Austeridad: historia de una idea peligrosa, de Mark Blyth

5
(1)

Este es un libro perfecto para quiénes disfruten de temas económicos y de su impacto en las sociedades pasadas, presentes y futuras.

La trayectoria de escocés-estadounidense Mark Blyth, no solo se centra en impartir cátedras de economía política en la Universidad de Brown o en analizar las medidas aplicables en el entorno, por entes gubernamentales. Este catedrático, autor de varias publicaciones, ha destacado por su libro Austeridad: historia de una idea peligrosa.

Libros incunables:
Qué son, características y listado de los primeros libros impresos

Leer artículo

No es la primera obra desarrollada por el autor, pues este cuenta con otras publicaciones como, Great transformations: Economic ideas and Institucional change in the Twentieth Century de 2002 (Grandes transformaciones: ideas económicas y cambio institucional en el siglo XX); incluyendo colaboraciones con otros autores, como en el caso de Angry Nomics (2020).

Austeridad+Mark-Blyth
Mark (extrema izquierda) en un encuentro de la Chatham House (Chatham House, Creative Commons Attribution 2.0)

Sin embargo, con Austeridad: historia de una idea peligrosa de 2013, Mark Blyth recibió el reconocimiento de la crítica, pues obtuvo el premio de la prestigiosa “Financial Times” como Libro del año en 2013. Y, a propósito de ello, se hará mención de este libro en el presente artículo.

Las 1263 páginas que componen este libro apuntan a una visión crítica, efectuada de manera innovadora, sobre la práctica llevada a cabo por los Estados, en torno a la aplicación de esta medida. La austeridad más que una benefactora en políticas económicas de un país, para el autor, resulta todo lo contrario.

El libro está estructurado en tres partes y un capítulo introductorio junto a dos prefacios. El examen que realiza el autor sobre la austeridad, bajo un lenguaje comprensible y formativo, se enfoca en mostrar los efectos perjudiciales de esta medida, para lo cual se toma como ejemplo, las consecuencias devastadoras, generadas en países como Estados Unidos y Europa.

¿Qué es la austeridad?

Al hablar de austeridad, inmediatamente se alude a un recorte, ahorro, estrechez, severidad, etc. En principio, la austeridad como medida económica para un determinado país es mirada como un “remedio” para momentos de contingencia, esto es, el crear un recorte de gastos, para mitigar efectos económicos adversos.

Austeridad es una noción que se asocia inexorablemente al campo económico, específicamente, para referirse a políticas financieras destinadas a la reducción del gasto público y aumento de impuestos o cargas fiscales a los ciudadanos y compañías de un país determinado. Muchos países lo aplican con ocasión a recesiones económicas.

La preocupación de las medidas de austeridad, radica en que mayores son sus desventajas que provechos. Entre las “ventajas” se encuentra una mayor recaudación y mejorar cuentas nacionales, que precaven quiebras o déficit en los sistemas financieros; incluso, algunos suponen que la austeridad crea un “superávit público”.

En cambio, las desventajas de la austeridad implican que esos recortes de gastos públicos, abarcan a las partidas que involucran la infraestructura, así como proyectos de educación y el ámbito sanitario. De modo que, las políticas que “mejoran las cuentas gubernamentales”, paradójicamente afectan a la ciudadanía.

Recuérdese la política de austeridad implementada por el gobierno de Rumania, regido por el autoritarismo, quien en el transcurso de los años 80, impuso una política de reducción del gasto público a merced de sus ciudadanos; esto para cumplir con el pago de su deuda externa.

Otro ejemplo de época reciente en torno a las medidas de la austeridad, involucra al período de gobierno del británico David Cameron, quien aplicó medidas de austeridad durante 2010 a 2014, con lo cual redujo el gasto público en casi 20.000 millones de euros. Un panorama nada favorable para los ciudadanos de estas sociedades.

¿Qué nos presenta Blyth con su “austeridad”?

La edición traducida al español del libro, está dividida en tres partes bien definidas. Después del prefacio y un capítulo inicial, llamado “El estreno de una obra titulada: “Austeridad, deuda y moralidad”, se da inicio a la primera parte del libro –en forma de interrogante- así: ¿Por qué es preciso que todos nos comportemos con austeridad?

Austeridad+Portada
Portada de libro (Amazon)

Esta primera parte, a su vez, está subdivida en dos segmentos que analiza los efectos de la austeridad en las potencias del viejo y nuevo mundo; esto es, uno dedicado a los Estados Unidos y otra a Europa. En el primer caso, el autor analiza la resistencia del coloso norteamericano para sortear una quiebra en su sistema económico y en el segundo, destaca la ya arraigada política austera europea, debido a sus erradas políticas monetarias y de “desregulación financiera”.

En este libro Blyth, aborda a la austeridad no solo como una “idea”, sino también como una práctica fracasada; para lo cual toma como muestras de esta medida las secuelas perjudiciales que se manifestaron en España y Grecia. Considera que, la austeridad falla en el escenario real, pues los recortes en gastos o empleos públicos, afectan a todos; toda vez que, la austeridad no disminuye la deuda, por el contrario, la aumenta.  

En la segunda parte, denominado “Las vidas paralelas de la austeridad”, desarrolla una retrospectiva sobre las ideas que envuelven la doctrina de la austeridad. Analiza períodos intelectuales que van desde 1692 hasta la segunda guerra mundial (1942) y, después, de 1942 a 2012, finalizando con la etapa que define como la “historia natural de la austeridad” de 1914 a 2012.

La tercera y última parte del libro, presenta un corolario general sobre los efectos adversos de la austeridad, no solo como idea sino como una política práctica. El autor se opone fervientemente a las medidas de austeridad dictadas por los gobiernos, cuando expresa que “La austeridad no funciona. Punto”; pues, solo ha resultado beneficiosa para los intereses de clases, paraísos fiscales y sistemas bancarios.

Mientras se continúen aplicando medidas de recortes, mayor será la depresión económica, con lo cual se aumentará la crisis, afectándose los impuestos, ya que estos serán incrementados. Además que, los empleos públicos, ayudas sociales, o de solidaridad –entre otras- serian disminuidos significativamente; en fin, para el autor, está comprobado que austeridad es sinónimo de fracaso.

Lectura obligatoria para los críticos de pensamiento

Este libro, ha recibido un sinfín de elogios, por la forma tan directa de exponer una práctica económica realmente equivocada, que afecta a las políticas los gobiernos. De allí que, autores como Paul Krugman, Robert Skidelsky, Lawrence Summers, entre otras personalidades del mundo económico, hayan celebrado esta publicación.

En fin, la publicación Austeridad: historia de una idea peligrosa, permite entender a los fanáticos y no tan asiduos de la economía, bajo una forma sencilla que, las medidas de austeridad impuestas por los gobiernos contribuye a las depresiones financieras actuales. Así que, es una lectura obligada para todos.

Bajo ejemplos reales y desde una óptica actual, este libro sumerge al lector tanto en el presente como en el pasado, que comprende la historia de esta doctrina; proporcionando una noción clara referente a esta política que se resiste y persiste, a pesar de sus sostenidos y demostrados resultados adversos. 

Entiéndase que, esta publicación no es el típico libro, que solo se encauza en reprochar políticas económicas, bajo cuestionamientos sin fundamento; por el contrario, permite conocer la otra dimensión de este problema y forjar un pensamiento crítico acerca los aspectos que rodean las políticas financieras y económicas infructuosas que aplican gobiernos.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre