miércoles, 29 junio 2022 |

Actualizado a las

2:45

h CEST

23 C
Madrid

Características de un profesor: 10 aspectos o cualidades de un buen docente o maestro

Puntuación media: 5 | Votos: 3

Según Phillippe Meirieu, la educación actual se parece a Frankenstein: “acumula pedazos de cadáveres y espera a que una chispa vital los resucite”. En este contexto, las características de un profesor consisten en seguir el currículum convirtiéndose en un ser mecánico. Pero, por suerte, también existe el docente activo, que representa un nuevo enfoque y cuya praxis se resume en las cualidades de un maestro ideal que aquí se explican.

Phillippe Meirieu (1949) es un reconocido pedagogo francés, crítico del sistema educativo tradicional, el cual a pesar de todas teorías pedagógicas modernas sigue predominando en el presente. Este modelo considera al alumno como un ser pasivo, que simplemente recibe contenidos y los graba en su mente. Las características de un profesor en este modelo es su protagonismo, impartiendo lecciones y evaluando al estudiante de acuerdo a lo que logró memorizar. El mencionado autor argumenta que una nueva educación es posible y para ello son imprescindibles las cualidades de un maestro que a continuación detallamos.

Tipos de profesores:
Definición, características, estilo y competencias de 25 tipos de maestros o docentes

Leer artículo

Ética

La ética es sin duda la principal de las cualidades de un profesor. Obviamente engloba el proceder de una manera honesta y con rectitud, pero el concepto va más allá. La ética en la educación, además de incluir los valores universales entre los que destaca la bondad, se refiere sobre todo a cumplir con el compromiso que tienen los maestros en cuanto a lograr el desarrollo integral de sus alumnos.

Uno de los aspectos fundamentales a considerar en este punto es que los docentes no deben utilizar su trascendencia como figura de autoridad para manipular ideológicamente o adoctrinar, asumiendo posturas partidistas o religiosas, a menos que trabajen en una escuela explícitamente alineada con alguna religión o tendencia política.   

Actualización constante   

Muchos maestros suelen enseñar a la usanza tradicional, pero además no tienen idea del modelo que están aplicando, lo cual evidencia que se han mecanizado y estancado intelectualmente. Es de gran importancia que el educador lea muchísimo, especialmente sobre Filosofía de la Educación, Didáctica y Psicopedagogía, donde permanentemente se realizan investigaciones y se ponen en el tapete nuevos enfoques. Este conocimiento mucho le puede servir para su implementación en el aula y para ser autocrítico, que es otra de las características deseables de un docente.

Capacidad de observación

Una de las muy necesarias cualidades de una maestra o maestro, sobre todo en las primeras etapas de la educación, es saber observar. Existen técnicas y modelos específicos, pero también implica una aptitud particular. Este procedimiento es muy importante ya que, sobre todo, permite mejorar la práctica docente en cualquier ciclo de la educación.

La observación es vital por muchísimas razones, entre las que se encuentran adecuar los contenidos y detectar si el desarrollo físico, intelectual y emocional de cada niño es el esperado o si se necesita el soporte de otro tipo de profesional. Determinar a tiempo alguna deficiencia en los infantes es crucial para su posterior desenvolvimiento.

Respeto y saber escuchar

El respeto es una de las cualidades de un docente más importantes. No sólo se refiere al reconocimiento de las características y particularidades de cada alumno como un ser único, que merece un trato de persona, sino que también contempla lo que respecta a la definición del proceso enseñanza-aprendizaje como un lugar donde se discuten diferentes puntos de vista.

En este sentido, las características del buen y mal maestro se contraponen en cuanto a su capacidad de saber escuchar cada una de las opiniones sin tratar de imponer su criterio, así como la apertura suficiente para aceptar que la realidad se interpreta de diferentes maneras. Puede ser que el alumno esté equivocado, pero la forma de sacarlo de su error no es imponiéndose, sino guiándolo a través de la reflexión y el análisis.

Objetividad

Los docentes son seres humanos y, como tal, sienten mayor simpatía por algunos alumnos. Pero nunca deben permitir que sus sentimientos interfieran en el trato igualitario hacia los estudiantes y, especialmente, a la hora de evaluarlos, por lo cual la objetividad es una de las grandes cualidades de un buen maestro.

Al respecto, existen varios métodos de evaluación, los cuales responden a diferentes paradigmas filosóficos y también forman parte de las características de un profesor. Seleccionar la modalidad más idónea garantizará la imparcialidad en la evaluación, lo cual es esencial en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Motivar  

Ningún educador puede obligar a un alumno a adquirir conocimientos, pero sí tiene el poder de incentivarlo para que aprenda y que el proceso se convierta en una experiencia transformadora y gratificante, lo cual se logra mediante la actitud, el enfoque y los recursos. La motivación también se refiere a reconocer los logros de los estudiantes y apoyar de forma especial a los que tienen alguna dificultad.

Una reconocida pedagoga, llamada Hannah Arendt, comparaba la aparición del niño en el proceso educativo con una segunda natalidad y criticaba las características docentes que mataban la curiosidad innata y  cortaban las alas. Arendt sostenía que las cualidades de una buena maestra principalmente se basaban en motivar a las criaturas para que en ellas no muriera su deseo de aprender.

Creatividad    

La creatividad tiene mucho que ver con la motivación. Es una de las características de un maestro sobresaliente, ya que puede lograr que el aprendizaje se convierta en una aventura en vez de una actividad tediosa, lo cual incidirá en que los contenidos se asimilen mejor. El mismo tema puede enfocarse de maneras distintas y las posibilidades son infinitas.

Las opciones van desde preparar materiales didácticos atractivos, hasta salir del aula, ver una película, inventar historias o improvisar obras de teatro. Aplicar la creatividad al proceso de enseñanza-aprendizaje no tiene que ver con la edad de los alumnos y es necesaria desde el preescolar hasta la universidad.

Empatía

Otra de las cualidades de un buen profesor es la empatía, la cual es determinante para que los estudiantes se sientan comprometidos y progresen. Se ha demostrado que en la mayoría de las ocasiones el rendimiento de los alumnos tiene mucho más que ver con la actitud del maestro que con la didáctica. Ser empático significa conocer a fondo a cada uno de los estudiantes y saber qué actividades realizan fuera del aula o si tienen algún problema familiar. También implica escucharlos o interpretar sus señales de que algo no anda bien, para prestarles apoyo emocional.  

Fomentar la autonomía   

En los enfoques pedagógicos modernos se asume que el maestro es un facilitador de experiencias y no un transmisor de conocimientos a una audiencia pasiva. Por lo tanto, una de las características de un buen maestro debe ser la facultad de promover la independencia en sus estudiantes, lo cual les será de gran utilidad para toda la vida.

En este sentido, la autonomía se fundamenta en que el alumno debe resolver los problemas por sus propios medios, basándose en su experiencia previa. Bajo esta óptica, las cualidades del docente consisten en convertirse en un guía del proceso y renunciar al rol de protagonista. Éste es el concepto de la educación significativa de Ausubel y del aprendizaje por descubrimiento de Bruner, así como también del Método Montessori.

Propiciar la reflexión  

Propiciar la reflexión es una de las máximas cualidades de un maestro, ya que permite que el estudiante construya un saber propio. En este tipo de metodología el profesor desarrolla su actividad en base a preguntas y repreguntas, haciendo que el grupo produzca diversas soluciones, lo cual los obliga a pensar y les enseña a reconocer que no existe una única respuesta válida.

Profundizando en las características de un pedagogo, lograr que los alumnos reflexionen implica la acción de desarrollar un arte muy particular y aplicarlo a la educación. Hay un método muy conocido, denominado Elenchus o Socrático, donde la reflexión se desarrolla a través del diálogo, propiciando además la tolerancia y el respeto mutuo, que son elementos esenciales para crear sociedades críticas y democráticas.  

El maestro o profesor que pueda decir “estas son las cualidades de mi práctica docente” con seguridad entiende el significado de la educación como quehacer orientado a la transformación del individuo. Bajo esta nueva concepción las características de un profesor son diametralmente opuestas al modelo tradicional. Alguien dijo que estas cualidades de un maestro logran milagros, como una especie de mago que saca un conejo de donde sólo había pañuelos de seda.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre