jueves, 6 octubre 2022 |

Actualizado a las

3:34

h CEST

18.8 C
Madrid

Esculturas romanas famosas: escultores, características e importancia de 12 increíbles esculturas de Roma

Puntuación media: 5 | Votos: 2

Del invaluable legado que la historia universal heredó de la Antigüedad clásica, las esculturas de Roma son ampliamente atesoradas dentro del mundo del arte. En este artículo conocerás 12 esculturas romanas famosas con sus aspectos más interesantes.

El Imperio romano fue uno de los más poderosos en toda la historia, y sus huellas permanecen vigentes en muchos campos, que van desde lo político, económico, jurídico-legal, social y cultural. El arte no fue la excepción, y una muestra de ello son las esculturas de Roma que aún sobreviven hasta la actualidad, donde se hace evidente la marcada influencia que el arte escultórico romano tuvo del clasicismo impuesto durante el periodo helenístico, para así determinar el cercano vínculo grecolatino que se estableció en la mayoría de las disciplinas artísticas. El tema del presente artículo se centra en explicar, por medio de 12 esculturas romanas famosas, las características e importancia de estas majestuosas obras de arte, además de la relevancia que, en su momento, tuvieron los ejecutantes de estas piezas.

Esculturas griegas:
Historia, características, tipos y ejemplos de 15 estatuas griegas famosas (mujeres, hombres…)

Leer artículo

Efebo de Antequera

Damos inicio a este listado de estatuas de romanos con una pieza hallada en 1955 en las cercanías de Antequera (Málaga), como vestigios del imperio romano en la actual España. Esta escultura de bronce data del siglo I d.C., tiene alrededor de 1,40 m de alto y un peso de 37,5 kg. La figura representada es un adolescente desnudo, haciendo alusión a la palabra griega efebo que, efectivamente, significa joven adolescente.

Actualmente está bajo resguardo del Museo de Antequera, aunque en diversas oportunidades ha formado parte de exposiciones itinerantes tanto en varias localidades españolas como en Roma.

Esculturas romanas famosas - Efebo de Antequera
(Ángel de Felicísimo, CC BY 2.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Busto de Antinoo

Como es bien sabido, muchas esculturas en Roma fueron concebidas bajo el género del retrato, con representaciones idealistas o realistas de las figuras más importantes de este imperio, por lo que muchos escultores romanos recibieron infinidad de encargos por parte de emperadores y de personajes de la élite para que fueran inmortalizados a través de obras de arte.

Tal es el caso de este busto, tal vez elaborado en el siglo II d.C., donde está retratado el amigo íntimo del emperador Adriano, el joven Antinoo de Bitinia, un hombre con gran belleza que, a su muerte, fue venerado tanto por el gobernante romano como por todo el pueblo como si se tratara de un semidios. Tal era la admiración que fue el personaje principal para la elaboración de numerosas estatuas famosas en Roma, bustos e incluso efigies mostradas en monedas. Este retrato escultórico fue descubierto en la Villa Adriana en 1998, lugar que precisamente alberga la tumba de tan destacado joven.

Hoy esta pieza escultórica se encuentra expuesta en el afamado Museo del Louvre.

Esculturas romanas famosas - Busto de Antinoo
(Museo del Louvre, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Diana cazadora

También conocida como Diana de Itálica por haber sido descubierta en el sitio arqueológico que una vez albergó un imponente teatro románico situado en la actual Santiponce, cercana a Sevilla, por tanto, es otra de las esculturas romanas famosas que se conservan en España. Fue creada en el siglo II a.C. a partir de mármol blanco de la isla de Paros, y la figura representa a la diosa de la caza que se apoya en un tronco de árbol cubierto de piel de ciervo.

Lo particular de esta escultura es que tiene su mano derecha diseccionada, donde se cree que portaba una lanza o un arco, rasgo característica de esta deidad romana.

Hoy se puede disfrutar de esta espectacular escultura en el Museo Arqueológico de Sevilla.

Esculturas romanas famosas - Diana cazadora
(Tirithel, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Columna de Trajano

Entre las obras de arte romanas se encuentra una considerable cantidad de esculturas que sirvieron de complemento para la decoración de edificios públicos y monumentos erigidos en época imperial. Una muestra de ello es el friso que engalana esta imponente columna erigida en el año 113 d.C., producto de un encargo del emperador Trajano para conmemorar las victorias obtenidas en el marco de la conquista de Dacia. Se dice que el autor de tan magnífica estructura fue Apolodoro de Damasco, uno de los más renombrados arquitectos e ingenieros de dicha época.

Dicho friso, dispuesto en espiral continuo, muestra más de 2.000 figuras talladas en relieve, distribuidas en toda la estructura de mármol, y representa gráficamente algunas de las escenas vividas durante la lucha entre romanos y dacios. Cabe destacar que esta columna está coronada con una estatua de San Pedro en el lugar que también sirve de mirador, escultura que sustituyó la figura de Trajano que, a su vez, reemplazó al águila colocada originalmente.

Es una de las pocas esculturas famosas romanas que se encuentra emplazada en su lugar original, el Foro de Trajano en Roma.

Esculturas romanas famosas - Columna de Trajano
(NikonZ7II, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Apolo de Belvedere

Muchos de los escultores de la Antigua Roma se dedicaron a replicar estatuas producidas por los griegos, los cuales justamente eran partidarios de la mimesis o imitación exacta de las figuras plasmadas por medio del arte. Una de las más famosas esculturas realizadas bajo este concepto es la representación en mármol del dios Apolo, que se cree fue elaborada en el siglo IV a.C. aproximadamente.

En ella se puede observar el idealismo propio de la escultura grecolatina, al mostrarse a la deidad como una manifestación de la perfección física del hombre. Esta es una de las tantas reliquias clásicas que pueden apreciarse en los Museos Vaticanos, específicamente se sitúa en el Museo Pío Clementino.

Esculturas romanas famosas - Apolo de Belvedere
(Livioandronico2013, CC BY-SA 4.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Friso del Arco de Constantino

Otro buen ejemplo de la escultura ornamental romana es la que se destaca en el Arco de Constantino, el último arco de triunfo construido en la Antigüedad. Específicamente, en el lado sur de dicho arco se pueden observar dos relieves que representan tanto el asalto y conquista de Verona como la Batalla de Puente Milvio. Por otra parte, el relieve del lado este muestra la entrada triunfal de Constantino a Roma tras la victoria del mencionado combate, mientras que la parte norte reseña el discurso triunfal de Constantino junto a otros oradores.

Tanto el arco como el friso son una expresión fehaciente del alejamiento del arte escultórico romano de su predecesor, el arte griego, ya que muestra ciertos elementos que fueron desarrollados propiamente en vísperas del imperio romano. Esta magnífica pieza se puede apreciar cercana al famosísimo Coliseo de la capital italiana.

Esculturas romanas famosas - Friso del Arco de Constantino
Friso del lado norte del arco de Constantino. (William Storage, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Estatua ecuestre de Marco Aurelio

Es una de las estatuas de Roma Antigua más famosas en todo el mundo, con tal relevancia que ha sido fuente de inspiración de muchas estatuas ecuestres emplazadas en Europa. Fue elaborada en el año 176 para honrar los logros y triunfos cívicos y militares alcanzados por este prestigioso emperador, y llama la atención de que es la única estatua hecha de bronce que ha logrado sobrevivir hasta la actualidad.

Originalmente estaba situada en el Palacio de Letrán, luego sería trasladada a la plaza del Campidoglio donde permaneció hasta 1981, cuando fue llevada al Palacio del Conservatorio para su renovación y, posteriormente, al Museo Capitolino donde hoy se expone. En su lugar, en la plaza se encuentra una réplica exacta de dicha escultura.

Esculturas romanas famosas - Estatua ecuestre de Marco Aurelio
(Rosco, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Retrato de Augusto

La idealización del retrato se hizo efectiva en vísperas de la regencia del emperador Augusto, amante del arte escultórico y del que se han hallado un gran número de estatuas y esculturas dedicadas a su figura. En este periodo histórico, los escultores de Roma hicieron todo lo posible por disimular las imperfecciones del rostro de la persona representada, comúnmente figuras políticas y militares, inmortalizadas en un busto que solo muestra cara y cuello y que era la viva expresión de la perfección.

De los múltiples retratos escultóricos de Augusto, destaca este busto de mármol de origen desconocido, que se estima que fue realizado entre el año 27 a.C. y el 14 d.C. En dicha escultura se puede notar el trabajo en los finos rasgos del rostro, conjuntamente con los mechones ondulados y suaves característicos de esta época.

Hoy se exhibe en los Museos Capitolinos de Roma.

Esculturas romanas famosas - Retrato de Augusto
(Rosemania, CC BY 2.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Galia moribundo

Conocida también como Gálata moribundo, es una de las tantas estatuas en Roma resultantes de la copia de una escultura original griega. Dicha obra data del siglo III a.C., encargada por Átalo de Pérgamo para recordar la victoria romana sobre los gálatas, y se cree que fue realizada por Epígonas, un escultor romano famoso durante la dinastía atálida.

La figura, un hombre celta desnuda, representa la lucha del hombre contra su destino inminente, la muerte, como símbolo de la superioridad romana sobre sus adversarios. Ha sido una de las obras más copiadas por artistas y escultores de épocas posteriores, y puede que haya sido descubierta a principios del siglo XVII en medio de unas excavaciones realizadas en Villa Ludovisi, lo que demuestra que pudo haber formado parte de la colección artística de esta prestigiosa familia.

Esta pieza escultórica hoy se puede admirar en los Museos Capitolinos de Roma.

Esculturas romanas famosas - Galia moribundo
(Jean-Pol GRANDMONT, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

El orador

Esta es una del grupo de esculturas romanas antiguas producidas bajo las técnicas de la escultura etrusca, una civilización milenaria cuyo arte fue tomado por el Imperio romano luego de su absorción en el siglo I a.C., época de la que precisamente data esta estatua. También llamada Aule Metele, dicha escultura representa a un hombre con indumentaria similar a la de un magistrado u orador romano, y hace alusión a los orígenes del poderoso imperio.

Hoy en día se puede apreciar en el Museo Arqueológico Nacional de Florencia, junto con otras estatuas romanas descubiertas en dicha localidad.

Esculturas romanas famosas - El orador
(National Archaeological Museum, CC BY 2.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Busto de Fonseca

Otro de los ejemplos de escultura romana que se catalogan dentro del género del retrato es este busto que data de principios del siglo II d.C., que probablemente representa a una mujer de la dinastía Flaviana. Como en este caso, las figuras romanas dedicadas a la imagen femenina hacían énfasis en la belleza de la mujer más que en ser reseñadas de forma realista (como pasaba con los retratos masculinos), y en esta escultura se puede observar un elaborado peinado rizado que era característico entre las mujeres romanas de élite.

Este busto se encuentra expuesto en el Museo Capitolino, al igual que otras famosas esculturas romanas que puedes admirar en este recinto.

Esculturas romanas famosas - Busto de Fonseca
(Sailko, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Augusto de Prima Porta

Es una de las más famosas esculturas de la Antigua Roma, hoy expuesta en los Museos Vaticanos. Data del siglo I d.C y se cree que la que está exhibida, elaborada en mármol, es una réplica exacta de la original hecha en bronce y oro, la cual aún no se ha descubierto. Es una escultura clásica romana que representa al que fue el primer emperador de Roma que, siendo un ferviente impulsor del arte, durante su mandato encargó realizar cerca de setenta retratos y estatuas de sí mismo.

Lo cierto es que esta escultura de arte romano, que recuerda al Doríforo de Policleto, fue hallada en las ruinas de la Villa de Livia, esposa de Augusto, por lo que se cree que la estatua de cuerpo completo fue encargada por dicha mujer para homenajear de forma póstuma a su cónyuge.

Esculturas romanas famosas - Augusto de Prima Porta
(Vatican Museums, Public Domain, vía Wikimedia Commons / Recorte, mejora de tono y resolución de la original).

Entre la variedad de esculturas de Roma, llama la atención aquellas producidas en la época de existencia del Imperio romano, ya que es notoria en estas figuras la presencia de elementos derivados directamente del arte escultórico griego. Sin embargo, estas esculturas romanas famosas no solo fueron una simple copia de sus antecesoras griegas, ya que los artistas romanos lograron consolidar técnicas y métodos propios que caracterizan a la escultura antigua imperial, como fue el caso del origen de géneros como el retrato y la escultura ornamental de monumentos y edificios públicos, desarrollada para relatar gráficamente algunos episodios de la historia de dicho imperio. Ambos tipos de esculturas, la griega y la romana, sirvieron de inspiración para lo que, posteriormente, sería retomado en vísperas del Renacimiento y el Neoclasicismo, lo que viene a demostrar la permanencia en el tiempo del arte escultórico producido en estas dos grandes culturas de la Antigüedad clásica.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre