jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

11:23

h CEST

16.7 C
Madrid

Publicidad invasiva: definición, para qué sirve, tipos, ejemplos y cómo evitar el marketing invasivo en internet

Puntuación media: 5 | Votos: 1

El desarrollo y la popularidad que ha experimentado internet como medio de comunicación publicitaria también tiene su lado oscuro, pues la rentabilidad y su eficiencia como herramienta para masificar el contenido han hecho que se vuelva el medio de comunicación por excelencia para las estrategias de publicidad invasiva. Desde cualquier ángulo que se lo analice, el marketing invasivo es por mucho la antítesis de lo que vendría siendo una estrategia publicitaria efectiva.

Tristemente, la publicidad invasiva se ha convertido en algo habitual para quienes desea hacer uso de internet, bien sea para fines educativos, de investigación o simplemente para distraerse un rato. Pero aunque es en los medios digitales en donde aparentemente han proliferado las estrategias de marketing invasivo como herramienta para promover productos y servicios, lo cierto es que solamente hace falta un pequeño error dentro de la planeación de la campaña para que una herramienta publicitaria pase a ser considerada como demasiada invasiva por parte de los espectadores.

Comunicación empresarial:
Qué es, tipos, niveles y sistemas de comunicación corporativa

Leer artículo

¿A qué se le considera una estrategia de marketing invasivo?

Con mucha frecuencia, las personas suelen asociar a la publicidad invasiva con todas las ventanas emergentes e imágenes que se encuentran dentro de las páginas de internet que hacen difícil que el usuario sea capaz de poder concentrarse en el contenido que desea buscar. Sin embargo, el marketing invasivo es un concepto que ha existido dentro del mundo de la publicidad incluso antes que empezaran a aparecer los primeros correos spam.

Aunque pudiese parecer algo bastante fácil de deducir, lo más recomendable para tener una idea más acertada de en qué consiste la publicidad invasiva; es familiarizarnos bien con el propio significado de invasiva.

Un material invasivo es, básicamente, cualquier tipo de contenido cuyos elementos puedan resultar un tanto perturbadores, inadecuados  o incluso irritantes para quienes lo están presenciando. Esto quiere decir, que una estrategia de marketing invasivo es básicamente cualquier pieza publicitaria que genere una reacción de desagrado de parte del público.

Teniendo en cuenta que la publicidad es un área que se especializa en el diseño de material publicitario para despertar el interés del público con respecto a un bien o servicio que es ofertado por una empresa, una publicidad invasiva puede resultar algo catastrófico para cualquier empresa. Tanto desde el punto de vista del producto en sí como en el de la marca que lo representa dentro del mercado competitivo.

Pero algo bastante interesante es que, aunque es muy cierto que la mayoría de nosotros podemos considerar que tenemos una idea bastante clara de qué es publicidad invasiva. Esta parece haberse convertido en la estrategia por excelencia de muchas empresas, especialmente, las que recién están empezando a surgir en segmentos de mercado que se caracterizan por ser extremadamente competitivos.

Las aplicaciones, las páginas para invertir en criptomonedas y los institutos educativos online encabezan la lista de productos que en la actualidad, muchos usuarios asociados directamente con el marketing invasivo.  

Los peligros de recurrir a la publicidad invasiva

Es muy cierto que la repetición y la frecuencia con la que aparece un contenido dentro de los medios de comunicación son fundamentales para garantizar el éxito de los anuncios publicitarios. Pero, hay una línea muy delgada entre el posicionamiento estratégico y la publicidad invasiva.

Y una vez que una empresa rebasa ese límite tan fino, hablando estratégicamente, ya no hay marcha atrás para el producto. La reacción de rechazo o indiferencia del colectivo hacia el bien o servicio que se ofrece será definitiva, arrastrando consigo incluso a consumidores que encajan con el perfil de la buyer persona que la empresa ha estudiado.

Por eso es que muchos expertos en marketing digital, señalan que el secreto para no convertir a un producto en una potencial fuente de publicidad invasiva consiste en estudiar realmente el perfil del comprador al cual desea llegarse y diseñar piezas con un contenido que al mismo puedan resultarle tan atractivo como de utilidad.

Todos sabemos que toda empresa busca vender sus productos, y es justo en este punto en donde una pieza publicitaria corre el riesgo de convertirse en una estrategia de marketing invasivo. Esto hay llevado que muchas empresas dejen de lado el enfoque tan insistente hacia el producto, y escojan diseñar piezas publicitarias que se encarguen más de promover sus cualidades y beneficios a través de la emulación de situaciones cotidianas.  

Las 8 tácticas mayormente se asocian con la publicidad invasiva

Incluso sin tener un diplomado en marketing, muchos de nosotros estamos consientes que los propios alcances y limitaciones de cada uno de los medios de comunicación los hace herramientas importantes para hacer llegar ciertos tipos de publicidad al público.

Y aunque por lo general es más frecuente encontrar ejemplos de publicidad invasiva exhibida en el entorno digital, lo cierto es que el marketing invasivo puede manifestarse en prácticamente todos los medios de comunicación que existen en la actualidad.

Toda herramienta de comunicación masiva corre el riesgo de convertirse en una posible publicidad invasiva, si no es usada de manera correcta. Por este mismo motivo, es que el estudio de los medios de comunicación y el tipo de público que más frecuenta cada uno de ellos es una parte tan crucial dentro del marketing como área de especialidad.

Sin embargo, no se puede negar que la pocas regulaciones que existe con respecto a la comercialización y uso de espacios publicitarios dentro de internet y el desconocimiento generalizado sobre temas relacionados con la seguridad digital en internet han sido de gran ayuda para transformar a las plataformas digitales en la plaza por excelencia para el marketing invasivo.

Aunque, también es importante señalar que la definición de publicidad invasiva encaja para absolutamente cualquier pieza que pueda resultar innecesaria o molesta para los espectadores. Por eso, lo más preciso sería hablar del marketing invasivo, teniendo como referencia las tácticas que suelen estar mayormente asociadas con este método de hacer publicidad.

Entre las tácticas y técnicas más comúnmente asociadas con la publicidad invasiva tenemos:

Internet

Resulta prácticamente imposible la idea de abordar un tema tan delicado como el marketing invasivo, sin hacer una referencia directa a la publicidad invasiva en internet.

La combinación entre las pocas regulaciones que existen dentro de internet con respecto a la publicidad de bienes y servicios, sumado a su eficiencia como herramienta masificadora de contenidos, hacen de este medio en un buen ejemplo de para qué sirve la publicidad invasiva y cuál es el margen de efectividad real que existe tras cada una de estas estrategias. 

Ejemplo

Una muestra del potencial de internet como herramienta de comunicación masiva, se puede evidenciar a través de la cantidad de tácticas y recursos que existen para promocionar bienes y servicios a través de las propias plataformas que este medio ofrece. Desde el clásico “me aparecen ventanas de publicidad mientras navego” o “por qué me salen muchas páginas de publicidad” son solo algunas de las estrategias de marketing invasivo que recurren las empresas para intentar llamar la atención de posibles consumidores.

Mail marketing

Una de las formas de publicidad que ha adquirido una muy mala reputación debido a que muchas prácticas de marketing invasivo han sido ejecutadas a través del mail marketing.

Si bien no se puede negar que resulta una herramienta bastante efectiva para crear un vínculo con el cliente. También puede ser percibida como una táctica realmente descarada de publicidad invasiva, si no se cuenta con un plan de marketing bien estructurado.

Ejemplo

El correo electrónico se ha convertido en una de las posesiones más preciadas con las que cuentan los usuarios que utilizan internet. Prácticamente, toda la información personal de una persona puede ser sustraída por su correo electrónico; de hecho, muchas compañías fraudulentas suelan emplear con mucha frecuencia el marketing invasivo como estrategia para poder llegar al mayor número de individuos en poco tiempo.

Telemarketing

El telemarketing es otra táctica que muchas personas suelan vincular directamente con las herramientas de las cuales se vale el marketing invasivo para intentar estimular la demanda por bienes o servicios.

Aunque en un mundo tan digitalizado como en el que vivimos no es frecuente que las empresas se interesen en mantener contacto con sus clientes a través de una llamada telefónica, esto aún sigue siendo una práctica bastante frecuente; especialmente por compañías que trabajan dentro de la rama de los servicios. 

Ejemplo

Para muchas personas, una llamada a su celular es sinónimo de alguna emergencia o una situación de extrema importancia. Esto hace, que exista una gran posibilidad de que un cliente reaccione de forma agresiva o pierda automáticamente el interés en la conversación con el representante de la marca, sobre todo, si se trata de empresa que él no ha dado su consentimiento previo.

Volantes

Dentro de los medios de comunicación publicitaria, qué mayormente suelen asociarse con las estrategias de marketing invasivo, los volantes son un estupendo ejemplo.

Al poseer información tan genérica y ser asociados directamente con la necesidad de la empresa o negocio por vender mercancía, ya muchos espectadores muestran poco interés o incluso rechazo ante el bien o servicio que es promocionado a través de los volantes, incluso antes de que el mismo les sea entregado.

Ejemplo

Los encargados de repartir volantes tienen la mala reputación de ser personas extremadamente agresivas, poco educadas y que no muestran ningún tipo de interés en conocer a las personas que abordan ni sus necesidades como futuros clientes.

Redes sociales

La popularización de la publicidad en redes sociales, también las convirtió en plataformas extremadamente susceptibles a los métodos y estrategias asociadas a la publicidad invasiva.

Al tratarse de páginas cuya finalidad es promover la interacción entre los usuarios, el marketing invasivo se las ha ingeniado para diseñar tácticas mucho más elaboradas para poder llegar a más personas dentro de la plataforma. En algunos casos, convirtiendo a los mismos usuarios de la red en replicadores involuntarios de la información.

Ejemplo

Desde la publicación de material audiovisual llamativo, hasta el reclutamiento de personal de ventas dentro de la misma plataforma. Lo realmente peligroso de la publicidad invasiva en redes sociales, es la cantidad de maneras en que la misma pueda manifestarse.

Información engañosa

Dar información sin el apoyo de fuentes confiables es probablemente una de las tácticas de marketing invasivo más antiguas que existen dentro del mundo de la publicidad.

Por lo general, muy pocos usuarios tienen la costumbre de leer con detenimiento las noticias que comparten o tomarse el tiempo para verificar las fuentes de donde proviene la información. Esto es lo que ha convertido a la información engañosa como una de las tácticas de publicidad invasiva más sorprendentemente efectivas que existen en la actualidad.

Ejemplo

Testimonios de supuestas “celebridades”, la publicación de estadísticas de procedencia dudosa o incluso el uso de noticias falsas para añadirle credibilidad a las afirmaciones sobre un producto, son solo una pequeña muestra en cómo la información engañosa puede llegar a convertirse en una gran aliada de la publicidad invasiva.

Sorteos

Todos sabemos que cuando se trata de promociones como sorteos o concursos que incluyen premios demasiado atractivos; entran casi de forma inmediata entre las estrategias de publicidad invasiva más rentables y sorprendentemente eficientes.

El principal gancho de este tipo de marketing invasivo consiste en el ofrecimiento de estímulos atractivos para quienes están dispuestos a participar como voceros de la marca, generalmente suele ser dinero o planes vacacionales. De este modo, la empresa garantiza una promoción constante de los bienes y servicios que ofrecen sin la necesidad de tener que invertir más dinero.

Ejemplo

Una práctica común en este tipo de publicidad invasiva es la implementación de sistema de asociación, es decir, que la persona se disponga a buscar nuevos posibles clientes para la empresa a cambio de beneficios. Con frecuencia, este tipo de incentivos se utiliza en la publicidad de videojuegos o por compañías que ofrecen servicios financieros.

Infomerciales

Para muchas personas en todo el mundo, los famosos infomerciales que salen en la televisión son otra de las formas que toma el marketing invasivo.

Si bien muchas cadenas de televisión hacen uso de este tipo de espacios publicitarios como métodos para garantizar su rentabilidad, la inclusión de este tipo de publicidad invasiva dentro de su programación regular es una decisión que puede resultar sumamente riesgosa; tanto para la empresa que paga el espacio como para la propia cadena que transmite los comerciales. 

Ejemplo

A pesar de que es muy cierto que en este tipo de publicidades se presentan productos que podrían llegar a ser atractivos, lo cierto es que la manera en que se los presenta y el estilo de formato que caracteriza a este tipo de marketing invasivo hacen que el televidente pierda el interés al instante.

Consejos prácticos para detectar estrategias de marketing invasivo

Una de las principales, y más peligrosas, características del marketing invasivo; es el hecho de que el mismo puede manifestarse de muchas formas a través de una gran variedad de herramientas comunicacionales.

Basta solo con cometer el más mínimo error dentro del plan de estratégico de una campaña para transformar cualquier material diseñado para informar al público sobre un producto, en una publicidad invasiva. Cosas como la repetición excesiva del contenido, la mala adaptación del material al medio donde va a ser difundido e incluso el involucrar a personas que realmente no tiene conocimientos sobre cómo difundir un mensaje publicitario son detalles que pueden hacer que el público rechace de manera contundente tanto al producto como la marca que lo representa.

Por eso, el aprender cómo detectar y de qué forma reaccionar ante la posibilidad de una estrategia de marketing invasiva es visto como una prioridad para muchos expertos. Especialmente, en tiempos donde las personas no están tan acostumbradas a leer con detenimiento o investigar con respecto a las fuentes de la información.

Entre los mejores consejos sobre qué hacer en caso de toparnos con una pieza que luzca como una publicidad invasiva, podemos mencionar:    

Estudiar el contenido con detenimiento

Detectar el marketing invasivo no es algo muy complicado como pudiese parecer. En la mayoría de los casos, este tipo de piezas son realmente fáciles de identificar si se toma el tiempo suficiente para investigar un poco más por nuestra cuenta sobre las fuentes y la marca que representa el producto.

Hacerle caso a nuestro instinto

Una ley que siempre hay que tener presentes en internet es que si algo luce demasiado bueno para ser verdad, es por qué definitivamente lo es. Esto es un aspecto en el que muchas estrategias de publicidad invasiva tienden a fallar, pues la mayoría de los incentivos o cualidades que se les atribuyen al producto tienden a de contexto la promesa de la compañía. 

Investigar más sobre la empresa

La información es crucial para detectar cualquier tipo de publicidad fraudulenta o estrategia de marketing invasivo. Por eso es conveniente aprender algunos términos y herramientas que se emplean dentro de este tipo de estrategias de marketing; como por ejemplo la definición de adware.

Concienciar a otros usuarios

El propio desconocimiento de generalizado de los riegos y peligros que trae consigo la publicidad invasiva, es el principal recurso con el que cuentan este tipo de empresas para seguir subsistiendo dentro del mercado actual. Por lo tanto, es bueno intentar concienciar a las personas más cercanas sobre este tipo de publicidad e incentivarlas a investigar al respecto.

Ejercer el derecho a abstenerse a dar información

Cuando se trata de publicidad invasiva, siempre hay que tener presente cuán valiosa resulta el acceso a información de los usuarios a las compañías que recurren a este tipo de estrategias de marketing. Si una marca o producto no nos genera la confianza o interés suficiente, lo mejor es abstenernos a dar cualquier tipo de información de contacto para evitar tener que lidiar con cualquier tipo de material que pueda resultar molesto o estorboso.  

Una estrategia de marketing invasivo puede representar algo extremadamente negativo, tanto para todos los involucrados dentro del proceso de difusión de dicha información como para el propio producto como tal. Todo bien o servicio corre el riesgo de convertirse en una publicidad invasiva, cuando los responsables del departamento de marketing priorizan la reproducción masiva y constante del contenido que la incorporación estratégica de la misma dentro de un plan de medio bien estructurado y que presente información de interés para el público en general sobre el producto de manera más precisa.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre