Religión azteca o méxica: dioses, creencias y cultura de una de las civilizaciones más fascinantes de la historia

4.6
(51)

La religión azteca está cargada de simbolismos, creencias politeístas y un calendario que finaliza en cataclismos. Conoce más sobre la religión y la cultura de esta antigua civilización…

La civilización azteca fue tan poderosa y culturalmente rica que ha sido estudiada por expertos durante siglos. Fue una sociedad cuya cultura estaba regida principalmente por su religión. Las creencias eran tan fuertes, que se plasmaban a través de su arte, su simbolismo e incluso su gastronomía.

Escritura azteca:
Símbolos, clasificación, significado y curiosidades de la escritura mexica prohibida

Leer artículo

Descubre más sobre la religión azteca, qué son los aztecas, cuáles fueron sus raíces…

Características de la religión azteca o religión méxica

La religión azteca es una religión politeísta. Le rendía culto a más de una divinidad. Algunas de las divinidades más importantes para esta cultura estaban asociadas con ciclos solares o con la agricultura. Tenían grandes celebraciones en honor a sus dioses, y muchas veces exigían sacrificios humanos.

Fundamentos

Eran una de las tribus nahua. Cuando llegaron al valle de México, incorporaron nuevas deidades a sus creencias religiosas, pero sin renunciar a sus propias divinidades. De hecho, los dioses propios nahuas tenían mayor importancia.

Cultura Nahua
Representación de un mercado de la cultura Nahua

Fueron adoptando creencias a medida que conquistaban nuevas naciones. En algún punto, crearon historias que unían las creencias antiguas y las nuevas, y las agregaban a su propia religión.

Ofrendas

Las ofrendas variaban de acuerdo con la deidad a la que se ofrecía. En la mayor parte de los casos, se realizaban sacrificios humanos o que incluían sangre como ofrendas.

En la religión méxica existía la creencia de que el sol moría pasada una cierta cantidad de años. Para permitir su renacimiento, los dioses realizaban sacrificios y llevaban una lucha en la que perdían gran cantidad de energía. Los sacrificios de los devotos incluían sangre para que los dioses pudieran tomarla y recuperar así las energías perdidas.

Algunos de los sacrificios debían de ser voluntarios. En otros casos, se sacrificaban a los prisioneros. Otra de las prácticas era la realización de tzompantli como ofrenda a algunos dioses. Para ello, decapitaban a las personas sacrificadas y reducían sus cabezas a calaveras. Abrieron agujeros a los lados de los cráneos y los unían con un poste de madera.

Tzompantli de Tecoaque en el Museo Nacional de Historia, Chapultepec
Cráneos tzompantli de Tecoaque (Museo Nacional de Historia, Chapultepec)

Estas prácticas fueron desapareciendo con la conquista de los españoles. Pero estudios arqueológicos han encontrado algunos rastros de la historia de la cultura azteca.

Astronomía

La astronomía era de gran importancia para la religión méxica. Tanto así, que sus calendarios y muchas de sus tradiciones giraban en torno a los movimientos de los planetas y de las estrellas.

Más allá de ser observada como una ciencia, la astronomía era parte de la religión. Tenían observatorios para estudiar al sol, a la luna y a los planetas. Con base a eso, predecían eclipses y otro tipo de fenómenos meteorológicos.

El calendario -también llamado «Piedra del Sol»- fue realizado a partir de la astronomía. Se trata de un monolito que tiene como imagen central a un sol, que representa al Tonatiuh -el dios sol-. También poseía otros cuatro soles que representaba a eras anteriores que acabaron en cataclismos.

La Piedra del Sol
Monolito con la Piedra del Sol

El círculo externo se divide en 20 áreas, que representan cada día de los meses. Este calendario estaba formado por 18 meses y contaba en total con 360 días cada año. A esto se le agregaba cinco días de sacrificio. Con ellos, se completaban 365 días del año solar.

Medicina

Para los aztecas existían dos tipos de enfermedades: de origen natural y de origen divino. Las primeras eran causadas por fenómenos naturales. Entre ellas se encontraban heridas corrientes, lesiones causadas por animales, traumatismos o algún problema con parásitos.

Las enfermedades de origen divino se dividían en tres tipos: teyolía -relacionada con la memoria y las emociones-, tonalli -relacionada con la temperatura corporal y el crecimiento-, y el ihíyotl -relacionado con problemas de hígado, angustia, locura o pereza-.

Los conocimientos sobre medicina eran heredados y se transmitían oralmente de generación en generación. En este escenario, los padres enseñaban a sus hijos para que continuaran practicando la medicina cuando los padres fallecieran.

Medicina Azteca
Ilustración de la aplicación de la medicina Azteca

Había dos tipos de expertos en medicina: ticitl y tepatl. El primero se encargaba de tratar las enfermedades de origen divino, mientras el segundo curaba las enfermedades naturales. También existían especialidades dentro de la medicina natural, por lo que se podían encontrar 40 variedades de médicos.

Dioses de la religión azteca

Huitzilopochtli

Era el dios más importante dentro de la religión azteca. Representaba el dios de la guerra, de la sabiduría y del poder. Se identificaba con la figura de la serpiente.

Huitzilopochtli
Representación de Huitzilopochtli

Su celebración se realizaba durante el mes 15. Para honrarlo, se realizaban sacrificios humanos. El sacerdote hacía una masa con la sangre de los sacrificados que luego era atravesada por una flecha.

Tláloc

Era el dios de la lluvia. Se decía que vivía en Tlalocan, un lugar al que iban a disfrutar de la felicidad eterna las personas que morían en inundaciones o como consecuencia del impacto de un rayo.

Tláloc
Representación de Tláloc

Para honrarlo, se realizaban sacrificios de doncellas y de niños. También era muy común que los campesinos le realizarán ofrendas. En especial, durante tiempos de sequía. Para ello, ofrecían maíz a los ídolos que mandaban a fabricar.

Xolotl

Era el dios del lucero de la tarde. Era una imagen monstruosa que carecía de ojos en muchas de sus representaciones. En su lugar, se observaban las dos cavidades vacías situadas en el lugar en donde debían de estar los ojos.

Xolotl
Representación de Xolotl

Se cuenta que la falta de ojos correspondía a que luego de que los dioses aztecas se sacrificaran para crear el nuevo sol, Xolotl entristeció y lloró de tal manera que sus ojos se cayeron de sus órbitas.

Tezcatlipoca

En la mitología azteca, este dios representaba el principio de la dualidad.

Tezcatlipoca
Representación de Tezcatlipoca

Su imagen contaba con un espejo, que reflejaba los hechos de la humanidad.

Este dios era asociado con la fortuna de los aztecas y con su destino. Quizás por ello es por lo que su celebración era una de las más importantes. Se realizaba en el quinto mes del año.

Quetzalcóatl

Este dios estaba relacionado con la enseñanza de las artes. Era también considerado como quien introdujo la civilización.

Quetzalcóatl
Representación de Quetzalcóatl

No se realizaban sacrificios humanos en su honor, pero, para honrarlo, sí era necesario la presencia de sangre humana.

Por ello, los devotos de este dios extraían sangre de las venas situadas debajo de la lengua y detrás de las orejas. La boca de las imágenes de los aztecas de quetzalcóatl era mojada con esa sangre. Esta actividad sustituía la realización de sacrificios humanos.

Chicomecoátl

Era la diosa de la agricultura. También era considerada como una forma de deidad relacionada con el agua.

Chicomecoátl
Representación de Chicomecoátl

Su festival se realizaba entre junio y julio.

Centéotl

Este dios también se asociaba con la agricultura y era representado con partes del maíz.

Centéotl
Representación de Centéotl

Tlazolteotl

Era la diosa de la lujuria, del deseo y de la inmundicia. Se considera que esta deidad tenía el poder de absolver a los devotos de sus pecados.

Tlazolteotl
Representación de Tlazolteotl

También se relacionaba con la basura, con el abono y con la fecundidad de la tierra.

Mictlantecuhtli

Era el dios de las tinieblas y de la muerte.

Mictlantecuhtli
Representación de Mictlantecuhtli

Se consideraba que vivía en el ombligo de la tierra y que todos aquellos que no merecían ir a ningún grado del cielo después de la muerte, paraban en la zona de Mictlantecuhtli.

Tonatiuh

Era el dios sol. Se consideraba el líder del cielo. También era conocido como el quinto sol, en base a las creencias relacionadas con el calendario azteca.

Tonatiuh
Representación de Tonatiuh

De acuerdo con esto, fue el sol el que tomó el poder cuando la cuarta era acabó y el cuarto sol murió con ella.

Quiénes fueron los aztecas

Este imperio, también conocido como imperio méxica, existió entre los años 1325 y 1521. Se trataba de una civilización que tenía un sistema político, territorial y económico. También poseían una cultura marcada que incluía tradiciones y religión azteca.

Esta civilización se formó como producto de las migraciones de mexicas y chichimecas, que buscaban un mejor lugar para vivir. Se concentraron en el centro y en el sur de lo que es hoy México.

El comercio en la cultura Azteca
Pintura de un mercado azteca

Cultura azteca

Su cultura estaba en gran parte definida por las creencias de la religión de los aztecas. Era una sociedad educada y organizada. Contaba con sacerdotes, gobernadores, militares, y plebeyos. Era de gran importancia el estudio de la astronomía, teología, escritura y liderazgo.

Gobernantes Aztecas
Ilustración de gobernantes aztecas

Prestaban gran atención al comportamiento del sol, de los planetas y de las estrellas para realizar celebraciones o tradiciones religiosas, y definir formas de actuar en algunas ocasiones.

Arquitectura azteca

Al referirnos a los aztecas religión y arquitectura van casi de la mano. La arquitectura era muy llamativa e importante, principalmente por el tamaño de sus construcciones, que solían ser monumentales. Se considera que esto era realizado para demostrar su poder frente a otros pueblos o civilizaciones.

Había gran presencia de figuras geométricas y de líneas. El Templo Mayor es uno de los más grandes referentes de su arquitectura. Su plaza podía albergar hasta a 8.000 personas.

También contaban con un tipo de arquitectura religiosa, representada principalmente por templos gemelos, que hacían referencia a la dualidad. Estos templos cuentan con doble escalinata de acceso.

Arquitectura Azteca
Pirámides y construcciones aztecas

Para continuar bajo la línea del poder dual, también colocaban a los dioses por parejas sobre una misma plataforma piramidal.

Arte azteca

El arte era de gran importancia para los aztecas. Representaba una forma de expresarse y de comunicar sus creencias y su identidad a otras culturas. Lo que demostraba grandeza. Era usado como una herramienta de lenguaje.

Trabajaban mucho con piedra y madera. Las obras también contaban con gran carga simbólica. Entre sus más importantes expresiones artísticas se encuentra la escultura. Pero también trabajaban la arquitectura, la orfebrería, la música y la literatura.

Escultura de la diosa Xilonen
Escultura de la diosa Xilonen

Casi siempre, su arte cumplía con expresar percepciones religiosas o políticas.

Gastronomía azteca

Dentro de la gastronomía azteca, el maíz era un ingrediente clave. Su importancia era tal, que hubo un tiempo en el que fue utilizado como moneda en esta civilización.

En algunas ocasiones, la caña de maíz era ofrecida como ofrenda a deidades como Huitzilopochtli. Para los aztecas, el maíz era parte fundamental de cualquier comida. Se comían como tortillas, tamales, o atole.

Importancia del maiz en la época azteca
Dibujo sobre la importancia del maíz en la época azteca

Por otro lado, fue una sociedad que consumía gran cantidad de carne de animales. Entre ellos, pavo, aves de corral, iguanas, pescado, huevos, camarones, e incluso algunos insectos. Su dieta también incluía la sal y el chile como condimento.

Otros alimentos que consumían eran los frijoles, amaranto y chía. En cuanto a bebidas, solían tomar agua, atole, pulque y jugo del maguey. El pulque era considerado como trago de plebeyos. Por eso, las clases altas no lo tomaban, e ingerían bebidas a base de cacao en su lugar.

Era, ante todo, una civilización fuerte que buscó crecer constantemente y comunicar su poder y sus creencias de la mejor manera posible.

Algunas de sus prácticas resultaban extremas y brutalmente violentas, por lo que fueron erradicadas. Pero muchos expertos se encuentran en constante búsqueda de información sobre los aztecas y han hallado importantes rastros que recuerdan las prácticas que solía realizar esta civilización.

Puntúa este contenido

Puntuación: 4.6 / 5. Votos: 51

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre