jueves, 11 agosto 2022 |

Actualizado a las

6:52

h CEST

25.4 C
Madrid

Clasificación de competencias: definición y ejemplos de todos los tipos de competencias laborales (básicas, técnicas…)

Puntuación media: 5 | Votos: 1

La clasificación de competencias se refiere a los tipos de conocimientos que necesita alcanzar un estudiante para pasar a otro nivel y a las clases de habilidades requeridas para el buen desempeño de una profesión. Adicionalmente, las competencias constituyen un método educativo que se está implantando y que recomienda la Unión Europea. De acuerdo a los expertos se pueden diferenciar cinco diferentes tipos de competencias.

El término competencias en el ámbito académico y laboral es equivalente a destrezas necesarias para superar una etapa educativa, graduarse o ser contratado en una empresa. Sin embargo, también implica una metodología en la que se sustituye al academicismo por un aprender haciendo. Bajo esta modalidad los educandos se convierten en partícipes y protagonistas de su aprendizaje. Existen muchos tipos de competencias, las cuales se agrupan de acuerdo a cinco criterios. Seguidamente detallamos la clasificación de competencias que definen los especialistas, con ejemplos ilustrativos en cada una de las categorías.

Habilidades del pensamiento creativo:
Cuáles son, características, desarrollo y ejemplos de habilidades creativas

Leer artículo

Competencias básicas o instrumentales

De las cinco categorías de competencias, las que pertenecen a este grupo son las esenciales, imprescindibles para avanzar en el proceso de formación y desenvolverse elementalmente. Su aprendizaje comienza en el hogar y se consolida durante la educación primaria, aunque suele extenderse hasta la universidad. Por tal razón también se les conoce como competencias educativas. A continuación listamos los tipos de competencias más importantes que se ubican dentro de esta clasificación.

1. Expresión oral y vocabulario

El niño empieza a hablar imitando a los mayores más o menos a la edad de dos años, aunque antes dicen algunas palabras. En este estadio tienen un vocabulario muy limitado y suelen cambiar algunas letras, lo cual resulta gracioso y muchos adultos emulan, siendo esto totalmente contraproducente. A medida que crecen y con la intervención de la escuela aprenden a expresarse bien e incorporan otros vocablos.  

2. Lectura

Los psicólogos estipulan que el aprendizaje de la lectura debe comenzar a los seis años, es decir cuando empieza la primaria, aunque antes los niños pueden reconocer algunas palabras escritas. La adquisición de la competencia lectora se prolonga durante toda la etapa básica, el bachillerato e incluso la universidad, ya que es necesario no únicamente leer sino comprender y existen varias instancias en este proceso.

3. Ortografía, gramática y expresión escrita  

En esta clasificación de las competencias educativas otra elemental es la escritura. Para su alcance es necesario saber las reglas ortográficas así como cuál es la estructura correcta de las oraciones y otros elementos relacionados con la materia. Los conocimientos se van enriqueciendo con el avance en los estudios y se perfeccionan en el nivel universitario, ya que escribir correctamente es imprescindible en cualquier profesión. 

4. Cálculo

Las competencias básicas en cuanto al cálculo también son adquiridas en la Primaria. Esto implica sumar, restar, multiplicar, dividir, relaciones, fracciones y ecuaciones simples, así como también el planteamiento y resolución de problemas y aprender a razonar matemáticamente. En la clasificación de competencias básicas ésta es una de las más importantes de lograr en la primera etapa de la educación ya que después resultará más difícil.

Competencias genéricas  

Las competencias genéricas y profesionales son inseparables, lo cual también aplica a cualquier otra actividad. Las competencias genéricas son necesarias en todos los entornos y como complemento de todo tipo de formación. Tienen un eje transversal y deben estar presentes tanto en los procesos educativos como en los ambientes de trabajo, ya que no existe un desempeño adecuado sin contar con ellas.

En este punto es importante mencionar la forma en cómo se clasifican las competencias laborales generales, las cuales pueden ser básicas, técnicas o profesionales, ya que las competencias genéricas apelan a las tres. Seguidamente se detallan varios ejemplos de competencias genéricas que son de suma relevancia.  

5. Trabajar en equipo

Mediante esta competencia los estudiantes aprenden a ser colaborativos y a respetar las opiniones de los demás. En cuanto a los profesionales universitarios, hoy en día no hay caso en que alguno pueda trabajar en solitario. Los médicos necesitan del apoyo de los enfermeros, los arquitectos de los ingenieros y así en todos los campos. Igualmente sucede en las actividades no académicas conocidas como oficios, como por caso los agricultores o los pescadores, donde el éxito depende totalmente de una actividad mancomunada.

6. Gestión y planificación personal

Planificar, en el sentido amplio, significa organizar las actividades de acuerdo a determinados criterios de importancia o urgencia. Igualmente, consiste en establecerse metas a corto, mediano y largo plazo. Ninguna persona, por talentosa que sea, tendrá éxito si no aprende a planificar, lo cual equivale a gerenciar su tiempo y su futuro. Existen varias herramientas en cuanto a las metas, siendo una de las más usadas la conocida como SMART cuyas siglas provienen de las palabras: Specific, Measurable, Achievable, Realistic y Timely.

7. Resolución de problemas

Esta es otra de las competencias genéricas fundamentales, especialmente en los tipos de competencias laborales donde se requiere del análisis de muchas variables para tomar una decisión certera. Al igual que en caso anterior hay diferentes modelos que se suelen utilizar, uno de ellos es el FODA o DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas, oportunidades), que generalmente se aplica a las empresas pero es muy útil para graficar cualquier situación problemática.

8. Oratoria  

Se estima que el 75% de las personas padecen de glosofobia, que es el temor a hablar en público. Para los profesionales, o técnicos de cualquier área, la oratoria es una competencia necesaria de adquirir ya que en muchas ocasiones deberán hacer presentaciones, dictar charlas o exponer ideas en diversos foros. Mediante esta herramienta se aprende a controlar el miedo escénico y a motivar a las audiencias a través de diversas estrategias.

Competencias técnicas o específicas

Este tipo de competencias son requeridas para desempeñar una función determinada. Las competencias técnicas son competencias laborales que se relacionan con un saber concreto, que puede haber sido adquirido mediante algún estudio no universitario, transmitido por otra persona o también por acumulación de experiencia. A continuación se describen algunos ejemplos de competencias técnicas o específicas que son muy ilustrativos dentro de esta clasificación.

9. Topografía

La topografía es una especialidad que se puede estudiar en la universidad, pero hay muchísimos topógrafos que han adquirido sus conocimientos mediante un curso o a través de alguien que les ha enseñado el oficio. Además de manejar los instrumentos de medición, algunas de las competencias requeridas son: nociones de construcción, dibujo y geometría, habilidad para los cálculos matemáticos, saber detectar las tuberías de agua, gas y electricidad, conocimiento de las leyes que regulan la tenencia de terrenos y aplicación de los softwares que se utilizan en este campo.

10. Conductor de carga   

Este es uno de los mejores ejemplos de competencias laborales técnicas o específicas. Aparte de la responsabilidad, puntualidad, amabilidad y destreza como conductor, a un chofer de carga se le exigen otras numerosas competencias. Algunas de ellas son: conocer el vehículo y las vías al detalle, saber de mecánica y repuestos para solucionar desperfectos en el camino, uso de los extintores de incendio, nociones de primeros auxilios, leer los mapas y utilizar el GPS, estar al tanto de las normativas vigentes y manejar adecuadamente los productos que transporta.

11. Locución   

No existe ninguna carrera universitaria para formar locutores y adquieren sus conocimientos a través de cursos y con la práctica, pero las exigencias en cuanto a las competencias necesarias para ejercer son múltiples. Entre las competencias técnicas laborales de un locutor algunas de las más importantes son: poseer una buena voz y saber modularla, así como una excelente dicción. Además, amplios conocimientos generales y acerca de los equipos de sonido, dominio de las leyes en materia de telecomunicaciones y publicidad, don de palabra, mucha empatía para interactuar con el público y poder de persuasión.

Competencias profesionales o académicas

Las competencias básicas, genéricas y específicas son fundamentales para el desempeño laboral, no obstante, en los tiempos que corren son muy importantes las competencias profesionales o académicas. En cuanto a la definición de qué son las competencias profesionales, el concepto abarca a todas las que se adquieren a través de estudios universitarios. 

Existen varios tipos de competencias profesionales que se agrupan en áreas tales como: Arte y Humanidades, Ciencias, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales y Jurídicas, Ingenierías y Arquitectura.  Seguidamente describimos algunos ejemplos de competencias profesionales en varios de estos campos.

12. Medicina 

Entre las competencias profesionales ejemplos del área de salud son la medicina y la enfermería. La medicina es la carrera de mayores exigencias y por eso es la más larga de todas las que existen. Para entender cuáles son las competencias de un médico hay que ubicarse en el contexto de su gran responsabilidad. Los profesionales de la medicina deben saber ante todo cómo funciona el organismo humano, interpretar los análisis, elaborar historias médicas, hacer diagnósticos sin error, recetar tratamientos adecuados y poseer un gran sentido de la ética.

13. Enfermería

En cuanto a la definición de competencias laborales en el campo de la enfermería también son variadas y exigen tanto de lo científico como de lo humano. En el primer caso un enfermero o enfermera debe saber cómo colocar sondas y vías intravenosas o de cualquier otra índole para administrar tratamientos o alimentación, así como otros menesteres técnicos. Pero igual de importante es su compromiso ético con la salud del paciente y brindar un trato óptimo en todo sentido.

14. Arquitectura 

Las competencias profesionales básicas de un arquitecto están referidas al cálculo y al diseño. Pero además debe conocer la historia de las artes en general y del arte arquitectónico en particular, así como dibujar y ser hábil numéricamente. Por otra parte, tiene que saber sobre las leyes que afectan su campo de acción, tipos de terrenos, urbanismo, materiales de construcción, tecnologías vigentes y manejo de software aplicados a proyectos.

15. Derecho

La carrera de derecho es un buen ejemplo de qué es una competencia profesional que requiere en gran medida de las competencias genéricas e instrumentales. Para ser abogado es imprescindible el conocimiento de las leyes, pero en cuanto a otros aspectos es especialmente necesario tener don de palabra y poder de convencimiento, capacidad analítica para diseñar las estrategias pertinentes a cada caso y por supuesto una escritura impecable debido a que deberá redactar muchos documentos.

16. Informática   

Las competencias requeridas por parte de un ingeniero informático son muchísimas y de diversas clases. En cuanto al área técnica algunas de ellas son: cálculos, algoritmos, diseño de procesos y de software, dominio sobre circuitos eléctricos, redes, internet, lenguajes de programación y seguridad de los sistemas, estructura de las organizaciones, procesos empresariales, comunicaciones y gestión de las empresas a los fines de crear soluciones óptimas.  

17. Arqueología  

Un licenciado en arqueología está capacitado para llevar a cabo sus propias excavaciones siguiendo la metodología científica adecuada y también puede dedicarse a la preservación y gestión del patrimonio cultural. Adicionalmente conoce la historia de las civilizaciones, así como sobre geografía, matemática y estadística. Posee las competencias necesarias para realizar investigaciones relacionadas con la carrera y domina los diferentes instrumentos que se usan para tales fines.

Meta-competencias  

Por último, tenemos a las meta-competencias que son de gran trascendencia. Éstas son competencias humanas que tienen mucho que ver con lo innato pero también se desarrollan con la práctica y representan cualidades que permiten alcanzar el liderazgo en cualquier entorno o profesión. Como lo indica el prefijo meta, que significa más allá, están por encima de todas las demás competencias en cuanto a que implican procesos superiores.

18. Creatividad

La competencia de la creatividad se traduce como pensar fuera de la caja en cualquier ámbito. Es la capacidad de generar muchas ideas ante un evento determinado, así como organizar la información de forma distinta o buscar nuevas relaciones entre los elementos que entran a jugar en la temática. Al respecto, existe un modelo para innovar en distintas áreas que se denomina Design Thinking, el cual fue creado por un grupo multidisciplinario de ingenieros, psicólogos y otros expertos.

19. Pensamiento reflexivo crítico

Muchos filósofos y pedagogos han escrito sobre este tipo de razonamiento y llegan a la conclusión de que constituye un proceso metacognitivo, ya que se trata de reflexionar sobre el propio pensamiento. Igualmente, han descrito a las personas que poseen esta competencia como capaces de analizar sus propios juicios bajo los puntos de vista de otros, además de que son escépticas y no aceptan verdades definitivas ni se dejan llevar por las corrientes de las mayorías.

20. Empatía

La empatía es una de las competencias que actualmente son más demandadas por los reclutadores de talento. Depende de la sensibilidad pero también intervienen procesos racionales, ya que se refiere a la cualidad de entender lo que sienten los demás y conmoverse. Los individuos empáticos poseen una alta autoestima y comprenden bien sus propias emociones. Diversos estudios han demostrado que la empatía es contagiosa, por lo que una persona que posea esta competencia puede llegar a modificar un ambiente hostil. 

El cambio de paradigma de conocimientos a tipos de competencias ha revolucionado tanto los ámbitos educativos como los laborales y se ha implantado un nuevo lenguaje. Ya no se habla de lo que la gente sabe sino de lo que es capaz de hacer con lo aprendido. Por otra parte, la clasificación de competencias ha permitido agrupar las distintas capacidades de las personas, así como visualizar que existen algunas de carácter práctico necesarias como complemento en todos los entornos y otras imprescindibles para el desarrollo máximo del ser humano.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario
Escribe tu nombre