La regla del 50-30-20: una táctica de ahorro eficiente para mejorar tu economía doméstica

La administración de las finanzas personales puede ser una tarea bastante complicada para algunos. Sin embargo, la clave para el ahorro se encuentra en tener un plan realista, respaldado con una estrategia que permita una buena  organización del dinero.

El plan de presupuesto 50-30-20 es una buena estrategia que permite definir cómo destinarás tus ingresos mensuales, teniendo en cuenta 3 importantes elementos.

El plan 50-30-20 permite definir prioridades

La regla del 50-30-20 divide tu dinero de la siguiente forma: el 50% de tus ingresos serán para gastos de necesidades básicas, el 30% para extras (cosas que deseas) y el restante 20% será usado para pagar deudas y ahorrar.

Este plan te obliga a determinar cuáles son esas prioridades esenciales que están dentro de la categoría de “necesidades básicas” Sin embargo, es importante aclarar que esta estrategia no es la más adecuada en todos los casos.

Por ejemplo si tienes una deuda muy grande, de hipoteca o préstamos bancarios que debes cancelar mensualmente, el 20% no te permitirá cubrirlo.

Construye tu propio presupuesto 50-30-20

Antes de comenzar a hacer la distribución del dinero, es importante contar con un presupuesto claro, que permita hacer planes de manera realista e informada.  

Además, es importante tener claro qué gastos irían dentro de cada porcentaje y mantenerse disciplinado.

Paso 1 (100%): Determina tus ingresos mensuales

El primer paso para poder organizar tu presupuesto es saber con exactitud cuál es el total de tus ingresos mensuales, teniendo en cuenta absolutamente todo: desde el salario base, hasta bonificaciones y deducciones por impuestos.

Paso 2 (50%): Define tus necesidades

El 50% de tu presupuesto será destinado a cubrir tus necesidades básicas, por lo que debes definir cuáles son esas “necesidades”, ya que puede ser bastante subjetivo:

  • Alimentación (lo básico, no debes incluir en este listado, tu vino favorito o un queso lujoso)
  • Servicios médicos (consultas, tratamientos, medicamentos, etc.)
  • Gastos de transporte (ya sea en transporte público o los relacionados directamente con gastos del coche)
  • Gastos de vivienda (alquiler, hipoteca, seguro, reparaciones, etc.)
  • Servicios públicos (agua, gas, luz, basura, internet, etc.)
  • Demás gastos fijos (estudiantiles, tarjetas de crédito, etc.)

Definir y limitarte a las necesidades básicas puede ser un poco difícil, teniendo en cuenta que en algunos casos puedes “necesitar unos zapatos nuevos” o, después de una larga semana, “necesitas salir a comer con unos amigos”. Sin embargo, lo ideal es que puedas mantenerte firme e incluir en esta parte únicamente necesidades básicas.

Paso 3 (30%): Reduce los gastos extra (deseos)

Sí, puede ser un poco difícil reducir los gastos de las cosas que deseas a un simple 30%, sobre todo cuando trabajas arduo y mereces recompensarte.

Sin embargo, considera que si excedes este porcentaje podrías estar recortando lo destinado a tus necesidades, perjudicando el ahorro.

Así que date esos gustos que mereces, pero sin exagerar, asegurándote siempre no exceder el 30% destinado a deseos. En esta categoría pueden incluirse cosas como:

  • Comidas fuera de casa
  • Suscripciones a gimnasios o clubs
  • Vacaciones
  • Servicios de cable o plataformas streaming

Paso 4 (20%): Destina el 20% restante para pagar deudas y ahorrar

Este 20% puedes planificarlo como mejor te parezca, ya que dependerá en gran medida de las deudas pendientes que tengas, y las metas de ahorro que te hayas establecido.

Se recomienda crear un fondo de emergencia en el que meter algo de dinero extra mensualmente, para disponer de algo, por poco que sea, por si suje cualquier imprevisto.

La clave para que este plan de ahorro pueda funcionarte está en la disciplina que tengas y, por supuesto, en las deudas acumuladas, ya que si debes cantidades muy altas, el 20% no será suficiente. Lo único que tienes que hacer es sacar la calculadora y comenzar a construir tu propio presupuesto en base a tus necesidades personales.

Calificación: 4.3/5 (7 votos)