viernes, 30 septiembre 2022 |

Actualizado a las

15:34

h CEST

18.5 C
Madrid

Happening: qué es, características, artistas y obras del arte performance (imágenes y vídeos)

Puntuación media: 4.7 | Votos: 3

En esta oportunidad hablaremos sobre el happening, uno de los conceptos más destacados del arte contemporáneo. Descubre los más interesantes aspectos del arte performance, sus máximos exponentes y algunos ejemplos en variadas disciplinas artísticas.

El arte tiende a presentarse en la figura de múltiples estilos y conceptos, siempre con la intención de impactar al público en ciertas maneras. Pero ¿y si tuvieses la oportunidad de formar parte de una obra de arte? Esto es una realidad gracias al happening, un concepto que hace del arte una herramienta interactiva para los espectadores. El también llamado arte performance es el tema de este interesante artículo, donde entraremos en detalle en cada una de las particularidades del mencionado movimiento, mostrando algunos ejemplos e imágenes de happening y los artistas más consagrados de este estilo.

Arte ambiental:
Qué es, características, exponentes y ejemplos de obras de ecoarte en la naturaleza

Leer artículo

Descubriendo qué es el happening

Tal vez te estés preguntando ¿qué es happening? No te preocupes, te daremos una definición clara sobre esta forma de arte colectivo y las disciplinas artísticas donde se ha incluido esta tendencia, y lo trascendente que ha sido el happening en el arte contemporáneo. Además, explicamos la relación entre performance y happening y el uso de estos términos dentro del movimiento artístico.

Conoce qué es el arte performance

Se trata de una manifestación artística organizada de forma colectiva a fin de fomentar la participación del público en una obra de arte concreta, mostrando una diversidad de emociones en el desarrollo de la misma. El significado de happening en español significa «acontecimiento» o «suceso», de acuerdo con el vocablo inglés happen. También se le adjudica el término performance por considerar el resultado de estas actuaciones como una forma de expresión fuera de lo convencional, sea cual fuere la reacción de los espectadores participantes, ya que eso es lo que quiere conseguir el artista.

Una de las principales características del happening es la improvisación, ya que, si bien se tiene un objetivo claro, la obra no cuenta con una trama o guión fabricado previamente. Por otra parte, gran parte de estas piezas son efímeras, lo que las distinguen de las clásicas obras que pueden observarse en museos y galerías que cuentan con rigidez de acuerdo al ojo del artista happening.

Disciplinas artísticas que componen el happening

El performance artístico se hace presente de forma multidisciplinaria, así que puede ejecutarse en prácticamente todos los géneros donde el autor crea prudente la participación del público como concreción del disfrute de la obra.

Es por ello que la mayoría de las disciplinas artísticas no han quedado exentas de esta práctica, llegando incluso a resultar de la combinación, por ejemplo, de performance de artes visuales, plásticas, musicales y teatrales.

La poesía y el teatro performance es una de las formas primitivas del happening, donde es recurrente la interacción entre poetas o actores con el público presente. Otra área a considerar es el vídeo performance, donde una o más personas pueden grabarse cantando, bailando o escenificando algo de forma improvisada, ya sea en un lugar destinado para ello o en plena calle, para más participación de los espectadores.

Relevancia del arte de performance en el arte contemporáneo en general

Como toda corriente o manifestación artística innovadora, el happening y performance rompió con los esquemas precedentes de otras tendencias, más que todo por ser una clara expresión de lo que se estaba considerando una revolución dentro del arte, alejado de toda comercialización y promoviendo la imaginación de los espectadores por medio de su participación en las obras, siendo incluso sujetos activos, críticos y reflexivos durante el desarrollo de estas prácticas.

La idea principal del arte performance es que, a través de la espontaneidad del público, se expresen todo tipo de emociones y sentimientos, hecho que tal vez no pueda manifestarse en una pieza artística tradicional. Este movimiento artístico llevado a cabo de forma interactiva ha sido considerado dentro del arte contemporáneo como una corriente vanguardista y revolucionaria, por tanto, la relación happenings y arte se ha hecho prácticamente inquebrantable porque el público demanda su participación dentro de cualquier obra que se presente en escena o se exhiba.

Recorrido histórico por el arte happening

Ahora que sabes qué es un happening, repasaremos el desarrollo de esta manifestación artística desde sus inicios durante el siglo XX, cuando el performance fue incluido en el arte y así transformarlo para siempre.

Antecedentes

Muchas han sido las corrientes que pudieron inspirar al surgimiento del arte performance. Lo cierto es que esta tendencia un tanto provocativa y controversial recibió variadas influencias, sobre todo del dadaísmo y surrealismo, corrientes que se encontraban en la palestra desde los años veinte. Estos movimientos predecesores fueron los primeros en permitir la intervención artística, pero con un carácter social y político, en respuesta del contexto que venía viviéndose a nivel mundial.

Una de las muestras de esta época predecesora la marcaron los renombrados artistas del dadaísmo en Suiza durante el exilio vivido en ocasión de la Primera Guerra Mundial, donde creadores y público compartían ideas para el surgimiento de más contenido.

Origen

A pesar de las corrientes predecesoras, el movimiento en sí surgió en Estados Unidos a partir de los años cincuenta por medio de las piezas musicales compuestas por John Cage y donde se tenía presencia de un pianista, un pintor, un poeta y un coreógrafo para complementar el montaje. No fue sino hasta 1959 que una de las primeras obras de Allan Kaprow, 18 Happenings in 6 Parts, vino a dar la denominación oficial a esta manifestación artística.

Evolución en otras latitudes

A la par de lo sucedido en tierras americanas, en Europa también se dieron diversas muestras de arte performance, pero con un carácter más crítico y explosivo, casi agresivo, todo ello motivado al ambiente histórico devenido de la Segunda Guerra Mundial. Así, para la década de los sesenta, el happening del viejo continente adquirió un enfoque social, comprometiéndose a hacer del público un sujeto consciente que aportara ideas y opiniones ante todo lo que ocurría para esa época. De hecho, un documento respaldado por varios artistas ratificó este manifiesto.

Fue cuestión de tiempo para que se congregaran artistas en grupos y clubes creativos ejecutantes del arte performance. Tales son los casos del grupo Fluxus en Alemania y la experiencia de Gutai en Japón. Por otra parte, en España ya se había hecho sentir el happening en los años cuarenta de la mano de la poesía visual del catalán Joan Brossa.

Actualidad

Como todo movimiento que ha logrado su aceptación dentro del arte, el happening también tomó lugar en el mismo, algo que sigue en la actualidad. Sin embargo, a medida que fue acogido por numerosos artistas de todas partes del mundo, fue perdiendo su esencia hasta convertirse en un acto propio de la cultura de masas, muchos de ellos plegados a la comercialización y el espectáculo.

Los artistas del happening más representativos

Por supuesto ¿qué sería del happening sin los principales promotores de estas innovadoras ideas? A lo largo de su evolución, dentro del arte performance ha emergido una variedad de artistas que han hecho de esta tendencia una de las más vanguardistas dentro de esta disciplina, por ser una propuesta que causó la ruptura de la pasividad obra – público con total éxito. Entre este grupo de artistas sumados al happening y perfomance se distinguen:

Allan Kaprow

El happening de Allan Kaprow es considerado uno de los precursores del movimiento del arte performance. Nacido en 1927 y fallecido en 2006, este artista estadounidense, discípulo del músico John Cage, habría de convertirse en uno de los tantos creadores que hicieron del arte algo dinámico y fuera de lo común, al organizar montajes artísticos al aire libre de forma improvisada. Con más de doscientos happenings, Kaprow utilizó cada uno de ellos para hacer del arte y el público una sola esencia creativa, en una manera de borras los límites entre la vida y el arte.

Entre sus happenings o instalaciones de arte performance más destacadas se encuentran:

  • Dieciocho happenings en seis partes (1959), donde los espectadores vivían la experiencia de ser parte de una obra de arte amenizada con ruidos de instrumentos de juguete y otras situaciones cotidianas.
  • Comer (1964), con una audiencia que interactuaba con diversos alimentos colocados a lo largo de una oscura cueva.
  • Postura (2014), realizada como homenaje póstumo por el círculo «This is Not a Theatre Company», donde el grupo recorrió lugares emblemáticos de Barcelona silla en mano, sentándose en todas partes.

Jim Dine

Otro de los pioneros del happening en Estados Unidos, nacido en 1935. También se sumó a movimientos como el pop art, llegando incluso a combinar lo mejor de ambos géneros, expresándose también como pintor y escultor. Egresado de Bellas Artes de la Universidad de Ohio en 1957, dos años después organizó su primer arte performance, El obrero sonriente, donde un pintor plasmaba en un lienzo una frase en repetidas oportunidades.

Otra de sus obras más destacadas es Accidente automovilístico (1960), presentada en la galería Reuben de Nueva York, donde Dine con otros tres acompañantes, intentaba expresarse por medio de gritos y ruidos ante el estruendoso sonido que simulaba el tráfico vehicular.

Claes Oldenburg

El artista sueco, nacido en 1929 es otro de los primeros creadores del happening, involucrándose también en el pop art. Como connotado escultor, ha hecho réplicas a gran escala de objetos cotidianos al aire libre, hechos con materiales blandos para que el público interactuara con ellos, como es el caso de su Lipstick.

Otro ejemplo de su arte performance fue Autobodys (1964), donde los espectadores interactuaban con automóviles y cubos de hielo.

Spencer Tunick

Este fotógrafo neoyorquino es uno de los artistas que ha hecho del arte performance una controversia, al inmortalizar de forma creativa a masas de personas desnudas dispuestas de diversas formas, reproduciendo así el estilo de la instalación del happening.

Muchas de sus sesiones son tomadas en locaciones urbanas para romper con la inhibición que genera un desnudo, fomentando así el amor hacia lo estético y la admiración del público ante un tema que sigue siendo tabú hoy en día.

Naked States y Nude Adrift son algunos de los ejemplos de su obra, por la cual ha llegado a recorrer diversas capitales del mundo.

Jean – Jacques Lebel

Este artista plástico francés es de los precursores del movimiento happening en Europa, ya que en 1960 llevó a cabo su obra L’enterrement de la Chose en Venecia, donde la audiencia, vestida de traje formal, debía presenciar un apuñalamiento ficticio a un falso cadáver que yacía en una mesa.

Produjo más de setenta puestas en escena, además de ser un importante teórico del arte performance como manifestación artística de vanguardia.

Algunos ejemplos de happening artístico

Este artículo no estaría completo si dejáramos de lado algunas de las más importantes obras del happening realizadas en diferentes partes del mundo. Motivando todo tipo de emociones, incluyendo polémica y controversia, estas muestran han ayudado a comprender el mensaje que quiere dar el arte performance dentro de la crítica y el público en general.

1. Flashmob en Berlín

Básicamente, un flashmob es una actividad hecha por un grupo de personas de manera espontánea que luego se dispersa de forma rápida. Se ha tomado esta iniciativa para la danza u obras teatrales en las que el público interactúa con los actores.

Un ejemplo es el realizado en 2013 en un mall de Berlín (Alemania), donde de repente, un grupo de músicos irrumpió en la multitud al ritmo de una versión de «We will rock you», canción de Queen, que pronto fue coreada por los asombrados espectadores.

(Flash Mob Geek / Youtube).

2. Nude Aldrift, Caracas, Venezuela

Como parte de la gira internacional Nude Aldfrit del fotógrafo estadounidense Spencer Tunick, más de 1500 personas se reunieron en uno de los sitios más emblemáticos del centro de la ciudad capital de Venezuela para ser inmortalizadas sin ropa.

El mosaico humano se realizó en marzo de 2006 con personas de todo género, edad y tamaños, quienes al despuntar del alba quedaron grabadas en el lente del neoyorquino.

3. Día más largo del arte, Argentina

En ocasión del «Día más largo del arte» de noviembre de 2017, celebrado en su quinta edición en Mendoza, Argentina, dos estudiantes de arte decidieron convertirse en un lienzo para que cientos de espectadores pintaran sobre su rostro, manos, brazos y ropa, además de hacerlo sobre la tela donde se encontraban reclinados.

(Escuela Bellas Artes Mendoza / Youtube).

4. Orange Alternative, Polonia

happening-orange-alternative
(Julo, CC BY-SA 2.5, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Durante la década de 1980 surgió en Polonia un movimiento contracultural llamado Orange Alternative para llevar a cabo de forma pacífica diversas protestas de corte social, político y económico en diversas partes del país. Para 1988, sus miembros organizaron un happening con temática ecológica para hacer un llamado a la población y concientizarla sobre el cuidado del ambiente.

5. Haz algo, Perú

A manera de enviar un mensaje reflexivo sobre la contaminación ambiental, en el centro cívico de Lima se llevó a cabo un happening en abril de 2021 en el que un grupo de jóvenes tiraban basura a cualquier persona en la calle, la cual absorta, reaccionaba de diversas maneras. Esto a fin de corregir el mal hábito de arrojar desperdicios en la calle sin ninguna contemplación.

(Moisés Eslava / Youtube).

6. Fluids

Esta es una de las tantas obras de Allan Kaprow dentro del happening. Para 1967, el estadounidense decidió armar una estructura con bloques de hielo, construida con colaboración del público en el Pasadena Art Museum de California. La escogencia del material demuestra lo efímero de la obra, por lo que puede ser reinventada en múltiples oportunidades.

7. Rayuelarte

Combinar un juego infantil con el arte se pudo lograr gracias a la artista plástica argentina Marta Minujín, quien en 2009 tomó la iniciativa de homenajear la célebre novela de Julio Cortázar Rayuela para transformarla en una obra de arte interactiva, compuesta de rayuelas de múltiples colores donde habitantes bonaerenses pudieron jugar al aire libre.

8. The American Moon

Para 1960, la Galería Reuben de Nueva York albergó numerosas propuestas de arte performance en sus instalaciones. Una de ellas fue una instalación artística de Robert Wihtman, donde construyó una estructura con varios túneles para que el público pudiese adentrarse y llegar al centro de la misma y admirar los montajes escénicos que se presentaban acompañadas de luces, sonidos y proyecciones cinematográficas.

Sin lugar a dudas, desde la llegada del happening durante la década de los cincuenta, esta corriente llegó a transformar el arte en toda su expresión, sobre todo por la manera en la que ha sabido involucrar al espectador de las obras hasta hacerlo partícipe en muchas de ellas. El público mismo ha disfrutado cada una de las muestras de arte performance en las que concurre, y esto es gracias a la motivación de los artistas que se salen de los patrones tradicionales hasta dejar la pasividad a un lado y adentrarse en todos sentidos en el performance artístico, que puede ser efímero a simple vista, pero que deja una enorme huella en todo aquel que aprecia las obras de este tipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre