domingo, 4 diciembre 2022 |

Actualizado a las

0:49

h CEST

6 C
Madrid

Desensibilización sistemática: la terapia psicológica que te ayuda a disminuir la ansiedad paso a paso

Puntuación media: 5 | Votos: 1

En este artículo sobre desensibilización sistemática (o desensibilización emocional) se encontrará una breve historia que dio origen a esta técnica así también como los pasos utilizados por los profesionales para poder desensibilizar a pacientes que sufren de distintas fobias.

El objetivo de la desensibilización sistemática o desensibilización emocional, es el lograr la disminución de los síntomas de miedo y ansiedad que alguien presente mediante la exposición controlada y el desarrollo de herramientas. Esta técnica es ideal para tratar fobias aprendidas (quizás gracias a una experiencia traumática o la explosión a ciertos ambientes), por lo que existe la desensibilización sistemática en niños adolescentes y adultos

¿Por qué la ansiedad social es más común que antes?
Quizá sufres de ella y no lo sepas

Leer artículo

¿Qué es desensibilización sistemática?

La desensibilización sistemática (a veces abreviada como DS) es una técnica con décadas de trayectoria y basadas en varias teorías del enfoque de la psicología conductista y utilizada en el tratamiento de distintos trastornos de ansiedad o del ánimo. Naturalmente como ocurre con los procesos que nacieron hace tanto tiempo la desensibilización sistemática ha sido cuestionada, específicamente su efectividad, por lo que se realizaron estudios para comprobar si funcionaba o no.

La desensibilización sistemática fue originalmente creada por Joseph Wolpe alrededor de 1958 para tratar conductas ansiosas, específicamente las conductas de evitación que interfieran con la vida del paciente y le causen malestar. Estas conductas de evitación son características de las fobias, pues una persona con cualquier fobia activamente intenta evitar en anticipación a la situación u objeto que causa la fobia, motivo por el cual la desensibilización sistemática encontró un puesto como una opción viable para el tratamiento de las distintas fobias.

Origen de la técnica

Wolpe se basó en los trabajos de Watson y Rayner y realizó experimentos con gatos para intentar apaciguar respuestas ansiosas, en este experimento utilizó la comida como un estímulo opuesto a la ansiedad para al mismo tiempo acercar el estímulo ansioso. Después de observar los resultados de dicho experimento se planteó el siguiente paso de aplicar dichos aprendizajes a los humanos, sin embargo esto acarrea problemas.

Los problemas planteados originalmente para aplicarla teoría a personas fueron primero el pensar en qué estimulo opuesto a la ansiedad puede utilizarse para la regulación, pues claramente los humanos son más complejos y el simple estímulo de la comida no es suficiente para regularse, el segundo problema era lograr que una persona con una fobia acceda a acercarse a lo que le genera miedo en primer lugar.

La primera solución fue reemplazar la comida con la relajación muscular, pues observó los estudios realizados por Jacobson en 1938 (técnica de relajación progresiva de Jacobson) y determinó que esta es una conducta fisiológica opuesta a la ansiedad (por lo que puede funcionar para disminuirla).

Y para lograr que las personas se expusieran a el objeto de sus fobias, resolvió que lo hicieran mediante la imaginación, la cual es una propuesta mucho más accesible especialmente para ese entonces en el que la técnica no es conocida como hoy en día, de esta forma se empezaron a marcar las bases de la desensibilización sistemática, es decir la relajación como respuesta reguladora de la ansiedad y la exposición progresiva (iniciar desde lo más seguro, la imaginación).

Pasos de la desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática es una técnica que requiere de un trabajo previo considerable, no es de menos pues al tratarse algo tan serio como las fobias y trastornos de ansiedad (aunque puede utilizarse para personas que sientan miedo o ansiedad sin llegar a lo patológico), es bueno asegurarse de que todo vaya lo mejor posible. Existen 3 o 4 etapas para el desarrollo efectivo de la desensibilización sistemática, a pesar de que se difiera en el número de pasos realmente son los mismos en ambos casos.

Entrenamiento en relajación (anti ansiógenos)

El primer paso para el proceso es aprender consistentemente la técnica que se vaya a utilizar para contrarrestar la ansiedad o el miedo. Esta puede consistir en relajación de distintos tipos, meditación, afirmaciones positivas etcétera.

La técnica más utilizada es la original, la técnica de relajación progresiva de Jacobson, que consiste en concentrar la atención en distintos músculos y tensarlos por un periodo corto de tiempo para luego liberar la tensión y sentir la relajación acompañada de una respiración profunda. Esta técnica ha sido la predilecta para la desensibilización en parte por su efectividad y en parte debido a lo práctico que es, pues no se necesita de ningún equipo o material extra, solo el propio cuerpo.

Jerarquía de miedos (curva de la ansiedad)

El siguiente paso consiste en realizar una jerarquía de miedos, esto servirá para poder afrontar la exposición de la forma más segura posible, existen métodos para poder lograr hacerlo efectivamente el más común es utilizar una escala para que el paciente ubique según su experiencia (o intuición) el miedo que le generen distintas situaciones.

Por ejemplo, la escala va del 0 al 100 y en teoría a partir del número 25 se empieza a sentir ansiedad, entonces se plantean una serie de situaciones hipotéticas acordes con la fobia de la persona y esta le otorgará un número dependiendo de qué tan fuerte haya sido el miedo o que tan fuerte crea que será (en caso de que no lo haya vivido), como “hablar con un desconocido 20” o “hablar en público 60”.

Finalmente, después de haber recolectado suficientes elementos con su respectivo valor numérico asociado al miedo se ordenan en una lista, desde el más leve (es decir el que más se acerca a 0) hasta el más grave (el que más se acerque a 100), esta lista servirá como guía para la práctica, así también como una representación del progreso.

Práctica en la imaginación (ejemplos de desensibilización sistemática)

La imaginación suele utilizarse como una base o una de las primeras experiencias antes de la exposición como tal, especialmente en casos donde la fobia es muy intensa, pues por lo general las personas son capaces de imaginarse en esas situaciones sin despertar sentimientos de miedo o ansiedad tan fuertes a como si estuvieran viviéndolo, así que este es un buen punto de partida en el que primero se debe asegurar que el paciente sea capaz de recrear un escenario vívido y luego empezar a guiarlo.

Desensibilización sistemática y su aplicación para reducir la ansiedad

Finalmente se llega al momento de la exposición, se empieza en una situación de nivel 0 y se sube en la lista progresivamente a medida que el paciente mejore, durante estas exposiciones se le pide al paciente que use las herramientas aprendidas para disminuir su nivel de ansiedad (por lo que la constante retroalimentación con el sistema de 0 a 100 sigue siendo útil en esta etapa). Las exposiciones no solo cambian según la lista, sino que también se considera el tiempo de exposición, lo normal es que los primeros encuentros sean breves y a medida del progreso se vaya aumentando el tiempo de exposición en el mismo ítem de la lista hasta lograr la desensibilización.

¿Realmente funciona?

Volviendo al punto del inicio acerca de las críticas hacia este modelo, existen estudios que demuestran la efectividad del procedimiento, pero esto no significa que sea infalible.

Por ejemplo este método es ideal para el tratamiento de fobias que han sido aprendidas o que nacen de un proceso de condicionamiento clásico, pero en casos donde la fobia se debe a un aspecto cognitivo (ideas irracionales para ser más exactos), es mejor usar una terapia enfocada en ese aspecto (posiblemente la teoría cognitivo conductual).

Sin embargo la desensibilización sistemática ha demostrado ser efectiva y apropiada con el paso de los años, como lo plantean L. Vallejo-Sloker y M. Vallejo en el artículo “Sobre la desensibilización sistemática: una técnica superada o renombrada”. Esta técnica cuenta con sólidas bases conductistas que siguen vigentes, y sus métodos son apropiados, tanto la exposición, como el uso de la imaginación y el aprendizaje de contrarrestar síntomas ansiosos con prácticas opuestas fisiológicamente.

En conclusión, la desensibilización emocional es una técnica efectiva que siempre y cuando sea aplicada en los casos correctos y por un profesional correcto puede disminuir la intensidad de los distintos síntomas fóbicos y ansiosos (desensibilizados).  

  • D. Landau; F. Dudley & W. Mealiea. (1981) The current status of systematic desensitization. Clinical Psychology Review.

Cita este artículo

Pincha en el botón "Copiar cita" o selecciona y copia el siguiente texto:

Cabrera, Domingo. (2022, 07 noviembre). Desensibilización sistemática: la terapia psicológica que te ayuda a disminuir la ansiedad paso a paso. Cinco Noticias https://www.cinconoticias.com/desensibilizacion-sistematica/

¿Te ha gustado este contenido?

Valóralo y ayúdanos a mejorar

Puntuación media: 5 | Votos: 1

Domingo Cabrera
Domingo Cabrera
Licenciado en Psicología Clínica por la Universidad Arturo Michelena, Valencia, Venezuela.
Cinco Noticias / Desarrollo / Desensibilización sistemática: la terapia psicológica que te ayuda a disminuir la ansiedad paso a paso

No te pierdas...

Lo último

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre