jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

11:25

h CEST

16.7 C
Madrid

Relaciones abiertas: qué son, cómo funcionan, reglas, tipos y consejos para preservar las parejas libres

Puntuación media: 5 | Votos: 4

Existe una idea moral universal de que debemos ser fieles en cuerpo y alma a una sola persona. Nos enseñan desde muy jóvenes que debemos enamorarnos y permanecer con esa pareja ideal por los siglos de los siglos, pero esta historia de amor eterno exclusiva está quedando en el pasado para millones de parejas libres en el mundo, que creen que cuando aceptamos la diversidad y libertad en nuestros vínculos somos más plenos y felices. Las relaciones abiertas son un tema que cada vez gana más terreno en la sociedad a pesar de los estigmas y tabúes que aún lo rodean, conozcamos qué beneficios e implicaciones tiene adentrarse en las fauces del amor plural.

Una relación abierta significa tener más de una pareja romántica o sexual al mismo tiempo, tras un acuerdo de no exclusividad o monogamia con quien te acompaña en compromiso o matrimonio. Existen múltiples asociaciones que describen a las parejas libres (swinging, poliamor, amigos con beneficios) así como límites y términos para practicar la variedad del romance y la sexualidad. Pero la inclusión de terceras personas a las relaciones consolidadas no es algo que se pueda tomar a la ligera. Entendamos un poco qué quiere decir una relación abierta, qué impulsa una relación liberal en psicología, cómo funciona una relación abierta y algunas reglas del matrimonio abierto que nos salvarán de equivocaciones.

Amigos íntimos:
Qué son, importancia y cómo mantener a los amigos cercanos en nuestras vidas

Leer artículo

¿Qué es una relación abierta?

Se definen relaciones abiertas o parejas abiertas a toda relación no monógama consensuada, es decir al acuerdo de una pareja de intercambiar experiencias sexuales e incluso vínculos emocionales con otras personas. Se cree que el concepto de relaciones libres se encuentra en mitad de las prácticas denominadas swinging, cuyo interés es el de múltiples experiencias meramente sexuales y el poliamor, que refiere el establecimiento de compromiso afectivo o romántico con varias personas a la vez.

De acuerdo al significado de relación abierta, usualmente se propicia la experiencia de relaciones sexuales con otras personas pero con la advertencia de un tratamiento de encuentros casuales que no impliquen intimidad emocional ni compromiso a largo plazo.

Aunque este tema en la actualidad recibe un tratamiento más franco y expuesto, todavía existen muchos estigmas y tabúes relacionados a la moralidad y aceptación pública de la no monogamia o del significado de pareja liberal, actividad que en la mayoría de las veces es confundida con la poligamia, la cual resulta ilegal en muchos países del mundo pues involucra el contrato marital a través de leyes locales.

La participación de este tipo de relaciones compartidas es cada vez más común, sin embargo pocos están dispuestos a admitirlo al menos colectivamente, dependerá del círculo social en el que se desenvuelve la pareja, el peso de sus valores culturales, el estado civil de sus integrantes y también la etapa de compenetración y madurez de cada unión.  

Ventajas y desventajas de las relaciones abiertas

Cuando el acuerdo de no monogamia es consensuado y respetuoso de los límites e intereses de ambas partes, puede resultar una experiencia satisfactoria y beneficiosa, muy especialmente en el ámbito sexual y el requerimiento de novedad que todo ser humano manifiesta y anhela en este sentido. Le sigue entre otros beneficios el refuerzo casi obligatorio de la comunicación y la confianza entre la pareja de mentalidad abierta, se suma el valor agregado de la honestidad pues se hacen a un lado las oportunidades de infidelidad, traición o engaño. Las ventajas más resaltantes de lo que qué significa una relación abiertas son:

  • Aumenta la comunicación sobre deseos y necesidades.
  • Se propician nuevas experiencias e intereses.
  • Da paso a excitantes y diferentes experiencias sexuales.
  • Promueve la espontaneidad y la libertad para expresar diferentes fases de ti mismo.

Pero no todo es ventaja en la conformación de lo qué es una pareja abierta, pues somos parte de una sociedad que nos ha inculcado en las entrañas que la monogamia es la característica esencial de una relación sana y duradera. Estos preceptos morales hacen creer que ser parte de una relación abierta es jugar con fuego y poner en riesgo la seguridad de una relación. Algunas parejas sí logran quemarse en el intento y deben lidiar con algunas de estas desventajas:

  • Pueden aparecer celos en relaciones abiertas y problemas de autoestima.
  • Posibilidad de dolor emocional cuando su pareja comparte placer y felicidad con otra persona
  • Peligro de transmisión de infecciones sexuales o embarazo no planeado
  • Riesgo de adicción sexual o pérdida de la libido ante la presión de complacer a varias parejas.

Características de las relaciones abiertas

En las relaciones abiertas, que puede tratarse de un noviazgo, concubinato o matrimonio abierto, ambos socios tienen la independencia de salir con la frecuencia y las personas que prefieran. Antes de hacerlo, cada uno pone todas sus cartas sobre la mesa para no adivinar o tentar a la suerte al momento de satisfacer sus necesidades individuales y exponen su identidad sin miedos. Las parejas no monógamas no tienen porqué ocultar sus enamoramientos o relaciones extramaritales, al menos a su pareja y esto genera mucha menos angustia emocional. Otras de las características de las relaciones libres son:

Mentalidad abierta

Una mente abierta es flexible, no juzga y acepta de manera franca y receptiva las ideas y opiniones de otros, tampoco teme salir de su zona de confort. Todo lo que básicamente se requiere de las personas para que una relación abierta funciones. Ambos deben ser conscientes de sí mismos y del manejo adecuado de sus emociones. Conforme a lo qué significa relación abierta, deben compartir una visión común. Esta cualidad debe estar presente en los socios de manera equitativa para que la experiencia resulte sana y feliz.

Confianza y cercanía

Cuando la experiencia de una relación abierta es enriquecedora para ambas partes, la cercanía es uno de los aspectos más significativos, pues logran explorar sus propósitos y compenetrarse aún más, se solidifican los vínculos, la complicidad y se fomenta una indestructible confianza mutua. La intimidad es el componente clave de estas relaciones, algunas personas aceptan conexiones e incursiones físicas, pero no todos están abiertos a esto, hay que reconocerlo antes de caer en el recelo y los arrepentimientos. Lo importante para una relación romántica poderosa y satisfactoria es definitivamente la confianza junto al deseo de explorar otras formas de cercanía.

Comunicación profunda

Los romances abiertos comparten un sentimiento mutuo de autoconciencia y de comunicación, por lo que expresan asertivamente sus sentimientos y emociones. No huyen de las conversaciones en la que deben exponer sus expectativas, temores, sus límites e incluso el deseo de concluir la experiencia si existe la necesidad de hacerlo. Recordando que las mejores relaciones abiertas son aquellas en las que ambos amantes se respetan mutuamente y se sienten libres de comunicarse sobre cualquier tema. Cuando tu pareja te pide una relación abierta es crucial ser honesto, si no te sientes cómodo y a gusto hablando sobre situaciones con terceros, es hora de hacer auditoria.

Honestidad

Las parejas de mente abierta son honestas y directas entre sí, tampoco se desvinculan de las situaciones difíciles ni temen volverse vulnerables cuando se trata de exponer sus deseos e intereses más íntimos. La misma franqueza que las ayuda a conseguir grandes ventajas, también las mantiene alejadas de los problemas y les garantiza una asociación más segura, saludable y duradera, incluso si mi novio dice que estoy muy abierta. Las personas que se adentran a la aventura de la diversidad amorosa son especialmente compatibles en objetivos y valores y tienen la capacidad de ser honestos y empáticos.

Tipos de parejas libres

Nos enseñan desde pequeños que debemos seguir un guión para vivir felices. En él se pautan que debemos comprometernos, casarnos, tener hijos y vivir por siempre con una persona a la que no dejamos de amar y desear. Pero la realidad está muy lejos de todo ese cuento de amor, las relaciones son mucho más complejas de lo que imaginamos, especialmente si estas deciden compartir su cariño acordada y voluntariamente con otros. Las formas de amar y de vivir el placer son infinitas, las parejas libres así lo demuestran en sus distintas maneras de manifestarlo y nombrarlo, a continuación algunos de los más comunes tipos de relaciones abiertas:

Monogamia abierta

El autor de Savage Love, llama también monogamish a la relación habitualmente cerrada y que permite una pareja sexual externa ocasional sin romance y en la situación correcta. Estas personas están juntas exclusivamente en una asociación principal o central con un acuerdo de relación flexible, que puede incluir comportamientos emocionales, románticos y sexuales abiertos con otras personas. Cada pareja define sus límites de acuerdo,  pero es una adecuada opción para los que viven separados o tienen una relación a larga distancia.

Swinging

En este caso la pareja comprometida tiene sexo consensuado con personas fuera de su relación, usualmente sin vínculos románticos. El término es amplio para describir no solo el intercambio de parejas, puede referir a quienes tienen preferencia por el sexo grupal con su cónyuge, a los que salen solos con un amante o asisten a clubes y fiestas, también a aquellos que forman relaciones liberales a largo plazo con la pareja con la que intercambian. 

Amigos con beneficios o Fuck Buddies

Este término según lo qué es pareja abierta, es para quienes mantienen relaciones sexuales continuas sin involucrarse afectivamente, sin compromiso ni exclusividad. Ambas personas permanecen abiertas a intercambiar con otras personas, e incluso tener múltiples amantes. Llamados en inglés Friends with Benefits, son las personas que mantienen una relación basada principalmente en la amistad, con una ventaja adicional de la sexualidad y el deseo.

Poliamor

Es la práctica de mantener varias relaciones románticas o íntimas simultáneamente con el consentimiento y conocimiento de todas las partes. Este tipo de no monogamia ética aprueba tener relaciones cercanas, emocionales y románticas con varias parejas; puede incluir o no la actividad sexual y a veces confundirse con poligamia. No solo significa tener sexo con varias personas a la vez, sino también estar abierto a enamorarse de más de una persona a la vez. Los diferentes estilos de poliamor incluyen polifidelidad, poliafectivo, primario/secundario y no jerárquico.

Polifidelidad

Es parecida a una relación monógama, pero con más de dos personas. Se les da el nombre de monogamia +1, +2 o +3 depende del número de personas vinculadas y con quienes se acuerda salir y mantener relaciones exclusivas sexuales y románticas entre ellas. Las formas más frecuentes son los tríos y los quads (cuatro personas), pero también existen clanes de 5 o más personas. 

Relaciones anárquicas

Los anarquistas de las relaciones eliminan la distinción entre parejas y no parejas, creen que todas las formas de intimidad son válidas y no priorizan sus relaciones románticas por encima de sus relaciones de amistad o familiares. Estas personas rechazan la posibilidad de jerarquías entre los diferentes tipos de relaciones afectivas. Este tipo de relación da paso a los denominados Queer platónicos que descartan el sexo o romance en sus relaciones íntimas, y en cambio eligen construir una vida con sus mejores amigos o incluso con ex parejas para criar a sus hijos y formar una familia.

Consejos para conservar una relación abierta

Antes de abrir su relación, establezca algunas reglas básicas claras para evitar malentendidos, por ejemplo es esencial que indique sus límites y expectativas. Debe propiciar un acuerdo crudo y honesto, de ser posible escrito en forma de contrato para evitar los olvidos y confusiones a futuro. Recuerde que una relación abierta aún cuando su principal premisa es salir de la rutina y divertirse, implica también prudencia y compromiso para que su dinámica sea exitosa y constante en el tiempo. En adelante algunos consejos que servirán antes y durante su incursión en esta interesante vivencia:

Una larga conversación

La primera conversación dirigida hacia la invitación de abrir la relación siempre resultará incomoda e inquietante, tomando en cuenta que nunca hayan tenido alguna cita de este estilo. Sin embargo, es la mejor oportunidad para no dejar cabos sueltos con tu pareja y aclarar todas las dudas y expectativas que puedas tener para afrontar sin problema la nueva experiencia. Con esta reunión comunicativa de base será más fácil orientar las reglas en función de lo que ambos desean y permiten.  

Detalla tus expectativas

No sientas miedo de manifestar tus anhelos y preferencias para no desagradar o herir, es importante aclarar lo que queremos y lo que no desde un principio para evitarnos molestias, enojos o decepciones.  También es imprescindible verbalizar la necesidad que buscamos cubrir con la aceptación de otras personas dentro de la relación, es decir si existe el deseo de vínculo emocional profundo o algo más informal.

Haz preguntas incómodas

Las preguntas incomodas siempre dan respuestas reveladoras, por eso no las evites, especialmente si se trata de alguien que recién conocemos, no queremos probar los sinsabores de una relación abierta. Olvida sentirte imprudente, cuando se trata de un tema tan serio no podemos quedarnos con dudas o suposiciones sin resolver. Las conversaciones libres y honestas nos evitan escenarios no deseados y errores que lamentar.

Aclara tus límites

Las expectativas van de la mano con los límites, debemos mantener el control de la situación para garantizar el respeto y la compresión mutua, pues sin estos elementos las relaciones abiertas fracasan y pueden generar caos, rompimientos y desilusiones. Los límites pueden estar relacionados sobre la frecuencia de las citas, el número o tipo de persona a frecuentar, el tipo de relación abierta, entre otros aspectos que discriminamos de la siguiente manera:

  • Límites sexuales: Esto implica información sobre si serán permitidas las relaciones sexuales abiertas, qué tipos de actividades les resulta más cómoda y placentera y con qué frecuencia, así como las prácticas de sexo seguro (uso de preservativos, pruebas médicas, etc).
  • Límites emocionales: Implica si se permitirá la formación de vínculos emocionales con otras personas, las posibles manifestaciones sentimentales permitidas, la aparición de celos y cómo tratar estas situaciones, etc.
  • Límites personales: Se plantea si la relación abierta será con desconocidos, amigos o ex parejas. Quienes tendrá acceso a la información sobre la relación abierta, familiares, amigos, etc. También detalles sobre orientación sexual y la identidad de género, entre ustedes y terceros.

No negocies tu seguridad y consentimiento

Debes ser rígido con este tema en el marco de las expectativas y los límites, no hay discusión sobre las normas necesarias para mantenerte seguro y respetar la seguridad de los demás. La mentalidad abierta implica responsabilidad por ello será necesario que todos los involucrados asuman acciones que protejan su salud sexual lejos de incomodidades y vergüenzas, realizándose regularmente pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual, usando anticonceptivos en cada experiencia y siendo sinceros sobre sus hábitos.

Así como la seguridad, el consentimiento y la comodidad tampoco son negociables, si tengo una relación abierta se trata de no permitir las acciones, actividades o comportamientos que no nos hagan sentir bien o nos expongan a peligros.

Aunque las relaciones abiertas ya no son algo tan escandaloso e inusual como en otrora, sigue siendo un tema moral y socialmente difícil de digerir aún en muchas culturas. Es por ello que la discreción es algo que añadiríamos a la lista de consejos para quienes decidan adentrarse a la experiencia de la práctica de parejas libres. Algunas personas prefieren mantener sus experiencias sexuales en privado, no es que estén necesariamente avergonzados de sus experiencias, sino que prefieren mantener su privacidad y así evitarse juicios y señalamientos innecesarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre