sábado, 2 julio 2022 |

Actualizado a las

21:36

h CEST

34.1 C
Madrid

Tipos de calendarios: origen, características y 21 ejemplos de calendarios (azteca, babilónico, moderno…)

Puntuación media: 3.6 | Votos: 5

A lo largo de la historia, cada cultura del mundo ha diseñado su modo propio de esbozar el tiempo y es por ello, que existe una extensa y variada lista de tipos de calendarios que han pautado los días, meses y años de nuestra existencia. A continuación algunos nombres de calendarios bautizados por las sociedades de todo el mundo.

Los astros, las estaciones climáticas y la fe han sido las herramientas universales utilizadas por el hombre para tasar el tiempo. El cálculo del tiempo ha permitido a los seres humanos hacer un conteo del pasado para transformarlo en historia, del presente para organizar sus tareas diarias y del futuro para predecir y prepararse ante los acontecimientos trascendentales. Veamos las múltiples maneras que han utilizado las poblaciones para hacerlo, los tipos de calendarios y nombres de calendarios que se han creado en el mundo, los que siguen vigente y su aporte en el transcurrir de generaciones.

Dioses aztecas:
Mitología, nombres e imágenes de las 25 principales deidades mexicas (sabiduría, guerra…)

Leer artículo

Calendarios de uso generalizado

Cabe decir que existen ciertos calendarios que se usan de manera común en determinados países o regiones. Pese a que algunos de ellos tienen influencias o antecedentes religiosos, la relación no es tan fuerte para que se consideren calendarios religiosos como tal.

1. Calendario gregoriano

Es el sistema de cronometraje más popular y el que se usa en todo el mundo occidental. Se remonta a 1592 por iniciativa del Papa Gregorio XIII, como ajuste del calendario Juliano y toma como año cero el nacimiento de Jesús de Nazaret.  

Al principio lo adoptaron Italia, Portugal, España y los estados católicos alemanes; en 1752 por Inglaterra y Estados Unidos; al año siguiente Suecia; luego en 1873 se sumo Japón y a inicios del siglo XIX, China, Grecia y la Unión Soviética.

Un año gregoriano cuenta 12 meses, once de entre 30 o 31 días y uno de 28 días de duración, que cada cuatro años tiene 29 y que se reconoce como año bisiesto para ajustar el calendario al tiempo real del año solar, es decir 365,2425 días. Este ejemplo da una definición de calendario y para qué sirve.

2. Calendario hindú

Este sistema lunar está separado por tres calendarios, Vikram Samvat, Shaka Samvat y Kali Yuga. Los hindúes de India, Bali y Java se rigen por el  Shaka Samvat  que cuenta los meses de acuerdo al signo zodiacal tropical, y atiende relevantes celebraciones y días sagrados.

Conocido también como Panchanga pertenece a la cultura hindú durante miles de años, y a diferencia del occidental, en lugar de ser un calendario de 365 días, cuenta 364. 

Este calendario que también toma en cuenta el año sideral, sistematiza los días festivos religiosos en la fe hindú como Navrati, Diwali, y  el festival de colores Holi.

3. Calendario islámico

También conocido como calendario musulmán o Hijri y marca su fecha de comienzo en la Hégira, el viaje que realizó el profeta islámico Mahoma desde La Meca a Medina, 622 d.C.

Cuatro de los 12 meses del calendario islámico se consideran sagrados, pues en los países musulmanes, este sistema calendario se utiliza esencialmente con propósitos religiosos, no con fines civiles.

Este calendario con meses del año, se basa en el sistema lunar que cuenta meses y resalta días importantes, como feriados y eventos religiosos, en un año de 354 o 355 días, después de 33 años se repite el ciclo.  La fe musulmana divide el tiempo entre meses sagrados y no, tampoco hay meses o días bisiestos para ajustar la diferencia con un año solar.

4. Calendario budista

Este sistema lunisolar es la versión anterior del calendario hindú y se toma en cuenta en el sudeste asiático. El calendario de años budista dividido en 12 meses con días entre 29 y 30 días, lo utilizan para marcar las celebraciones religiosas en Camboya, Tailandia, Malasia, Singapur, Laos, Myanmar y Sri Lanka.

Desde el año 544 a.C. hizo seguimiento al año sideral, es decir que toma en cuenta la duración anual en base a 365 días, lo que tarda el planeta Tierra en hacer su rotación alrededor del Sol.  Actualmente este calendario ya no tiene un uso oficial, solo lo toman en cuenta para marcar días importantes de la tradición hindú.

5. Calendario chino

Vigente desde el año 500 a.C. es popular con su asociación con el zodíaco y cada mes representa un animal con cualidades personificadas diversas: rata, buey, tigre, liebre, dragón, serpiente, caballo, oveja, mono, ave, perro o cerdo. Aunque se utiliza en China, Vietnam, Corea, y las islas Ryukyu, países del mundo occidental lo aplauden.

La población china moderna atiende en su cotidianidad el calendario por año gregoriano, pero el calendario tradicional sigue marcando las festividades importantes y  se acude a sus fechas para celebrar acontecimientos familiares y sociales de relevancia, como matrimonios, viajes, negocios, etc. Con sus figuras de animales es de los mayormente utilizados en pedagogía, pues permite explicar a los más pequeños de casa qué es un calendario para niños y uso del calendario para niños.

Atiende el sistema lunar con 12 meses de entre veintinueve o treinta días y cada uno comienza el primer día de luna nueva.  El inicio de un nuevo año también se rige por la posición de la luna, cuando se encuentra entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera. Y en lugar de días, se agregan meses bisiesto de ser necesario. 

6. Calendario hebreo

Igual que el calendario chino, el también denominado calendario judío comienza cada mes de acuerdo a la aparición de la luna llena, desde antes del año 70 d.C. cuando se estima su creación y sigue vigente en Israel. Se utiliza para el recordatorio de festividades sagradas y marca el tiempo de la agricultura o cultivos de maíz, aguacate, trigo y mangos.

En el siglo IV, para resolver el desvío de las fechas sagradas y las estaciones en virtud de la rotación de los meses del calendario lunar, Hillel II creó un calendario judío fijo en el que cada Pascua se celebra durante el mes de Nissan y el Año Nuevo judío durante el mes de Tishri. Esto es importante porque la mayoría de las festividades se vinculan tradicionalmente a las estaciones y a las fechas que sucedieron los hechos.

7. Calendario persa

También llamado calendario solar Hijiri y se considera unos de los sistemas calendarios más precisos del mundo. En la actualidad este diseño de calendarios se utiliza oficialmente en Afganistán e Irán y desde el siglo XI, cuando en Persia usaban el equinoccio de primavera para rastrear el inicio de un nuevo año. 

Siguiendo el patrón islámico,  marca su inicio en base a la Hégira de Mahoma en 622 d.C. e inicia a la medianoche del equinoccio vernal en Irán. Lo integran un total de doce meses, los seis primeros con treinta y un días, cinco siguientes tienen treinta días y el último mes, Esfand, veintinueve días o treinta días en año bisiesto. Este es uno de los ejemplos de  calendarios que no atiende reglas matemáticas para determinar años bisiestos, sino el número de días entre los dos equinoccios vernales.

Calendarios religiosos

Existe otro grupo de calendarios que se caracterizan por matices religiosas, incluso sin tener que deberse a la existencia o creencia de un dios o dioses en específico.

8. Calendario juliano

Se considera el primer calendario en alejarse del método lunisolar, reformando al calendario romano que era un calendario lunar complejo,  fue introducido por Julio César en el 46 a.C. poco antes de la conquista romana de Egipto. De los calendarios antiguos fue usado en todo el imperio romano y varias iglesias cristianas, se puede decir que este marca la historia de los calendarios.

En la actualidad entre los calendarios del mundo, pese a que el calendario gregoriano es el calendario civil internacional; se usó en algunos países hasta comienzos del siglo XX y algunas iglesias ortodoxas aún calculan con el calendario juliano las fechas de fiestas móviles, más concretamente en Rusia, los bereberes del norte de África y en el Monte Athos.

El calendario tiene 365 días en 12 meses y cada 4 años agrega un día adicional al mes de febrero. Para hacer un calendario civil más regulado y basado en el recorrido de la tierra alrededor del sol, se contó con la colaboración del astrónomo alejandrino Sosigenes.

9. Calendario azteca

Llamado calendario mexica o nahua fue una adaptación del calendario maya. Para saber cuántos días tiene el calendario azteca, es necesario recordar que se trataba de un calendario agrícola de 365 días y a su vez,  un calendario sagrado de 260 días. Fue usado desde los 1500 por los habitantes de México y zonas vecinas antes de la llegada de los españoles para llevar un conteo del tiempo.

De los calendarios grandes, este de sistema solar era una piedra sagrada tallada con diferentes figuras mitológicas y astrológicas, como el dios sol Tonatiuh. Para los aztecas las fechas tenían influencia sobre la personalidad de cada hombre y en sus actividades, el éxito de las cosechas, la prosperidad de un gobernante, etc.

El tiempo se medía con un sistema de calendario triple interconectado que perseguía el movimiento de cuerpos celestes y para sistematizar las fiestas religiosas y sagradas, se tomaban en cuenta los meses del calendario azteca. Los días del calendario eran identificados con un nombre, un número y un Dios

10. Calendario japonés

En uso desde el año 701 d.C. el comienzo de una era se basa en el mandato de cada emperador y usa el año solar del calendario gregoriano a partir del año 1873.  

Antes de esa fecha Japón usaba un calendario lunisolar adaptado del calendario moderno chino y hasta el día de hoy aplica regularmente un sistema de numeración paralela para indicar los años basados en los reinados de los emperadores. El calendario lunar adaptado de China se utilizó en Japón durante muchos siglos, por lo que varias de sus características prevalecen con el pasar del tiempo, como por ejemplo la asociación de 12 animales con cada mes: ratón, vaca, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, oveja, mono, gallo, perro y cerdo.

Otro aspecto del calendario lunar que sobrevive en el Japón moderno, es la subdivisión del calendario en seis días o rokuyo: taian, butsumetsu, senpu, tomobiki, shakko y sensho. Algunos de estos días son considerados de buena fortuna para los negocios y otros eventos personales importantes.

11. Calendario egipcio

El calendario copto o el calendario de los mártires, se trata del tercer calendario solar registrado en la historia universal, desde el 251º antes de Cristo, en tiempos del faraón Shepseskaf. Basado en el ciclo solar, es uno de los primeros calendarios conocidos por la humanidad frente a su precisión respecto a las condiciones climáticas y agricultura, lo que se aprovecha hasta el día de hoy en Egipto.

De los calendarios en la historia que contribuyó como modelo de otros calendarios de civilizaciones antiguas, se basó en la inundación del río Nilo para determinar el comienzo del año  y divide el año en 13 meses. 

Tiempo después  los egipcios descubrieron el año lunar y lo dividieron el año por estaciones, meses, días y horas; utilizaron el cielo nocturno para estipular el tiempo. La estrella Sirius sirvió de guía para saber por ejemplo cuando se cumplía un año, es una de las características del calendario.

12. Calendario babilónico

Desde el año 499 antes de Cristo, hay que agradecer a los babilónicos por la semana de siete días y su calendario basado en las fases lunares, a las que hacían seguimiento para planes administrativos, rituales y comerciales.

El año babilónico tiene doce meses que comienzan en la noche de la primera media luna avistada después de la luna nueva astronómica, mientras el año se inicia con el equinoccio de primavera.

Para mantener la sincronización con las estaciones el calendario babilónico adoptó años después un esquema que constaba en intercalar siete meses en un ciclo de 19 años. Este sistema también fue copiado por los astrónomos griegos como concepto de calendarios y lo denominaron el ciclo metónico, se aplica actualmente al calendario hebreo.

13. Calendario etíope

Entre los diferentes tipos de calendarios, el calendario solar de Etiopía tiene un retraso técnico de 7 a 8 años, pues basa sus fechas en creencias cristianas diferentes al calendario gregoriano usado en casi todo el planeta. Sus cálculos no coinciden con la fecha del anuncio del nacimiento de Jesucristo.  

Además de las fechas de lo qué es el calendario sin fechas, quien visite Etiopía debe revisar los cambios horarios, pues sus habitantes no obedecen al tiempo utilizando el sistema de cronometraje ante meridiano (am) y post meridiano (pm).

Su ubicación cercana al Ecuador, hace constantes las horas de luz durante todo el año, por lo que basan su horario en esta condición y su hora local se basa en un reloj de doce horas , pero con un ciclo desde el amanecer hasta el anochecer y el otro ciclo desde el anochecer hasta el amanecer. 

14. Calendario romano

El sistema de cálculo del tiempo utilizado en la antigua Roma se reformó innumerables veces durante siglos, por eso haremos mención al adoptado en la República Romana en el 45 antes de Cristo, por el que se conoce como calendario republicano.

El  republicano derivó de una larga serie de calendarios y seguía las fases de la luna que  fijaba la duración de los meses en 29 días, 12 horas y 44 minutos con meses lunares de 29 o 30 días. Pero los romanos tomaron ideas de los griegos y así. ¿Cuántos meses tiene un calendario romano? Pues, el calendario contaba 10 meses en un año de 304 días y sus nombres eran Martius, Aprilis, Maius, Junius, Quintilis, Sextilis, septiembre, octubre, noviembre y diciembre. El gobernante romano Numa Pompilius agregó el resto de los meses.

Se piensa que el primer calendario fue propuesto por el rey Rómulo en el 738 a. C, quién inventó el calendario romano, remplazado primero por el juliano y posteriormente por el gregoriano, que es el más utilizado en el mundo.

15. Calendario griego

Llamado también el calendario helénico, un sistema que marcaba intervalo de cuatro años, acorde a la celebración de los juegos olímpicos aunque los griegos no tenían un calendario único, pues usaron 5 calendarios diferentes para calcular el ciclo de los equinoccios solares, de la luna y las estrellas. 

Las comunidades griegas manejaban su propio significado de calendario lunar, que se distinguían por el nombre de sus meses y la data de año nuevo nombrados aludiendo a festivales y deidades propias de cada localidad, por ejemplo, Dios y Artemisio eran meses macedonios; Anthesterion en Atenas. Sin embargo, el más común fue el calendario ateniense, conocido de igual modo como calendario ático o civil.

Sus tipos de años comenzaban con la primera luna nueva después del solsticio de verano y sus meses fueron nombrados Hekatombaion, Metageitnion, Boedromion, Pyanopsion, Maimakterion, Posideon, Gamelion, Anthesterion, Elaphebolion, Mounichion, Thar-gelion y Skirophorion. Cada mes tenía una duración de 29 o mes calendario de 30 días; en un año de 355 o año bisiesto de 385. 

16. Calendario maya

Los antiguos mayas crearon un calendario de tal precisión y complejidad, que crearon y usaron La Pirámide de Kukulkán en Chichén Itzá para tal fin. Levantada en 1050, por los toltecas de Tula fue usada como calendario: el año se contaba a través de sus cuatro escaleras, cada una con 91 escalones y una plataforma en la parte superior para un total de 365.

Fue reproducido por otras naciones americanas, como la azteca y tolteca, en su mecánica pero modificaron los nombres de los días de la semana y los meses.  El calendario maya consta de tres sistemas de datos equitativos: la Cuenta Larga, el Tzolkin que es su calendario divino y el Haab, su calendario civil. 

17. Calendario Inca

Los Inca apostados en el Cuzco seguían tanto al sol como la luna, para trazar el tiempo. En teoría usaban dos calendarios, uno para el día y otro para la noche. El primero de acuerdo al ciclo solar contaba un año de 365 días; para esto y marcar la ubicación de salida y puesta del sol en agosto se construyeron 4 torres en el horizonte este y oeste de Cuzco.

El sol pautaba el calendario agrícola, fijaba las temporadas de siembra, especialmente de maíz y patata;  y otras actividades productivas como minería, la construcción, incluso la guerra. ¿para qué sirve el calendario nocturno?, para establecer las fechas de ceremonias importantes de sus deidades sagradas, como la luna y las estrellas.

18. Calendario cristiano

Desde 1582, se le menciona como el calendario litúrgico o eclesiástico, marca la fecha de festividades religiosas universales como la Navidad y la Pascua.

Pero la tradición cristiana conserva una larga lista de eventos y celebraciones que abarca cada mes del año, tomadas en cuentas por algunas iglesias, algunos por largos períodos como es el caso de la denominada temporada de Adviento por cuatro semanas consecutivas o la Cuaresma, que son seis semanas más. El calendario marca también fechas específicas como Pentecostés o Día de la Ascensión, así como de otros santos y mártires. Este es uno de los calendarios fácilmente adaptados para ser compartidos de manera sencilla en iglesias y escuelas, ejemplo de cómo hacer un calendario para niños.   

Calendarios experimentales

Existe un tercer conjunto de calendarios que no tuvieron mucha vigencia y que acabaron por ser reemplazados eventualmente.

19. Calendario sueco

Equiparable pero un día antes al calendario juliano, el calendario tuvo vigencia en Suecia desde el 1 de marzo de 1700 hasta el 30 de febrero de 1712. Por orden del rey Carlos XII en noviembre de 1699, Suecia remplazaría el calendario juliano por el gregoriano, con diez días de diferencia, para lo que se decidió eliminar todos los años bisiestos desde 1700 hasta 1740 .

El plan buscaba recuperar un día cada 4 años y a partir del 1 de marzo de 1740 el calendario sueco habría coincidido con el gregoriano, luego fue eliminado el 29 de febrero de 1700; pero en los años siguientes se olvidó y entre las obligaciones de guerra, Carlos prefirió abandonar su calendario que no había logrado su propósito.  Finalmente, en 1753 Suecia adoptó el calendario gregoriano saltándose los días del 18 al 28 de febrero. 

20. Calendario republicano francés

El origen del calendario surgió durante la Revolución francesa y la Convención Nacional lo utilizó entre 1792 y 1806.  Cada año empezaba con el equinoccio de otoño y sumaba doce meses de treinta días cada uno.

Los meses que se dividían en tres décadas de diez días, no en semanas de 7 días, llevaban nombres de acuerdo al calendario relacionados a fenómenos naturales y de la agricultura, así que cronológicamente se llamaba el primer mes correspondiente a septiembre y octubre vendimiario de vendimia; Brumario de bruma entre octubre y noviembre; y frimario de escarcha en francés, entre noviembre y diciembre.

De esta manera le siguen  los meses de invierno que se denominaron nivoso de nieve; pluvioso de lluvia y ventoso de viento. Los de primavera, germinal, floreal y pradial. Y los de verano, mesidor de cosecha, termidor de calor y fructidor.

21. Calendario revolucionario soviético

En el mismo intento de Suecia, la Unión Soviética con el propósito de cambiar del juliano al calendario gregoriano, aplicó el calendario ruso entre los años 1929 y 1940. Bajo órdenes de  Vladimir Lenin se resolvió cambiar el calendario vigente en la Unión Soviética para lo que los días entre el 1 y el 13 de febrero de 1918 fueron eliminados.

Algunas modificaciones de fecha de un nuevo calendario simplificado 1929, afectó a los seguidores de la iglesia cristiana, pues entre otras medidas se eliminó la semana de siete días y el domingo de descanso. Cada mes tenía 30 días y los 5 o 6 días restantes se añadieron como días festivos aleatorios.

El sistema de trabajo de cinco días por colores que dividían los días de descanso se hizo impopular, pues empezó a afectar a los trabajadores y sus familias, aunque el propósito gubernamental era aumentar la productividad de la industria. Las ganancias de productividad tampoco fueron las esperadas. Se realizaron desde entonces muchas reformas pero en la práctica la tradición del descanso dominical resultó difícil de omitir y finalmente, el 27 de junio de 1940, se retomó la estructura de la semana de 7 días.

Entonces, ¿qué es un calendario y para qué sirve? Atendiendo una necesidad humana primitiva, el hombre en su vivencia ha utilizado las estaciones, la religión y la astronomía para crear tantos tipos de calendarios o nombres de calendarios como culturas en el mundo, en su afán de  dividir el tiempo en sistemas lógicos y beneficiarse de eso. Cada sociedad ha adaptado su almanaque calendario a sus costumbres y creencias propias, su religión, el paso de las estaciones y sus cosechas.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre