lunes, 3 octubre 2022 |

Actualizado a las

12:42

h CEST

23.3 C
Madrid

Esculturas griegas: historia, características, tipos y ejemplos de 15 estatuas griegas famosas (mujeres, hombres…)

Puntuación media: 4.8 | Votos: 4

Entre las expresiones artísticas más populares de la Antigüedad clásica se encuentran las estatuas griegas, las cuales cuentan con aspectos particulares que caracterizan a estas obras. Descubre la historia, rasgos, tipos y ejemplos de esculturas griegas.

Como legado artístico de la Antigüedad, la escultura de Grecia es el principal reflejo del valor estético que dicha civilización daba a la belleza y a la perfección, elementos que comúnmente eran representados a través de figuras de cuerpos desnudos, estatuas griegas donde se evidencia la conjunción entre el idealismo y el naturalismo, aspectos que, luego de la decadencia de la antigua Grecia, fueron retomados por corrientes escultóricas originadas posteriormente. Por medio del siguiente artículo, descubrirás cómo eran las esculturas griegas, detallando aspectos de interés como la historia y desarrollo de esta disciplina creativa, las características y los tipos de figuras concebidas durante esta época histórica para, finalmente, presentar un listado de 15 famosas obras de arte griego en escultura.

Escultores actuales:
Los 18 escultores modernos de arte contemporáneo más famosos y sus obras

Leer artículo

Historia del desarrollo de la escultura antigua de Grecia

La escultura de la Antigua Grecia tuvo un importante desarrollo técnico a medida que fue consolidándose en los territorios que pertenecieron a esta civilización. De acuerdo con los estudios y evidencias arqueológicas, se pretende que el arte de la escultura de la cultura griega surgió producto de la combinación de elementos tomados de las antecesoras culturas siria, egipcia, minoica, persa y micénica, hasta que éstos fueron adoptados por los consagrados escultores a través de las escuelas artísticas que se originaron durante la época.

Tomando en cuenta numerosos aspectos y particularidades, la historia del arte ha dividido la producción de estatuas de Grecia en tres etapas o periodos:

Época Arcaica (siglos VII – VI a.C.)

Con una marcada influencia del arte egipcio, la producción escultórica de esta etapa estuvo caracterizada por la representación de figuras rígidas sin movimiento, con postura frontal, apoyadas sobre sus dos piernas y con pocas o nulas expresiones faciales, como la denominada sonrisa arcaica. De este periodo se han podido observar imágenes de estatuas griegas elaboradas en mármol, piedra caliza, terracota y madera, lo que vino a demostrar el dominio que tuvieron los escultores de ese entonces en el tallado de estos materiales.

En esta primera etapa se desarrollaron numerosas esculturas para la decoración de monumentos funerarios llamadas kuros o kouros (figura masculina) y koré (representación femenina), figuras que cumplían la función de marcadores de tumbas.

Época Clásica (siglos V – IV a.C.)

La escultura clásica del arte griego demuestra la transición entre la rigidez de las obras y las representaciones de figuras en movimiento, con posturas menos forzadas y dejando de lado la frontalidad característica del periodo arcaico. Asimismo, las poses griegas están marcadas por la naturalidad y la expresión y, en términos generales, su producción se inclinó hacia la temática religiosa, a través de las efigies dedicadas a los dioses que, al mismo tiempo, servían de ornamento para los grandes templos y monumentos.

El clasicismo tuvo como esencia la vinculación de la belleza con la virtud, expresada por medio de la idealización del ser humano, dando forma a una estética que fue uno de los legados más importantes que emergieron de esta etapa artística, retomado tiempo después por los romanos y los renacentistas. Por otra parte, las diferentes escuelas escultóricas de esta época determinaron ciertos conceptos, reglas y normas por medio del kanon, siendo las más reconocidas las establecidas por Fidias y Policleto.

Época Helenística (siglos IV – II a.C.)

Esta última etapa de la producción escultórica de figuras de Grecia cuenta como principal aspecto la apreciación del realismo y del dinamismo en su máxima expresión, al tiempo que los artistas se inclinaron hacia el idealismo de la naturaleza, representando figuras tal cual eran copiadas, en un principio llamado mimesis o imitación del entorno. Por tanto, aquí se copiaba todo rasgo, emoción, sentimiento o expresión, no solo de belleza, sino de fealdad, tristeza, nostalgia y dolor.

Cabe acotar que en esta última época, el arte griego comenzaba a difundirse hacia el oriente, a medida que fue concretándose la conquista de nuevos territorios, por lo que afianzó su carácter cosmopolita. Adicional a ello, se ha determinado el excelente manejo del bronce y otros metales, sin abandonar el tradicional mármol, piedra y terracota, con la particularidad de que las obras finales tenían una apariencia más humana al ser pulidas con cera caliente y cera antes de ser coloreadas.

Principales características de la escultura griega

Si observamos imágenes del arte griego, específicamente de la producción escultórica de esta civilización, podemos notar la presencia de ciertos aspectos que caracterizan a las obras creadas durante el tiempo que estuvo vigente esta cultura, características que, como hemos afirmado, sirvieron de referente para la consolidación de siguientes corrientes artísticas.

Entre las principales particularidades de las esculturas griegas se encuentran:

Belleza como valor fundamental

La belleza fue percibida como una virtud humana que servía de nexo entre la belleza física y lo espiritual, por lo que las obras eran creadas con una proporción que expresaba dicha relación.

Idealización

El idealismo fue tomando forma a medida que fue consolidándose el arte escultórico griego. Así podemos ver figuras llenas de valores idealistas que invocaban a la perfección. Solo en el periodo helenístico, las esculturas fueron adquiriendo rasgos más realistas.

Movimiento

La evolución de las estatuas griegas en los tres periodos artísticos se puede notar en la incorporación del dinamismo. Por tanto, la etapa arcaica se caracterizó por producir figuras rígidas, y ya para las siguientes épocas clásica y helenística, fueron dejando las posturas forzadas para que el movimiento pasara a formar parte de la expresividad de la escultura.

Representación del desnudo

La mayoría de las esculturas griegas se muestran en total desnudez como parte del culto al cuerpo característico de esta cultura, elevando a su vez al hombre como núcleo del universo. Por tanto, pueden verse representadas las figuras de dioses y titanes con figuras esculpidas a semejanza de un hombre o mujer mortal, mostrando un desnudo que no provocaba pudor sino admiración por su perfección.

Materiales utilizados

Una variedad de materia prima fue utilizada por los escultores griegos, con elementos moldeados según las técnicas y métodos heredados de civilizaciones predecesoras. Es por ello que los griegos fueron destacados por su manejo en la piedra caliza, el mármol, madera, terracota, bronce, la criselefantina y el hierro, entre otros metales, los cuales, una vez creada la obra, eran finalmente pulidos y pintados.

Los tipos de escultura griega

De acuerdo con los tres periodos escultóricos de Grecia, la historia del arte ha hecho una clasificación para tipificar las figuras producidas por tan importante cultura. Estos tipos son:

Kuros

También llamado kouros o kouroi en plural, es un tipo de escultura característico del periodo arcaico. Sirvieron como ornamento en tumbas funerarias. Se trata de la representación de un cuerpo humano masculino totalmente desnudo, con cabello peinado con trenzas o bucles. Las primeras esculturas de kuros fueron elaboradas con profunda geometrización, con las plantas de ambos pies pegadas al suelo y la pierna izquierda más adelantada que la otra, aunque carente de movimiento. Asimismo, se muestra con los brazos caídos pegados al cuerpo y con puños cerrados.

Por su parte, para el siglo VI a.C. comenzaron a crearse kouroi con formas redondeadas y suaves movimientos, perfeccionando así el modelado anatómico. Tanto en los kouroi antiguos como en los recientes se puede notar la expresión mecánica denominada sonrisa arcaica.

Koré

Se trata del equivalente femenino del kuros. Tiene marcada influencia de la escultura egipcia, representando a jóvenes doncellas vestidas, de pie y con rigidez corporal, con brazos erguidos a la altura del codo y portando en una de sus manos un objeto. El cabello era una especie de peluca, decorado con ciertos accesorios e indumentarias propias de la región donde se esculpía la figura. La piel de dicha estatua era pintada de blanco, y era empleada para la decoración funeraria o como ofrenda divina.

Estela funeraria

Como su nombre lo indica, se tratan de decoraciones y ornamentos en relieve dispuestos en tumbas y monumentos funerarios. En términos generales, los hombres representados se muestran de pie, andando o en forma pensativa. Por otro lado, las mujeres son representadas sentadas, observando algún objeto o sosteniendo un animal, en varios casos, una paloma.

Escultura monumental

Es un tipo de escultura estrechamente vinculado con la arquitectura. En ella destacan los frisos o decoraciones escultóricas en relieve presentes tanto en templos como en edificios públicos, con figuras de divinidades o escenas de batallas. En esta clasificación se encuentra también la decoración hecha a los tímpanos de los frontones dispuestos en la fachada de los templos, con esculturas adaptadas a la característica forma triangular del tímpano. En todos los casos se puede observar la evolución de las figuras que van desde su forma estática hasta su aspecto más dinámico.

Cariátide

Se trata de una figura femenina esculpida que cumplía función de columna o pilar dentro de los templos o edificios públicos. Su nombre deriva de la condena que tuvieron que pasar las mujeres de Carias una vez desarrolladas las Guerras Médicas, las cuales fueron esclavizadas y condenadas a llevar grandes cargas, como bien se representan en las esculturas que sostienen plataformas o entablamientos sobre su cabeza, dando la sensación de que aguantan el peso de todo el templo.

Este tipo de escultura griega ha sido uno de los más replicados tanto en Occidente como en Oriente, producto de la expansión del arte griego en el mundo, por ello, se pueden encontrar formas similares a esta figura en diversos monumentos del globo.

Temalón

Viene a ser la versión masculina de la cariátide, ya que también es esculpida como columna para los templos y edificios públicos. En este caso, este tipo de esculturas griegas de hombres viene a representar a un héroe de la mitología de dicha civilización, el cual protagoniza algunas de las hazañas y leyendas propias de la mencionada cultura.

A esta escultura también se le conoce como atlante y, al igual que la cariátide, su producción se difundió en todo el mundo.

Algunas esculturas griegas famosas

Conocidos todos los aspectos de interés relacionados con las esculturas griegas, es momento de presentar 15 reconocidas obras de arte griego en escultura, conservadas hoy en día en los más consagrados recintos, museos y galerías del mundo.

1. Kuros de Anavyssos

Estatua producida en el periodo arcaico, hoy en día reposa en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Se trata de una escultura sepulcral que representa a un joven desnudo, con pose estática, con su pierna izquierda más adelantada que la otra, brazos extendidos y manos empuñadas.

Esculturas griegas - Kuros de Anavyssos
(Mountain, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

2. Discóbolo de Mirón

Es una escultura atribuida al célebre artista Mirón de Eléuteras, que data del año 450 a.C. Por tanto, se trata de una escultura griega clásica que representa a un atleta desnudo en posición previa a lanzar un disco. Originalmente elaborada en bronce, dicha pieza no se conservó, aunque fue ampliamente reproducida durante la época romana, con copias hechas en mármol tallado.

Esculturas griegas - Discóbolo de Mirón
Copia romana del Discóbolo original. (British Museum, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

3.  Apoxiómeno

Se trata de una de las estatuas griegas de temática votiva más famosas de la Antigüedad. La representación de un joven atleta al momento de limpiarse su cuerpo de sudor, polvo y ungüento fue uno de los temas más recurrentes de Grecia, siendo el más famoso el elaborado en bronce por Lisipo de Sición, replicado en mármol a través del Apoxiónemo del Vaticano.

Esculturas griegas - Apoxiómeno
(Vatican Museums, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

4. Victoria de Peonio

Producida durante el periodo clásico, es una escultura o Niké que tributa precisamente a la diosa de la victoria. Estuvo situada originalmente en el Templo de Zeus en Olimpia, donde fue descubierta en 1875 en medio de una excavación dirigida por alemanes. Se ha determinado que fue obra del escultor Peonio de Mende.

Esculturas griegas - Victoria de Peonio
(Carole Raddato, CC BY-SA 2.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

5. Kuros de Samos

Es el más grande de los kuros que hoy se conservan en Grecia, elaborado durante el periodo arcaico. Representa a una figura masculina, que bien podría tratarse de un joven guerrero. Se le atribuye su creación a un artista de Samos, localidad donde a finales del siglo XX fue hallada tanto el torso como la cabeza, en el sitio donde una vez estuvo ubicado un templo dedicado la diosa Hera.

Esculturas griegas - Kuros de Samos
(Adam Carr, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

6. Auriga de Delfos

Es una de las esculturas del periodo clásico, específicamente, producida durante la transición de la época arcaica al clasicismo, en una etapa denominada severa. Esta figura fue elaborada en bronce para conmemorar la victoria de Polizalo de Gela en los Juegos Píticos, celebrados en el santuario de Delfos. Se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico de Delfos.

Esculturas griegas - Auriga de Delfos
(David Monniaux, CC BY-SA 1.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

7. Victoria de Samotracia

Es otra de las famosas esculturas de mujeres griegas, producida durante la época helenística. Es una estatura de mármol blanco que estuvo ubicada en el santuario de los Cabitos en Samotracia para representar a Niké, diosa de la victoria. Actualmente forma parte de la colección escultórica del Museo del Louvre.

Esculturas griegas - Victoria de Samotracia
(Louvre Museum, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

8. Laoconte y sus hijos

Aunque su datación no ha sido determinada, se cree que este complejo escultórico fue desarrollado durante el final del periodo helenístico, ya que fue concebida por Atenodoro, Polidoro y Agesandro, exponentes de la Escuela de Rodas, renombrado colectivo artístico de dicha época. Representa la muerte del sacerdote Laoconte y sus hijos, condenados a morir estrangulados por serpientes marinas. Se encuentra resguardada en los Museos Vaticanos de Roma.

Esculturas griegas - Laoconte y sus hijos
(Vatican Museums, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

9. Afrodita de Cnido

Otra famosa figura que forma parte de la lista de esculturas de dioses griegos es esta escultura, la primera que mostraba un desnudo femenino. Fue realizada en Atenas alrededor del 360 a.C. para rendir tributo a la diosa del amor y la belleza. Se muestra a la deidad de forma erótica, hecho que fue controversial en su tiempo.

Esculturas griegas - Afrodita de Cnido
(Museo nazionale romano di palazzo Altemps, Public domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

10. Hera de Samos

También llamada Koré de Samos, fue descubierta en dicha localidad en lo que pudo ser un templo dedicado a la diosa Hera. Con las particularidades de la koré, se muestra una figura femenina vestida, erguida y con rigidez corporal, que puede apreciarse hoy en el Museo del Louvre.

Esculturas griegas - Hera de Samos
(shakko, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

11. Cariátides del Erecteion

Fueron esculturas femeninas que sirvieron de columnas para el templo del Erecteion, uno de los monumentos más célebres de la Acrópolis de Atenas. Actualmente, dichas esculturas griegas de mujeres se conservan en el Museo de la Acrópolis de Atenas, protegidas por un cristal.

Esculturas griegas - Cariátides de Erecteion
(Acropolis Museum, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

12. Dama de Auxerre

Es una escultura de piedra caliza producida durante el periodo arcaico, que hoy en día reposa en el Museo del Louvre. No se ha determinado si te trata de una divinidad, una mujer ofrendada o una sirvienta, lo cierto es que estuvo originalmente pintada, como bien se pudo interpretar en los últimos años en la Universidad de Cambridge.

Esculturas griegas - Dama de Auxierre
(Jastrow, CC BY 2.5, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

13. Moscóforo

Es una de las obras más célebres del periodo arcaico, ya que muestra muchas de las características de esta etapa escultórica. Representa a un hombre con un ternero sobre sus hombros, posando como si se tratara de un kuros, y se dice que era una estatua ofrendada a la diosa Atenea.

Esculturas griegas - Moscóforo
(Acropolis Museum, CC BY-SA 2.5, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

14. Cacería del Jabalí de Calidón

Es un friso que anteriormente decoraba el frontón del templo de Atenea en Tegea, diseñado y decorado por el arquitecto y escultor Escopas, una de los artistas más prominentes del clasicismo tardío. Representa la caza del monstruo ctónico por parte de los héroes olímpicos.

Esculturas griegas - Cacería del Jabalí de Calidón
(ChrisO, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

15. Venus de Milo

Es para muchos la escultura griega más famosa del mundo. Se trata de una figura datada del periodo helenístico, elaborada en mármol blanco para representar a la diosa Afrodita o la Venus de los romanos, deidad de la belleza y el amor. Su nombre se debe a que fue hallada por un campesino en la localidad de Milo, para luego ser adquirida por Francia en el siglo XIX. Se encuentra expuesta en el Museo del Louvre.

Esculturas griegas - Venus de Milo
(Livioandronico2013, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Como se pudo evidenciar en este artículo, los diferentes tipos de estatuas griegas son uno de los principales referentes del arte de la Antigüedad clásica, donde, por lo general, se pueden observar valores característicos como el equilibrio, la proporción y la belleza, elementos que, junto a la búsqueda del idealismo de la naturaleza y el cuerpo humano, constituyeron los rasgos fundamentales de la estética escultórica griega, la cual fue evolucionando en las tres etapas artísticas previamente detalladas, llegando incluso a relacionarse con otro género artístico destacado de ese tiempo como lo fue la arquitectura. Así, las esculturas griegas fueron un importante referente para las culturas y corrientes artísticas originadas tiempo después, y aún en la actualidad, siguen siendo fuente de inspiración y admiración tanto para artistas como para el público que aprecia estas magníficas obras en las galerías y museos que las resguardan.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre