jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

9:01

h CEST

17 C
Madrid

Memoria funcional: qué es, factores, características y funciones en la retención de información en niños y adultos

Puntuación media: 0 | Votos: 0

Entre los muchos tipos de memoria especulados se pueden hallar fenómenos como la “memoria inmediata”, la “memoria remota” y en este caso la “memoria funcional”. La retención de información es importante para tareas cortas y para el aprendizaje a lo largo de la vida así que ¿dónde encaja exactamente esta memoria funcional?

La retención de información empieza con la memoria a corto plazo y con un proceso de filtros para determinar si dicha información merece ser retenida, es en esta memoria a corto plazo donde uno de sus tipos entra en juego, la memoria de trabajo (también llamada a veces como memoria funcional).

Funciones de la memoria:
Cuáles son, características, objetivo y ejemplos de los procesos de memoria

Leer artículo

¿Qué es la memoria funcional?

La memoria es una de las capacidades más importantes que tienen los humanos para su funcionamiento regular y esto es bien sabido por todos, sin embargo no siempre se habla de la misma forma acerca de las funciones ejecutivas, estas aún no son tan reconocidas popularmente como la memoria, así que qué mejor oportunidad para hablar de ellas que relacionando ambos conceptos.

Las funciones ejecutivas son aquellas habilidades cognitivas que tienen como objetivo el trabajo y cumplimiento de una meta, estas funciones tienen peso sobre la conducta la cognición y las emociones humanas. Estas funciones son absolutamente necesarias para el desarrollo de las tareas del día a día permiten optimizar la resolución de problemas, la toma de decisiones, la realización de planes etcétera.

Las funciones ejecutivas se dividen en básicas (principales) y el resto que serían extensiones o variaciones de las básicas, algunas de estas funciones son la planificación, el establecimiento de metas, el inicio y fin de actividades, la flexibilidad cognitiva la anticipación y la inhibición de la respuesta entre otros.

Una de las funciones ejecutivas básicas (es decir una de las que nacen otra cantidad de funciones) es la memoria de trabajo, la cual puede llamarse memoria ejecutiva y permite tomar los datos relevantes para la realización de una tarea y recordarlos durante el periodo de tiempo necesario, además de la memoria se necesita de la atención. Un ejemplo de esta memoria de trabajo funcional es la de desatornillar varios tornillos para poder abrir un electrodoméstico, esto requiere cierta concentración e información como el tipo de tornillo para poder escoger la herramienta correcta y poder recordar su ubicación para poder armar el electrodoméstico luego.

La memoria funcional así como el resto de funciones ejecutivas tienen un papel importante en el desarrollo de la infancia pues es alrededor de los 6 a 8 años de edad cuando el niño empezará a adquirir las capacidades de autorregular sus comportamientos al igual de empezar a desarrollar otras funciones ya mencionadas como la anticipación y la planificación de metas, si bien ese periodo de edad es clave las funciones continúan madurando hasta la adultez.

¿Cuál es la función de la memoria funcional?

La memoria funcional también se conoce como memoria de trabajo o memoria operativa es uno de los tipos de memoria a corto plazo, esta es necesaria para muchos procesos cognitivos y tareas pues tiene una función complementaria importante en muchos procesos que requieren manejo de información temporal.

Complementa

Ya que se acaba de mencionar la función complementaria se iniciará por ella, la memoria funcional asiste a muchas de las otras funciones ejecutivas que se nombraron en el primer apartado como la toma de decisiones y la planificación, pues para poder desempeñar esas funciones se necesita el conocimiento y consideración de datos importantes, datos que manejará la memoria funcional.

Por ejemplo, para tomar la decisión de cuál ruta tomar para llegar a casa cuando se presentan 2 opciones la memoria funcional evocará o mantendrá información inmediata sobre, cuál ruta es más rápida, más segura y cuál tiene menos tráfico para poder evaluarlas y escoger la mejor opción con la información disponible.

Codifica y evoca

¿En qué consiste la memoria? Otra de las funciones de la memoria funcional es la codificación y evocación de información, como se sabe la memoria a corto plazo es uno de los primeros pasos para que la información quede almacenada en la memoria a largo plazo, hay varios filtros que determinan si esa información es relevante para quedar almacenada, la memoria funcional puede ayudar y facilitar esta transición utilizando técnicas de memorización, es un proceso que requiere de concentración y trabajo pero ayuda a crear estas rutas para recordar más fácilmente, como asociar elementos por grupos, crear acrónimos.

Ahora pues, la memoria funcional no solo trabaja para facilitar el almacenamiento, sino que también se presenta en la evocación pues si bien los recuerdos quedan en la memoria a largo plazo, en el momento que sean necesarios para el desempeño de alguna tarea pasaran temporalmente a la memoria de trabajo para poder ser utilizados.

Manipula

Finalmente está la manipulación de la información, claro está que para realizar algunas tareas se necesita cambiar o manipular los elementos de la memoria funcional, como por ejemplo transformar valores en las matemáticas. Si a alguien le piden que calcule la velocidad de un objeto en kilómetros por hora, pero los datos que le presentan son centímetros y minutos primero deberá realizar la conversión de los valores, para esto utilizará la memoria funcional o de trabajo para recordar las reglas y pasos necesarios para la conversión y evitar errores por ejemplo.

Mantenimiento

En párrafos anteriores se mencionó la relación que puede tener la memoria con la atención, esto es particularmente cierto con la ayuda funcional o memoria de trabajo pues para poder satisfacer las tareas en las que se emplea dicha memoria es necesario prestar atención, en ocasiones incluso estas tareas consumen todos los recursos atencionales disponibles, por lo que para que la memoria de trabajo pueda efectuar su función de mantenimiento de información temporal necesita (o en ocasiones simplemente se beneficia) de la atención.

Características y factores que repercuten en la memoria

La memoria funcional consta con algunas características que se observan tanto en la niñez como la adultez, la función es la misma pero obviamente con la maduración se abre la puerta a procesos más complejos, así que se dividirán las características en caracterizas adultas y de la infancia (entendiendo que ambas aplican al mismo fenómeno y que solo es una distinción temporal).

Características en la adultez

Durante el artículo se ha hablado de ejemplos de memoria funcional de una forma general y desarrollada, así que para sus características adultas se hablara de su contenido el cual puede separarse en información verbal y no verbal. la información verbal es aquella relacionada o que puede representarse mentalmente mediante el lenguaje, ya sea una frase, una idea las palaras que escuchamos de alguien, etcétera, mientras que por otro lado la no verbal comprende elementos que no son representados en forma del lenguaje, como puede ser una operación matemática, movimientos del cuerpo o alguna dirección en un mapa.

Características en la infancia

En el caso de los niños se comparte todo lo que se ha hablado, pero ya que el enfoque está en la infancia se hablará acerca de cómo esta puede ser desarrollada o estimulada y de algunos de los problemas con respecto a esta memoria que pueden apreciarse durante la infancia.

Los problemas en la memoria funcional pueden ser identificados en la infancia si se nota que un niño presenta dificultades (repetidamente) en recordar tareas o seguir instrucciones, por ejemplo si se le dan 2 instrucciones y solo recuerda una de estas (como una “falta de memoria”). La confusión también puede ser una señal de problemas pues estos niños suelen confundir las instrucciones a veces porque creyeron escuchar una consigna diferente y otras porque intentan completar la información que no recuerdan.

En general es recomendable al menos al inicio guiar a estos niños un paso a la vez, es decir en lugar de darles una tarea completa darla por pasos y una vez complete un paso darle el segundo y así sucesivamente.

Un trastorno que ha entrado más a ojo público es el TDA y el TDAH (trastorno de atención y trastorno de atención con hiperactividad respectivamente) este puede resultar en poca retención de memoria funcional pues como ya se sabe la memoria necesita de la atención para poder funcionar óptimamente, así que si hay un problema con la atención, la memoria tendrá dificultades para trabajar. Siguiendo el mismo ejemplo de un niño siguiendo instrucciones, si el niño no presta atención cuando le dictan las instrucciones difícilmente podrá recordarlas.

Para ayudar con el desarrollo de la memoria funcional se pueden aplicar algunas prácticas como la de dar una instrucción a la vez que ya se explicó, también ayuda dar instrucciones por escrito (escritura funcional) de forma en la que si el niño la olvida pueda verla y recordarla. A veces se opta por trabajar la memoria visual y realizar ejercicios en los que el niño visualice los elementos necesarios para tener mejor retención.

En conclusión, la memoria tiene muchos tipos y dichos tipos son conocidos por varios nombres sin embargo no importa por cuál de estos nombres se refieran a  métodos de retención de información, la definición y características serán las mismas en este caso la memoria funcional y la memoria de trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre