domingo, 16 junio 2024 |

Actualizado a las

21:39

h CEST

Contacto  |  Publicidad   | 
28.9 C
Madrid

Paga por distimia o incapacidad por depresión (guía completa): ¿soy apto?, cuánto se cobra, pros y contras, consejos…

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Se cree comúnmente que los trastornos psicológicos no son un impedimento para desempeñarse laboralmente. Sin embargo, aunque se puede trabajar con depresión mayor, las consecuencias para la salud pueden ser graves, atentando contra el bienestar propio y colocando en riesgo a otros. Es por ello que la incapacidad por depresión, al igual que otros trastornos, se encuentran contemplados en el listado de situaciones de salud amparadas por la Seguridad Social siendo posible obtener una paga por distimia si se cumplen una serie de requisitos.

El trastorno ansioso depresivo, incapacidad que conlleva problemas mentales con consecuencias físicas severas, recientemente se tiene en cuenta como una incapacidad laboral válida para solicitar pensiones o ayudas económicas a través de la Seguridad Social. La paga por distimia es una posibilidad siempre que se reúnan los requisitos y condiciones necesarias indicados para obtener la incapacidad por depresión. Entre los problemas que ocasiona el síndrome ansioso depresivo, incapacidad permanente en el área laboral es uno de los más graves cuando se presenta en estado avanzado o crónico.

Consecuencias del estrés laboral:
¿cuáles son los todos los síntomas y cómo los puedes prevenir?

Leer artículo

¿Qué es la depresión clínica?

Cuando se habla de depresión existe un amplio espectro de niveles y causas. La depresión se ocasiona por cambios hormonales, en la química del cerebro, e incluso por herencia genética, así mismo son trastornos detonados por cambios en la vida como la depresión postparto, el trastorno afectivo estacional, trastorno disfórico premenstrual, entre otros. Así como también la depresión puede ser síntoma de trastornos más complejos como el trastorno bipolar.

La depresión clínica o grave, también considerado trastorno depresivo mayor, es un trastorno psicológico caracterizado por:

  • La presencia de forma persistente en el tiempo de tristeza patológica
  • Padecer ansiedad, desgano, conductas impulsivas, apatía, impotencia, incapacidad para concentrarse, constante somatización, ideas sobre dar término a la vida e incluso en los peores de los casos, daño físico ocasionado a sí mismo.
  •  A las personas con trastorno depresivo mayor les resultan complicadas tareas simples de la cotidianidad como dormir, comer, comunicarse, concentrarse en trabajar o estudiar. 
  • La depresión a este nivel se puede presentar a cualquier edad, siendo más común a partir de la adolescencia y afecta a más mujeres que hombres.

¿Por qué la depresión mayor puede derivar en incapacidad laboral?

La incapacidad laboral es cuando se demuestra que una persona ha perdido facultades o aptitudes físicas o mentales que hace imposible de forma parcial o permanente que esta desempeñe su trabajo de manera exitosa.

La persona que padece el trastorno depresivo mayor, se encuentra incapaz de desenvolverse en el entorno personal o laboral con amplio uso de sus capacidades o facultades intelectuales, sociales y emocionales. Se ve limitada por lo que piensa o siente, está con un muy bajo nivel de energía, llegando incluso a ser hostil, triste, o mantenerse bloqueado emocionalmente.

Esta inhabilidad para desenvolverse normalmente obstaculiza su desempeño laboral al generar falta de atención, desmotivación, impulsividad, problemas de autocontrol, somnolencia continua, frustración, desidia y problemas de salud debido a la inapetencia, el consumo excesivo de alimentos, mayores posibilidades de caer en vicios, ansiedad, la falta de cuidado en la higiene o somatización (mostrar síntomas físicos a raíz de problemas mentales).

¿Cómo saber si se tiene un tipo de depresión válida para solicitar incapacidad por depresión?

Se puede solicitar ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), incapacidad por depresión, en concreto cuando se posee un diagnóstico profesional de trastorno depresivo mayor, distimia, síndrome ansioso depresivo u otro que tenga carácter crónico y recurrente, se hayan demostrado esfuerzos por recuperarse y no se perciban mejoras significativas.

Además, es importante destacar que es más probable obtener incapacidad temporal o permanente si se es parte de los trabajadores que pertenecen a profesiones con riesgo para terceros o aquellas que requieren una alta exigencia mental. Muchos trastornos mentales son incompatibles con el ejercicio de las profesiones que conllevan trato al público, responsabilidad sobre otras personas y manejo de bienes de gran valor o de delicado manejo.

Paga por distimia o ayuda económica por incapacidad

Tener derecho a una prestación económica por incapacidad nace en el momento en que una persona tiene un accidente o presenta una enfermedad o problema de salud.

Es importante determinar el origen de la incapacidad, para conocer el proceso que establece la ley:

Accidente o enfermedad ocupacional

Cuando es un accidente o enfermedad ocupacional, se tiene derecho a una prestación económica del 75% de la base reguladora a partir del día siguiente a la baja del trabajo.

Accidente o enfermedad común no laboral

Si se trata de un accidente o enfermedad común no laboral, se establece la prestación económica desde el cuarto día de la baja laboral hasta el vigésimo del 60 % de la base reguladora, y el 75 % desde el día 21 en adelante.

Los entes competentes para realizar el pago del subsidio por incapacidad temporal son el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), el Instituto Social de la Marina, la Mutua colaboradora con la Seguridad Social, y las empresas autorizadas para colaborar voluntariamente.

La empresa se hace cargo de pagar estos importes hasta el día 15 de baja, a partir del día 16 es la Mutua o el INSS quien realiza el pago. Sin embargo, este suele ser realizado por la empresa con la periodicidad normal de los salarios y luego compensado a través de pagos delegados al INSS.

Si el convenio con el trabajador establece mejoras, el Instituto Nacional de la Seguridad Social no está obligado a cumplirlo, solo cancela el importe establecido de acuerdo a la ley y la empresa es responsable de pagar el monto adicional.

La distimia es específicamente mencionada en el Real Decreto 944/2001, en el apartado 266C, donde puede encontrarse el listado de trastornos mentales y de comportamiento que se valoran al momento de determinar una incapacidad por inadecuación sociolaboral o perdida de facultades.

Baja temporal

La baja temporal tiene un periodo mínimo de 365 días y se puede extender 180 días más cuando se demuestra que el tiempo adicional puede ser favorable para la mejora total o parcial del estado mental, trastorno o condición que genera la incapacidad.

La baja reguladora es la cifra que sirve para calcular la pensión por incapacidad, esta depende directamente de la cantidad de cotizaciones del trabajador, anterior al accidente o situación de salud, el grado de incapacidad y el tipo de contingencia.

Grados de incapacidad o minusvalía

De acuerdo al Real Decreto 1971/1999 en donde se detalla el procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de minusvalía por depresión y ansiedad, se pueden identificar de la siguiente manera:

  • Grado 1: discapacidad nula. Este grado indica que una persona no muestra grandes síntomas o problemas que le incapaciten, por lo que no justifica que se requiera una pensión o ayuda económica para vivir.
  • Grado 2: discapacidad leve. La persona con discapacidad leve posee algunas dificultades mínimas para desarrollar sus actividades cotidianas, pero esto no le impide realizarlas adecuadamente. 
  • Grado 3: discapacidad moderada. Las condiciones de una persona con discapacidad moderada le causan una disminución importante de sus capacidades o incapacidad para realizar actividades de la vida cotidiana, manteniendo independencia en las actividades de autocuidado.
  • Grado 4: discapacidad grave. La discapacidad grave consiste en que la persona con esta condición se encuentra incapacitada para realizar actividades de la vida diaria, pero aun así es capaz de hacer solo algunas actividades de autocuidado.
  • Grado 5: discapacidad muy grave. Una persona con discapacidad muy grave está incapacitada para realizar actividades de la vida diaria y hacerse cargo del cuidado de sí misma.

Clases de discapacidad

Otro punto importante para determinar el grado de discapacidad por depresión y ansiedad es la Clase a la que este pertenece, el baremo de enfermedad mental se divide de acuerdo a este decreto en las siguientes clases:

ClaseCaracterísticasCalificación
Clase I Discapacidad NulaPresenta sintomatología psicopatológica aislada, que no supone disminución alguna de su capacidad funcional0 %
Clase II Discapacidad leveLa capacidad para llevar a cabo una vida autónoma disminuye levemente 1% – 24%
Mantiene una actividad laboral normalizada y productiva excepto en momentos de aumento del estrés psicosocial
Diagnóstico de trastorno orgánico de la personalidad; distimia, síndrome post-conmocional u otros trastornos mentales orgánicos
Clase III Discapacidad ModeradaRestricción moderada en las actividades sociales y laborales de la vida cotidiana25% – 59%
Es necesaria medicación constante
Las dificultades y síntomas pueden agudizarse en períodos de crisis
Diagnóstico clínico de Trastornos volitivos: Inconstancia, abulia. Labilidad emocional, cambios de humor
CLASE IV Discapacidad GraveMarcada disminución de la capacidad laboral50% – 70%
Restricción marcada de las actividades cotidianas
Precisa supervisión total fuera de ambientes protegidos, y parcial en ellos.
Síntomas como: paranoia, irritabilidad, ira inmotivada, impulsividad, fallos en el autocontrol.
CLASE V Discapacidad Muy GraveConsecuencias extremas de la enfermedad como incapacidad de cuidar de sí mismo, mantener relaciones sociales, o realizar actividades laborales.  75%
Deterioro cognitivo, esquizofrenia, y paranoia.
Perdida de contacto con la realidad.

Baja permanente

La baja permanente, como su nombre lo dice, se refiere a percibir una pensión de forma permanente justificada en la incapacidad total para que un trabajador realice sus labores de forma óptima. Lo más relevante para que se conceda es que haya una incapacidad por depresión y ansiedad grave que anule por completo la capacidad de la persona para trabajar. La paga por ansiedad o trastornos mentales severos se discute a través de un Tribunal Médico especializado, quienes otorgan la invalidez permanente o no, de acuerdo a algunos criterios.

Clasificación de invalidez permanente

Aun con la baja temporal, en la que una persona puede dedicarse completamente al cuidado de su salud, muchas veces el tiempo y las atenciones no brindan los resultados esperados. La incapacidad permanente por depresión es posible cuando luego de completarse el tiempo de la baja temporal, la persona afectada sigue mostrando síntomas, y conductas que le hacen incapaz de hacerse cargo de sí mismo y volver a ocuparse profesionalmente.

Trastornos que pueden llevar a invalidez permanente son: distimia, trastorno obsesivo-compulsivo, esquizofrenia, trastorno de ansiedad, trastorno adaptativo mixto, trastorno bipolar, entre otros.

La incapacidad permanente por trastorno depresivo recurrente puede clasificarse en varios niveles:

Parcial

Es la incapacidad por depresión que caracteriza por disminuir en un 33 % el rendimiento sin afectar el cumplimiento de las actividades de trabajo. La discapacidad del 33% por depresión es principalmente la que no impide la realización de las tareas principales del rol profesional, afectando solo un porcentaje mínimo del cumplimiento total de las funciones. Corresponde a un pago de 24 mensualidades.

Total

La incapacidad permanente total por distimia, es aquella que imposibilita al trabajador el cumplimiento de todas las tareas fundamentales de su rol profesional. Haciendo que mantenerse en el puesto de trabajo sea un riesgo para la empresa, otros o sí mismo.

Es la indemnización del 55% de la base reguladora. Acotando que se hace un incremento del 20% si se poseen o una vez cumplidos los 55 años cuando es más difícil encontrar un oficio diferente.

Absoluta

La incapacidad absoluta por depresión mayor recurrente, es cuando una persona no puede desarrollarse en su profesión, ni desempeñar otro rol debido al esfuerzo que le supone cualquier tarea, esto implica que la indemnización sea del 100% de la base reguladora.

Al caer en un estado depresivo, suele surgir la pregunta ¿me pueden dar la incapacidad absoluta por depresión? Al analizar la depresión recurrente e incapacidad absoluta, es importante señalar que para que esto suceda el trastorno depresivo mayor debe estar presente de forma constante y grave, y comúnmente en ocasiones acompañado por otros trastornos, lo que puede llevar a la incapacidad absoluta.

Es importante señalar que la revisión de la incapacidad permanente absoluta por enfermedad mental se encuentra constantemente en evaluación por los entes competentes al ser un estado de salud mental que puede evolucionar con el tiempo, sea de forma positiva o negativa, lo que puede modificar el grado de discapacidad por depresión mayor que se posee.

La gran invalidez se refiere a la incapacidad permanente debido a la completa perdida de funciones, por lo que requiere apoyo de otros para las situaciones de la vida cotidiana.  Para obtener el porcentaje de indemnización de la pensión por depresión, en este caso, se aplica a la base reguladora el porcentaje del 100 %.

Al llegar a la jubilación se deja de percibir cualquier tipo de paga por distimia u otra discapacidad. Por lo que no es posible la jubilación por distimia propiamente dicha.

6 pros y 6 contras o limitaciones de estar bajo incapacidad por depresión

Pros o ventajas de la paga por distimia

  1. Es una alternativa para pacientes con invalidez y tristeza crónica.
  2. Brinda la oportunidad de despreocuparse por el factor económico y centrarse en la recuperación, es decir, que permite buscar calidad de vida a pesar del estado de distimia y discapacidad.
  3. Se disminuyen los riesgos para la persona y su entorno.
  4. Si se trata de una enfermedad o trastorno generado o intensificado por el estrés laboral, se puede observar mejoría rápidamente.
  5. Se ofrecen becas para estudiar en caso de que las personas con incapacidad para ejercer su profesión u oficio puedan, según sea el caso, aprender alguna labor diferente.
  6. Se tienen descuentos para la obtención de los medicamentos o tratamiento de las patologías que generan la invalidez, los cuales dependen de la condición socioeconómica de la persona afectada.

Limitaciones de la paga por distimia

  1. Enfrentarse a un tribunal médico es una situación que para personas sensibles puede ser una experiencia de alto nivel de estrés, o ansiedad.
  2. La declaración de incapacidad permanente suele extinguir o suspender el contrato de trabajo con la empresa de forma automática.
  3. No se puede ejercer la profesión en la que se tiene formación o experiencia mientras se tiene una invalidez permanente.
  4. Es fácil comprobar si la persona está mintiendo sobre su condición de salud.
  5. Se retira cuando se comprueba que se ha obtenido la prestación de manera fraudulenta o está siendo utilizada para situaciones de diversión o entretenimiento no acordes al cuidado de su estado de salud.
  6. En el caso de que la salud se agrave por imprudencias de la persona beneficiada y existan pruebas de ello, se retira la pensión.

¿Cómo es el proceso para obtener la paga por distimia o la incapacidad permanente?

¿Qué necesito saber del proceso cuando el INSS me ha propuesto para una incapacidad permanente por depresión crónica?

Los puntos más relevantes para cobrar una paga por depresión crónica o trastornos de salud mental asociados son:

1. Cotizaciones

Es necesario haber cotizado en el seguro social la relación porcentual necesaria equivalente a la edad que se posee.  Esta se maneja de acuerdo a lo dispuesto por INSS en cuanto al periodo mínimo de cotización para las prestaciones por seguridad social.

Para hacer la solicitud del beneficio por enfermedad común no laboral es necesario estar afiliados y en alta o en situación asimilada al alta y tener cubierto un período de cotización de 180 días en los 5 años anteriores.

Cuando se trata de un accidente sea o no de trabajo y enfermedad profesional: No se exigen cotizaciones previas.

2. Aval médico e historial de bajas temporales frecuentes

Contar con documentos de aval médico como informes, partes médicos de baja y un peritaje psicológico es de gran importancia. Se deben poseer pruebas constantes de problemas psicológicos crónicos de una duración de más de dos años continuos.

Estos documentos son consignados a la seguridad social al ser dado de baja temporal. Al no presentar mejoría en los periodos especificados anteriormente, el sistema del INSS solicita revisiones médicas periódicas del estado de salud hasta que se dictamina que la salud mental no mejora y ningún tratamiento va a cambiar las condiciones que inhabilitan el desempeño laboral en el área de ocupación o cualquier otra.

Es en este momento cuando se solicita la asistencia de la persona afectada a un tribunal médico.

4. Tribunal Médico

El tribunal médico es una parte esencial del procedimiento, muy importante para obtener la incapacidad permanente. En él se hace una valoración del grado de incapacidad, de las prestaciones, y de la situación socioeconómica del solicitante.

El foro sobre el Tribunal Médico por enfermedad mental se compone de un grupo de médicos y especialistas que inspeccionan y evalúan las patologías o las limitaciones funcionales derivadas de ellas, en función de la ocupación para determinar si corresponde o no una paga de invalidez por distimia.

Consejos para pasar el Tribunal Médico por depresión

Afrontar un Tribunal Médico es una situación que en muchos casos genera preocupación, estrés o ansiedad. Es una situación aún más complicada si se posee un estado mental desequilibrado. Es importante tener claro que la decisión del Tribunal médico no corresponde a la decisión final de la Seguridad Social, aunque si es un procedimiento que tiene gran influencia y que en este procedimiento únicamente se brindará la información solicitada a un pequeño grupo de médicos y especialistas de la salud. A continuación, algunos consejos que facilitan el proceso:

Llevar todos los recaudos necesarios

Es importante consignar todos los recaudos que prueban el estado de salud mental y cómo este tiene como consecuencia no poder asumir la ocupación que se tiene o cualquier otra.

Partes médicos de baja e informes complementarios

Son los documentos que permiten gestionar el proceso de baja temporal o permanente. Son expedidos por los medios o personas competentes del área de la salud y deben ser entregados al afectado dos ejemplares, uno para su registro personal y otro para la empresa.

  • Se deben poseer los partes médicos de baja, e informes de salud brindados por el Servicio de salud pública, el INSS, la Mutua, o facultativos de la empresa encargados de la gestión de contingencias profesionales. Así como cualquier otro informe médico complementario que respalde la solicitud.
  • Si el diagnóstico de la condición de salud se modifica o actualiza, se debe emitir un Parte de confirmación que indique el nuevo estado de salud y la próxima fecha de revisión.

Peritaje Psicológico

El peritaje psicológico puede ser realizado para probar incapacidad mental con causas físicas (cambios hormonales, problemas neurológicos…) o únicamente psíquicas.

En él se comparan los requerimientos laborales en relación con las capacidades del solicitante de la incapacidad por distimia, así como también se toma en consideración la situación inicial de la persona y las pruebas o testimonios de los cambios en su rendimiento, productividad, conducta, actitudes y estado emocional.

A través de la valoración de la discapacidad en un tribunal médico es posible obtener un certificado de discapacidad por depresión, el cual dependiendo de su grado puede brindar acceso a beneficios sociales y de salud pública.

Responder con sinceridad las entrevista

En la entrevista que realizan los especialistas es importante responder con sinceridad y enfocarse principalmente en exponer todas las complicaciones que genera el estado de salud para desarrollar el trabajo de forma adecuada. El enfoque del sistema de pensiones para las situaciones de incapacidad, indica principalmente que lo importante no es la enfermedad en sí misma, sino como esta imposibilita que se ejerza la ocupación efectivamente y sin riesgo para la empresa o terceros.

¿En qué consisten las revisiones de incapacidad permanente absoluta por depresión?

Cuando se presenta el derecho a la paga por distimia, incapacidad permanente por trastorno depresivo mayor, u otro trastorno psicológico, este se presenta adscrito a revisiones eventuales.

La solicitud de revisión puede contemplarse en caso de que se observe mejoría o la enfermedad se vuelva más crónica con el objetivo de que la Seguridad Social y los entes competentes se mantengan actualizada en cuanto a la situación de salud del beneficiario y pueda modificar según el caso el grado de discapacidad y se ajusten los beneficios de acuerdo a la normativa vigente.

Cuando existe un abatimiento agudo por discapacidad, sea de tipo físico o mental, es de gran importancia contar con el apoyo de la seguridad social para percibir ayuda económica mientras se logra superar la enfermedad o en casos de invalidez permanente por distimia, otras enfermedades o accidentes.

Ninguna persona está exenta de padecer por razones personales, laborales o sociales de depresión, ansiedad u otros problemas mentales. Las ayudas económicas para personas con distimia o paga por distimia, aun cuando requieren de un Tribunal Médico especializado, una serie de recaudos y procedimientos para ser aprobadas, representan un beneficio importante para que las personas con incapacidad por depresión, u otros problemas de salud mental graves puedan tratarse adecuadamente y no representen un riesgo para los demás al desempeñar funciones laborales que puedan ocasionar daños o perdidas graves.

  • Baune, B. T., Caniato, R. N., Arolt, V., & Berger, K. (2009). The Effects of Dysthymic Disorder on Health-Related Quality of Life and Disability Days in Persons with Comorbid Medical Conditions in the General Population. Psychotherapy and Psychosomatics, 78(3), 161-166. https://doi.org/10.1159/000206870
  • Klein, D. N., & Santiago, N. J. (2003). Dysthymia and chronic depression: Introduction, classification, risk factors, and course. Journal of Clinical Psychology, 59(8), 807-816. https://doi.org/10.1002/jclp.10174
  • Mitchell, P. B., & Malhi, G. S. (2004). Bipolar depression: phenomenological overview and clinical characteristics. Bipolar Disorders, 6(6), 530-539. https://doi.org/10.1111/j.1399-5618.2004.00137.x
  • Moore, J. D., & Bona, J. R. (2001). DEPRESSION AND DYSTHYMIA. Medical Clinics of North America, 85(3), 631-644. https://doi.org/10.1016/s0025-7125(05)70333-3

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Rodríguez, Sandy. (2023, 18 septiembre). Paga por distimia o incapacidad por depresión (guía completa): ¿soy apto?, cuánto se cobra, pros y contras, consejos…. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/paga-por-distimia/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Sandy Rodríguez
Sandy Rodríguez
Licenciada en Educación y en Desarrollo de Recursos Humanos por la Universidad Central de Venezuela (UCV), diplomada en Diseño Digital por El Instituto de Nuevas Tecnologías UNEWEB. Con formación en Locución, Oratoria y Programación HTML.
Cinco Noticias / Dinero / Paga por distimia o incapacidad por depresión (guía completa): ¿soy apto?, cuánto se cobra, pros y contras, consejos…

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre