lunes, 3 octubre 2022 |

Actualizado a las

15:27

h CEST

23.3 C
Madrid

Manipulación mediática: qué es, objetivos, técnicas y ejemplos de estrategias de manipulación publicitaria

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Cuando se habla de los medios de comunicación como instrumentos con el poder de influenciar a las personas, la idea de que estos puede ser parte de un sistema diseñado para mantener cierto control sobre el grueso de la población no resulta del todo absurda. Por eso, la manipulación mediática y la manipulación publicitaria se ha convertido en temas realmente preocupantes para muchos expertos, sobre todo, teniendo en cuenta que vivimos en una época en donde la sobresaturación de información se han convertido en parte de nuestro día a día.

Aunque pudiese parecer parte de la trama de alguna película de acción, lo cierto es que la manipulación mediática representa un problema bastante real dentro de una sociedad que se caracteriza principal por su dependencia hacia la tecnología y su poca habilidad de discernimiento. Lo realmente preocupante de todo lo relacionado con la manipulación publicitaria, es lo realmente eficientes de sus metodologías implementadas para llevar a los individuos a un punto en donde son extremadamente susceptibles a prácticamente cualquier tipo de estímulo o corriente de pensamiento.   

Diseño de publicidad:
Qué es, elementos, ejemplos y cómo realizar anuncios de diseño publicitario (imágenes)

Leer artículo

¿A qué se conoce como manipulación mediática?

Si queremos entender realmente en qué consiste la manipulación mediática y de qué forma los medios pueden ser usados como herramientas para promover una matriz de pensamiento o código social; lo más recomendable es adentrarnos hacia qué es manipular como acción específica.

De forma sencilla, la manipulación puede ser descrita como una estrategia cuya finalidad es inducir cierta reacción en otro individuo por medio de la presentación de estímulos de forma coherentes y contextualizados en una situación definida. Este principio nos permite tener una idea mucho más precisa en qué consiste la manipulación publicitaria.

Pero, cuando hablamos específicamente de la manipulación mediática, hay que tener muy presente que se trata de una metodología diseñada específicamente para manipular un número considerable de persona. Lo que quiere decir que los estímulos deben ser estudiados con mayor precisión, pues ciertamente el fenómeno de la manipulación mediática solo puede materializarse, es cuando se establecen las condiciones adecuadas.

La primera teoría sobre la manipulación publicitaria y los diferentes procedimientos que existen tras ella para llegar a un estado de manipulación social fue propuesta originalmente por el francés Sylvain Timsit en el año 2002. Más el encargado de llevar a la manipulación mediática a la opinión pública fue el lingüista y político norteamericano Noam Chomsky.

En las estrategias de manipulación mediática según Chomsky, encontramos que el control mental masivo se obtiene a través de una combinación entre una sociedad extremadamente marginalizada e ignorante de su situación real; y la sobreexposición constante de información diseñada para mantener a las personas distraídas con conflictos poco relevantes.

La finalidad de la manipulación publicitaria

Ya dentro del propio significado de manipular; encontramos que esta acción se manifiesta por medio de la ejecución de reacciones incentivadas más por estímulos emocionales y espontáneos que por un análisis preciso de la situación. De aquí, se derivan muchas de las técnicas de manipulación y procedimientos estratégicos que forman parte de la teoría de Chomsky, la cual da origen a las famosas “10 estrategias de manipulación mediática “.

Recientemente, los principios que existen tras las estrategias de manipulación según Chomsky han empezado a ganar mucha más relevancia dentro de internet. Puesto a que muchos sociólogos y psicólogos han empezado a corroborar que muchos de los patrones de manipulación de la información están siendo abordados con mayor frecuencia dentro de algunos países; especialmente aquellos donde los representantes de las instituciones del estado comparten una misma doctrina política.

Pero lo más alarmante de esta teoría, es que a medida que se estudia con mayor detenimiento qué manipulación y de cómo las formas de manipulación pueden ser implementadas dentro de los medios de comunicación masiva. Es posible encontrar que muchos de los principios de la manipulación publicitaria se encuentran más presentes dentro de nuestra sociedad de lo que nos gustaría llegar a pensar.

La teoría de la manipulación mediática de Chomsky se centra principalmente en la idea de hacer que las personas se mantengan entretenidas e ignorantes de los problemas reales que existen dentro de su entorno social, político y cultural para asegurar la prevalencia del sistema.

Más allá de cualquier teoría de conspiración o pesadilla paranoica, no se puede negar que el hecho de que la manipulación publicitaria se ha convertido en una realidad dentro de una sociedad que se encuentra cada vez más ensimismada y dispersa. Una consecuencia real de la sobre estimulación y el arraigo a la tecnología. 

Características de los métodos de manipulación mediática

El desconocimiento, la marginalidad y el acceso limitado a fuentes de información realmente confiables son la receta perfecta para crear personas cada vez más fáciles de manipular. Y cada uno de estos elementos se encuentra muy presentes dentro de la teoría de la manipulación de los medios de comunicación de Chomsky.

Para hablar de las características de la manipulación mediática, hay que tener siempre presente que entre menos analíticos se vuelven los individuos que forman parte de la sociedad; mayor es su susceptibilidad ante los estímulos que pueden llevarles a adoptar una manera de pensar.

Si tomamos algunos de los ejemplos de manipulación psicológica, es fácil notar que, por parte del individuo que está siendo manipulado, no existe ningún tipo de racionalización o discrepancia ante las acciones que ejecutan. Y esto ocurre, principalmente, porque el manipulador se encarga de originar una situación en donde el accionar con rapidez se convierte en una necesidad para el resto de las personas involucradas.

Lógicamente, este principio es fundamental dentro de la manipulación mediática. Pero, llevada a una escala mucho más grande y por medio de estímulos sensoriales que resulten tan fáciles de interpretar; que la mayoría de las personas ni siquiera consideran una prioridad analizar el contexto de la información que están recibiendo.

Con esto en consideración, tenemos que las principales características asociadas a la manipulación publicitaria según los principios de Noam Chomsky son:     

Ignorancia colectiva

Para realmente entender bien en qué significa la manipulación mediática, primero es recomendable estudiar en qué consiste el comportamiento de manada y cómo puede estimularse dichos patrones conductuales a través de los medios de comunicación. Cuando se trata de manipulación publicitaria, todo se basa en la cantidad de personas a las que se les pueda hacer llegar un determinado mensaje y en qué forma estas contribuyen a su difusión.

Promoción de pensamientos

Nunca hay que perder de vista que la manipulación mediática es una herramienta para garantizar la longevidad del sistema que existe actualmente dentro de la sociedad. Esto quiere decir que la promoción y difusión de matrices de pensamientos es algo fundamental dentro de cada uno de los procesos que forman parte de la manipulación de masas a través de los medios.

Bombardeo de información

Si deseamos estudiar a la manipulación publicitaria como un fenómeno social, es importante concentrarnos bien en qué significa la palabra mediático y cómo esta encaja dentro de los tipos de manipulación que se conocen actualmente. La sobresaturación de información no confirmanda, es una estrategia bastante eficiente para hacer que el individuo se vuelva cada vez más fácil de influenciar a través de estímulos.

Eliminación del pensamiento crítico

Analizar y racionalizar las situaciones no son acciones que resultan del todo convenientes cuando se trata de manipular a una, o varias personas. Por lo tanto, un principio básico dentro de la teoría de la manipulación publicitaria de Chomsky es la supresión progresiva de la capacidad de análisis del individuo por medio de la influencia de la masa como elemento modificar de su entorno.

Verdad selectiva

Cuando se habla de verdad selectiva, se hace referencia a la capacidad de tomar un punto de vista con respecto a un acontecimiento y presentarlo como la realidad tras dicho suceso. Esto es algo que siempre se tiene que tener muy presente, especialmente cuando se estudia qué es la manipulación de información y de qué forma esta pueden contribuir a promover una matriz de pensamiento dentro de la sociedad.

Preservación del status quo

Otro punto a tener en consideración de la manipulación publicitaria, es que se trata de un fenómeno el cual está directamente relacionado con los intereses de la clase más alta dentro de la sociedad. Según Chomsky, para ellos lo más importante es mantener una condición favorecedora a través de su estatus; por lo tanto, la preservación del estatus quo es un elemento importante dentro de la manipulación mediática.

Técnicas de manipulación publicitaria

Si bien la manipulación mediática es un proceso el cual se basa reforzar la vulnerabilidad del individuo para que de esta forma el mismo resulte mucho más fácil de influenciar, no es solamente transmitir continuamente estímulos sensoriales al público sin ningún orden u objetivo definido.

Para convertir a un ser humano racional en una persona fácil de manipular, hace falta la implementación de ciertas técnicas para hacer que este comience a desprenderse de su habilidad de analizar y profundizar sobre los hechos de forma voluntaria. Ya que, para poder ejercer control sobre los individuos que forman parte de una sociedad, es necesario hacer que ellos mismos se muestren dispuestos a hacerlo.

Y es justo en este punto en donde empieza a salir a flote el lado más oscuro de la manipulación publicitaria. Pues como en cualquier otra situación de manipulación, la primera fase de este proceso es diseñar un escenario en donde las condiciones sean las adecuadas.

Ahora, cuando hablamos específicamente de las técnicas que están asociadas al proceso de manipulación mediática planteado por Chomsky. Es necesario tener presente que el tiempo y la manera en la que se contextualiza el discurso son dos factores claves para hacer que las personas sean mucho más susceptibles ante los estímulos que se les presenten a través de los medios de comunicación.

Sistema de problema-reacción-solución

Una parte importante dentro de la teoría de Chomsky sobre manipulación publicitaria, es la utilización de un sistema de manipulación conocido como “problema-reacción-solución”. Es decir; crear un problema a través de los hechos que forman parte del entorno social de las personas para generar una respuesta intuitiva del público y posteriormente presentar una “solución” a dicho fenómeno.

La gradualidad

La gradualidad es una técnica de manipulación social en donde se plantea la implementación de medidas impopular ante el público y con los años, materializar las condiciones para que la misma se convierta en parte de la cotidianidad de las personas. Sucesos como una devaluación de la moneda local o un convenio con un nuevo aliado político son buenos ejemplos de estrategia de gradualidad.

Estimular las respuestas emocionales

No existe nada más destructivo para un sistema de manipulación colectiva que el análisis crítico y la racionalización de los hechos que forman parte de la realidad de una sociedad. Por lo tanto, resulta lógico percibir a la manipulación mediática como un sistema de información que está construido exclusivamente con estímulos que detonan respuestas emocionales por parte de los individuos que forman parte de la sociedad.  

Normalizar la mediocridad

Otras de las técnicas más recurrentes, dentro de la teoría de la manipulación mediática de Noam Chomsky, es la normalización de todas las actitudes asociadas con la ignorancia y la mediocridad. Cuando las personas asumen su propio desconocimiento como algo natural, automáticamente están renunciando abiertamente a su condición como individuos capaces de pensar de manera independiente.  

La autoculpabilidad

El sentimiento de culpabilidad puede ser una excelente estrategia de ejercer poder sobre un individuo y volverlo mucho más susceptible a cualquier táctica de manipulación. Desde el punto de vista de la manipulación publicitaria según Chomsky, la culpa hace que las personas adquieran una actitud mucho más sumisa ante la implementación de una nueva matriz de pensamiento colectivo.

Diferir

Dentro de las técnicas de manipulación, el diferir consiste en presentar una decisión o medida como un mal necesario para hacerle frente a una situación previamente planteada. Las medidas económicas extremistas son, por mucho, los mejores ejemplos de estrategias de diferir como parte de un sistema diseñado para manipular al colectivo.

Distraer la atención del público

Para poder mantener el control sobre una sociedad a través de la manipulación publicitaria, es necesario hacer uso de todos los recursos posibles para evitar que las personas puedan concentrarse en analizar con detenimiento el problema que se les plantea originalmente. Y justamente es aquí, en donde mantener al público distraído con información constante se convierte en una estrategia bastante efectiva dentro de la teoría de manipulación mediática de Chomsky.

Algunos ejemplos del poder de la manipulación mediática

No cabe dudas que lo más perturbador acerca de la teoría de las estrategias de manipulación mediática propuesta por Chomsky, es lo extrañamente familiares que resultan las estrategias asociadas a las mismas dentro de la vida moderna.

En una sociedad donde las personas cuentan con tantos dispositivos y medios para acceder a la información, más no cuentan con el nivel de atención necesario para verificar la fiabilidad de cada argumento. Queda más que claro que estamos ante un escenario más que perfecto para que el estado tenga la capacidad de controlar a la población a través de las estrategias de manipulación mediática.

Pero la teoría de Chomsky no solo se centra en la señalización del estado y las clases sociales altas como los principales patrocinadores de las estrategias de manipulación publicitaria. También, plantea una reflexión importante sobre cómo la dependencia de la tecnología puede convertir a los seres humanos en individuos cada vez más vulnerables ante situaciones que involucren a la colectividad.

Jamás debemos olvidar el hecho de que los seres humanos somos entes adaptados a un estilo de vida comunitario, es decir, que el hecho de formar parte de un grupo más grande forma parte de nuestras necesidades como especies. Por este motivo es que la manipulación publicitaria es una metodología diseñada para doblegar al individuo, tanto en el aspecto psicológico como en el intelectual y emocional.

Resulta innegable el hecho de que las estrategias de manipulación mediática, tristemente, se están convirtiendo en solo una parte más de nuestra cotidianidad. Y esto puede evidenciarse al estudiar con detenimiento en fenómenos socioculturales tales como:

Marchas por los derechos de las minorías

Si bien es importante señalar que estas manifestaciones populares son una forma de concienciar a las personas con respecto a una realidad que desconocen. La mediatización y la politización de estas marchas han tergiversado el objetivo de estas movilizaciones, hasta el punto de convertir, a la mayoría, en herramientas de poder por manipulación para alimentar el resentimiento entre la sociedad.

Cobertura en zonas de guerra

Hay que tener en cuenta que detrás de todo conflicto bélico existen intereses políticos y económicos, tanto por parte de los combatientes como por parte de sus aliados. Por este motivo, es que las transmisiones en zonas de guerra se han vuelto un ejemplo de cómo la manipulación mediática es capaz de modificar la realidad que existe tras un hecho concreto para imponer una matriz de pensamiento a través de la información que deciden transmitir.   

Las criptomonedas

Al tratarse de un medio de comunicación que permite la oportunidad de masificar contenidos de forma fácil y a bajo costo, internet se ha convertido en una herramienta para la manipulación publicitaria. Un buen ejemplo de esta triste realidad del mundo 2.0 son las páginas que trabajan con criptomonedas, pues las estrategias de marketing para promocionar este tipo de sitios web atraen a usuarios que no están preparados para realmente asumir las responsabilidades y riesgo que involucran compra y ventas de activos.

Discursos políticos basados en hechos históricos

La manipulación del tiempo a través de la narrativa de hechos que forman parte de la historia de un país ha mostrado ser una estrategia de manipulación mediática. Ya que la propia imprecisión de la narrativa de los hechos históricos que forman parte del conocimiento popular, hacen que los mismos puedan ser usados para promover matrices de pensamientos dentro de la población a través de la intencionalidad discursiva del interlocutor.

Si algo nos debe quedar claro con respecto a la manipulación mediática y las estrategias asociadas a ella, es que no existe nada más nocivo para una sociedad que la pérdida sistemática de las habilidades analíticas de los individuos impulsadas por su necesidad integrarse dentro de su entorno. Cada una de las estrategias de manipulación publicitaria que plantea Chomsky son una muestra de lo realmente fácil que puede resultar doblegar el sentido crítico de una persona, hasta el punto de convertirla en un ser extremadamente vulnerable y susceptible a cualquier tipo de estímulo externo que lo impulse a modificar su comportamiento, ideas u opiniones con respecto a las situaciones que forman parte de su vida cotidiana.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre