Dependencia energética en España, México y el mundo: consecuencias, causas y soluciones

5
(3)

En un mundo insostenible por su dependencia energética y por el incremento del consumo de combustibles fósiles –altamente contaminantes– es esencial acelerar la transición energética hacia un nuevo modelo de independencia energética alternativa.

Resulta imprescindible fomentar el uso eficaz de la energía debido a la elevada dependencia energética extranjera de países como España y México, caracterizados por su dificultad de cubrir la demanda energética interna, siendo este un desafío de cara al cambio climático y con miras a lograr la independencia energética.

Qué es la dependencia energética

Se refiere a la cantidad de recursos energéticos primarios que necesita adquirir del extranjero una nación, para poder cubrir sus necesidades de consumo interno. La dependencia energética de un país, nace a raíz de una alta demanda de energía importada y de la incapacidad de abastecimiento con sus propios recursos naturales.

La definición de dependencia energética tiene que ver con las fuentes de energía que se obtienen directamente de la naturaleza (primarias) como la solar, la eólica y la geotérmica; esto es, aquellas que todavía no han sido convertidas en otro tipo de energía, tales como, la electricidad, el calor, el combustible o el carbón (secundarias).

El origen del concepto de dependencia energética es muy longevo. Las fuentes de energía nos han asistido desde tiempos inmemoriales. Entre todos los descubrimientos del ser humano, quizás sea la energía, el develamiento más importante, pues resulta inconcebible vivir sin las ventajas de los recursos energéticos.

La dependencia energética es un serio inconveniente que se debe solventar cuanto antes, lo que supone impulsar el ahorro energético, favoreciendo fuentes de energía limpia. Por ejemplo, España, aunque tiene un formidable potencial de energías renovables, padece una alta dependencia de las importaciones.

La Unión Europea (UE) convocó en septiembre de 2020, el Pacto Verde Europeo o “Green Deal”, el cual estaba previsto para el 2027, pero se anticipó a raíz del impacto del coronavirus. Se trata de un plan para la recuperación y el crecimiento sostenible de Europa y su transición a la era de la ecología.

México por su parte, afronta el desafío de reducir su dependencia de Estados Unidos respecto a las importaciones de gas y combustible. Incluso, el país azteca presenta un desbalance en su central energética, con un alto consumo y dependencia del petróleo, el cual constituye más de la mitad de las necesidades de consumo energético local.

Respecto a la dependencia energética de la UE, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su informe del año 2018, vaticinó que los recursos no renovables por ser limitados, podrán declinar considerablemente en los próximos años y esto generará el auge de la energía limpia que además de inagotable, no es contaminante.

Por este motivo, el informe “World Energy Outlook” emanado de la AIE del año 2020, revela que la clave para apresurar la transición energética mundial, consiste en un cambio estructural en la forma de consumir y producir energía, eliminando el uso del carbón, para con ello, lograr romper la tendencia de emisiones de efecto invernadero.

El Consejo Mundial de Energía, ha instado a los gobiernos a descarbonizar sus recursos energéticos para que la energía que se consume, sea cada vez más verde. Dicho organismo internacional, del que España y México forman parte, impulsa el aprovechamiento sostenible de la energía en beneficio de todos los pueblos.

Dependencia energética en España

Según los datos oficiales del último informe del Observatorio de Energía y Sostenibilidad del país ibérico, que contiene indicadores correspondientes al año 2019, se aprecia una acentuación del consumo y precios de la energía, así como un incremento en emisiones de CO2, provocado por la actividad industrial.

Lo anterior, refleja que España tiene una elevada dependencia energética equivalente a un 89% de importación, muy por encima de la media europea, comprometiendo su sustentabilidad. De hecho, entre los retos del actual modelo energético español, está adaptarse al Pacto Verde Europeo, que busca aplacar el avance del cambio climático.

Conforme a los datos del observatorio de consumo energético, de seguidas, se enumeran las fuentes de energías en España, a saber:

Producción de energía en España

Estos son los recursos energéticos en su mayoría renovables, que se producen en España:

Energía eólica

Conforme a cifras oficiales recientes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio del país ibérico, la energía cinética que se aprovecha de las masas de aire, es la fuente de energía que más aporta a la producción energética de España, el cual es el séptimo país de mayor producción de energía eólica en el mundo.

Energía hidráulica

De acuerdo a las estadísticas de la Red Eléctrica de España, publicadas en fecha 24/01/2020, en donde se muestran los porcentajes de generación de energía hidráulica del país por comunidades autonómicas, durante el año 2019, se observa que Galicia, Castilla y León, Cataluña y Aragón, son las regiones que más energía hidráulica producen a nivel nacional.

Energía solar (fotovoltaica y termosolar)

Según datos del informe denominado “Global Electricity Review” suscrito en marzo de 2020, por el grupo de expertos independientes de la firma internacional Ember, que estudia los avances de la transición energética a escala mundial, España ocupa el octavo lugar en el mundo en cuanto a producción de energía solar, siendo esta una energía autóctona y limpia.

Energía biomasa o bioenergía

Por tratarse de un combustible de origen vegetal, la energía renovable con biomasa, precisa de mucho tratamiento en España. Por ello, en diciembre de 2012, se inauguró en Huelva la emblemática planta energética de biomasa de ENCE, considerada la más grande del país peninsular, el cual posee numerosas plantas de biomasa a lo largo de su territorio.

Energía generada por ciclo combinado

Actualmente, España tiene instalada una tecnología de ciclo combinado con potencia similar a la de la energía eólica. Desde el 2019, la energía de ciclo combinado ha sido más competitiva que el carbón, ello debido al Real Decreto 15/2018 de fecha 5 de Octubre, que incluyó la exoneración al impuesto especial sobre hidrocarburos o también llamado “céntimo verde”.

Energía nuclear

Por causar residuos radioactivos, la energía nuclear es un tipo de energía no renovable que España produce. Según un informe de la Asociación Española de Industria Eléctrica del año 2018, la producción de energía nuclear contribuyó en un 21,43% a la totalidad de la producción neta de energía en España, país en el que funcionan 7 centrales nucleares.

Energía importada

De acuerdo al observatorio de dependencia, la energía que más se importa y consume en España es no renovable, a saber:

Energía convencional

Existe un alto consumo de energía en España, sobre todo de combustibles fósiles como petróleo, carbón y gas natural. Las cifras recientes, reflejan que España adquiere a través de importaciones un porcentaje equivalente al 89% de la totalidad de la energía que consume. Lo anterior, la ubica por encima del 53,2% de la media del resto de los países europeos.

Otras energías no renovables

Además del consumo de petróleo en España, el óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, y los hidrocarburos en general, tienen un claro dominio en la importación nacional, siendo que su demanda se produce por el incremento de la actividad industrial y del parque automotor, aumentando de este modo, la contaminación atmosférica y las emisiones de CO2.

Consecuencias de la dependencia energética

El consumo energético en España y su fuerte dependencia extranjera, especialmente de energía fósil, acarrea las siguientes consecuencias:

Consecuencias económicas

Un país caracterizado por una economía con dependencia energética del petróleo, estará sometido a interrupciones en el suministro. Al riesgo eventual de abastecimiento, se añade la variación en el precio, lo que provoca una situación de déficit productivo que puede dar lugar a la carestía de los costes energéticamente.

Consecuencias sociales

La dependencia energética de España produce afectaciones de índole social, puesto que se ha determinado que el modelo energético español, impide el acceso a formas optimizadas de energía (fundamentalmente energía eléctrica) a un sector de la población, con las implicaciones adversas que esto ocasiona en materia de desarrollo humano y calidad de vida.

Consecuencias medio ambientales

El elevado consumo de recursos energéticos fósiles (petróleo, carbón y gas) ha comprometido seriamente la sostenibilidad ambiental de España, tanto así que se han incrementado las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Esto incide no solo en el aumento de la temperatura global, sino también en la contaminación atmosférica y el cambio climático.

Causas de la dependencia energética

Estas son las causas que hacen que España consuma más energía de la que produce:

Ubicación geográfica

La ubicación geográfica de cada país determina la existencia o no de recursos energéticos. Lo que más se importa son hidrocarburos, altamente contaminantes y de mayor consumo. Para satisfacer la demanda energética comercial y el parque automovilístico, España importa energía convencional, dado que lo que más influye es el predominio de vehículos de gasóleo.

Alta demanda energética convencional

El consumo elevado de fuentes de energía convencional: gasolina, gasóleo, carbón mineral, electricidad y uranio, no solamente son ejemplos de dependencia energética, sino también propician una alta demanda de energía secundaria no renovable, lo que ocasiona que España carezca de independencia energética.

Baja demanda energética renovable

Pese a que España tiene un enorme potencial de desarrollo de energías primarias renovables (no contaminantes) y que sus fuentes de energía eólica, constituyen una de las más aprovechables a nivel global, existe bajo consumo y poca demanda nacional de energía verde. La dependencia en España sigue valiéndose de la energía convencional.

Soluciones

Uso eficiente de la energía

Promover la eficiencia energética implica que la ciudadanía reduzca el uso de calefacción, iluminación, refrigeración, electricidad y sobre todo, evite desplazamientos con vehículos contaminantes. Así mismo, el sector industrial debe reducir la cantidad de combustibles fósiles que consume para dejar de provocar gases de efecto invernadero.

Impulso a la descarbonización del sistema energético

El humo negro generado por los combustibles fósiles que tradicionalmente importa España, ha acelerado la contaminación atmosférica. De hecho, el humo negro podría ser el responsable de más del 90% del calentamiento terrestre. La reducción de estas emisiones es especialmente importante para afrontar el cambio climático.

Inversión en energías renovables

Las energías renovables son fuentes de energías limpias e inagotables. La economía española debe enfocarse en invertir en su tratamiento y desarrollo. Esto permitirá avivar la demanda nacional de energía alternativa.

Regulación legal sin contravenciones

Es imprescindible que el entorno normativo que regula el camino de la transición energética española, elimine los subsidios a los combustibles fósiles y no recorte las retribuciones de las tecnologías renovables. Únicamente así, las energías limpias alcanzarán un significativo avance.

Dependencia energética en México

Aunque posee grandes reservas de petróleo, México no ha logrado reducir su dependencia energética extranjera. A continuación, se detalla su producción energética:

Producción de energía en México

De acuerdo al informe oficial de fecha 17/05/2020, emanado de la Secretaria de Energía (SENER), el 69% de la energía que produce el territorio mexicano, es energía convencional, mientras que el 31% equivale a energía renovable. Seguidamente se enumeran los recursos energéticos que México produce:

Energía convencional

El país azteca es el séptimo mayor productor de petróleo en el mundo, con ingente capacidad de obtención de hidrocarburos (altamente contaminantes). De hecho, el 69% de su producción energética proviene de los combustibles fósiles (nafta, gas y carbón) convirtiendo al petróleo en la mayor fuente de energía y en el principal cimiento de la economía nacional.

Energía solar fotovoltaica

México es el tercer país del mundo con mayor recibimiento de energía solar. La industria fotovoltaica mexicana es la más grande de Latinoamérica y cuenta con 63 plantas eléctricas con tecnología solar. En mayo de 2020, la Asociación Nacional de Energía Solar, anunció la construcción de 3 grandes placas solares por parte de la empresa Dhamma Energy.

 Energía eólica

De acuerdo a las cifras oficiales de SENER, el potencial de recursos energéticos eólicos supera los 50 gigavatios (GW). Por ello, es inaplazable el aprovechamiento de los recursos eólicos de la nación azteca, que posee actualmente 71 plantas de energía eólica en su territorio.

Energía hidráulica o geotérmica

La energía geotérmica es una alternativa con viabilidad en México, país que ocupa la décima tercera posición mundial en aprovechamiento del uso directo de la energía hidráulica. Invertir en energía geotérmica es una opción para superar la dependencia energética en México.

Biomasa

La nación azteca tiene mucho potencial de bioenergía, el cual se ha desaprovechado por ausencia de financiamiento. No obstante, SENER ha anunciado para el año 2020, importantes inversiones económicas para el desarrollo del sector de la energía de biomasa.

Energía importada

El país azteca no es capaz de producir los suficientes combustibles que demanda el mercado interno, por lo que recurre a comprarlos en mercados internacionales, principalmente a Norteamérica, evidenciando problemas de dependencia energética. Este es el tipo de energía que México se ve obligada a importar:

Energía fósil

Las necesidades energéticas de México, evidencian un uso cada vez mayor de energía fósil, siendo un país dependiente de los hidrocarburos, aunque esté a la vista, la era final del petróleo. No obstante, continúa importando gasolina, gas natural y carbón.

Consecuencias de la dependencia energética

La dependencia de energía extranjera, genera las siguientes consecuencias:

Consecuencias económicas

Una economía altamente dependiente del extranjero para abastecer sus necesidades energéticas internas, estará sometido a incertidumbres en el suministro. A esto se añade la variación en el precio de la energía importada, lo que estimula un déficit comercial.

Consecuencias sociales

La dependencia energética externa produce afectaciones de índole social, privando a un porcentaje de la población al acceso de energía (principalmente eléctrica). De hecho, según encuesta del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) realizada en 2019, el 1.5 por ciento de los habitantes del país azteca, no tienen acceso a electricidad.

Consecuencias medio ambientales

El alto consumo de recursos no renovables como el petróleo, el carbón y el gas, ponen en riesgo la sostenibilidad climática de México e imposibilitan su estrategia de reforma energética que busca activar la transición nacional hacia energías limpias o alternativas.

Causas de la dependencia energética

Las causas que obligan a México a consumir más energía de la que produce son:

Capacidad insuficiente de refinación en el sector petrolero

El crudo mexicano es denso y pesado, por lo que necesita refinación y siendo que las refinerías de Petróleos Mexicanos (PEMEX) no han sido rehabilitadas, la nación azteca, se ve comprometida a importar el crudo ligero que se emplea para la gasolina baja en plomo.

Alta demanda energética convencional

El gran consumo de combustibles fósiles (gasolina, diesel, turbosina y gas natural) propicia una alta demanda de energía convencional, generando altas compras externas de energía fósil principalmente a EEUU, cuyo país ha desarrollado exitosamente la técnica de “fracking”.

Ralentización en el desarrollo de energías alternativas

La incertidumbre en la regulación legal de la energía verde, ha hecho más lentas las inversiones en la exploración y el tratamiento de la energía renovable en México, debido a la ausencia de una normativa jurídica clara. Ello a pesar de que la nación azteca se caracteriza por su inmenso potencial de energía verde.

Soluciones

Uso eficiente de la energía

Incentivar la reducción del consumo energético interno, limitando el uso de iluminación, refrigeración y electricidad para reducir el consumo de energía. También se debe relegar el uso de vehículos con carburantes y el sector industrial debe limitar la emisión de gases de efecto invernadero.

Impulso a la descarbonización del sistema energético

Los combustibles fósiles que produce e importa México, han precipitado la contaminación atmosférica. Incluso, el CO2 es el motivo principal del calentamiento global. La reducción de las emisiones de efecto invernadero es especialmente importante para afrontar el cambio climático.

Regulación legal clara para la inversión en energías renovables

La economía mexicana no puede seguir priorizando los combustibles fósiles, por ello se recomienda implementar una ley expresa, clara y terminante que favorezca las energías limpias para mitigar el cambio climático.

Dependencia energética en el mundo

Entre los compromisos asumidos en el histórico Acuerdo de Paris contra el cambio climático, todos los gobiernos del planeta -salvo EEUU que se retiró del pacto en 2019 a pesar de ser el mayor productor petrolero del mundo- está el reducir la dependencia energética fósil y con ello, reemplazar las emisiones de CO2 por energía alternativa.

La relación entre la energía no renovable y el cambio climático es indiscutible. Así pues, la causa principal del calentamiento del planeta es la actividad humana y la huella de CO2. , siendo esta la mayor responsable de la crisis climática. Por ello, ahora más que nunca, la independencia energética liderada por la energía verde, es esencial.

En el mundo, aún son muchos los países que dependen de la importación de energía fósil. En la Unión Europea, las mayores importaciones de petróleo y gas las hacen Estonia, Malta, Eslovenia, Bulgaria y España. En Latinoamérica, resaltan la dependencia energética en Argentina y México, así como la dependencia energética en Colombia.

No obstante, el potencial europeo de energías renovables hace que España siga siendo atractivo para la inversión en energía limpia. En Asia, India es un mercado clave para el desarrollo de energía verde. En Latinoamérica, Chile, Brasil, Colombia, Perú, Argentina y México, son naciones propensas a liderar el plan de descarbonización regional.

En materia de exportación de energía a escala global, vale la pena destacar que en fuentes renovables llevan la delantera China, EEUU y Alemania, mientras que respecto a la exportación de energía fósil (principalmente petróleo) encabezan la lista: Arabia Saudita, Rusia, Irak, Irán, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, Noruega, Chile y Venezuela.

El concepto de transición energética explicado por el científico checo-canadiense Vaclav Smil, supone sustituir los hidrocarburos (petróleo, carbón y gas) por las fuentes inagotables de energía verde para la sostenibilidad del planeta, ante los graves efectos del calentamiento global: catástrofes naturales y propagación de enfermedades, etc.

¿Cómo puedo cooperar para frenar la crisis climática? recicla y reutiliza; instala un panel de energía fotovoltaica en el techo de tu casa para autoconsumo eléctrico; opta por un coche híbrido de segunda mano; construye un huerto ecológico, elige alimentos orgánicos, fabrica aerogeneradores caseros y ahorra energía en tu factura eléctrica.

Aunque parezcan soluciones quiméricas, no cabe duda que el inconveniente más serio que enfrenta la humanidad a gran escala, es el cambio climático. Cada ciudadano debe hacer su propia contribución con sentido común, mediante cambios estructurales de consumo energético, para proteger el planeta y hacerlo un lugar más sostenible.


Preguntas frecuentes (FAQ)

» ¿Qué es la dependencia energética?

Se denomina dependencia energética a la cuantía de recursos energéticos primarios que necesita adquirir del extranjero un país para poder cubrir sus necesidades de consumo interno, provocando una alta demanda de energía importada, debido a su incapacidad de autoabastecimiento.

» ¿Cuál es la dependencia energética en nuestro entorno?

Nuestro entorno sigue dependiendo de la importación de energía fósil, por ello es imprescindible la transición hacia la descarbonización de las fuentes de energía, para con ello, proscribir las emisiones de gases de efecto invernadero que originan el calentamiento global.

» ¿Cuál es el futuro de la energía en el mundo?

Las energías alternativas, verdes o renovables, representan el futuro de la humanidad. De hecho, por tratarse de energías limpias e inagotables que la naturaleza repone constantemente, salvaguardan el medio ambiente y garantizan la sostenibilidad del planeta.

» ¿Qué países son los mayores productores de las fuentes de en energía renovable?

China, EEUU y Alemania lideran el listado de países con mayor producción de energía verde. Le siguen Brasil, India, Canadá, Noruega, Dinamarca, Suiza, Letonia, Suecia, Finlandia, Austria, Portugal, Costa Rica, Uruguay, Islandia, Croacia, Estonia, Lituania, Rumania, Eslovenia, Bulgaria, Italia y España.

» ¿Cuál es el país que produce más energía eólica?

China es el mayor productor de energía eólica en el mundo. El gigante asiático es el país que más fuentes de energía eólica y solar produce a escala global. España, por su parte, es el séptimo país del planeta en producción energética eólica y octavo en energía solar.

» ¿Cuáles son los países que consumen más energía que la que producen?

Los países con mayor dependencia energética de Europa son: Suecia, Chipre, Bélgica, Letonia, Lituania, Portugal, Luxemburgo, Francia, España y Malta. Mientras que en Latinoamérica son: Ecuador, Venezuela, México y Argentina. En el resto del mundo, China, Japón, Rusia y EEUU consumen más energía primaria de la que producen.

» ¿Hay petróleo en España?

España tiene muy pocas reservas comprobadas de petróleo en su territorio, específicamente en Casablanca y Montanazo-Lubin. En realidad, en los últimos años se han abandonado las labores de búsqueda y extracción de crudo por su baja rentabilidad.


La ciudadanía y los gobiernos de cada país tienen la apremiante responsabilidad de tomar acciones respecto a la dependencia energética fósil, para lograr emisiones cero. Esta es la mejor estrategia a corto plazo en aras del cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Todo ello, acelerará la transición hacia las energías limpias y hacia la independencia energética.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 3

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre