficios y facilidades que les ofrece el producto, es necesario cumplir con una serie de pasos de una estrategia de contenidos. De esta manera, tendremos la seguridad de que contamos con un material que resulte tan atractivo como preciso para transmitir el mensaje publicitario.

Un punto crucial de cualquier estrategia de contenidos, es la personalidad que posee la marca dentro del mercado. Esta sirve como una guía la cual nos permite deducir hacia qué tipo de público va dirigido el producto ofertado y de qué manera dirigirse a ellos a través del marketing de contenidos de forma adecuada.

La forma en la que la marca se expresa, el contexto en donde las cualidades del producto realmente pueden salir a relucir e incluso el rol que poseen los clientes de la empresa dentro de su filosofía corporativa; todos estos elementos en conjunto nos aportan información de extrema importancia que tiene que verse reflejada en la estrategia de contenidos que se vaya a implementar.

1. Definir los objetivos de la campaña

Cada artículo o material audiovisual que vaya a publicarse debe tener un por qué y conservar la coherencia con respecto al producto que promueve la marca y la visión empresarial que posee la compañía. Por lo tanto, crear unos objetivos estratégicos bien definidos y concretos es crucial para garantizar la eficiencia de la estrategia de contenidos que planeemos implementar.

2. Estudiar al público objetivo

Aun cuando planeamos tener una idea bastante clara del tipo de público para el cual ha sido diseñado un bien o servicio, de todas formas, hace falta corroborar estos planteamientos a través de la observación directa de los usuarios que pudiesen coincidir con el perfil de la buyer persona hacia los que la marca busca proyectarse.

3. Analizar el mercado actual

Ofertar un producto a través del marketing de contenidos no es solo publicar material original con regularidad; también hace falta estudiar cuál es las propuestas de la competencia y cuál es la reacción del público ante las estrategias de contenidos que estos implementan. Esto es extremadamente importante, sobre todo cuando hablamos de estrategias de contenidos en redes sociales.

4. Crear el plan de medios

Definir un plan de medios es otro paso a tener en consideración cuando se habla de proceso integral de desarrollo de nuevos productos, independientemente que se trata de estrategias de marketing digital o tradicional. Contar con un plan de medios brinda la posibilidad de sacarle el mayor provecho al capital con el que cuenta para llevar a cabo la estrategia de contenidos de la empresa y de diseñar piezas comunicacionales mejor adaptadas a las necesidades y requerimientos del público al que va dirigido el producto.

5. Planificar un horario de publicación

Cuando hablamos de marketing de contenidos, no solo hay que tener una planificación de qué se publica y en qué plataforma se publica el material. Estudios recientes han comprobado que la hora y el día en el que se publica el contenido en internet, influyen enormemente en la eficiencia y alcance que puede tener una campaña de marketing de contenidos.

6. Generar contenido propio

Una vez se tenga claro qué se va a producir, por qué medio se va a difundir y cuáles son los horarios más favorables para cada tipo de publicación; es momento de comenzar a producir el material que formará parte de la campaña. Durante este proceso siempre es importante prestar mucha atención a lo que se refiere a la línea editorial y discursiva de la maca, pues esta ayuda a agrupar a cada estrategia de contenidos dentro de una línea discursiva que les aporta lógica y coherencia a cada una de las piezas que forman parte de la campaña.

7. Hacer un seguimiento constante del progreso

Al igual que con las estrategias marketing más tradicionales, una parte crucial dentro del marketing de contenidos consiste en el seguimiento y la medición de cada una de las estrategias comunicacionales implementadas por la empresa. Esto no solo permite descubrir la eficiencia de las mismas; además, ayudan a entender hacia qué parte del público objetivo se está captando con mayor eficiencia y de qué forma esto se traduce en la relevancia de la marca dentro del mercado competitivo.

Si bien hoy en día es muy común escuchar a personas hablando sobre estrategia de contenidos y marketing de contenidos, realmente, son pocos los que tienen una noción clara de todo el trabajo y el esfuerzo que requiere hacer que un producto adquiera mayor atractivo dentro del mercado a través de material informativo. No se trata de publicar una y otra vez una misma pieza publicitaria esperando incrementar las ventas, una buena estrategia de contenidos consiste en aportar al público un material único y exclusivo de la marca que les permita entender que para la empresa, existe un motivo y una razón bien justificada de por qué el producto existe y cómo puede ayudar a solventar las necesidades de cada uno de los clientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre