miércoles, 7 diciembre 2022 |

Actualizado a las

2:09

h CEST

9.8 C
Madrid

Cuidado de la salud mental: actividades, terapias y consejos que no debes dejar de lado

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Del cuidado de la salud mental dependen nuestros pensamientos, emociones y comportamientos. Los buenos hábitos de alimentación, la actividad física, la meditación e incluso las relaciones sociales de calidad pueden ayudarnos a preservarla. Sin embargo, otras veces necesitamos un poco de ayuda. Te mostramos algunas actividades, terapias y consejos que te pueden guiar en el propósito de cómo tener una buena salud mental.

La salud mental suele afectarse por factores biológicos y antecedentes familiares, otras veces por experiencias de abuso o trauma que nos marcan, no siempre suele ser suficiente alimentarse y dormir bien. Para el cuidado de la salud mental, a veces debemos recurrir a actividades o herramientas terapéuticas que nos indiquen el camino correcto hacia el bienestar y la paz interior. La psicología maneja muchas formas de tratamientos y guías de cómo tener una buena salud mental, van desde sesiones de meditación, hojas de trabajo de terapias conductual o psicoterapia. A continuación conozcamos las acciones que favorecen la salud mental; las formas de cómo mejorar mi salud física y mental y algunos tips de salud mental y emocional.

Saber cómo medir el estrés te salvará la vida más de una vez.
Así son los test de evaluación más efectivos

Leer artículo

Actividades y estrategias terapéuticas y psicológicas para el cuidado de la salid mental

Es seguro que todos en algún momento de nuestras vidas no sepamos manejar las emociones y seguro también, ya hemos experimentado ansiedad, miedo o desanimo. Usualmente logramos superar estos episodios anímicos con un poco de descanso y posiblemente la ayuda de alguien cercano, familiar o amigos que nos escuche y oriente.

Cada día escuchamos con mayor frecuencia testimonios de personas que revelan sin tabúes sus episodios emocionales de angustia, miedo, enojo; y pedir ayuda para resolver esto se ha normalizado, como una actividad necesaria para la salud mental.  Es por ello que acudir a la psicología para el tratamiento de estas conductas y reacciones hoy día ya se ve con la misma aprobación que se ve acudir al traumatólogo para arreglar una torcedura, o al cardiólogo para vigilar la tensión alta.

La psicología a través de terapias, técnicas y diversas actividades nos acude cuando nos vemos imposibilitados de arreglar las cosas por nuestra propia cuenta, estas son algunas de sus herramientas de cómo cuidar la salud mental:

Terapia psicodinámica

Se basa en atender los problemas emocionales debido a conflictos no resueltos, generalmente inconscientes y a menudo derivados de la niñez. Con este tipo de terapia se da oportunidad de hablar sobre las experiencias que nos afectan, sea por abandono, rechazo, abuso, maltrato, etc. La idea es comprender y manejar los sentimientos que surgen de esa memoria y que afectan las relaciones con el entorno, una forma de cómo cuidar mi salud mental y como cuidar tu salud mental.

Terapia interpersonal

Se basa en el análisis y corrección de comportamientos y reacciones en nuestras interacciones con familiares, amigos y conocidos. La intención es la de mejorar las habilidades de comunicación y mejorar la autoestima y confianza perdida en circunstancias y experiencias adversas, como en el caso de un duelo, conflictos de relaciones o aislamiento social por separación, jubilación, enfermedad, etc.

Terapia de apoyo

Es este tipo de terapia un profesional te enseña técnicas y el uso de herramientas prácticas para aprender a sobrellevar y superar la ansiedad y pensamientos negativos por cuenta propia.  Se enfoca en el objetivo de reformar la autoconfianza y autovaloración a través de actividades que causen consuelo y alegría. Dos de las estrategias mayormente utilizadas son la terapia asistida por animales y la práctica del arte y musicoterapia, actividades que permiten  expresar y procesar dolor o cualquier otro sentimiento.

Terapia cognitiva conductual (TCC)

Este tipo de terapia intenta modificar el sistema de creencias distorsionado de algunas personas, es decir identificar y cambiar las percepciones equivocadas y los pensamientos negativos  sobre sí mismas y del mundo que les rodea. La idea es ayudar a establecer nuevas formas de pensamiento y reacción frente a las experiencias que ocasionan ansiedad, depresión, sufrimiento, discapacidad o problemas interpersonales. Estas son algunas de las técnicas de TCC mayormente utilizadas:

Identificación de distorsiones cognitivas

Se refiere a la identificación de los pensamientos irracionales que afectan las emociones, pues si bien todos aplicamos distorsiones en un grado, algunas personas lo llevan al extremo. La idea es hacerse consciente de estas distorsiones sobre nosotros mismos y otros,  y reemplazarlos por pensamientos racionales y objetivos en lo posible.

El ejercicio para mejorar salud mental se centra en un examen lógico de los pensamientos irracionales, en el que la persona asume el rol de su propio abogado en mitad de un juicio en el que está obligado a trabajar con hechos concretos, lo que cambia la perspectiva de su visión de las cosas que le afectan mental y emocionalmente.

Reestructuración cognitiva

También denominado reencuadre, se trata de una técnica psicológica que permite reprogramar activamente el cerebro, a través del cambio de creencias. Contempla la elaboración de un mapa   de preguntas socráticas que ayudan a replantear los pensamientos y el diálogo interno. Nuestros pensamientos determinan cómo nos sentimos y cómo actuamos, por lo que tomarse el tiempo para desafiarlos puede ser muy útil.

Registro de pensamientos

El registro de pensamiento es una herramienta con la que se aprende sobre las interacciones entre pensamientos, sentimientos y comportamientos, se usa para registrar las experiencias y cuidar nuestra salud mental. En términos de reestructuración cognitiva, mantener un registro permite desafiar los pensamientos irracionales y transformarlos a favor, cuida tu salud mental.  

El árbol de las preocupaciones

The Worry Tree es una herramienta diseñada por los expertos Gillian Butler y Tony Hope en 1995, con el fin de ayudar a centrar la atención en lo realmente importante y acudir a las personas en la toma de mejores decisiones.  Ayuda a cambiar la perspectiva sobre las preocupaciones, analizándolas y cambiando su enfoque de atención para cuidar la salud mental.

Fragmentación y resolución de problemas

Este ejercicio consiste en dividir grandes cantidades de información en partes más pequeñas y resolver problemas. Permite analizar qué sucedió, cuándo y si volverá a suceder, si significa algo o qué estaba tratando de lograr. La fragmentación se refiere a pasar de una información más general o abstracta, a una más específica o detallada. Desglosar los problemas en una hoja de trabajo permite mejorar la perspectiva y el pensamiento atroz.

Consejos para tener una buena salud mental

Todas las terapias, actividades o ejercicios del mundo para preservar la salud mental no funcionarán si no cuidas de ti mismo. La meditación no te servirá de nada si no duermes lo suficiente o ejercitarte no aliviará tu estrés si no comes adecuadamente.  El cuidado personal no se trata solo de hallar formas de relajarse, sino más bien de protegerse mental, física, emocional, social y espiritualmente. En función de tu salud y bienestar mental, antes de intentar algunas de las asistencias profesionales que te mencionamos, intenta primero seguir los siguientes consejos para la salud mental que te ayudarán a encontrar el equilibrio:

Valorarte a ti mismo

Debes ser compasivo contigo mismo, es decir tratarte con respeto y amabilidad, y evita la crítica severa y poco constructiva. Todos somos propenso a equivocarnos y también todos somos diferentes, así que es mejor no compararnos con otras personas. Al contrario trabaja en destacar tus cualidades y mejorar tus capacidades, aprendiendo de todo y de todos a tu alrededor.

Cuidar tu cuerpo

La salud física incide irremediablemente en la salud mental y emocional, no se puede desligar. Cuidar tu cuerpo implica hábitos que debes incorporar en tu día a día, como comer saludable y nutritivo; evita los excesos y adicciones, especialmente el consumo de cigarrillo y alcohol; mantenerte hidratado asegurando el consumo de agua; hacer ejercicios con frecuencia y dormir lo suficiente. 

Rodearte de personas buenas

Tener una red de apoyo nos hace felices y sanos mentalmente, las fuertes conexiones familiares o sociales son necesarias para cualquier ser humano. Otra forma de cómo mejorar mi salud mental, es manteniendo el contacto permanente con seres queridos y de planificar actividades para compartir, incluso algunas que  permitan conocer nuevos amigos como incorporarme a una clase de arte o un club deportivo, quizás a una actividad comunitaria, ya que ofrecer  tiempo y energía para ayudar a otros es una de las mejores formas de interrelacionarse.

Calmar tu mente

Los ejercicios de relajación, meditación o la oración, siempre logran mejorar el estado de ánimo afectado por el estrés o la angustia, que irremediablemente son parte de la vida. Algunas prácticas como el Tai Chi o el yoga no pasan de moda, dar un paseo en un sitio natural o salir a jugar con tu mascota son excelentes alternativa de relajación y de cómo tener bienestar mental. Si eres un poco más sedentario, escribir un diario o la risoterapia, viendo una comedia en la TV o visitando a un amigo, pueden cambiarte un mal día.

Establece metas realistas

Muchas veces nos exigimos más de la cuenta y nos creamos expectativas fuera de nuestro alcance, por ello la importancia de trazarse metas acordes a nuestras capacidades y la realidad de nuestro entorno. Lo ideal es plantearnos metas progresivas y cortas de lo que queremos lograr académica, profesional y personalmente. Claro que debemos apuntar alto, pero de manera realista para que la sensación de logro y éxito, y no de frustración y fracaso, sean posibles y consecuentes. Una manera controlada de cómo tener mejor salud mental.

Rompe la monotonía

Si bien es cierto que los hábitos y rutinas son necesarios para el logro de la salud mental, así como las sensaciones de seguridad y confort, también lo son los pequeños e importantes cambios en el tiempo, que nos motiven a articular las nuevas ideas y experiencias. Cambiar la ruta de camino al trabajo, almorzar en un nuevo restaurant o planificar un corto viaje de fin de semana, son actividades para la salud mental y pueden refrescar nuestros intereses y percepciones.

Ya por último, no descarte el consejo de cómo tener una buena salud mental, pidiendo ayuda cuando lo necesite, las personas que se sienten apoyadas y atendidas logran recuperarse con mucha más facilidad y rapidez de un estado mental alterado. El cuidado de la salud mental comienza con comprender los comportamientos, emociones e ideas para manejarlos responsablemente en cada una de nuestras experiencias e interacciones, pero a veces no tenemos esa capacidad. No es una debilidad o un motivo de vergüenza acudir a otros para solucionarlo en función de hallar la felicidad y plenitud.  

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Contreras, Iliana. (2022, 02 noviembre). Cuidado de la salud mental: actividades, terapias y consejos que no debes dejar de lado. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/cuidado-de-la-salud-mental/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Iliana Contreras
Iliana Contreras
Licenciada en Comunicación Social, Desarrollo Comunitario, por la Universidad Católica Cecilio Acosta, Maracaibo, Venezuela. Técnico Medio Mercantil, Escuela Técnica Hno. Ildefonso Gutiérrez, Maracaibo, Venezuela.
Cinco Noticias / Desarrollo / Cuidado de la salud mental: actividades, terapias y consejos que no debes dejar de lado

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre