domingo, 22 mayo 2022 |

Actualizado a las

18:32

h CEST

27.2 C
Madrid

Enseñanza tradicional: qué es, características, método, problemas y alternativas a la educación o pedagogía tradicional

5
(1)

Aunque las reformas pedagógicas se hayan implementado desde finales del siglo XX, la enseñanza tradicional continúa siendo la norma en las aulas de clases. En la pedagogía tradicional los conocimientos se acumulan y no siempre se fijan, siendo sobre todo su modo de evaluación, una falla por superar.

La enseñanza tradicional es en esencia una relación entre el maestro y el estudiante, en la que el primero da clases y el segundo, las recibe. Ahora bien, ¿es un fracaso total la pedagogía tradicional o cuenta con aspectos mejorables? ¿Existen alternativas a su modelo de enseñanza? Descubre qué es, en qué consiste y sus características, así como aquellos modelos alternativos ante el método tradicional.

Pensamiento lateral:
Definición, características y ejemplos de la teoría de pensamiento creativo de Edward de Bono

Leer artículo

Modelo tradicional de enseñanza

¿Qué es la pedagogía tradicional y de qué manera ha evolucionado? Quizás no sean muy diferentes los métodos empleados para dar clases hace 200 años que los actuales. Sin embargo, para entender qué significa tradicional en cuanto a enseñanza, hay que remontarse a un nexo que difícilmente se puede romper: la del maestro y el estudiante.

Y aunque en el siglo XXI estudiantes y profesores puedan llegar a tratarse como iguales, indiscutiblemente sigue siendo el catedrático quien dirige el proceso formativo.

Qué es la educación tradicional

La educación tradicional está signada por la figura del maestro que imparte clases a sus alumnos, de una manera repetitiva y mecánica.  

Sus estudiantes son masillas que él modela según su propio criterio. Mientras que los alumnos repiten lecciones y demuestran que las han aprendido al recitarlas tal y como les ha enseñado su maestro.

El modelo tradicional de enseñanza se mantiene vivo en los entornos conductistas. Su basamento consiste en formar un vínculo entre los estímulos generados por el maestro y las respuestas manifestadas en la conducta del estudiante.

Por lo tanto, el estudiante es el centro del proceso educativo tradicional, mientras que el docente es quien organiza y evalúa el conocimiento que este va adquiriendo.

Historia del modelo de enseñanza tradicional

La escuela tradicional se remonta a los tiempos de la Alta Edad Media, cuando solo los más privilegiados por su posición social eran elegidos para formar parte de distinguidas academias. En ellas eran trasmitidos saberes como el latín, teología, filosofía y ciencias puras. Casi siempre estaba dirigida a formar al poder político, monárquico o religioso de la nación.

No fue sino hasta el siglo XVIII que la educación tradicional sufre una transformación importante, cuando John Amos Comenius, teólogo, filósofo y pedagogo, planteó la necesidad de unificar y agrupar los contenidos académicos.

Esta manera de concebir la educación gnró cuantiosas teorías y nuevas cátedras pedagógicas, siendo la más importante la de la Universidad de Halle, en Alemania, en la cual se desarrollaría por completo la propuesta de Comenius para finales de 1700.

De esa época destacan los aportes de Johan Heinrich Pestalozzi, quien aplicó los principios del movimiento d la ilustración a la educación. Así como los estudios de Joseph Lancaster, quien fomentó el movimiento de la enseñanza mutua.

Para la época de la Revolución Industrial, el modelo tradicional de enseñanza se convirtió en un instrumento de reproducción social, con el cual los gobiernos encontraron la forma de imponer sus paradigmas. La forma de pensar aprobada por cada gobernante era transmitida en la clase, y esta tenía que ser repetida e imitada por los estudiantes. Por ello, cada norma debería y cada usanza debería ser estudiada y replicada, de manera que se mantuviera el orden social más conveniente para cada gobernante.  

El factor de mayor influencia de este modelo es la estandarización de conocimientos y procesos. Así pues, la enseñanza se convirtió en una especie de mecanización en la transmisión de conocimientos. Y por ello, todavía en el siglo XXI sigue siendo la base de la educación, incluso la alternativa, en gran parte del planeta.

Características de la educación tradicional

Entre las principales características de la educación tradicional se encuentran la transmisión de conocimientos en el sentido maestro-estudiante, así como la evaluación de estos aprendizajes a través de la repetición. Además, se distinguen las siguientes particularidades:

La memoria como recurso principal del estudiante

El alumno debe ser capaz de retener la información impartida por el docente y repetirla tal y como se la enseñaron. Para ello, debe repetir mecánicamente preceptos, así como practicar y experimentar con esos conocimientos, dentro de unos límites previamente demarcados por el profesor.

Maestro en el área y con capacidad de transmitir información

Los docentes tradicionales no solamente deben ser expertos en su área como matemáticas o geografía. Sino que también deben ser capaces de transmitir ese contenido a través de métodos comúnmente empleados en este modelo educativo, como la metodología analítica, sintética, inductiva y deductiva.

La disciplina, principal estrategia de aprendizaje

En este particular, la disciplina no solamente es exigida por el maestro, sino que se debe auto inculcar por el estudiante, quien se ciñe a estrictos procesos de ejercitación de los conocimientos que se van adquiriendo.

Cantidad versus calidad

No se puede cuestionar que la calidad de la enseñanza tradicional sea buena o mala, pues permite avanzar sobre lo que ya se ha aprendido. Sin embargo, sí se ve marcada por la cantidad de conocimientos que se deben adquirir. En este sentido, se le da más valor a obtener muchos conocimientos que a profundizar en algunos pocos de ellos.

Individualista

En este caso, el significado de individualista dista mucho del término “personalizado”. Al contrario, la educación tradicional es estandarizada para poder impartirla del mismo modo masivamente. Es individualista n cuanto al trabajo y la evaluación que, por lo general, se lleva a cabo en solitario.

A esto se le suma que esos trabajos individuales suelen ser actividades escritas o expositivas, dándole poco espacio a estrategias donde se pongan de manifiesto la creatividad y la inventiva.

Metodología tradicional de la educación

El método de enseñanza tradicional se ve marcado por la relación maestro y estudiante. Para ello, el modelo pedagógico tradicional emplea 4 tipos de métodos didácticos: el inductivo, el deductivo, el analítico y el sintético.

Según estos patrones empleados desde la época de enseñanza antigua, se debe seguir un orden lógico en el proceso de enseñanza – aprendizaje. Así que en una clase tradicional, el orden se establece en sentido vectorial del maestro al estudiante. 

Por una parte, el maestro tradicional es quien define qué, cómo y cuándo debe ser aprendido. Mientras que el estudiante debe demostrar lo aprendido en evaluaciones, casi siempre de repetición de ese saber.

Y aunque estas clases sean siempre iguales en cuanto a su patrón de programación y evaluación, cada metodología didáctica cuenta con su propio proceder, tal como se indica a continuación.

El método inductivo en la educación tradicionalista

Internalizando qué es la didáctica tradicional se encuentra entre sus métodos el inductivo. Este consiste en proyectar el caso a estudiar a través de un ejemplo particular.

Se pone atención especial en el caso en cuestión, se observa, se experimenta con él y se establecen comparaciones con casos u objetos similares. Asimismo, se estudian sus características, de tal modo que se pueda llegar a los principios generales que lo rigen.

Para ejemplificarlo mejor, se pueden citar las prácticas de ciencias naturales, en la que se observan fenómenos biológicos puntuales hasta llegar a entender cómo y por qué ocurren.

Método deductivo en el modelo tradicionalista de enseñanza

En la pedagogía tradicional se emplea el método deductivo para exponer definiciones y principios universales. A partir de esas premisas, el maestro fomenta el cuestionamiento de los estudiantes. De tal forma que ellos lleguen a deducir sus consecuencias y elaboren sus conclusiones.

Un ejemplo claro de la aplicación del método deductivo es el uso de los principios matemáticos para resolver ejercicios en torno a problemas particulares. Los estudiantes deben resolverlos empleando fórmulas y cálculos previamente expuestos por el maestro.

El profesor tradicional y la metodología analítica para la enseñanza

En el aprendizaje tradicional se emplea la metodología analítica para que los maestros expongan un hecho, enumerando su importancia, clasificaciones, elementos que lo constituyen y cómo funciona.

Los estudiantes, por su parte, aprenden del todo hacia las partes: orígenes de ese hecho, cómo se clasifica, sus funciones e interacción con otros fenómenos similares.

Es útil, por ejemplo, en el estudio del lenguaje, cuando primero se aprende a construir una oración. Y luego, se analizan cada una de las palabras que la integran y su clasificación en sujeto, predicado, sustantivo, verbo, artículo, etcétera.

Método sintético para el modelo educativo tradicional

El docente tradicional utilizar el método de síntesis para reconstruir un concepto a partir de sus partes.

Para el estudiante, la exigencia se encuentra en saber cómo combinar elementos, de tal manera que pueda esquematizarlos hasta construir el todo que necesita conceptualizar.

En la mayoría de los casos, las unidades de aprendizaje se dividen en lecciones que representan las partes de un conocimiento en general. En el examen de final de lapso, el estudiante debe demostrar que conoce todas esas partes y por lo tanto, es capaz de comprender la definición del todo.

Para ilustrarlo mejor, se referencian las unidades de un libro de idiomas extranjeros. Generalmente, la primera unidad se trata de una introducción al idioma en cuestión. Por lo tanto, contiene una lección para aprender la pronunciación de sus consonantes y vocales, otra para aprender a saludar, otra para aprender los números y otra, para los colores.

Fallas en el modelo tradicional educativo

La mayor falla del modelo educativo tradicional son sus constantes limitantes a que el estudiante explore sus potencialidades.

Aprender a pensar, tomar decisiones propias y arriesgarse a tomar nuevos caminos en la exploración del conocimiento, están fuera del alcance del paradigma de la pedagogía tradicionalista. Esta realidad abre paso a una serie de limitantes y fallas que todavía hoy persisten en el sistema educativo.

Los métodos de evaluación son estresantes

Una de las mayores fallas es que el sistema tradicional estresa a los estudiantes. Con muchos aprendizajes por memorizar y la supremacía de las calificaciones por encima de lo realmente aprendido, los alumnos se encuentran bajo una constante vigilancia que, además, cuartea su libertad creativa.

Se limita el desarrollo de habilidades esenciales para la vida

Tal vez un estudiante sea experto en memorizar la tabla periódica y la de multiplicar. Pero no sabe cómo tomar buenas decisiones ni cómo asumir la responsabilidad de sus actos o cómo solucionar situaciones problemáticas cotidianas. Este es el pan de cada día de los egresados de las escuelas y universidad basadas en el enfoque tradicional.

Fomenta la comparación entre las personas

Otra falla en este sistema educativo es que se fomenta la comparación constante entre los estudiantes. Estos, como entre toda población, son diferentes, por lo tanto, siempre les generará frustración no sr como el más distinguido o el que saca mejores notas. Además, se motiva a la competencia de un modo tan feroz que puede convertirse en un insano enfrentamiento entre estudiantes.

El conocimiento se olvida rápidamente

Como antes que comprender, explorar o experimentar con los nuevos conocimientos, se  le da valor a repetir los contenidos, se olvida rápidamente lo que el maestro expuso en clases. Al aluno solo le importa repetir mecánicamente los contenidos para obtener buenas calificaciones.

El estudiante es un componente pasivo en el proceso formativo tradicional

Otra d las fallas d este modelo consiste en que el estudiantes es un elemento pasivo, como una canasta por llenar de información. Esto lo entrena para solamente recibir instrucciones y ejecutarlas, en lugar de tener un rol de liderazgo y protagonismo en su propio proceso educativo.

Alternativas al estilo de enseñanza tradicional

Aunque la enseñanza tradicional continúa siendo el modelo predominante en la educación, hay algunas alternativas implementadas en el mundo que están dando buenos resultados.

Educación Peer To Peer

La educación Peer to Peer o P2P es una de las maneras más novedosas de aprender. En ella, el maestro y el alumno están en una situación de pares. El docente es un asesor efectivo para el estudiante, quien es protagonista de su proceso educativo.

En este modelo, los estudiantes se inscriben en cursos que realmente le interesan y que se caracterizan por no ser generalistas, sino específicos. Por lo tanto, se dedican a profundizar en temáticas puntuales, asesorados efectivamente por un tutor que les indicará cuáles son los posibles caminos a tomar en el proceso.

Formación independiente a través de Homeschooling

En el homeschooling la principal responsabilidad educativa la tiene el estudiante. Es quien debe descargar contenidos y a la vez, preparar otros en los que dé cuenta de lo aprendido.

Aunque es visto como el mismo sistema tradicional, pero desde casa, el Homeschooling ofrece una dinámica protagónica para el estudiante, ya que el maestro solo le explicará brevemente un contenido para debatirlo con sus compañeros de clases en línea.

El modelo Finlandés de aprendizaje

El modelo finlandés es fascinante, puesto que impide apresurar los procesos formativos. Para ello, se basa en que los niños menores de 7 años se mantengan cerca de su círculo de familia y amigos, fomentando el juego y el descubrimiento del mundo por cuenta propia.

Así, al llegar a la escuela para aprender a leer y escribir a los 7  años, tome por su propia cuenta la responsabilidad formativa. Este modelo motiva a la investigación, experimentación y constante planteamiento de dudas ante las realidades que se van descubriendo.

La enseñanza tradicional es un modelo que aunque no es el mejor que se haya inventado, sigue siendo base formativa a lo largo del mundo. Este modelo solo permite acercarse al conocimiento  en un marco delimitado por los conocimientos del maestro, lo que impide el desarrollo de la diversidad de capacidades entre los estudiantes. Por ello, la pedagogía tradicional se ha ido superando a sí misma a través de alternativas educativas n otros ámbitos, como por ejemplo, los cursos complementarios P2P o por homeschooling. ¿Habrá un cambio definitivo en la educación del mañana? Es la pregunta que los estudiantes de hoy no deben perder de vista en el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre