lunes, 3 octubre 2022 |

Actualizado a las

16:31

h CEST

26.7 C
Madrid

Estilo realista: qué es, contexto, características y mejores ejemplos de las obras de arte realista (pintura, escultura…)

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Entre la amplia gama de caracteres creativos presentes dentro del arte, el estilo realista llama la atención precisamente por lo verosímil de las piezas concebidas bajo ese concepto. Descubre más sobre el arte realista en el siguiente artículo.

Una vez surgido el arte realista, impactó dentro de la opinión pública por la producción de obras que, indudablemente, presentaron características que diferían de corrientes antecesoras como el romanticismo y otros estilos donde se manifestaba la exageración de rasgos en las piezas. Fue cuestión de tiempo para que muchos artistas se apegaran al estilo realista y mostraran en sus obras la realidad que apreciaban sin ninguna modificación y, aunque las primeras opiniones referentes a estas creaciones fueron controversiales y de manifiesto de rechazo, posteriormente lograron calar con admiración en la opinión pública. De esto y más trataremos en este artículo, donde detallaremos de forma precisa todos los aspectos de interés relacionados con el realismo en arte y, a manera de ejemplo, mostraremos algunas famosas obras de arte realistas.

Pinturas realistas famosas:
12 ejemplos geniales de pinturas del realismo artístico (artistas, estilos…)

Leer artículo

Conociendo más sobre el arte del realismo

La definición de realismo hace referencia a la contemplación de la realidad tal cual como se presenta ante nuestros ojos, y con esa noción se forjó un movimiento artístico en el siglo XIX, al cual se sumó también una doctrina de realismo en filosofía.

Muchos aspectos interesantes giran en torno al realismo desde su perspectiva general, por lo que su adopción dentro del ámbito artístico tuvo un notorio impacto al cambiar los cánones establecidos en las diferentes disciplinas creativas hacia una mirada más objetiva y fidedigna de la realidad y de la cotidianidad, por lo que el movimiento del realismo también sirvió de medio para manifestar las problemáticas sociales, económicas y políticas que estaban desarrollándose en el siglo XIX, época en la cual hizo su aparición esta corriente.

Antes de ahondar en detalles, es fundamental saber qué es el estilo realista y cuáles son los principios tomados en cuenta por este movimiento con relación a la técnica artística y la estética de sus obras.

¿Qué es el realismo artístico?

El movimiento artístico del realismo consistió en una corriente consolidada a mediados del siglo XIX en Francia, principalmente, con ciertos episodios artísticos predecesores a lo largo de la historia del arte, siendo su principal objetivo el de representar en las obras de arte una realidad objetiva y verosímil, sin intervenciones idealistas y exenta de emociones exageradas, como bien venía desarrollándose en el romanticismo.

Así, el realismo del siglo XIX tuvo cabida en importantes disciplinas como la literatura, escultura y filosofía, pero fue a través de la pintura realista donde se llevó a cabo una importante producción de obras que expresaron el compromiso social que, en ese entonces, los artistas comenzaron a adquirir, coincidiendo con ciertos acontecimientos históricos que detallaremos más adelante.

Principios artísticos y estéticos presentes en el estilo realista

Como un estilo artístico que surgió como oposición a lo que venía expresándose dentro del romanticismo, el arte realista se originó para reivindicar las luchas sociales que venían generándose en la Francia del siglo XIX y que se extendieron por Europa y el mundo. Para ello, tomó como principios la objetividad y la veracidad del entorno en el que el artista se desenvolvía como observador – testigo de diversos hechos que trascendieron en la historia, sobre todo aquellos de carácter político y económico, por lo que también se hizo presente la noción de contemporaneidad en las obras.

Desde el punto de vista estético, el estilo realista busca representar la realidad de forma imitativa o, como en su momento llamaron los antiguos griegos, la mimesis; es decir, se buscó plasmar a través de las obras la cotidianidad tal cual como se presentaba, sin que el artista agregara en ellas elementos que manifestaran intervenciones sobrenaturales o divinas.

Recorrido histórico del arte realista

Como se describió anteriormente, el contexto histórico del realismo como movimiento artístico inicio a mediados del siglo XIX en una Francia convulsionada por los hechos políticos causados desde los tiempos de la proclamación de la República hasta la aparición de la Comuna de París, por lo que esta corriente creativa tomó como temas las ideas políticas y los diversos movimientos sociales que emergieron en esa época.

Sin embargo, muchas referencias antiguas antecedieron lo que se denominó tiempo después realismo artístico, como describiremos a continuación.

Antecedentes del realismo histórico

Desde el arte desarrollado durante la época prehistórica, se pueden observar distintas manifestaciones que hoy en día demuestran cómo el hombre primitivo buscó representar la realidad tal y como la observaba, jugando también con las dimensiones de los recintos y espacios donde se generaron las primeras obras pictóricas para así agregar más realismo a las piezas. Otra muestra se puede ver en los hallazgos escultóricos descubiertos en los territorios donde se desarrolló la escuela franco – cantábrica, los cuales presentan características que las hacen diferenciarse de figuras halladas en otros lugares, marcadas principalmente por la exageración de rasgos.

Ya dentro de la Antigüedad, los griegos tomaron la mimesis para copiar todo lo que la naturaleza les mostraba, ya que, según ellos, ahí residía la belleza y la perfección estética. Durante la época medieval, a pesar de la evidente idealización religiosa, se buscó representar a los íconos, santos y otras figuras de manera más humana y realista.

No fue sino hasta la llegada del renacimiento italiano y flamenco que, siguiendo los preceptos del antropocentrismo, los artistas representaron magníficamente diversas figuras y escenas con un aspecto verosímil y humano, algo que pudo mantenerse en tiempos del arte barroco y del rococó. La llegada del neoclasicismo significó el encasillamiento del realismo bajo los patrones académicos, al mismo tiempo que proyectaba en las obras el aspecto idealista que cobraría fuerza con la llegada del romanticismo.

Desarrollo del estilo realista

Los recientes desengaños vividos por las consecuencias de los acontecimientos de 1848 en Francia, motivó a que los artistas comenzaran a reflejar en sus obras las luchas sociales que se venían generando desde ese entonces, cobrando aún más fuerza con los sectores menos privilegiados comenzaron a padecer con la aparición de las innovaciones tecnológicas que dieron paso a la segunda Revolución Industrial. Por tanto, el estilo realista se apegó a expresar la veracidad vista en la labor de obreros, campesinos y otros miembros de las clases bajas, siendo así una vitrina para denunciar las problemáticas sociales que se presentaban en esa época.

Entre los ejemplos de realismo artístico se encuentra el realismo pictórico que, por medio de las obras de artistas de la talla de Gustave Courbet, Honore Daumier y Jean-François Mollet (y muchos otros), se proyectaba al mundo lo que acontecía en la cotidianidad. Por otro lado, vale la pena profundizar sobre qué es el realismo filosófico, concretamente, la doctrina positivista que planteó Auguste Comte precisamente en el mismo contexto en el que se desarrollaba el arte realista.

En resumidas cuentas, el positivismo es una teoría que plantea la limitación del conocimiento mediante la interpretación de hechos demostrados de forma empírica, o lo que es lo mismo, hallazgos reales que se puedan verificar o percibir.

El realismo en vanguardia artística

Ante la aparición de las diversas vanguardias artísticas que ocuparon el ámbito creativo de la edad contemporánea, varias corrientes buscaron retomar los preceptos del arte realista y llevarlos a dicho contexto histórico; entre ellas se encuentran el realismo socialista, promovido por soviéticos y comunistas para seguir directrices partidistas más que de mostrar un sentido crítico del acontecer social y político, el neorrealismo italiano, que pretendía mostrar la realidad posguerra a través del cine, y el realismo mágico, un corriente artística y literaria que incorpora elementos fantásticos e irreales como algo que se desarrolla en la cotidianidad.

Principales características del realismo en el arte

A continuación, describiremos algunos de los aspectos que caracterizan al realismo dentro del género pictórico, escultórico y literario, al ser éstos los que más impacto generaron cuando se originó este estilo artístico.

Algunas características del realismo en pintura

Entre las particularidades que se presentan dentro de la pintura realista se encuentran:

  • El reflejo de la realidad histórica, alejándose de la temática religiosa, mitológica, alegórica y sobrenatural que se mostraba en las obras artísticas antecesoras al estilo realista.
  • El realismo pictórico manifiesta la verdad sobre la belleza, por lo que en muchos casos se representa lo repulsivo y lo feo que el artista observa en el entorno.
  • Para alejarse de la idealización, la pintura realista es fiel a los detalles, dando así un carácter objetivo y veraz a las obras de arte.
  • Como expresión de denuncia social, el estilo realista aborda temáticas las consecuencias de la Revolución Industrial que hacen mella en los menos favorecidos, representando así el trabajo abrumador, las carencias de los más pobres, la inserción al trabajo de mujeres y niños, la fatiga de los obreros y campesinos, entre otros asuntos relacionados con las problemáticas de las clases bajas.
  • El artista basa su obra en la contemporaneidad, por lo que se pierde así la evocación del pasado.
  • En el caso de los paisajes de estilo realista, los artistas se basan en el naturalismo para mostrar el ambiente y el entorno natural tal como es, sin caer en exageraciones propias del romanticismo.
  • La objetividad y precisión de los detalles mostrados en la pintura realista, fueron principios que sirvieron de precedente para el auge de la fotografía como medio para la captura de imágenes reales.

Aspectos de la escultura realista

En el caso de la escultura, el realismo aborda también la aproximación de la realidad y lo natural lo más ajustado posible, aunque, contradictoriamente, las obras de este estilo son producidas en su gran mayoría bajo los planteamientos del academicismo derivado de la corriente neoclásica, por lo que los escultores no contaban con la libertad creativa que, por ejemplo, venía presentando la pintura realista, sometiéndose así a los encargos que recibían, principalmente, de figuras consolidadas dentro de la burguesía, siendo estos actores los que propiciaron la mejora en el campo de la fundición y obtención de materias primas necesarias para el esculpido.

Las características del realismo literario

Como otra ventana artística que rompió con el romanticismo, la literatura del siglo XIX también comenzó a apegarse a los principios realistas, por lo que tuvo ciertos rasgos, entre ellos:

  • La observación y posterior descripción a través de una narrativa fiel a la realidad.
  • Las publicaciones del estilo realista sirvieron como medio para denunciar y criticar las carencias, problemáticas y necesidades sociales.
  • Si bien aborda principalmente la temática social, el escritor también fija su atención en otros hechos que ha observado, como aquellos relacionados con el heroísmo y los acontecidos en la vida cotidiana. Todo ello bajo una reproducción exacta de lo observado por el autor.
  • Se opone rotundamente a la narrativa fantástica, sobrenatural, mágica y/o divina.
  • Las publicaciones se pueden leer de forma precisa, cuentan con un aspecto elaborado y sobrio.
  • En este contexto histórico, el género literario por excelencia es la novela, mostrando así acciones reales desarrolladas en lugares específicos, expresando a su vez los sentimientos y emociones más íntimas de los personajes de la obra.

Algunas reconocidas obras de arte del realismo

Desarrollada de manera precisa la interesante información referente al estilo realista, es momento de mostrar ejemplos de obras de arte tanto de la pintura como de la escultura producidos dentro del arte del realismo.

Pintura

Al ser el medio artístico que más influyó y generó controversia en el desarrollo del estilo realista, la pintura generó numerosas obras de arte que reflejaban la realidad social y la vida cotidiana que se desenvolvía en la segunda mitad del siglo XIX. Entre las obras más reconocidas de ese contexto están:

Las espigadoras, Jean-François Millet

Datada en 1857, esta pintura tiene como tema principal la exaltación de la sociedad campesina del siglo XIX. Si bien la obra no fue bien recibida al momento de su exposición en el Salón de París, con el tiempo se convirtió en símbolo artístico del patriotismo francés.

Estilo realista - Las espigadoras - Jean-François Millet
(Musée d’Orsay, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Bonjour, Monsieur Courbet, Gustave Courbet

Llamado también El encuentro, es un cuadro realizado por Courbet en 1854, donde se retrata a sí mismo durante un viaje rumbo a Montpellier, donde se encuentra a su mecenas Alfred Buyas, su sirviente y su perro.

Estilo realista - Bonjour, Monsieur Courbet - Gustave Courbet
(Fabre museum, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

La lavandera, Honoré Daumier

Realizada por el artista francés en 1863, representa a una mujer lavandera que, acompañada de su pequeño hijo, lleva una carga de ropa en la mano, en un cuadro que busca reivindicar el rol femenino como madre y trabajadora.

Estilo realista - La lavandera - Honoré Daumier
(Musée d’Orsay, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Joven campesina con tres niños en la ventana, Ferdinand Georg Waldmüller

La difusión del estilo realista traspasó las fronteras francesas para establecerse en toda Europa. Waldmüller fue uno de los máximos exponentes de la pintura realista austríaca, como bien puede verse en este hermoso cuadro de 1840, que retrata a una mujer con sus tres vástagos.

Estilo realista - Joven campesina con tres niños en la ventana - Ferdinand Georg Waldmüller
(Neue Pinakothek, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Escultura

Otro de los géneros donde el arte realista estuvo presente fue el escultórico, desarrollado en su mayoría para complacer los gustos de los personajes más influyentes de la vida política y económica de la época, más que de reflejar las problemáticas sociales de ese entonces. Entre sus obras más importantes destacan:

La máscara del hombre de la nariz rota, Auguste Rodin

Fue una de las obras escultóricas que consagraron a Rodin dentro del realismo escultórico. Fue elaborada entre 1863 y 1864 para representar la vida acumulada en el rostro de un anciano, lleno de arrugas y la nariz rota, en un intento por oponerse al academicismo que buscaba la perfección en las obras.

Estilo realista - La máscara del hombre de la nariz rota - Auguste Rodin
(Museo Soumaya at Plaza Carso, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

La danza, Jean-Baptiste Carpeaux

Creada entre 1865 y 1869c como decoración del nuevo edificio de la Ópera de París bajo encargo del arquitecto Charles Garnier. La obra no fue bien recibida por el público por considerarla obscena y demasiado realista, llegando incluso a decidirse la sustitución de la escultura, medida que fue negada por Carpeaux.

Estilo realista - La danza - Jean-Baptiste Carpeaux
(Shawn Lipowski, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

El pudelador, Constantin Meunier

El artista belga se interesó en el estilo realista luego de ver de cerca las obras desarrolladas por los pintores y escultores franceses. En su obra escultórica reflejó la labor de los trabajadores de la minería de su país, como en el caso de esta pieza de bronce, elaborada en 1885.

Estilo realista - El pudelador - Constantin Meunier
(M Leuven, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Víctima del trabajo, Vincenzo Vela

Esta escultura del artista suizo fue hecha entre 1882 y 1883 como tributo a los trabajadores que fallecieron cuando se llevaba a cabo la construcción del túnel ferroviario de San Gotardo, enalteciendo así la labor de los obreros de ese ámbito.

Estilo realista - Víctima del trabajo - Vincenzo Vela
(Paebi, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Conociendo a profundidad todos los detalles relacionados al arte realista, se puede decir que fue una de las primeras manifestaciones en las que el arte se alejó de lo estético para reflejar la realidad social vivida a partir de la segunda mitad del siglo XIX, iniciando en Francia y extendiéndose hacia otros países de Europa y el mundo, simultáneo a los diferentes acontecimientos históricos generados en esa época. Así, la pintura, escultura y literatura de estilo realista se orientaban a las obras objetivas y verídicas, y a partir de allí, el arte tomaría una visión crítica que cambió trascendentalmente los planteamientos y mensajes artísticos de las siguientes corrientes creativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre