Libros clásicos románticos: Las mejores 50 novelas románticas de la literatura clásica. Amor en estado puro

5
(2)

En los libros clásicos románticos no solo exponían escenas de amor de forma exquisita, sino que también se hablaba conflictos personales, de historia, de la política y la religión, pero también las novelas clásicas románticas se mezclaban con la ficción, el suspenso y lo gótico.

En los siglos XVIII y XIX se desarrolló el movimiento del romance plasmado en el texto, el cual ofrecía a los ávidos lectores un nuevo mundo ficticio. Las novelas clásicas románticas destacaron por tener una fuerte presencia femenina ─en su mayoría heroínas─ y, de hecho, el público meta eran las mujeres. No obstante, en los libros clásicos románticos empezaron a aparecer nombres masculinos a la par de grandes escritoras; de esta forma, se creó un mar de textos románticos que no siempre terminan en finales felices. Sin más preámbulos, estas son las 50 mejores obras literarias que podrás leer. 

Libros para leer en pareja:
40 libros para parejas que mejorarán tu relación al instante

Leer artículo

Índice de contenido

Anna Karenina – Lev N. Tolstói

Anna Karennina (1877) no está de primero en la lista de los libros clásicos románticos por error. Este libro de Tolstói es considerado uno de los mejores de todos los tiempos, y se sitúa en los tiempos del imperio ruso donde se vive una historia de amor (protagonizada por Anna y el conde Vronsky) que se abre ante tus ojos con agonía y un romance extramatrimonial que tuvo graves consecuencias. 

Todo el drama está resumido en las más de mil páginas que hacen a Anna Karenina una de las mejores novelas románticas históricas.


McTeague – Frank Norris

Si buscas leer libros de amor en estado puro, McTeague (1899) no es para ti. En esta ocasión Norris narra cómo la avaricia, los celos y la ira pueden más que el amor y el deseo; y finalmente, logran sacar el lado más oscuro del personaje principal, el dentista McTeague, y su esposa Trina. 

Lo que el autor buscó en estas tantas líneas de literatura de amor fue contar una historia que no está lejos de ser la realidad humana. Este tipo de novelas antiguas hace que nos preguntemos hasta dónde puede llegar una persona dejándose llevar por la codicia y la maldad.


El Amor en tiempos del Cólera – Gabriel García Márquez

En 1985 se publicó la séptima novela del aclamado escritor colombiano, la cual se convirtió en otro hit de historias románticas que se diluyen con el realismo mágico y refleja los actos de un hombre que se deja llevar por expectativas e ilusiones. 

En estas lecturas románticas el lector conoce a Florentino Ariza, quien tiene más de 50 años en la espera del amor de su vida que no fue correspondido, y pese a que se lanzó a 622 aventuras amorosas, cuando finalmente ve la oportunidad de tenerla para él, intenta conquistarla…¿Lo logrará?


Jane Eyre – Charlotte Brontë

Jane Eyre (1847) es uno de los libros de literatura romántica más recomendados porque relata la vida de una niña que, aunque se ve tranquila y sencilla, tiene que atravesar varios baches del destino como, por ejemplo, su tía abusiva, la escuela, y también el amor que le tiene a Rochester. Sin embargo, Jane es fuerte, determinada y su coraje la lleva a lograr sus cometidos. 

Dato curioso: Hay vivencias de la escritora que están plasmadas en el libro a través de la historia de Jane.


Romeo y Julieta – William Shakespeare

Si hablamos de obras literarias de amor, hay que nombrar a Romero y Julieta (1623) , un amor que está destinado a lo imposible porque las familias Montesco y Capuleto son enemigos a muerte. Pero eso no impidió que los jóvenes quisieran fusionar sus almas y se casaran en secreto para sellar uno de los amores más intensos y efímeros que ha existido.

Quizás es algo ridículo buscarle el sentido a Romeo y Julieta, porque, si lo pensamos con claridad, ambos se enamoraron en una sola noche; no es imposible, pero sí parece una locura. Pero, por supuesto, este es uno de los textos de libros de amor que todo el mundo debe leer solo por culturizarse.


Orgullo y Prejuicio – Jane Austen

Orgullo y Prejuicio (1813) es por excelencia una de las novelas clásicas románticas que hay que leer. Está en el top de la literatura inglesa romántica porque la forma en la que está escrita atrapa al lector; los personajes están bien desarrollados y describe la relación entre Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy. 

En estos libros sobre el amor y las diferencias sociales, Orgullo y Prejuicio también narra la necesidad de buscar una buena posición económica.


Madame Bovary – Gustave Flaubert

En estas recomendaciones de libros románticos continuamos con Madame Bovary (1856) una obra que salió a la luz para ofrecer un poco más de realismo a las novelas de época. Flaubert deja a los lectores en la historia de un matrimonio, el de Charles y Emma Bobary, que se llenó de infelicidad y terminó en la nada con un fruto del amor que se desvaneció.

Este tipo de libros sobre el amor, que está escrito con un estilo lleno de prosa y poesía bien cuidada, en su momento fue calificado como  una de las obras románticas más “obscenas y adúlteras”.


Tess, la de los D’Urberville – Thomas Hardy

Tess, la de los d’Urberville (1891) es una de las mejores obras literarias de Hardy, quien dejó de lado la ficción a la cual estaban acostumbrados los electores en ese entonces, para dejarlos caer en un texto que habla de “lo inmoral” y deja en el foco a la heroína, Tess. 

Tess es una de las obras de amor más aclamadas, porque la novela está repleta de tragedia, de desamores, sexo y también de injusticias que se alínean la jerarquía social.


El Retrato de una Dama – Henry James

En 1881, en los primeros años de escritura popular de James, se publicó una de las novelas románticas para leer que hablaba de independencia femenina. La protagonista es Isabel Archer, una joven estadounidense con inteligencia que le da un gran valor a su libertad, así que viajó a Europa para respirar nuevos aires y conocer otras culturas. Isabel llamó la atención de todos, pero solo se fijó en un hombre: Gilbert Osmond. 

Isabel se casó con Gilbert, pero seguía insistiendo en que su libertad era lo más importante. Leer la historia de esta joven es conocer muchas historias más de la vida real que desencadenan en el interés, el orgullo y la lucha por la independencia propia.


El Corazón es un Cazador Solitario – Carson McCullers

Las novelas rosas no siempre suelen serlo, y El Corazón Es un Cazador Solitario (1940) es un claro ejemplo. En esta ocasión McCullers arroja luz sobre la soledad y el aislamiento, que es lo que experimenta John Singer, el personaje principal. John es sordo y vive en un pequeño pueblo de Georgia, donde las personas con discapacidades acuden a él en busca de ayuda y compresión. 

La obra en sí se centra en lo que representa ser marginado por la raza, la política, las creencias, o por tener una discapacidad. En cuanto a la narrativa, es una de las novelas románticas de época que hace que el lector se cuestione cada vez más buscando esperanzas para que alguien entienda la realidad de John.


Emma – Jane Austen

Emma (1815) puede figurar como una de las novelas románticas juveniles más fáciles de digerir. Está ambientada en Highbury, Inglaterra, a principios del siglo XIX, y nos muestra a Emma Woodhouse, una chica guapísima, adinerada e inteligente que está convencida de que ella no se casará, pero sí es muy buena buscando esposos para otras mujeres. Pero no todo es bueno en esta joven, ya que también era muy testaruda, malcriada y entrometida.

Por supuesto, la novela de Austen (que está entre los mejores libros de romance juvenil) habla de las aventuras y desventuras de Emma, pero también de cómo la sociedad se basaba en el estatus para llegar al matrimonio y qué se puede obtener de ese “amor” consumado. El apellido, la reputación, y el dinero eran factores dominantes en la época; la clase baja y la alta debían ser como el agua y el aceite.


La Letra Escarlata – Nathaniel Hawthorne

La Letra Escarlata (1850) es considerada por muchos como una obra maestra de la literatura estadounidense clásica, y uno de los libros para leer de amor más destacados, que muestra la vida de Hester Prynne, una mujer que tuvo un hijo fuera del matrimonio casi por accidente, pues creyó que era viuda de Roger Chillingworth, quien luego llega a Nueva Inglaterra para ocultarse de todos en busca de la verdad.

Por supuesto, Roger enfrenta a Hester y la obliga a usar la “A” en color escarlata como castigo por su adulterio. La historia transcurre mientras el esposo busca al preciado amante, pero Hester defenderá a capa y espada su acto de amor.  A pesar de las críticas y el desprecio, ella es la heroína del cuento.


Cumbres Borrascosas – Emily Brontë

Cumbres Borrascosas (1847) es una novela cargada de drama y poesía que no solo muestra la porción de romance necesaria de los libros clásicos de amor, sino que también emana el odio producto de la venganza. 

Un común denominador en los libros de novelas románticas es el seguimiento de la madurez del protagonista, y eso sucede con Heathcliff. Brontë describe su vida llena de obstáculos al ser huérfana, pero también cómo renace de las cenizas y busca arremeter contra aquellas familias que, a su juicio, hicieron que su vida fuese un desastre.


Maurice – E. M. Forster

La literatura romántica no solo está basada en el amor heterosexual. Por ejemplo, cuando Forster decidió aventurarse a escribir sobre amor y sexo entre hombres, este tema era poco hablado y muy condenado; es por eso que Maurice se escribió entre 1913 y 1914, pero fue publicada póstumamente en 1971.

Maurice entra en la lista de los libros recomendados de amor  porque nos cuenta a historia de un joven de clase media que busca lugar dentro de una sociedad que no acepta ni entiende de amores entre personas del mismo sexo. En la novela, que es una crítica a la sociedad británica represiva, Forster desarrolla la vida del chico, su paso a la adultez y cómo lidia con sus deseos para ser un “hombre normal”.


Outlander (Saga) – Diana Gabaldon

Desde Forastera (1991) hasta Dile a las Abejas que me Fui (2021), la saga de Outlander —uno de los mejores libros de amor juvenil— se convirtió en una de las novelas más exitosas de todos los tiempos e hizo que lo clásico también fuese algo cool para los jóvenes, algo que se suma al éxito de la serie del mismo nombre en Netflix. 

Outlander, la saga de novelas juveniles románticas, muestra batalla por tierras, conductas sexuales cuestionables, misterios que deben ser resueltos y líneas temporales que necesitan de tu atención. Hay muertes, hay odio y amor; también abunda el realismo mágico y, según la misma Diana, su novela tendrá un final feliz.


Delta de Venus – Anaïs Nin

Delta de Venus (1940) no se fía mucho de las otras novelas literarias de amor, pero sí despliega ante tus ojos varias líneas de ficción erótica de época en 15 relatos cortos que son sensualidad pura. Esta novela de Nin contiene textos que desbordan pasión, relaciones amorosas en “lenguaje de mujeres” y desde “el punto de vista de una mujer” en cuanto la sexo. 

En efecto, la escritora dejó volar su imaginación para pescar los deseos de los lectores y que estos se vieran reflejados en cada historia. El erotismo y el amor no se capan de tu vista en uno de los mejores libros sobre amor.


La Venus de las Pieles – Leopold von Sacher-Masoch

Seguimos con Venus, pero una muy diferente de la que hablamos anteriormente, pues esta novela de 1870 quita las máscaras de niños buenos a los ciudadanos del siglo XIX. En estas novelas literarias románticas, Sacher-Masoch cuenta la historia de un hombre que cae rendido ante la belleza de una mujer y deja salir a flote sus deseos más sádicos; es por ello que la invita a esclavizarlo y a tratarlo tan mal como ella desee.

La Venus de las pieles es una de las novelas románticas históricas más inquietantes y no apta para los que no les va el sadismo. Sin embargo, también expone los deseos de las personas: unos quieren ser dominados y otros los dominantes.


Doctor Zhivago – Borís Pasternak

El Doctor Zhivago (1957) nos lleva a Rusia en el siglo XX y nos cuenta la historia de Yury Zhivago, un hombre que se debate entre dos amores: Tonya, su esposa, y Lara, su romance externo. Sin embargo, esta novela no solo se centra en esta situación de engaños y tensión, sino que también habla de la historia (la Primera Guerra Mundial, la Revolución y la Guerra Civil), y cómo se intentaba vivir en aquél entonces.

En esta epopeya de libros de historias románticas, Yury es un héroe inestable que tiene varios momentos de felicidad, se deja llevar por sus emociones, pero la tragedia y el mundo oscuro parece ser su destino


La prima Bette – Honore de Balzac

Continuando con los libros de historias románticas, está Prima Bette (1846) un libro que habla de Lisbeth Fischer, una mujer de campo que vive del mal humor, es envidiosa, y busca arruinar a la familia Hulot enmascarándose en una bondad que no existe. 

Bette es uno de los libros románticos de época que muestran la personificación de la venganza, pero también se ven otros personajes que están llenos de codicia, son manipuladores y egocéntricos.


El Castillo de Otranto – Horace Walpole

En 1764, de la mano de Walpole, nació El Castillo de Otranto, una de las primeras novelas clásicas románticas que se impregnó de lo gótico. Cuenta la historia de Manfred, el príncipe de Otranto, quien desea dejar el castillo para sus descendientes, pero el destino dará un giro inesperado. 

El castillo de Otranto es uno de los libros de amor recomendados que “fue un intento de combinar los dos tipos de romance, el antiguo y el moderno. En el primero todo era imaginación e improbabilidad; en el segundo, la naturaleza siempre está destinada a ser copiada con éxito (…)”, según su autor.


Carol – Patricia Highsmith

Carol (o el Precio de la Sal) es una novela de 1952 que cuenta una historia de amor lésbico, en medio de una persecución, que transcurre en Nueva York, en los años 50. De acuerdo a Highsmith, esta novela salió de ella con naturalidad (porque se basa en sus experiencias) y fue “como de la nada… Principio, medio y final. Me tomó alrededor de dos horas”.

Este es uno de los libros para leer románticos porque es transparente, cautivante y mantiene al lector con los ojos abiertos hasta que llega el final.


Balada del Viejo Marinero – Samuel Taylor Coleridge

La obra del inglés Samuel Taylor Coleridge trata sobre un hombre que se embarca en un viaje impulsivo que le cambiará para siempre la vida. Nuestro protagonista vive en la constante lucha interna por asumir sus errores, pero también se abre hacia el camino del aprendizaje y el arrepentimiento.  La Balada del Viejo Marino (1789) es un poema que lleva al lector en un viaje agitado, pero deja como enseñanza que lo que “aquí se hace, aquí se paga”.


Ivanhoe – Sir Walter Scott

Ivanhoe (1819) está ambientada en la Inglaterra de finales del siglo XII y figura como una de las novelas más influyentes del siglo XIX. Ubica al lector en tiempos medievales con todos sus detalles (reyes, princesas, caballeros, etc.) y tiene un estilo narrativo parecido al de Shakespeare. Es una historia edificada con romance, ficción y mucho drama familiar. 

Esta puede ser una buena recomendación en cuanto a novelas de amor juveniles y, como dato curioso, el título puede sonar a algo romántico, pero puede significar cualquier cosa, según el mismo Scott.


La Princesa Prometida – William Goldman

Entre los mejores libros románticos juveniles está La Princesa Prometida (1973), que gira en torno a la joven más hermosa del mundo llamada Buttercup, su verdadero amor, Westley y un príncipe llamado Humperdinck que pretende a la chica y desea hacerla su esposa.  Es una novela romántica de fantasía que narra la aventura de Westley en busca de su amor.

Además, funciona bien como parte de los libros de comedia romántica, pues tiene un humor que se despliega en ocho partes, en las cuales vemos a los personajes desenvolverse.


Lo que el Viento se Llevó – Margaret Mitchell

Lo que el Viento se Llevó (1936) es una historia que sigue la vida y madurez de Scarlett, una bella joven estadounidense que debe enfrentarse a los horrores de la guerra, que trajo consigo muertes y pérdidas significativas. 

Asimismo, la novela cuenta cómo funcionaba la vida entre los blancos ricos y los esclavos afroamericanos, algo que fue muy criticado en aquel entonces. Aún así, la obra de Mitchell ganó el premio Pulitzer en 1937.


El Conde de Montecristo – Alexandre Dumas

El conde de Montecristo (1844-1845) es una novela romántica de Alexandre Dumas, quien describe la época de la Restauración borbónica en Francia y cuenta la historia de un hombre víctima de la injusticia que se escapa para buscar venganza.  En esta novela, Dumas crea una trama interesante que está invadida de misterios y revelaciones, pero también centró la atención en la corrupción que reposaba en el sistema político, financiero y judicial francés.


Acariciando el Terciopelo – Sarah Waters

Acariciando el Terciopelo (o El Lustre de la Perla) es una novela romántica de 1998 que tiene trama repleta de sexo lésbico —haciendo honor al título—, pero no está promocionando el lesbianismo sexualizado. Lo que Waters hace es presentar una realidad a través del erotismo y relata los acontecimientos de mujeres y personas transgénero de la era victoriana.

De acuerdo a la autora, su obra ambientada en el Londres de la década de 1890 no buscó ser realismo histórico, pero aún así lo logró y mostró experiencias que, quizás, hasta el Sol de hoy siguen ocultas.


Norte y Sur – Elizabeth Gaskell

Norte y Sur, (1855) es una novela que muestra las diferencias entre Inglaterra rural del sur y el norte industrial, pero también se enfoca en la historia de amor que se desarrolla en medio del caos de la Revolución Industrial. Esta obra de Gaskell se considera romántica, pues tiene todos los ingredientes, pero no es una novela rosa.


Como Agua para Chocolate – Laura Esquivel

En 1989 la icónica escritora chilena, Laura Esquivel lanzó Como Agua Para Chocolate, una novela impregnada de romance y realismo mágico que nos muestra a la protagonista, Tita, y su sufrimiento por un amor imposible. La historia se desarrolla en los tiempos de la Revolución Mexicana, por lo que fueron tiempos rudos y agitados.

Tita amaba estar en la cocina y sus emociones (el amor, la rabia y el deseo) se reflejaban en los platos. La historia es maravillosa pero también refleja las injusticias y costumbres de aquella época que no jugó a favor de Tita.


Rebecca – Daphne du Maurier

Rebecca puede considerarse como uno de los libros clásicos románticos más raros porque tiene tintes góticos, y porque se presenta también como un thriller psicológico sobre una chica que se obsesiona con la fallecida esposa de su pareja. Este entra en los libros de amor recomendados porque en Rebecca se dejan ver inseguridades, dramas familiares y los atributos humanos oscuros: los celos y las traiciones.


La Esposa del Viajero en el Tiempo – Audrey Niffenegger

Aunque no es una novela tan antigua, pues es de 2003, La Esposa del Viajero en el tiempo se convirtió en un clásico para leer y uno de los libros románticos para leer. Niffenegger narra la historia de Clare y Henry, quienes se conocen desde que ella tenía seis años y él 36, y su amor creció hasta que se casaron cuando Clare cumplió los 23 y Henry tenía 31.

Suena descabellado, pero esta novela nos muestra a un personaje que tiene “una condición” que lo hace viajar en el tiempo. Aquí, Clare y Henry deben luchar por mantener su amor y enfrentarse a las adversidades.


El Pájaro Espino – Colleen McCullough 

El Pájaro Espino (o El Pájaro Canta Hasta Morir) de 1977, es una novela de drama y romance que cuenta la vida de la familia Cleary de Drogheda, Australia, pero se centra en Meggie y el sacerdote Ralph, quien tenía a la joven embelesada de amor. Esta historia deja ver cómo las ambiciones pueden triunfar sobre el amor y cómo las decisiones forjan los caminos de la vida.


Tokio Blues, Norwegian Wood-  Haruki Murakami

Tokio Blues, Norwegian Wood (1987) puede figurar en el top de los lobros de amor juvenil orque cuenta la historia del tokiota Toru Watanabe, un estudiante universitario de primer año que experimenta el sexo, el amor y numerosas decepciones, y hace que el lector también experimente esa sensación de vacío. Sin embargo, Murakami muestra la otra cara de la moneda en cuanto al  desarrollo psicológico del personaje y el significado de la vida.


El cuaderno de Noah – Nicholas Sparks

Otro de los libros de amor para adolescentes es El Cuaderno de Noah (1996). Esta es una de las novelas clásicas románticas más lindos de todos los tiempos. Nos cuenta la historia del amor entre Noah y Allie, quienes tuvieron que distanciarse cuando él se fue a la Segunda Guerra Mundial. Noah le envió un montón de cartas que nunca llegaron porque la madre de Allie las guardó en secreto.

Ambos se pensaban mutuamente sin saber cómo sería su reencuentro. Noah y Allie forman parte de una historia conmovedora que deposita la fe en el amor, y es por ello que figura como uno de los mejores libros románticos para adolescentes.


El Duque y Yo (Saga Bridgerton) – Julia Quinn

Siguiendo con libros románticos juveniles, presentamos a El Duque y Yo (2000) forma parte de la saga de ocho libros de Bridgerton, de Quinn, y se enfoca en la vida de Daphne Bridgerton, quien está cansada de que la vean como la solterona de la familia. Pero todo cambia cuando aparece el duque Simon Bassett, quien se robó la atención de todas las mujeres; para la suerte de la joven, este podría ser su salvavidas entre tanta presión por tener una relación amorosa en la alta sociedad.


La Indomable Sophia – Georgette Heyer

También se le conoce como La Gran Sofía (1950) a esta novela histórica romántica que se enfoca en Sophia, la hermosa y efusiva hija del Sir Horace Stanton-Lacy, quien se convierte en el pilar de su familia y buscará resolver los problemas de todos.. En su mente, ella todo lo puede, menos dejar de fijarse en su primo mayor.

Este es uno de los mejores libros de amor juvenil que muestra a la heroína Sophia con una personalidad efervescente, con un ingenio destacado y una alegría única. Es una historia divertida y ligera.


Una Habitación con Vistas – E. M. Foster

En Una Habitación con Vistas (1908), Foster pasea al lector por las de Lucy Honeychurch, una joven de clase media alta que visita Italia junto a su prima mayor Charlotte, y se encamina en un descubrimiento de su feminidad, los valores que la representan y las costumbres que está aprendiendo. Este libro es bastante ligero y tiene diálogos con mucho humor que van mostrando la exploración y el autodescubrimiento de Lucy.


El gran Gatsby – F. Scott Fitzgerald

El Gran Gatsby (1925) narra la trágica historia de Jay Gatsby, un millonario que busca a Daisy Buchanan, la chica que amó en su juventud. La novela está ambientada en la era del jazz, la bonanza de la posguerra y el licor legal; pero, en contraparte, también arroja a la luz el pasado pobre de Gatsby, quien una vez no tuvo nada. Con un final trágico se muestra la diferencia entre los nuevos ricos y los viejos.


Un Paseo para Recordar – Nicholas Sparks 

Un Paseo Para Recordar ( 1999) es otra novela de romance histórico de Sparks, que está ambientada en 1958, en Carolina del Norte, donde  Landon Carter y Jamie Sullivan viven su historia de amor, pero sufren altibajos debido a que son de mundos diferentes. La narrativa de esta novela es tan hermosa como desgarradora.


El Cuarto de Giovanni – James Baldwin

La novela de 1956 de Baldwin sitúa al lector en la vida de David, un estadounidense en Francia, que empieza a hacer memoria de todo lo vivido… Piensa en su novia Hella y en su amante Giovanni, que está al borde de la decapitación. Este es otro escenario el que un hombre se siente mal por estar con otro hombre, porque la homosexualidad no es aceptada, así que vaga por la vida en la búsqueda de su hombría, esa que dejó en el Cuarto de Giovanni.


Por Siempre Ambar – Kathleen Winsor

Winsor cuenta la historia de una mujer que quedó sin casa y sin un peso en sus manos, pero lo dio todo hasta llegar a la cima y ser parte de la cúspide de la sociedad. Amber St. Clare es la protagonista de esta historia en la que usa sus mejores atributos para triunfar, pero no tiene el amor del hombre que ha querido toda su vida. Por Siempre Ambar (1944) es un gran romance histórico que derrocha sensualidad, astucia y poder femenino.


La Abadía de Northanger – Jane Austen

De nuevo entra en escena Jane Austen y, esta vez, lo hace con La Abadía de Northanger(1817), su novela póstuma que combina los elementos de las novelas clásicas románticas con sátira y cuentos góticos de terror.  El personaje principal es Catherine Morland, la hija de un párroco que se permea con conocimientos mundanos, pero todo cambia en Northanger, donde adquiere otra visión del mundo que conoce.


Frankenstein o el Moderno Prometeo – Mary Shelley

Frankenstein (1818) cuenta la historia del científico Victor Frankenstein y su misteriosa creación, la cual resultó en una criatura horrible y obtuvo el rechazo de la humanidad y de su propio creador. Más allá del suspenso que pudiese generar, la trama aborda el poder de la ciencia y el peligro de ejecutarla con ambición.


La Dama de las Camelias – Alexandre Dumas (hijo)

La Dama de las Camelias (1848) es una novela clásica romántica que narra la historia de Marguerite Gautier y Armand Duval. Este amor se ve empañado por las costumbres de la sociedad francesa de mediados del siglo XIX, y ambos se separan; para luego descubrir que la joven estaba muriendo y la felicidad fue efímera.


La Edad de la Inocencia – Edith Wharton

La Edad de la Inocencia (1920) ubica al lector en la sociedad neoyorquina de clase alta a finales del siglo XIX, y cuenta  la historia de Newland Archer, quien está comprometido con la bella May Welland, al tiempo que se fija en la condesa Ellen Olenska, prima de May. Básicamente, la novela de Wharton narra un romance condenado por el viejo Nueva York gobernado por los viejos ricos y las familias “patricias”.


Una Rosa en Invierno – Kathleen Woodiwiss

La novela literaria de amor de Woodiwiss de 1982 es muestra la historia de Erienne y su paso a convertirse en Lady Saxton, y gran señora de una mansión casi en ruinas. Pese a que se esfuerza por enamorarse de su nuevo esposo, el corazón de Erienne está dividido en dos, pensando en aquel hombre que le roba sus pensamientos. Es un romance histórico que muestra la lucha entre el amor y el honor.


María – Jorge Isaacs

El escritor colombiano mostró en María (1867), su única novela y la más importante del siglo XIX, el costumbrismo y el romance latinoamericano con la historia narrada por Efraín, quien es el constructor de los hechos y lleva a los lectores al pasado y el presente cargado de emoción; también se evidencia la pérdida de un amor y se llora sin miedo a la exposición. Si buscas novelas cortas de amor, esta es una cargada de sentimentalismo, sensibilidad y masculinidad.


La Regenta – Leopoldo Alas ‘Clarín’

La Regenta (1884-1885) es una obra maestra que forma parte de las novelas clásicas más destacadas del siglo XIX y del realismo literario español. En esta ocasión, Alas relata la horrible historia de Ana Ozores, quien está cansada de su monótona vida y, en un desespero, busca saciar su sed de renovación.  Asimismo, La Regenta explora la psique del personaje y la deconstrucción de su alma.


Esas Viejas Sombras – Georgette Heyer 

Otra de las opciones de novelas de amor para leer es Esas Viejas Sombras (1926) forma parte de la trilogía de Alistair. Es romance histórico puro y se sitúa en el París de mediados del siglo XVIII, para mostrarnos al frío y calculador “Satanás” o Justin Alistair, el duque de Avon y a Leonie, que tras varias vueltas de la vida terminan juntos y se declaran su amor.


La leyenda de Sleepy Hollow – Washington Irving

La leyenda de Sleepy Hollow (1820) es un cuento de ficción que entra en la lista de las novelas románticas cortas que no solo se centra en el famoso Jinete sin Cabeza, sino que también habla de dos hombres que entran en conflicto al fijarse en una misma mujer. Sleepy Hollow explora temas como el romance, lo sobrenatural y describe cómo era la vida poscolonial estadounidense.


Hemos concluido con la selección de las 50 novelas clásicas románticas y, como dijimos al inicio, el hecho de que estén catalogados como libros clásicos románticos no quiere decir que las tramas solo giren en torno al amor. A decir verdad, muchos de los libros románticos recomendados aquí no destacan por sus historias románticas; son novelas de época que también pueden estar llenas de ira y de odio, y esto lo vimos en los libros recomendados de literatura inglesa.

Puntúa este contenido

Puntuación: 5 / 5. Votos: 2

Referencias:

Contenido recomendado

Lo último

Otros están viendo…

Dejar respuesta

Deja tu comentario
Escribe tu nombre