Un restaurante vegano genera impacto social en comunidades de Baltimore

-

Un emprendimiento con impacto social está dando de qué hablar en las comunidades de Baltimore, en los Estados Unidos. Se trata de un restaurante vegano que contrata a personas que tienen dificultades para encontrar trabajo.

Así nació The Land of Kush, con el empuje de Greg Brown y de su esposa Naijha Wright-Brown. Ambos abandonaron sus empleos de tiempo completo en el 2008, en medio de la crisis hipotecaria, y decidieron abrir un restaurante de comida vegana en una zona económicamente deprimida de Baltimore.

Sus amigos y familiares pensaron que habían perdido la cordura. Pero, como otros muchos emprendedores antes que ellos, tenían un sueño y estaban decididos a seguirlo.

La pareja estaba trabajando 50 horas semanales en la firma de telecomunicaciones Verizon Wireless, con Brown como supervisor de un call center y Wright-Brown como supervisora de control de calidad para las cuentas federales de la compañía.

En su tiempo libre, Brown impulsaba su pasión por una carrera en el sector de la alimentación, vendiendo sus productos basados en plantas en festivales, y proporcionando servicios de catering y de chef personal.

Negocio inspirador

Desde el momento en el que The Land of Kush abrió sus puertas, hace nueve años en el centro de Baltimore, el restaurante ha tenido impacto social como un negocio con fines de lucro, inspirando a otros restaurantes similares a hacer lo mismo, como el Detroit Vegan Soul en Michigan, y el Seasoned Vegan en Harlem, Nueva York.

Las propuestas del menú van desde las “costillas” veganas a la barbacoa, el curry “chickun”, hasta el “mac y queso” con patatas confitadas por menos de 10 dólares. La compañía también se enorgullece de contratar personal dentro de la comunidad.

Queremos contratar a personas que hayan tenido dificultades para encontrar un empleo, y darles habilidades de liderazgo y gestión”, comenta Wright-Brown, una mujer afroamericana que creció en el South Bronx de Nueva York.

“También les brindamos habilidades financieras y les enseñamos a ahorrar. Queremos desarrollarlos como seres humanos, no solo como empleados”, añade la emprendedora.

Oportunidad laboral

En lugar de buscar habilidades y experiencia laboral, los Brown dan prioridad al personal que está hambriento por aprender.

Una de las protegidas de la compañía es Markita Williams, que obtuvo una entrevista en The Land of Kush en marzo de este año, a través de un programa de la ciudad de Baltimore que alienta a los empresarios a contratar personas para la asistencia pública.

“Hubo una tormenta de nieve ese día y tuve cuatro entrevistas programadas”, recuerda Wright-Brown.

“Markita fue la única persona que mostró interés. Llamó con anticipación para asegurarse de que estuviéramos abiertos. Ella nunca había tenido un trabajo en el servicio de comida, pero me demostró que estaba dispuesta a aprender y la contraté a modo de prueba”, explica la socia del negocio.

Williams comenzó en la preparación de alimentos y como cajera. En solo siete meses ha pasado a ser cocinera, una posición en la que actualmente está prosperando, según Wright-Brown.

Calificación: 4.5/5 (2 votos)