Robots humanoides: qué son, características y los robots humanos más increíbles desde 1495 hasta hoy

5
(4)

¿Conoces cuáles son las diferencias entre robot y androide? ¿Sabes qué robots humanoides existen en la actualidad y para qué se usan? A continuación repasamos esas y otras muchas cuestiones interesantes sobre los robots con forma humana.

El horizonte de nuestro planeta ya ha cambiado. Nos adentramos en un nuevo mundo. Lo que hace apenas veinte años se visualizaba como un futuro posible, ahora es el presente. Nos referimos a la era de los robots humanoides, quienes están ya entre nosotros, y han llegado para quedarse. Los robots humanos ya están aquí.

Robots domésticos:
Robots para el hogar que ya existen y los que existirán en el futuro

Leer artículo

Forman ya parte de nuestra vida y cada vez se parecen más a nosotros, incluso hasta dar la impresión de que poseen vida. La robótica ha permitido al ser humano ser creador de una nueva generación, pero no de carne y hueso, sino de metal, motores y silicona.

Qué es un robot humanoide

El significado de robot proviene de la palabra checa robota, que significa «esclavitud» o «servidumbre». Este término apareció por primera vez en la obra teatral Rossum’s Universal Robots, escrita por Karel Čapek junto a su hermano Josef Čapek, en 1920.

Un robot se define como un dispositivo generalmente mecánico que desempeña tareas bajo supervisión humana, a través de un programa preestablecido o bien siguiendo un conjunto de órdenes mediante el uso de la inteligencia artificial.

Las tareas que suelen desempeñar son aquellas que reemplazan o extienden el trabajo del hombre, por ejemplo la manipulación de grandes cargas, trabajos en el espacio, trabajos monótonos como el ensamblaje, entre otras actividades.

Cuando nos referimos a los robots humanoides hablamos de un sistema robotizado que es fabricado con la intención de simular lo más posible las características de un ser humano, en especial dos características principales, la imagen y la movilidad.

Los robots humanos son máquinas artificiales que tienen la cualidad de interacción con las personas. En la actualidad los robots humanos han tenido un gran auge, y se ve motivado al avance vertiginoso de ciencias tecnológicas en áreas como la inteligencia artificial, la robótica y la mecatrónica. Unido al interés del hombre en crear algo muy parecido a él con sus propias manos.

Cuando hablamos del significado de humanoide hacemos referencia al adjetivo utilizado en la robótica para representar la similitud a la persona humana que se le otorga al robot. Incluyendo su imagen, la constitución física y movimientos humanos.

Características de los robots humanoides

En el año 2018, la Universidad de Valencia a través de la investigación del profesor Eiichi Yoshida, señala que la principal característica del robot con forma humana es su similitud a las capacidades inherente de las personas.

Para ello debe tener un cuerpo completo que incluya una cabeza, un torso, las extremidades, es decir, dos brazos y dos piernas (aunque algunos usan ruedas).

Deben tener una estructura bípeda y la capacidad de comunicarse e interactuar con otros seres humanos. Además deben ser autónomos en la ejecución de ejercicios y capacidades, sea estas intelectuales o de trabajo manual.

Diferencias entre robots, androides y cyborgs

La Universidad de Almería en el año 2017 a través del grupo de investigación Lindisfarne publicó un artículo científico donde analizaban las clasificaciones humanoides en la robótica. Por lo que en robótica encontramos diversos tipos de robots humanoides.

La Universidad de Almería divide a los robots humanoides en tres categorías: el androide y la ginoide, el replicante y el cyborg. Y estas tres categorías se diferencian de lo que se conoce simplemente como robot.

La definición de robot más aceptada es aquella que lo define como una máquina automática programable capaz de realizar ciertas operaciones de forma autónoma, para ayudar a las personas.

La diferencia entre un robot y el humanoide (Androide/ ginoide, replicante, Cyborg) es que un robot está diseñado para que haga trabajos mecánicos que a una persona le llevaría tiempo y esfuerzo en realizar. Y necesita de la constante supervisión humana.

En cambio, las distintas categorías de robots humanoides no solo tienen la similitud de un ser humano, sino que tiene la posibilidad de interactuar de una forma autónoma con las personas, sin ninguna supervisión. Además de tener movilidad independiente.

Androide / ginoide

¿Qué es un androide? La Universidad de Almería lo define como un robot que trata de imitar, total o parcialmente, el aspecto y el comportamiento del hombre, esa es la base de todas las diferencias entre robot y androide.

Ginoide
La androide Actroid-DER, desarrollada por la compañía KOKORO para el servicio de atención al cliente, exhibida en la Expo Aichi Japan del año 2005. (Imagen: Gnsin / Wikimedia Commons)

El interés de réplica de la vida orgánica se remonta a cientos de años atrás; uno de los colosos de Memnón, que emitía sonidos al amanecer debido a cambios de temperatura, o una de las estatuas de Osiris, que despedía fuego por los ojos gracias a un procedimiento manual, son buena muestra de ello.

Lo particular de la tecnología de principios del siglo XVIII es que conseguía mover cuerpos y objetos a través de un mecanismo de relojería hasta que, con la invención de la electricidad, se pudieron crear otro tipo de cuerpos, antes de que existiera la capacidad para programar inteligencia artificial.

Finalmente, los cuerpos antropomorfos fueron dotados de una facultad intelectual parecida a la del ser humano gracias a la inteligencia artificial, la cual permitía gobernar sus funciones, decisiones y movimientos. Por tanto ya la robótica no hablaba de robots reales sino de androides humanos.

¿Androide o ginoide? Auguste Villiers de L’Isle-Adam, popularizó el término androide, en su novela La Eva futura pues su protagonista, Hadaly, es una mujer mecánica, es decir, una andreida. El término sirve para referirse tanto al humanoide masculino como al femenino, aunque también puede emplearse el término ginoide (o andreida, o fembot) para designar al humanoide femenino en la robótica.

El replicante

La Universidad de Almería utiliza el término replicante para hacer referencia a un tipo de androide formado a partir de materia orgánica genéticamente manipulada, es decir, el replicante es hijo de la ingeniería genética. El término replicante fue usado por primera vez por los escritores Hampton Fancher y David Webb Peoples, en 1982.

Robots humanoides replicantes
Caracterización de dos replicantes de la película Blade Runner en la Comic-Con de 2007.

Es una idea que aún la comunidad científica no ha logrado realizar con éxito. Consiste en crear un nuevo modelo de robots, virtualmente idénticos a los humanos, llamados replicantes (o modelo Nexus 6). Para realizar tareas en el espacio, como trabajos de exploración y búsqueda de vida en otros planetas.

El cyborg

La Universidad de Almería define un cyborg como un organismo cibernético, un híbrido de máquina y organismo, una criatura que participa de una realidad social (parafraseando al escritor Haraway). Así pues, el cyborg nace de la combinación de elementos orgánicos y mecánicos.

El uso de la tecnología pretende sustituir y mejorar las partes orgánicas dañadas y/u obsoletas. Entonces, el cyborg puede ser poshumano, transhumano o semihumano, según la clasificación que le da el escritor e investigador Naief Yehya. En la actualidad, el cyborg es una realidad y podemos encontrar personas con prótesis, marcapasos…

Robots humanoides - cyborg
Cyborg, el superhéroe de los cómics de DC Comics.

Los estudios científicos se proyectan en diversas aplicaciones de la tecnología a la raza humana, cuyas finalidades han sido, o bien para sustituir las partes orgánicas que han sido dañadas por mecanismos, o para aumentar la fuerza y la resistencia de este nuevo ser. El cyborg entra en el dilema ético de dónde está el límite permitido entre la máquina y lo real.

Los robots humanoides más avanzados y sus aplicaciones

Para conocer de cerca el imperio de la robótica, y los robots humanoides actuales, colocamos nuestra mirada en Japón. Este país asiático de catorce millones de habitantes tiene más robots que habitantes.

La inteligencia artificial forma parte de la vida de todos los japoneses, de manera tan integrada que no dudan en humanizarla. En el país nipón se pueden encontrar empresas donde trabajadores y robots conviven en el mismo espacio y al mismo tiempo, se les conocen como fábricas de nueva generación.

Un ejemplo de estas fábricas es Saitama Factory, planta dedicada a la fabricación de automóviles de la marca Honda, en Tokio. Toshifumi Tsuji, jefe de la fábrica automotriz responde en una entrevista realizada, en el año 2018, por el reportero de campo español Jalis de la Serna, que desde el año 2010 en la fábrica trabajan conjuntamente personas reales y robots humanoides. Toshifumi Tsuji indica:

“Al robot no hay que pagarle un salario, solo gasta en electricidad (…) un robot cuesta unos 64.000 euros y, si hay trabajo, esa inversión se recupera en tres años y medio”. Aunque, Tsuji, reconoce que “el conocimiento humano es imprescindible en el proceso de producción”.

El reportero de campo Jalis de la Serna analiza en su viaje a Japón que ha descubierto el imperio de los robots. Y señala:

“El desafío de la inteligencia artificial no tiene parangón en la historia de la humanidad (…) La revolución de las máquinas está en marcha”.

En Japón una de las razones de la introducción de robots humanoides en las fábricas de última generación es la necesidad de responder a una alta demanda de producción en un país con una población muy envejecida y con baja tasa de natalidad.

De esta forma podemos visualizar que el tema de la robótica va integrando áreas tan complejas como la estabilidad económica de un país. Los robots humanoides significan un ahorro significativo en cuanto su rendimiento, en Japón un robot humanoide cumple un horario de dos horas más que un trabajador humano, y no tiene el espacio de descanso para comer, no se enferma, ni toma vacaciones.

Además no hay ninguna legislación en el mundo que obligue a una empresa a pagar impuestos por un trabajador robot humanoide. Lo que sí es regulado en Japón es que se debe combinar el trabajo de los robots humanoides con la contratación de trabajadores humanos, el conocimiento de las personas siempre es imprescindible.

Satoru Takei, trabajador humano de la empresa automotriz Saitama Factory señala que tiene cinco años trabajando con robots humanoides y que están programados de tal manera que ambos realizan el mismo trabajo sin significar un conflicto.

Sin duda, el miedo a la convivencia laboral entre androides humanos hiperrealistas y personas reakes no es un problema en Japón, donde lo que parece ser futuro ya es presente en múltiples empresas del país.

En esos ambientes, los trabajadores siguen ejerciendo la labor más humana, cercana, de trato con el cliente como en diversos servicios como restaurantes, hoteles, bancos o cuidado de niños, personas con alguna discapacidad o personas mayores.

La fabricación de un robot programable es una dinámica que en Japón se ha desarrollado con gran rapidez, en especial los últimos dos años ante el escenario de los Juegos Olímpicos de 2020, actualmente suspendido.

Los robots humanoides no cotizan ni pagan impuestos pero representan un beneficio económico al sector productivo de un país. Es por eso que existen estudios sobre el impacto laboral que tendrá lugar en el futuro no muy lejano ante la presencia masiva de robots humanoides.

En Japón se prevé que en los próximos quince años desaparecerán la mitad de los empleos existentes, y que los trabajadores reales emigrarán a otros nichos de trabajo en el área de la ciencia y tecnología.

Los robots humanoides se han incorporado dentro de los nexos familiares, es el caso de los androides conocidos como Peppers. El robot humanoide es capaz de comunicarse con personas e interpretar sus emociones y se encuentra en el mercado japonés desde el año 2014, cuando se colocaron a la venta para todo público en un primer lanzamiento de mil ejemplares, con un precio base de 1600 dólares.

Sin contar con el precio de 200 dólares mensual para su mantenimiento de conexión a la red de la Internet, que le permite funcionar correctamente. En la actualidad un Pepper tiene un costo en el mercado de 20.000 euros.

Los Peppers se han diseñado con la finalidad de poder establecer un nexo afectivo entre un ser humano y una máquina dentro de un contexto familiar o de amistad.

Se han desarrollado de forma conjunta por SoftBank Mobile y el fabricante francés de robótica Aldebaran Robotics y, en la actualidad, se han incorporado en el mundo laboral para empresas como Nescafé y SoftBank en Japón. Desde el mes de junio del año 2015 empezó a incorporarse también en hogares japoneses para trabajos domésticos.

Los robots humanoides Peppers pueden interpretar las emociones humanas además de generar las suyas propias debido a la tecnología desarrollada por la industria de SoftBank Corp, conocida como “amb cor” (con corazón), que además le permite almacenar recuerdos hasta veinte años. Pepper mide 1 metro y 20 centímetros y pesa 28 kilos. Articula bien sus brazos y cabeza a través de sus censores y cámaras.

Los Peppers son útiles para ayudar y hacer de robots de compañía para las personas mayores. Pueden llevar las compras y hasta pagar las compras realizadas. En Japón ya se utilizan los Peppers para sustituir la compañía de una pareja sentimental (sin entrar en el terreno íntimo).

Han generado críticas en Japón por su uso extendido entre personas de edades comprendidas entre 38 y 40 años, ya que disminuye la interacción social con personas reales en la vida cotidiana. Un problema social, en especial en Japón, donde hay muchas personas que viven solas.

Ya un millar de empresas en Japón cuenta con un robot humanoide capaz de reconocer el estado de ánimo de su interlocutor. Se pueden encontrar en bancos, hoteles y restaurantes robots capaces de comunicarse hasta en veinte idiomas. Y la tecnología avanza para que parezcan más humanos.

Los robots humanoides son el primer interés de estudio en la Universidad de Osaka, logrando ser una referencia mundial para la robótica. Allí trabaja el profesor Dr. Hiroshi Ishiguro, uno de los más eminentes de la robótica humanoide, y que hizo su propio robot humanoide con sus mismas características humanas.

Este científico se ha convertido en una celebridad entre los estudiosos de la robótica por su clon robot que copia su forma humana y va por el mundo dando conferencias, en representación gemela del verdadero Dr. Hiroshi.

En una entrevista al Dr. Hiroshi realizada en el año 2017 por el articulista Marc Prosser, para Red Bull, expresa:

“Nada de esto estaba preparado cuando era un niño en Japón. No estaba interesado en androides o robots. Me interesaba el ser humano en sí mismo. Yo quería ser artista, pintor. Al mismo tiempo me gustaba construir cosas y estaba fascinado con el funcionamiento del cerebro”.

Mientras el Dr. Hiroshi estudiaba inteligencia artificial en la Universidad empezó a pensar en los robots humanoides.

“Enseguida me di cuenta de que era importante el cuerpo que rodee a la inteligencia artificial. Supe que quería trabajar con robots humanoides. Pienso que son la mejor interfaz para la inteligencia artificial y lo más natural para que los seres humanos interaccionen con ellos” afirma el Dr. Hiroshi.

Los robots humanoides son capaces de descifrar palabras, volumen de la voz, ademanes… para poder descifrar el significado de lo que se dice. Una capacidad esencial para que el robot pueda comprender al ser humano y el humano poder comprender al robot. El Dr. Hiroshi señala en sus conferencias que empezó a trabajar con los robots a principios del año 2000 y se encontró con cuatro retos que para el momento era impensable para la comunidad científica:

  1. El tacto: los robots humanoides necesitan una piel parecida a la humana.
  2. La apariencia: los robots humanoides tienen que parecerse a los humanos.
  3. El movimiento: deben ser capaces de moverse de forma segura.
  4. El habla: deben poder conversar con nosotros de forma natural.

En la actualidad los mejores robots humanoides pertenecen a la firma Geminoid TM del Dr. Hiroshi. Este tipo es considerado como el más avanzado en la actualidad. Tienen una piel muy parecida a la humana, tienen una movilidad muy parecida a la de nosotros y son capaces de hablar de temas muy diversos y complejos.

La firma Geminoid TM se encarga de crear robots humanoides como réplicas de personas auténticas. Por ejemplo, el robot humano que es una copia del Dr. Hiroshi, cabe dentro de dos maletas, lo que es práctico a la hora de trasladarse de un lugar a otro. Cámaras y micrófonos envían información al robot humanoide que es capaz de imitar a su creador hasta en su manera de respirar.

El Dr. Hiroshi comenta que en Japón se han vuelto famosos estrellas pop virtuales, que se presentan con escenas holográficas, por lo que no descarta que pronto puedan presentarse bandas musicales conformadas por robots humanoides.

Varias empresas norteamericanas ven con interés la inversión en la industria robótica, tomando el ejemplo de otros países como Japón. La empresa Google adquirió la empresa Boston Dynamics, una firma que había construido los robots más complejos e inquietantes del mercado.

Algunos de los robots más sofisticados son en la actualidad ya propiedad de Google. Entre ellos algunos son robots humanoides, como los modelos robóticos Petma y Atlas.

Robots humanoides en el sector militar

La robótica tiene especial interés en el sector militar, una muestra de ello es el modelo Petman.

Robot humanoide Petman

Se trata de un robot androide diseñado para probar la efectividad de los trajes del ejercito contra ataques químicos. Está equipado con decenas de sensores que detectan si los gases tóxicos se filtran a través de la ropa.

El robot está recubierto además con una piel especial que simula a la humana para sudar y crear un microclima bajo el traje lo más parecido al que se produciría en una situación real. De esta manera se puede probar al cien por ciento las condiciones, resistencia y efectividad de los trajes anti-químicos.

Robots humanoides en el rescate de desastres naturales

Los robots humanoides ha sido muy útiles en las labores de rescate en desastres naturales. La robótica nos ofrece el modelo humanoide Atlas.

Robot Atlas

Es un robot humanoide concebido para labores de rescate en desastres naturales, que se integra en las labores del ejército de EE.UU.

Con una altura de 1,88 centímetros, 150 kilogramos de peso y aspecto humano, Atlas es el robot más imponente que se haya concebido. Conforman su estructura 28 articulaciones accionadas hidráulicamente, un potente ordenador que le permite moverse con inquietante parecido a un humano y un equipo de música integrado.

Atlas no tiene ningún problema para caminar sobre terrenos irregulares y se espera que sus manos robóticas sean las más diestras y flexibles jamás diseñadas.

Robots humanoides en conferencias y presentaciones públicas

En la actualidad ya podemos asistir a ver una conferencia dictada por un robot humanoide. Es el caso del modelo robótico Geminoid HI-4.

Robot humanoide Geminoid HI-4

Este robot humanoide tiene la capacidad de poder conversar con personas, incorpora 12 servomotores para controlar la expresión facial, y posee además capacidad de movimiento de los ojos.

De hecho, a preguntas de los periodistas y en lengua española, el robot resaltó la satisfacción de haber sido invitado a las sesiones de trabajo, así como ”la gran discusión” habida entre los investigadores que han participado en el congreso.

Robots humanoides en prensa

El sector televisivo y de espectáculos ha sido un sector muy receptivo con la incorporación de la biorobótica.

Robots humanoides Kodomoroid y Otonaroid

Kodomoroid y Otonaroid son las androides más avanzadas del mundo. Ellas son presentadoras de noticias en la televisión de Japón. Sin duda unos robots famosos.

Son androides serviciales, y están programadas para distintas tareas como presentadoras en los medios de comunicación. Tienen apariencia de mujeres jóvenes y se puede interactuar con ellas.

Kodomoroid y Otonaroid tienen como función principal leer noticias, algo que pueden hacer en diferentes idiomas y con diferentes voces.

Robots humanoides en el sector de la restauración

No hay duda que el futuro de los restaurantes y otras empresas de restauración tienen sus ojos puestos en la robótica con forma humana. Por su atracción turísticas y mayor rendimiento a bajo costo.

En un restaurante futurista del este de China, androides se ocupan de la cocina, mientras que robots con ruedas sirven a los clientes deliciosos ravioles al vapor y verduras fritas.

Este pequeño restaurante propone platos emblemáticos de la cocina regional, pero, el servicio, no tiene nada de tradicional. Dos robots dan la bienvenida a la clientela y cuatro pequeños androides llevan luego a cada mesa los platos.

Song Yugang, fundador del establecimiento, se interesó en la robótica, y se le ocurrió la idea de crear un personal mecánico para su restaurante, incluso para la cocina.

Cada robot le cuesta a Song unos 6.500 dólares, equivalente a un salario anual de un empleado de carne y hueso. Según él, basta con cargar sus baterías dos horas diarias para una autonomía de cinco horas.

Este restaurante futurista no es el primero en abrir sus puertas en China. Un mesón de Harbin, con personal 100% robótico, abrió ya sus puertas en el año 2012.

Robots humanoides en el deporte

Algunas proyecciones de nuestro futuro serían que robots androides como jugadores controlados remotamente por el público junto con cámaras integradas en las equipaciones de los futbolistas y simulaciones sensoriales para que el espectador sienta el juego de lleno, lo que revolucionaría el fútbol en próximas décadas.

El estudio de Futurizon

El estudio que fue encargado por HTC y elaborado por Futurizon, predice 30 formas diferentes de cómo el juego podría cambiar hasta el 2060 incluido. Habría partidos con androides o simulación en 3D ultra-real disponible donde quiera que esté el espectador.

Con los smartphones como foco de la experiencia de los aficionados, la investigación profundiza en las previsiones de las capacidades futuristas que los fans pueden esperar.

Según el estudio indica que, dentro de 15 años se podrá ver el juego desde casa de tal forma que sea una experiencia más envolvente, con la utilización de robots tipo insecto que aporten otro ángulo distinto en la visualización del partido o en el año 2055, la tecnología permitiría a los aficionados controlar desde sus casas robots humanoides en partidos a escala real.

Por otro lado, el propio juego también se verá afectado, donde sensores de impacto y acelerómetros se integrarán en las botas de fútbol, habría sensores electrónicos impresos en la piel de los jugadores o lentes de contacto que permitirían a los árbitros y jueces de línea ver la acción desde cualquier ángulo.

Robocup

Brasil, a parte de organizar el mundial de fútbol del año 2014, también se encargó de organizar la RoboCup. La RoboCup fue un evento internacional en el cual miles de universitarios se reunieron en una versión robótica del mundial.

A pesar de que el objetivo de la RoboCup 2014 fue una disputa de fútbol entre androides, la organización también propone actualmente otras ligas que permiten el ingreso a robots destinados a labores de rescate y a tareas domésticas.

El objetivo del proyecto es promover la participación de los estudiantes más jóvenes en el diseño de estos robots, por lo que presenta un programa especialmente dirigido a los niños de educación primaria, secundaria y a los universitarios con menos recursos.

Es considerado uno de los mayores eventos tecnológicos internacionales, este campeonato fue creado en 1997 en Japón con el propósito de construir antes del año 2050 un equipo de robots capaces de ganar un partido contra la selección vencedora del Mundial de la FIFA.

Robots humanoides en la cultura

La fabricación de robots humanoides ha tenido un espacio muy importante en el sector cultural mundialmente, con una gran aceptación de las personas. Podemos mencionar algunos modelos robóticos como ejemplo.

Robot humanoide HRP-4C

Es un robot humanoide, creado por el AIST (Instituto Nacional de Tecnología y Ciencia Industrial Avanzada de Tokio) presentado al público en 2009. Se trata de una mujer robot de fisonomía asiática de 1,58 m de estatura y 43 kg de peso contando con la batería.

Utiliza 30 motores para desplazarse y es capaz de adoptar poses e, incluso, de bailar y cantar. El rostro, recubierto de silicona, cuenta con ocho motores propios para modificar su expresión de una forma asombrosamente realista.

Robot Toyota violinista

Nuestro segundo ejemplo es un robot humanoide violinista. En 2007 Toyota deleitó al mundo con un robot humano capaz de tocar el violín.

En ese momento la compañía japonesa se planteó como objetivo para 2010 introducir en el mercado varios modelos de robots capaces de tener la destreza de poder tocar el violín y otros instrumentos musicales.

Robots humanoides en astrofísica

La NASA ha impulsado la fabricación de robots humanoides para sus investigaciones astrofísicas. Diseñado para realizar tareas complejas en ambientes peligrosos.

Robot Valkyrie

Es un robot humanoide que puede caminar sobre terreno irregular, subir una escalera, usar herramientas y manejar. Valkyrie tiene que lograr operar en espacios donde operaría una persona, la idea es que hagan el trabajo que sería demasiado arriesgado para una persona real.

Mide 1,9 metros, pesa 125 kilos y funciona con baterías que lleva en una mochila y que le dan alrededor de una hora de energía. Tiene 44 grados de libertad, y ejes de rotación en las articulaciones, lo que significa que es relativamente flexible.

La batería es fácil de reemplazar en un par de minutos, mientras que algunas de sus partes también: un brazo dañado puede ser reemplazado por un nuevo. Incluso se puede poner un brazo derecho en el lado izquierdo, porque la construcción es igual.

Robots humanoides para relaciones íntimas

Muchas son las empresas que están desarrollando los robots humanoides, es por eso que se está abriendo un gran mercado y perfeccionando modelos como los geminoides que son como clones humanos.

Todo esto fue posible gracias al emprendimiento de dichas empresas y sobre todo la colaboración del profesor Hiroshi Ishiguro. A traves de su obra, Ishiguro investiga el potencial de la presencia humana en los objetos artificiales. Esto se demuestra de forma más clara en sus geminoides, que incluso han sido protagonistas como actores de teatro.

Los geminoides han motivado en Estados Unidos que se estudie el posible mercado de robots humanoides que tengan la capacidad de mantener relaciones íntimas con seres humanos.

Estados Unidos tiene una experiencia positiva con la fabricación de robots humanoides para salvamento y prepara una regulación legal que le permita en un futuro la comercialización de robots pensados para tener relaciones íntimas con adultos.

Estos robots podrían ser apasionados, pacientes, resistentes y llenos de amor de una forma personalizada y más intensa que una pareja habitual humana. Y, si esto fuera poco, sus las habilidades siempre podrían ser actualizadas al descargar, en la memoria del robot, literatura erótica, archivos para adultos y resultados de investigaciones científicas.

Las empresas interesadas en el mercado ha iniciado un estudio científico que le permita la construcción de una base legal. El estudio científico parte de las estadísticas que indican que tener entre 300 a 700 orgasmos anuales, prolongan la vida de una persona de cuatro a ocho años. Además, una serie de estudios afirman que al menos tres orgasmos semanales nos hacen parecer 10 años más jóvenes.

Robot RealDooll X

El pasado año 2018 se hizo oficial el lanzamiento de la RealDooll X, que es un modelo de robot humanoide con inteligencia artificial diseñado para mantener relaciones íntimas.

*Puedes activar la traducción automática en español

Tiene la fisonomía de una mujer atractiva y joven. Se lanzó al mercado norteamericano con un precio base de 200 mil dólares. En el mercado se distribuye como juguete erótico con el nombre Harmony.

Este robot se basa en una plataforma de inteligencia artificial desarrollada por Realbotix, la cual es una especie de chatbot que se sincroniza con nuestro smartphone u ordenador a través de una aplicación, desde donde se configura el robot y su personalidad.

Historia de los robots humanoides

La Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, de Paraguay, desde el año 2014 ha venido estudiando la historia de los robots, valiéndose del trabajo del profesor Edgar Fernández.

Según el estudio de Fernández hay cuatro generaciones de robots, y lo resumimos a continuación.

Primeros robots humanoides

Desde la antigüedad, ya en el siglo XVI había gran cantidad de pequeños robots, que eran figuras con mecanismos de relojería que hacían diversos movimientos, como rezar, tocar música, caminar o danzar, etc.

Eran figuras humanas que podían imitar el comportamiento humano. Los relojeros del siglo XVIII, hábiles e ingeniosos con la composición de mecanismos de engranajes, crearon algunas famosas criaturas mecánicas.

Robot humanoide de Leonardoda Vinci (Siglo XVI)

El primer boceto de robot humanoide movido por fuerza hidráulica fue elaborado por Leonardo da Vinci, pero se desconoce si alguna vez llegó a culminar ese proyecto.

Robot humanoide de Leonardoda Vinci
Robot humanoide construido en 2007 por Mario Taddei a partir de los bocetos de Leonardoda Vinci redescubiertos en 1950.

Robot humanoide de Vaucanson (1738)

El primer robot de la historia se creó en 1738 por Jacques de Vaucanson, quien hizo uno que podía tocar la flauta.

Robot humanoide Elektro (1939)

De 7 pies de medida (2.1 m) y 265 libras de peso (120 kg), podía andar por orden de voz, hablar aproximadamente 700 palabras (utilizando un 78-rpm tocadiscos), fumar cigarrillos, inflar globos, y mover su cabeza y brazos. El cuerpo era de acero y motor-esqueleto cubierto por una capa de aluminio.

Robot humanoide PUMA (1975)

La historia de los robots humanoides modernos nace en 1975 por un ingeniero mecánico llamado Victor Sheinman que desarrolló un brazo androide haciendo que éste sea realmente flexible. Lo nombró PUMA (Manipulador Universal Programable).

El PUMA era capaz de dibujar y mover objetos y colocarlos en cualquier orientación en un lugar deseado que estuviera a su alcance. El concepto básico de multiarticulación del PUMA es la base de las características de los robots actuales. Con el paso del tiempo la tecnología ha ido evolucionando y se han podido crear los diferentes androides.

El boom de los robots humanos

Segunda y tercera generación de robots humanoides

Los cambios en Robótica fueron tan rápidos que la transición de robots primitivos a los de una segunda y tercera generación en la segunda mitad de los años 70 ni se notaron.

La segunda generación de robots era reprogramable, de tipo brazo, dispositivos manipuladores que solo podían memorizar movimientos repetitivos, asistidos por sensores internos que les ayudan a realizar sus movimientos con precisión.

La tercera generación de robots entra en escena a finales de los años 70, tienen sensores externos (tacto y visión por lo general) que dan al robot información (retroalimentación) del mundo exterior. Estos robots pueden hacer elecciones limitadas o tomar decisiones y reaccionar ante el entorno de trabajo, se les conoce como robots adaptativos. Es en esta década donde se empieza a desarrollar la aparición de los humanoides bípedos y de los humanoides móviles.

Robot Shakey (1979)

El primer robot humanoide móvil capaz de razonar sobre su entorno. Construido por el Stanford Instituto de Búsqueda (ahora SRI Internacional). El robot Shakey combinó entradas de sensor múltiple, incluyendo cámaras de televisión, láser rangefinders, y sensores de golpe a navigate.

*Puedes activar la traducción automática en español

Cuarta generación de robots humanoides y su boom en la actualidad

La cuarta generación es en la que el robot emplean la inteligencia artificial y hace uso del ordenador más avanzado que existe en la actualidad.

Estos ordenadores no solo trabajan con números, sino que también trabajan con los propios programas, hacen razonamientos lógicos y aprenden. La inteligencia artificial permite a los ordenadores resolver problemas inteligentemente e interpretar información compleja procedente de avanzados sensores.

Robot Asimo (2000)

Un modelo que representa muy bien la evolución de la robótica hasta la inteligencia artificial es el robot humanoide Asimo. Es el robot humanoide más avanzado del mundo, o uno de ellos.

Es capaz de andar, correr, subir y bajar escaleras, girarse suavemente e imitar muchos otros movimientos humanos. Creado por Honda en 2000, responde a la apuesta por la robótica que la empresa japonesa se planteó en los años ochenta (su primer robot bípedo fue presentado en 1986).

La empresa japonesa va incluyendo mejoras en todas sus nuevas versiones. En la última, Asimo es capaz de ser controlado por una persona mediante un dispositivo ICC (interface computadora cerebro) con gran precisión.

Robots humanoides en la actualidad

En la actualidad los robots humanoides más complejos por su similitud a los humanos son los modelos geminoides que ha desarrollado la Universidad de Osaka (Geminoides TM).

Robot ERICA (2017)

La Universidad de Osaka, tiene entre sus miembros a ERICA, un robot humanoide que sale del patrón de la firma Geminoid TM porque no está basada en una persona real. ERICA trabaja como recepcionista en los laboratorios del Dr. Hiroshi, en la Universidad de Osaka.

Mantiene una interacción social con los visitantes, puede contactar con personas del equipo de trabajo, tomar agenda y dar mensajes. Tiene además un programa que le permite dar información del clima en tiempo real, incluso de expresar detalles propios de la intimidad, como por ejemplo describir a las clases de chicos que le gusta.

Los sistemas de inteligencia artificial de ERICA se desarrollan y alimentan cada vez que interactúa con seres humanos. Las personas que han tenido la oportunidad de interactuar con ella afirman que demuestra tener una personalidad propia y no la de una máquina.

Además, ERICA tiene una memoria que le permite identificar miembros de su familia (virtual), por ejemplo una de sus hermanas es actriz y ha actuado tanto en el teatro como en el cine.

La velocidad en que se mueven los adelantos científicos y tecnológicos hacen pensar que robots humanoides como ERICA pronto podrán ser vistos trabajando como recepcionistas, secretarias, acompañantes o presentadores de programas de televisión.

El futuro de los robots con forma humana

El futuro de los robots con forma humana es prometedor, y los estudios apuntan a la tendencia de una nueva línea de producción conocida como: nuevos robots móviles humanoides de servicios.

A diferencia de los tradicionales robots fijos de manipulación y fabricación, es decir, robots industriales, estos nuevos robots móviles humanoides pueden realizar tareas en un gran número de entornos distintos. A estos robots no industriales se les conoce como robots humanoides de servicio. Los usos de los robots humanoides cada vez son más diversos y específicos.

Los robots humanoides de servicio proporcionan muchas funciones de utilidad, se emplean para el ocio, la educación, fines de bienestar personal y social. Por ejemplo, hay prototipos que recorren los pasillos de los hospitales y cárceles para servir alimentos, otros navegan en oficinas para repartir el correo a los empleados.

Los robots humanoides de servicios son idealmente adecuados al trabajo en áreas demasiado peligrosas para la vida humana y a explorar lugares anteriormente prohibidos a los seres humanos. Han probado ser valiosos en situaciones de alto riesgo como en la desactivación de bombas y en entornos contaminados radioactiva y químicamente.

Según especialistas en robótica como el profesor Gurvindiker Virk, no se han tenido en cuenta las leyes de Isaac Asimov en torno a la hipótesis de los robots de dañar o no a los humanos. Las tres leyes de Isaac Asimov son:

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que una persona sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o la segunda Ley.

Es por ello que la ISO (Organización Internacional para la estandarización) ha completado la tarea de definir los parámetros por los que se deben regir los robots pensados para atender y cuidar a personas.

Así como la ISO-9001 es la referencia mundial para la gestión de calidad, la norma ISO13482 aspira a convertirse en lo mismo en el ámbito de los robots humanoides. Elaborada por científicos expertos en robótica, abre la puerta a la fabricación de asistentes seguros en todo el mundo.

Esta norma ISO demoró casi una década en completarse debido al complejo calibre de la tarea: sus centenares artículos son mucho más elaborados que las tres leyes que ideó Isaac Asimov.

El primer gran problema al que se enfrentaron estos especialistas en robótica fue el de delimitar las innumerables posibilidades que implica el concepto: robots para el cuidado y asistencia de personas cubre un espectro tan amplio de aparatos inteligentes que incluye desde un perro lazarillo con ruedas hasta un exoesqueleto para una pierna inmóvil, pasando por un brazo autónomo que dé de comer a un anciano.

Tras descartar hacer un catálogo de todas las posibilidades, se optó por englobarlos en tres categorías: sirviente móvil, auxiliar físico y portador de personas. La normativa ISO puede servir de pilar sobre el que asentar la confianza de empresas y consumidores para abrirse a la aventura de meter un robot en casa.

De momento, la Comunidad Europea se resiste a que los robots tomen tareas como la de cuidar de ancianos y niños. Este estándar trata de enumerar soluciones a un centenar de situaciones potencialmente peligrosas para los seres humanos que interaccionen con robots cuidadores, con el objetivo de tratar de eliminar o reducir el riesgo hasta un nivel aceptable.

La última generación de robots humanoides (actualmente ya operan en el mundo 1,2 millones tanto en el ámbito civil como militar) realizarán trabajos físicos similares a los humanos para los que estarán programados y podrán operar de manera autónoma o teledirigida.

Cada vez serán más habituales los androides que aspiren la casa y corten el césped de manera autónoma; que distribuyan las medicinas en un hospital y hagan labores de mantenimiento, y operen en el campo de batalla.

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos cree que todavía falta tiempo para implantar habilidades cognitivas a los robots humanoides. El avance en la robótica libraría a la fuerza laboral de algunas tareas tediosas pero podría causar también una gran bolsa de desempleo, alerta el estudio.

Los avances en este frente serán claves también en la mejora de la salud humana. La esperanza de vida aumentaría y los sistemas de salud mejorarán en los países ahora en desarrollo, un panorama alentador que solo se podrá comprobar con el paso del tiempo.

Mejores empresas de robótica

Las seis mejores empresas de robots humanoides del mundo según el grupo español Robotoide para el período 2019/2020 son las siguientes:

Irobot

Fundada en el año 1990 por ex alumnos del MIT. Esta empresa se centra en construir robots para la exploración espacial y la defensa militar junto con robots de consumo.

Grey Orange

Fundada en el año 2011, tiene su sede en Singapur. Diseña y fabrica sistemas robóticos avanzados para la logística y la gestión de la cadena de suministro, incluidos los centros de automatización y rellenado de almacenes.

Epson Robots

Fundada en el año 1995. Es el líder del mercado de robótica industrial con sus productos y soluciones líderes en automatización de fábrica. Su principal producto son los robots SCARA que están en segundo lugar en la lista de robots juzgados en función del rendimiento.

Rethink Robotics

Rethink Robotics fue fundada en el año 2012. Trajo un auge en el sector de los robots colaborativos. Antes de que lanzaran su robot colaborativo llamado Baxter en 2012, los robots eran controlados por técnicos expertos. Y ahora la compañía ha redefinido el mercado y la estrategia de inversión en el campo de la robótica.

Alphabet Inc

Google repintó el lienzo del mercado de la robótica cuando lanzó su proyecto de coches sin conductor en 2009 bajo el nombre de Wayamo, cuya empresa matriz es Alphabet Inc.

La primera prueba de conducción exitosa se llevó a cabo en 2017. Google también ha creado su propio vehículo personalizado sin conductor. La compañía ahora ha adquirido Boston Dynamics, Schaft y Nest para impulsar su cartera en robótica.

Keenon

Fundada en 2010, por un equipo joven pero apasionado en las profesiones de inteligencia artificial, automatización, aprendizaje de máquinas y algoritmos con una visión sin precedentes para innovar y comercializar los productos de robots de servicio comerciales.

Actualmente se están utilizando en Estados Unidos y China en hospitales y hoteles para medir la temperatura, llevan medicamentos y alimentos e interactúan con humanos ante la pandemia del coronavirus.

En este artículo hemos comprobado cómo la tecnología nos afecta tanto personalmente como socialmente. Gracias a los robots con forma humana y a la biorobótica podremos despreocuparnos de las tareas del hogar, aprovechando ese tiempo para otras cosas como relacionarnos con los demás, leer, disfrutar de la naturaleza, o simplemente, descansar. Algunos robots humanoides que pueden ayudar a salvar vidas, o ayudar en tareas de alto riesgo pueden ser de gran utilidad, pero inventos de robots humanos como los geminoides todavía pueden acarrear un impacto de temor en la sociedad, porque aún no estamos preparados o porque simplemente nos encontramos aferrados a otros tiempos.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 4

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…