martes, 6 diciembre 2022 |

Actualizado a las

21:00

h CEST

11.2 C
Madrid

Las 4 mejores maneras de salir de la zona de confort: arriesgarte te hará crecer más y más

Puntuación media: 5 | Votos: 1

A simple vista parece ilógica la idea de que renunciar a una situación de comodidad y seguridad resulte una buena decisión de vida. Salir de la zona de confort en la que algunas veces nos encontramos, a cambio, nos ofrece crecimiento, aprendizaje y éxito. No se trata de renunciar a aquello que nos hace sentir felices y confiados, sino potenciar las experiencias humanas para una calidad de vida superior, pues en ocasiones nos detenemos por más tiempo del debido en una especie de parada de monotonía y conformidad, dejando pasar de largo grandes oportunidades y vivencias. Aquí te explicamos cómo salir de tu zona de confort si reconoces que estas dentro de sus aburridos límites.

Se requiere fuerza de voluntad y un cambio de mentalidad para salir de la zona de confort. En este período, que todos algunas vez hemos experimentado, preferimos evitar los desafíos y llevar el control de nuestro entorno confortable y seguro. Claro que si bien nos evitamos estados desagradables de estrés, incertidumbre o temor, en la misma medida nos evitamos importantes experiencias de vida y crecimiento personal. Tan cómodo y predecible como parece, esta burbuja puede mantenernos aislado de una existencia plena y feliz. Teniendo un concepto claro de lo qué es la zona de confort, veamos a continuación algunos ejemplos de qué es una zona de confort y cuatro simples ideas de cómo salir de tu zona de confort de una vez por toda.

Matrimonios religiosos:
Definición, importancia, elementos y cómo se celebran los matrimonios católicos

Leer artículo

Cambia tu rutina gradualmente

Salir de la zona de confort significa salir de lo habitual, no se trata de saltar muy lejos pues el estrés y la ansiedad pueden hacerte retroceder a una zona mucho peor. Significa ponerte en situaciones que te incomodan un poco pero que te impulsan a crecer. La mejor forma de hacerlo es gradualmente pero en efecto, poniéndote a prueba todos los días y en pequeñas acciones o actividades que rompan la rutina que te ha llevado a la zona de confort por tanto tiempo.  Una vez que inicias este discreto reto en tu vida diaria, será mucho más fácil manejar otros desafíos más grandes.

La idea es romper el patrón de tu rutina cotidiana en cosas simples, especialmente de los momentos monótonos y repetitivos del día a día, por ejemplo, si es tu costumbre compara un café camino al trabajo todas las mañanas, decide un día detenerte a desayunar en la cafetería.

Puede convertirse en una divertida experiencia que te permita conocer gente y un delicioso menú que te haga comenzar tu jornada laboral con la mejor energía. Y si ya has probado el café de esa cafetería tantas veces, intenta acudir a otra, si pides siempre un café expreso, compra el lunes un capuccino, deja las noticias esa misma mañana y pon la música de tu cantante favorito para espabilarte, u ordena tu escritorio de forma diferente.

Renuncia al piloto automático pero de manera espontánea, que no represente un exagerado esfuerzo, así vas acostumbran a tu cerebro a asimilar los cambios, sin darte cuenta la familiaridad será sustituida por gratas experiencias. Es el primero de los pasos para salir de la zona de confort.  

Reconoce y enfrenta el miedo al cambio

Los cambios generalmente vienen acompañados de sus peores enemigos: el miedo e incertidumbre. Se necesita coraje para afrontar la idea de renunciar a nuestra zona de confort, pero no se trata de eliminar tus temores, ya que son parte del proceso, sino de reconocerlos y controlarlos para que no te frenen en tu objetivo, que insistimos mejor si es pequeño y progresivo.

De acuerdo a lo que qué significa salir de la zona de confort, si por ejemplo te sudan las manos de solo pensar en dar un discurso en público, practica a  menor escala exponer tu punto de vista en una reunión de trabajo o quizás una reunión amigos. Así vas reconociendo y retando los elementos que te asustan y que te hacen lucir nervioso.

Elaborar un plan para analizarte y corregir cómo salir de mi zona de confort, en lugar de solo pensar en ello, te mantendrá ocupado y concentrado, funciona muy bien estudiar tus manifestaciones físicas de miedo: ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste nervioso? ¿Dónde lo sentiste en tu cuerpo? 

El miedo de salir de la zona de confort es distinto para cada persona, una cita a ciega puede paralizar a alguien de la misma forma que saltar desde un paracaídas. Es una experiencia personal, así como entrenarse a sí mismo a través de situaciones de miedo. El diálogo interno es una buena herramienta para trabajar el miedo, así como los pensamientos positivos y empoderadores, y las denominadas afirmaciones o decretos reprograman nuestros cerebros: “Soy valiente y capaz, no temo hacerlo”   

Desafíate a nuevas experiencias

Nada mejor para afrontar los miedos  y salir de tu zona de confort, que desafiándote. Todos tenemos algún reto pendiente por cumplir, incluso una lista de cosas que no nos hemos atrevido a hacer. Ponte a prueba a partir de este momento eligiendo una cosa con la que siempre hayas soñado y que cambiará tu rutina, desde aprender a tocar un instrumento o nuevo idioma, tener una cita a ciegas, que te permitan un paso a la vez o desafíos de mayor relevancia como escalar una montaña e incluso mudarte a una nueva ciudad en busca de oportunidades.

Una buena manera de comenzar a desafiarte sobre cómo salgo de mi zona de confort, es a través de una experiencia de acondicionamiento físico, funciona de manera efectiva para casi todo el mundo, se trate de una idea para bajar de peso, mejorar la salud o para prepararte para un reto mucho mayor, como correr un maratón o participar en un campeonato deportivo.

Enfrentarte a este tipo de desafíos por un corto período, como correr o andar en bicicleta será suficiente para sacarte de tu zona de confort. Los efectos positivos de esta experiencia, como la reducción de los niveles de estrés y ansiedad, muy seguramente te incentivarán a continuarlos en el tiempo.

Los desafíos resultan casi siempre duraderos y divertidos si se hacen en compañía. Invitar a un amigo, que tal vez requiera tanto como tu salir de su zona de confort, puede transformar positivamente la experiencia. Mejor si eliges a alguien aventurero y que te impulse a retos desconocidos e inesperados, seguro te hará esforzarte el doble, pero valdrá la pena el aprendizaje y sobre todo abandonar ese estado de comodidad y aburrimiento en el que te encuentras sumergido. Busca un socio en el crimen que te enseñe y acompañe a escalar, viajar, cocinar, bailar, vivir en fin.

Aprende y amplia tus habilidades

Aprender nos empodera, es un plus a nuestra confianza y autoestima ampliar nuestros conocimientos en cualquier área que nos interese. No dejes que tu permanencia en la zona de confort te estanque y decide abordar una nueva experiencia de aprendizaje cada semana o cada mes, incluso cada día míralo como una oportunidad para aprender algo nuevo.

La mayoría de las veces, no salir de la zona de confort obstaculiza el crecimiento profesional, nos hace sentir cómodos en un rol superado y que no necesitamos avanzar en nuestra carrera.

Por ello, el aprendizaje de nuevas habilidades nos arma de ventajas competitivas en este aspecto, tanto como en lo personal. La mayoría de las empresas brindan recursos de aprendizaje y desarrollo para mejorar las habilidades de sus empleados como un beneficio contractual que desconocemos o pasamos por alto. Siempre es bueno indagar acerca de estos patrocinios. 

No obstante en función de salir de nuestra zona de confort en un ámbito generalizado, el aprendizaje puede referirse a otras habilidades no relacionadas a nuestro trabajo, el constante esfuerzo por crecer puede ser abordado para otras necesidades u oficios que mejoren nuestra calidad de vida y relaciones.

Cada día podemos aprender algo nuevo, cosas como una nueva dirección o lugar, un nuevo libro de nuestro autor favorito, una nueva receta para deleitar a nuestra familia, son pequeñas formas de salir de la zona de confort.

Por último te invitamos a revisar tus logros. Cuando comiences a enumerarlos notarás que para todos has necesitado coraje, dar un paso de fe y mirar de frente el miedo, es decir todo lo que niega la idea de salir de tu zona de confort. Pero atrapados en la comodidad y la familiaridad de lo cotidiano se nos va el mundo de las manos y vivimos a espalda del valioso tiempo que nos han dado en esta tierra. Salir de la zona de confort puede ser difícil y en este acelerado mundo moderno la idea nos puede aterrar, pero comencemos con pequeños pasos, como los detallados en este breve artículo, especial para ti.  

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Contreras, Iliana. (2022, 11 octubre). Las 4 mejores maneras de salir de la zona de confort: arriesgarte te hará crecer más y más. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/salir-de-la-zona-de-confort/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Iliana Contreras
Iliana Contreras
Licenciada en Comunicación Social, Desarrollo Comunitario, por la Universidad Católica Cecilio Acosta, Maracaibo, Venezuela. Técnico Medio Mercantil, Escuela Técnica Hno. Ildefonso Gutiérrez, Maracaibo, Venezuela.
Cinco Noticias / Lifestyle / Las 4 mejores maneras de salir de la zona de confort: arriesgarte te hará crecer más y más

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre