domingo, 26 junio 2022 |

Actualizado a las

23:44

h CEST

22.5 C
Madrid

Ideas de un texto: cuáles son, ejemplos y claves de cómo identificar los temas de un texto (principales, secundarias…)

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Las ideas de un texto (principal y secundaria) son necesarias para que el escritor o escritora pueda lograr una comunicación exitosa, ya que esos temas de un texto funcionan como un molde y una estructura para la definición y construcción de un tema global.

Para que las demás personas puedan comprender lo que quieres decir en tu asignación, ensayo, marco conceptual, artículo o en un pasaje, es esencial tener definidas las ideas de un texto, es decir, las ideas principales y secundarias; estas permiten que más adelante se puedan sacar palabras claves de un texto, pero también ayudan en el proceso de cómo se identifica un párrafo u oración destacada y su tema principal. Para seguir ahondando en la comprensión lectora, te invitamos a seguir leyendo sobre la importancia de identificar los temas de un texto.

Redacción académica:
Definición, importancia, características, tipos y ejemplos de escritura académica

Leer artículo

¿Qué son las ideas principales?

Bien, empezamos por lo primero y lo más importante del texto: la idea principal… ¿Y qué es una idea principal? En pocas palabras, es aquella en la que se identifica la información más explícita del texto, algo que también se conoce como ideas centrales. Dicho esto, una definición de lo qué es una idea central es el “concepto clave”: despliegue de detalles (mayores y menores) que ayudan a tener una mejor comprensión de lectura, ideas principales y secundarias.

En resumidas cuentas, cuando se habla de lo qué es la idea principal, simplemente la definimos como la información más importante que el autor o la autora quiere que sepas (debe ser identificable) sobre el concepto del artículo o de su trabajo, 

Importancia en el texto

Al inicio de esta entrada hablamos de que es necesario poder identificar a las ideas de un texto, puesto que esto hace que la persona que está leyendo pueda entender mejor de qué va todo el trabajo en medio de tanta información. Los autores empiezan a escribir con su idea en la mente, pero en su intento de transmitirla deben poder hacer llegar el mensaje, confiando en que los lectores podrán visualizar cuáles son las partes de un texto que realmente son importantes y pueden dar puntos claves del tema en general.

Es por ello que los escritores o escritoras organizan la idea principal de cada párrafo, así como sus detalles, entendiendo que cada párrafo apoya al párrafo anterior. Sin embargo, es válido resaltar que los temas de un texto, cuando son principales, no siempre están al inicio de un párrafo; pueden ubicarse en el medio o al final, y esa oración que está constituida por el tema central será la oración principal de ese párrafo.

Identificando la idea principal

Este mismo texto puede servir como ejemplo de ideas principales, ya que a fin de cuentas ese es el tema central de la entrada, pero a continuación vamos con un ejemplo sencillo para ubicar el núcleo del tema. 

¿Qué es el amor? Antes de ir a una definición, hay que comprender que para amar es necesario estar consciente de que el amor no es lo que se ve en las series de Netflix, ni mucho menos en las películas de Hollywood. El amor es una montaña rusa de emociones que requiere compromiso, paciencia y dedicación; es elegir a esa persona todos los días, sabiendo que has tomado la decisión correcta.

Entonces: ¿Qué es el amor? Ciertamente, cualquier persona tiene un concepto distinto de lo que es y de cómo se puede expresar. Puede ser paz, unión y transparencia. No obstante, existen lenguajes del amor (Palabras de afirmación, tiempo de calidad, obsequios, actos de servicio y el contacto físico) que se pueden identificar para comprender cómo el amor de una pareja se puede complementar, cada uno amando a su manera. 

En estos dos párrafos, el tema central es la definición del amor. De entrada, se puede observar que la idea principal está en el segundo párrafo, en la segunda línea: “Paz, unión y transparencia”. Pero en el primer párrafo se pueden identificar los ejemplos de palabras clave de un texto que, en este caso, serían “compromiso, paciencia y dedicación”. 

¿Qué son las ideas secundarias?

Ya que sabes qué son las ideas principales, cómo se identifican y cuáles son las partes del texto, es momento de ir a la definición de idea secundaria. Las ideas secundarias son aquellas que se consideran auxiliares, puntos de desarrollo del tema central  y dependen jerárquicamente de los temas primarios.

Sea en un texto literario, en un poema, en un artículo científico, periodístico o de cualquier otra índole, está compuesto por ambas ideas, la principal y la secundaria; esta última no proporciona información para aclarar, probar, explicar o extender la idea principal. Son detalles que funcionan como un soporte de la validez del núcleo del textos, y pueden demostrarse con detalles mayores y menores:

  • Los detalles mayores: Explican la idea principal, son específicos, ejemplifican, dan razones y cifras (o estadísticas), también responden las preguntas que se generan del tema central de forma clara y convincente.
  • Los detalles menores: Se enfocan en la explicación de un detalle destacado, son mucho más específicos, hacen el despliegue de las palabras claves y le dan profundidad al tema. Por ser menores no son menos importantes, por el contrario, son un soporte necesario para darle sentido a la lectura y facilitan la comprensión del tema.

Importancia en el texto

Tras definir qué es una idea secundaria de un texto, es momento de subrayar por qué es importante contar con las ideas secundarias en cualquier tipo de texto. Principalmente, las ideas secundarias son importantes para el desarrollo de la idea principal y, de hecho, depende de la misma para poder extenderse. 

Las ideas secundarias aportan detalles (mayores y menores) que buscan explicar y darle más forma y profundidad al artículo en cuestión para que el lector pueda tener una mejor comprensión de lo que el autor quiere expresar. Además, las ideas secundarias existen y funciona cuando hay cohesión con las primarias o principales; son conexiones necesarias para poder identificar las palabras claves en el texto y también los temas de trasfondo que están en el mismo texto.

Identificando la idea secundaria

Tomando como ejemplo el anterior, en esta sección vamos a tomar las ideas secundarias o de refuerzo que están presentes en ambos párrafos. 

¿Qué es el amor? Antes de ir a una definición, hay que comprender que para amar es necesario estar consciente de que el amor no es lo que se ve en las series de Netflix, ni mucho menos en las películas de Hollywood. El amor es una montaña rusa de emociones que requiere compromiso, paciencia y dedicación; es elegir a esa persona todos los días, sabiendo que has tomado la decisión correcta.

Entonces: ¿Qué es el amor? Ciertamente, cualquier persona tiene un concepto distinto de lo que es y de cómo se puede expresar. Puede ser paz, unión y transparencia. No obstante, existen lenguajes del amor (Palabras de afirmación, tiempo de calidad, obsequios, actos de servicio y el contacto físico) que se pueden identificar para comprender cómo el amor de una pareja se puede complementar, cada uno amando a su manera. 

En este caso, y en contraste con la idea central, la idea secundaria en este ejemplo es el refuerzo del núcleo, exactamente es la línea “es una montaña rusa de emociones que requiere compromiso, paciencia y dedicación” y también la siguiente: “existen lenguajes del amor (…)”. Ambas son ideas complementarias que explican un poco más de qué va el tema central del texto en general.

Estrategias y claves para identificar las diferentes ideas de un texto

Ahora bien, tras el recorrido de las definiciones, en esta sección vamos a enlistar algunas claves y estrategias que pueden servirte al momento de identificar las ideas de un texto.

Subrayar la idea principal

Una de las principales acciones a tomar es subrayar la idea principal desde el primer momento en el que se visualiza. Destacarla puede ayudar a identificar las demás ideas que conforman el texto.

Identificar la oración principal

Asimismo, será necesario identificar la oración principal que anuncia el tema principal en el párrafo. Como dijimos anteriormente, esas oraciones no siempre se ubican al inicio del párrafo, por ello es necesario prestar atención al tema central y a sus ideas secundarias. La oración principal puede estar tanto al inicio, como en el medio o el final. 

La declaración de la idea principal

Es importante que las preguntas Quién, Qué, Cuándo, Dónde, Por qué y Cómo (no siempre están todas) también puedan suministrar información al lector para dar partida a los temas de un texto.

Identificar las conexiones

Con respecto a las ideas secundarias, es crucial poder hacer la conexión de las ideas principales para darle profundidad a los detalles. 

Uso de la sinonimia y antonimia

Otra clave para sustraer las ideas de refuerzo es mediante el uso de por sinonimia, para comparar la idea principal (o algunos de sus aspectos) con puntos similares que pueden ser un plus o un refuerzo en la comprensión del tema. En contraste, la antonimia, se usa para exponer las ideas contrarias y dar a entender cuál no es el mensaje principal.

La explicación del refuerzo

Otra forma de dar con las ideas secundarias es identificar en el texto esas oraciones explicativas y de refuerzo que le dan profundidad a la idea principal  pueden responder a algunas de las  preguntas básicas. 

Tras haber definido qué son las ideas de un texto y cómo se pueden relacionar los temas de un texto para comprender mejor las ideas (principales y secundarias) queda claro que son necesarias para darle forma al artículo, la nota, ensayo o cualquier texto literario. Las idea principal es el núcleo del texto, mientras que las ideas secundarias son las capas que se despliegan para un mejor entendimiento y para que el mensaje pueda llegar de forma efectiva. 

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre