miércoles, 5 octubre 2022 |

Actualizado a las

5:48

h CEST

19.5 C
Madrid

Metodología SMART: qué es, método, criterios y 4 ejemplos de definición de metas u objetivos SMART

Puntuación media: 5 | Votos: 4

La aplicación de la metodología SMART puede darse tanto para que una industria logre concretar sus objetivos de producción, como para cumplir la dieta que hemos pospuesto cada año y que nos ayudará a bajar esos molestos kilos de sobrepeso. Su ventaja es llevar a logro, basados en un perspicaz plan de acción, los proyectos de vida que nos planteemos para mejorar y crecer en cualquier aspecto deseado. Conoce más sobre los objetivos SMART.

La metodología SMART puede ser aplicada a una larga lista de proyectos con intenciones personales para el avance de nuestras carreras, estudios, afición;  también para el desarrollo de un proyecto  empresarial o para el éxito comercial de una marca. Desde la creación de una campaña publicitaria para promocionar una nueva bebida energética, hasta un cronograma de entrenamiento para participar en el maratón de Nueva York el próximo año, son posibles bajo este criterio. Los objetivos SMART son una herramienta que acompaña de manera segura hacia éxito de un propósito, ya que aclara, prioriza y enfoca las ideas en mente.

Tipos de franquicias:
Clasificación, características, diferencias y ejemplos prácticos

Leer artículo

¿Qué es la metodologia SMART?

El criterio SMART se trata de una metodología de planificación operativa que se utiliza como guía o mapa de ruta para la consecución de objetivos o de metas, que puede ser de carácter tanto profesional como personal.  Es un acrónimo que traduce en castellano la palabra inteligencia y que contiene en cada una de sus letras las características de un método diseñado para el alcance eficaz de proyectos de desarrollo personal, gestión de empresas o cualquier plan que involucre nuestro crecimiento.

Los objetivos SMART son tangibles en un periodo determinado, dos de las virtudes redactadas en su aplicación, conforme al acrónimo que integran las palabras Específico, Medible, Alcanzable, Realista y Oportuno; las cuales conducen de manera segura objetivos claros, concretos e inteligentes. Esta es la definición de SMART y lo qué significa SMART en español.

Origen histórico

El término sistema SMART apareció por primera vez en una edición de noviembre de 1981 de la revista de gestión empresarial Management Review de George Doran, en su artículo There’s a S.M.A.R.T. way to write management’s goals and objectives; pero los objetivos SMART nacieron de una teoría psicológica de la década de 1960 en la que los investigadores comenzaron a probar la relación entre la toma de decisiones consciente y el resultado. 

No obstante, sus criterios para fijar objetivos se atribuyen al concepto de Administración de Objetivos o Resultados de Peter Drucker, quién no reclama la autoría. Otras corrientes mencionan a Paul J Meyer como su creador,  aunque le da el nombre de Metas SMART o SMART Goals. 

El profesor de la Universidad de Saint Louis, Robert S. Rubin,  en su artículo para The Society for Industrial and Organizational Psychology; afirma que SMART ha llegado a significar diferentes cosas para diferentes personas, por lo que considera necesario actualizar la definición del acrónimo SMART o de lo que significan las siglas SMART para reflejar la importancia de la eficacia y la retroalimentación, ya que algunos autores han incluido áreas de enfoque adicionales y extienden la palabra a SMARTER, adicionando E de evaluación y R de revisión.

También indica en su estudio que  no es el dinero, los resultados o las presiones externas lo que motiva el alto desempeño; sino la acción de  dividir una meta difícil en un propósito consciente que otros comparten voluntariamente y prepararlo para el éxito con objetivos altamente estructurados. Definir técnica y definir un objetivo, en esencia.

Características de la metodología SMART

El uso del método SMART para metas, con su orientación en el establecimiento de límites y descripción de pasos a seguir, los recursos materiales, humanos y tecnológicos; así como el seguimiento del progreso en el camino; no permite fugas en el alcance de objetivos eficiente y efectivamente. Las siguientes características del enfoque SMART son propicias para enfocar los esfuerzos y aumentar las posibilidades de lograr su objetivo.

Específicos (Specific)

La metodología y objetivos específicos tienen una probabilidad significativamente mayor de lograrse; ya que son claros y concretos para su ejecución, esfuerzo y motivación.  ¿Para qué sirven los objetivos específicos?, para responder la pauta interrogativa 5WH, es decir, quién; qué, dónde, cuándo, cómo y por qué?

Un ejemplo de objetivo general responde a: Quiero bajar de peso. Un objetivo específico: Me inscribiré en un gimnasio cerca de mi casa, para que la actividad física junto a la dieta me ayude a bajar 8 kilos en un mes.

Medibles (Measurable)

La metodología SMART utiliza mecanismos para medir el progreso, todo resultado debe tener una forma cuantificable que permita hace seguimiento al progreso y con ello sostener la motivación, así como el enfoque.  Las preguntas para lo qué es un objetivo y una meta medible, son: ¿Qué tanto más?, ¿Cómo sé si he alcanzado mi objetivo?, ¿Cuál es mi indicador de progreso?

Atendiendo el objetivo específico, este objetivo  estipula que con la  membrecía de gimnasio y mi asistencia cuatro días a la semana, lograré perder dos kilos de peso a la semana.

Alcanzables (Attainable)

La técnica SMART debe ser alcanzable para propiciar el desafío pero en un entorno real y factible. Cuando establece una meta alcanzable, es posible que pueda identificar oportunidades o recursos que antes se pasaron por alto y que pueden acercarlo a ella. Este objetivo de lo qué es el método SMART alcanzable, interroga sobre: ¿Tengo los recursos y capacidades para lograr la meta?, ¿Otros lo han hecho con éxito antes?

El ejemplo de objetivo alcanzable refiere la posibilidad de lograr la meta de perder dos kilos asistiendo tres veces a la semana al gimnasio, de acuerdo al testimonio de otros usuarios que lo han logrado.  

Realistas (Relevant)

El formato SMART debe ser realista en el sentido de que se puede lograr gracias a los recursos y el tiempo disponible, así como el apoyo y el control sobre cada paso. En ese caso las interrogantes circulan en torno al significado de metas realistas: ¿La meta es realista y está al alcance?, ¿Cuento con el tiempo y los recursos necesarios?, ¿Eres capaz de comprometerte a lograr el objetivo?

El ejemplo de un objetivo realista, atiende si tengo la posibilidad presupuestaria de cancelar la cuota de inscripción y mes en el gimnasio; y si además mi trabajo me permitirá disponer del tiempo u horario suficiente para asistir a mis rutinas de ejercicio tres veces a la semana.

Oportunos (Timely)

Esta característica de la herramienta SMART estipula un límite de tiempo, es decir la fecha de inicio y finalización del proyecto.  Al prescindir de un límite de tiempo, se pierde el sentido de urgencia y con ello la motivación de lograr la meta. Promueve dos preguntas simples de lo qué son  objetivos SMART oportunos: ¿Mi objetivo tiene una fecha límite?, ¿Para cuándo quieres lograr tu objetivo?

El ejemplo de esta meta me indica que si me inscribo el 1 de mayo en el gimnasio y realizo mis rutinas de ejercicio tres días a la semana, cada semana perderé dos kilos y en el mes de Julio estaré pesando 8 kilo menos. 

Ventajas de la metodología SMART

El beneficio principal del uso de la metodología SMART es la claridad y el enfoque que dan durante el planteamiento y ejecución de los objetivos, permitiendo no solo definirlos sino además estableciendo fechas para su conclusión; pero sus ventajas son numerosas, veamos algunas.

Practicidad

Su formulación precisa permite la fácil elaboración de un plan de acción y de objetivos que pueden dividirse en varias tareas breves o menores para asegurar el logro, paso a paso. 

Versatilidad

El criterio SMART puede ser utilizado en diversos ámbitos de la vida, tanto en la planificación empresarial o comercial, como en la resolución o superación de asuntos personales.

Disponibilidad

Un plan SMART no exige conocimientos especiales para el manejo y aprovechamiento de sus técnicas; está al alcance de toda persona, en cualquier lugar, sin necesidad de herramientas especializadas o capacitación.

Inmediatez

La facilidad de planificación y la búsqueda adelantada de recursos, este método inteligente permite que la meta o los objetivos estipulados se logren con más rapidez.

Motivación

Los objetivos específicos, reales y posibles, incentivan siempre a los participantes de cada proyecto, pues hay poca alternativa de dudas para lograrlos.

Precaución

Los indicadores cuantitativos y de tiempo límite, impide que los participantes de algún plan o proyecto SMART, caiga en distracciones o el trabajo desleal. La configuración de metas permite plena concentración en lo que realmente se aspira. 

Consecución

De igual modo lo indicadores cuantitativos, así como la jerarquización de tareas mantienen el dedo en el puso para hacer seguimiento al proceso de desarrollo sistemático e inequívoco del plan o las metas SMART.

Acierto

 La verificación de las características de factibilidad y relevancia, evitan el establecimiento de metas innecesarias y descarta opciones fallidas así como la pérdida de tiempo y recursos. Se establecen prioridades.

Consejos para definir objetivos SMART

Fallar en el alcance de algunas metas es parte de la experiencia y de los esfuerzos que se hacen por alcanzar una vida exitosa y de calidad, Nadie en el mundo está exento a sufrir dicho riesgo, pero en algunas oportunidades vemos como cada uno de nuestros objetivos se deshacen en pleno vuelo o antes de llegar a fin, en este caso es hora de trazar un plan y una nueva forma de trazar nuestras intenciones.  La estrategia SMART es una buena opción a seguir ya que son claras y alcanzables, nos alejan de los objetivos vagos, ambiciosos o desorientados; veamos algunos consejos para llevarlas a efecto.

Escribir cada meta

Asentar la visión y los objetivos específicos, así como el plan de acción por escrito, para consultarlos cada que sea necesario, es esencial. Puede plasmarlos en un diario, una aplicación telefónica o en un documento Word. Las metas al aire tienden a la inestabilidad y el olvido del plan de acción.  

Fraccionar las grandes tareas

Algunos objetivos de amplia exigencia o ambición, deben ser divididos en pasos pequeños y procesables a fin de lograrlos eficientemente. Por ejemplo al objetivo elevado de  hacer una fortuna o encontrar un compañero de vida, comienza por algo pequeño  como aprender a ser más organizado o aprender a cocinar. 

Distribuir responsabilidades

Dividir la responsabilidad del logro de los objetivos entre los integrantes de un equipo conforme a su habilidad, asegura una meta concentrada, rápida y apegada a los pronósticos. Todos los seres humanos somos sociales y si se trata de una meta personal, es válido también acudir el apoyo de familiares y amigos para ciertas acciones o motivaciones durante el proceso.

Enfoque en los resultados

En ocasiones es difícil mantener la motivación cuando se trata de proyectos de gran dificultad o responsabilidad, pero mantener el enfoque en el logro de cada acción, así como el progreso hacia la gran meta nos dará el impulso necesario para continuar. Recuerde siempre que se trata de un plan inteligente alcanzable, relevante y próximo.

Rastrear el progreso

El monitoreo de los objetivos y el seguimiento permanente de su plan de ejecución permitirá actuar oportunamente si el proceso se ha detenido o presenta alguna dificultad, también reevaluar las metas y la necesidad de modificar algunos de los elementos del proyecto antes de que se acerque la fecha tope. También permite incentivar y dar impulso al plan de acción si es el caso de que progrese mucho mejor y más rápido de lo previsto.   

Ejemplos de aplicación de la metodología SMART

A continuación algunos ejemplos del modelo SMART que pueden inspirarte en el establecimiento de objetivos personales, profesionales o el SMART en administración.

Objetivo comercial

Ganar cinco nuevos usuarios durante los próximos seis meses. Para alcanzar esta cifra, es necesario reunir mensualmente a 20 nuevos prospectos y enviar 15 nuevas propuestas cada mes.

Específico: Establecer cuántos clientes se deben ganar, ubicación y cuánto se debe gastar.

Medible: Según trabajo preliminar se requiere generar clientes potenciales, total de 20 nuevos clientes al mes.

Alcanzable: La empresa genera normalmente de  dos a tres clientes por mes, esto hace factible la meta de elevarlos a 5.

Realista: por todas las razones anteriores, este objetivo está dentro del ámbito de la posibilidad.

Marco de tiempo: se establecen metas cada mes,  para un proyecto final de seis meses.

Objetivo creativo

Dominar la canción titulada Lágrimas Negras en el piano en un mes practicando durante una hora, tres días a la semana.

Específico: Establece un tema por aprender, el tiempo de práctica y cronograma semanal para lograrlo.

Mensurable: Mide tiempo de práctica y progreso de la técnica musical.

Alcanzable: Posible para cualquiera con habilidad para tocar un instrumento y que quiera mejorar.

Realista: Es posible si dedica el  tiempo necesario para la práctica y aprendizaje.

Marco de tiempo: Cuenta con tres horas semanales por un mes para lograr la meta.

Objetivo físico

Perder dos kilos por semana durante las próximas ocho semanas. Limitando calorías diarias a 1200 y realizando actividad física de 30 minutos al día por cinco días a la semana.

Específico: Con objetivos diarios de alimentación y ejercicio.

Medible: Hay tres números en este objetivo que son medibles, para establecer consumo de calorías y tiempo de ejercicio.

Alcanzable: discrimina los objetivos por etapas para que sea alcanzable, dos kilos semanales para un gran total de 16 kilogramos en 8 semanas.

Realista: con el cumplimiento del plan de acción logrará a largo plazo una pérdida de peso duradera e importante. 

Marco de tiempo: Un total de 8 semanas, 5 días cada semana.

Objetivo profesional

Obtener un trabajo como profesor de literatura en secundaria dentro de 3 meses, posterior a mi acto de graduación como Licenciado en Ciencias de la Educación. Este pudiese ser uno de los ejemplos de objetivos SMART en educación.

Específico: El ingreso a una institución como profesor de secundaria en la materia de literatura.

Medible: Dependerá del número de entrevistas y ofertas de trabajo que deberá realizar.

Alcanzable: Contará con un título académico que le permitirá ejercer la labor de profesor en una secundaria.

Realista: El título de educación le permitirá ingresar al sector industrial como un nuevo valor.

Marco de tiempo: Se estableció una meta de tres meses, posterior a su acto de grado como educador.

Con estos ejemplos podemos concluir que la metodología SMART puede ser aplicada a un sinfín de proyectos con propósitos personales, técnicos, comerciales o industriales. Los objetivos SMART son una herramienta que acompañan de forma segura hacia éxito de algún propósito o idea, no requiere de una gran inversión o capacitación especial, basta con un poco de enfoque y buena voluntad de hacer realidad nuestros anhelos.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre